Mi iniciación (1° parte)

enviado por Carla

De como me inicie en mi niñez a ser y apreciar a ser una chica femenina
En mi niñez he descubierto mi real inclinación o definición de mi vida sexual, todo ocurrió cuando tenía entre 9 y 10 años, yo vivía en Buenos Aires y no daré mayores datos para no comprometer a las personas involucradas,

Yo solía alternadamente a veces quedarme a dormir en la casa de uno de mis primos seis años mayor que yo en esa época yo contaba con 10 años y el con 16 solíamos dormir en la misma cama dado que solo tenia una en su pieza y que dicha pieza lindaba con la de sus padres es decir con mis tíos.-

Les comento que mi tía (que llamaremos Carolina) en esos momentos contaría con unos 40 años, era una mujer muy bonita y sensual le encantaba mucho arreglarse y siempre estaba en poses provocativas.-

Por la proximidad de ambas piezas en mas de una oportunidad mi primo y yo escuchábamos los jadeos de las relaciones sexuales que mantenían mis tíos por la noche, una noche por invitación de mi primo (que llamaremos Agustín) nos acercamos a hurtadillas hasta el borde de la puerta que separaba ambas piezas y a través de una hendija observamos lo que ocurría adentro.-

Mayúscula fue mi sorpresa al ver a mi tía Carolina desnuda y espléndida arrodillada en el suelo y con su cabeza metida entre las piernas de mi tío metiéndose dentro de su boca la pija de el que se veía grande y gruesa y estaba toda mojada por la saliva de mi tía. Ella la chupaba y se la metía dentro de la boca demostrando un gran placer e incansablemente, hasta que unos minutos mas vemos como por la comisura de su boca le chorrea un líquido blanco que luego supe era la guasca de mi tío al acabarle dentro de su boca.-

Sin hacer ruido ambos nos metimos de nuevo en la cama sin decir palabra, y nos dormimos.- Al día siguiente yo no podía mirar de frente a mi tía me daba vergüenza y recordaba como la había visto hacer con el tío, por la tarde mientras jugábamos con Agustín en un cuartito del fondo donde se guardaban herramientas y muebles viejos, el me dijo que a el también se le ponía dura la pija como a su padre, y diciendo eso se bajo los pantalones y me mostró su pija que por supuesto muy lejos de ser igual a la que le había visto al tío en la noche, el se acerco a mi y me dijo que se la tocara, yo con mucho temor no atine a hacer nada pero ante la insistencia de el puse mi mano arriba de su pijita.-

Solo estuve un instante tocándole la pija pero note que era algo agradable, suave y tibia y la dureza que tenía era algo nuevo para mí, inmediatamente retire mi mano y me fui corriendo a la cocina donde estaba mi tía Carolina.-

Ella me pregunto que me pasaba , debe haber notado algo en mi expresión , por que enseguida lo llamo a Agustín y lo increpo preguntándole si me había hecho algo bien que había pasado , a lo que ambos el y yo dijimos que nada tía .-

Esa misma noche yo no podía conciliar el sueño estaba realmente perturbado con lo vivido la noche anterior y con mi primo, después de un par de horas sentí nuevamente los jadeos de mi tía esta ves mas fuertes provenientes de la pieza de ellos, y creyendo dormido a Agustín me levante a hurtadillas y me acerque a la puerta de ellos a espiarlos.

Grande fue mi sorpresa al ver que mi tía Carolina que estaba subida en la cama desnuda arriba de mi tío que se encontraba acostado y ella con la pija de el metida entre las piernas subiendo y bajando a un ritmo vertiginoso y de frente a la puerta mirando hacia delante por donde yo estaba espiando, y me vio, rápidamente me di vuelta y tropecé con algo que había en el suelo haciendo ruido y corriendo me metí en la cama.-

Inmediatamente vino mi tía a nuestra pieza y se acerco a mi me toco la cara y me pregunto despacito si me pasaba algo, le dije que no que nada, ella me dijo que no debía espiar la pieza de ellos que estaba muy mal, le dije que si y muerto de vergüenza me di vuelta a dormir, ella me dio un beso en la cabeza y se fue.-

Al día siguiente antes de que mama me viniera a buscar estábamos jugando con Agustín a los autitos y le pedí si no me dejaba tocarle de nuevo la pija, el por supuesto me dijo que si y fuimos a su pieza se sentó en la cama y se bajo la ropa dejando su pija al aire ya dura , se la agarre por unos cuantos instantes con ambas manos y se la comencé a acariciar , era tan rico se sentía tan lindo la suavidad y tersura de su piel, a lo que el me dijo que le gustaba que se la tocara, que se sentía muy rico y preguntándome a mi si me gustaba a mi , le dije que si.-

En ese instante entro sin avisar mi Tía Carolina a decir que había venido mi mama a buscarme y nos sorprendió en esa situación, me puse colorado y no sabia que hacer ni que decir, ella lo reto a Agustín que se suba los pantalones y nada mas, a mi no me dijo absolutamente nada, yo tenia horror que le dijera a mama lo que habíamos estado haciendo, pero no ella no dijo nada y nos fuimos a mi casa.-

Pasaron unas semanas en las que no nos vimos con mis tíos ni con mi primo, pero al cabo de un tiempo vino mi primo a dormir a casa por que sus padres tenían que salir de viaje por unos días.-

En la noche en mi pieza había dos camas así que cada uno de nosotros dormíamos en una, pero antes de acostarnos cerramos la puerta y Agustín me pidió que si quería de nuevo acariciarle la pija si me gustaba , le dije que si, el se la saco a fuera y yo me arrodille recordando como había visto a mi Tía Carolina esa noche y se la acariciaba con ambas manos, el me dijo que había visto muchas veces mas a su mama chuparle la pija a su padre y que debería ser rico hacerlo que si yo quería hacerlo, yo primero con temor y un poco de asco me acerque y sentí el aroma de su pija y como sin querer o tal ves por un impulso natural le pase la lengua a su cabecita hinchada , tenia un gusto salado pero agradable, así que seguí pasándole la lengua por todas las partes hasta que en un momento y recordando como la había visto a mi tía Carolina abrí la boca metiéndomela adentro e inmediatamente supe que debía jugar con mi lengua y succionar esa hermosa pija.-

Las tres noches que el durmió en casa le chupe la pija, y al acostarme me encantaba el sabor que me quedaba en la boca después a hacerlo, luego durante el día jugábamos pero sin hacer ninguna alusión de lo que pasaba por la noche.-

A las pocas semanas de nuevo volví a ir a la casa de Agustín a quedarme a dormir por un fin de semana, en esa oportunidad yo ya estaba ansioso de que llegara ese momento en los que nuestros juegos se transformaban en algo sexual.-

Era verano y por ende nos acostábamos solo en calzoncillos, yo podía ver el bulto que día a día se le hacia mas grande a Agustín, incluso lo tenia casi siempre duro, ya en la cama esperamos hasta que comenzamos a escuchar los tan conocidos gemidos y Agustín me dijo vamos a ver, yo le dije que no que tenia miedo de que nos vieran el me insistió y fuimos, esta ves ella estaba tirada en la cama entre la piernas del Tío chupándole la pija y con la otra mano le acariciaba las bolas peludas y grandes que tenia colgando, por miedo yo me fui a la cama y enseguida vino Agustín se bajo los calzoncillos y se puso en la misma posición en que estaba su padre y me dijo veni tirate y chupamela como lo hace mi mama, yo me acomode así entre sus piernas y comencé a chuparle la pija a los pocos minutos por primera ves siento en mi boca un liquido que era salado y tibio y me agrado al paladar, el me miro y me dijo vistes me sale a mi también la lechita como a mi viejo, te gusta? Si es rica le conteste, y la saboree en mi paladar.-

Seguimos jugando en la cama así desnudos por un rato y sin querer nos quedamos dormidos abrazados hasta la mañana en que vino la Tía Carolina a despertarnos y nos vio así a ambos desnudos y se dio cuenta de que habíamos estado haciendo y descubrió olor a semen en mi cara.-

Con voz de pocos amigos nos ordeno que nos levantáramos y nos vistiéramos y fuéramos a desayunar, los dos teníamos miedo de lo que pudiera decirnos.-

Al entrar en la cocina ella estaba sentada en la mesa y nos hizo sentar a nosotros uno al lado del otro, y nos pregunto, que estuvieron haciendo anoche entre ustedes dos, ninguno de los dos respondía , no sabíamos que decir , volvió a preguntar amenazándonos de que se lo iba a contar a su marido (mi Tío) y nosotros sabíamos que el era un hombre bastante rudo, a lo que Agustín le dijo a la madre de que habíamos estado jugando entre nosotros, ella pido que le explicara bien que habíamos hecho, que si habíamos estado jugando con nuestros pititos ( como dijo ella) a lo que Agustín le dijo que si pero que el no, que al que le gustaba jugar con su pija era a mi, a lo que le pregunto que hacíamos y Agustín le contó que yo se la tocaba y se la chupaba que a mi me gustaba hacerlo, que yo era puto y marica ,ella me miro a mi y me pregunto, decime Andy a vos te gusta hacerlo o Agustín te obligo, yo a lo que no respondía por temor, Agustín volvió a decir que a mi me gustaba hacerlo, que le dijera la verdad, ella me volvió a increpar, decime lo haces por que te gusta o te obliga Agustín , y yo con mucha vergüenza le dije que si que me gustaba hacerlo, a lo que ella se acerco a mi cariñosamente me agarro de a cabeza y me dio un beso en la mejilla, y me dijo bueno Andy no tenes que tener miedo ni vergüenza, y a lo que le pregunto a Agustín decime siempre fue así siempre es a el al que le gusta hacerlo con tu pito, si mama es a el nada mas, bueno dijo mi Tía ahora vamos a desayunar y de esto no se habla mas con nadie entienden, si mama, si tía.-

A partir de ese momento yo comencé a notar que mi tía Carolina era mas amable y estaba mas atenta a mis cosas y a mis juegos, incluso durante la tarde ella al arreglarse en su pieza me llamo para preguntarme si se veía bonita con ese conjunto de pantalones y blusa, y al salir nos dijo bueno chicos, yo voy a salir por un rato así que ustedes pueden jugar a lo que quieran, quedan solos pero pórtense bien y me dio un beso a mi y me dijo, sos muy lindo Andy, y vos Agustín cuida a tu primo y se marcho.-

A penas se marcho mi tía, Agustín me dijo veni Andy vamos a la pieza a jugar y yo le dije pero tu mama se va a enojar, no tonto no vistes que mama nos dijo que jugáramos a lo que queríamos, bueno como vos quieras le dije.-

En la pieza se desnudo y ya tenia la pija dura y parada contra su vientre, veni Andy chupamela, yo me arrodille y comencé a chuparla, al poco comenzó a salirle un juguito suave que era rico como la noche anterior y al seguir chupando de golpe largo varios chorros de liquido blanco al igual que hacia mi tío en la boca de Carolina mi tía,

Yo atine a cerrar la boca ya llena de leche y corrí al baño a escupirla, una ves que lo hice volví a la pieza y estaba el desnudo recostado en la cama con una sonrisa y me dijo viste Andy, me sale leche de mi pija como a mi viejo, voy a poder cogerte cuantas veces quiera ahora.-

Yo no sabia si estar contento o triste con lo que me decía, era como que me sentía raro y a su vez ansioso de todo lo que ocurría, entonces yo pensé que ya nada seria igual, realmente me gustaba la pija como a las chicas y mujeres

Al volver la Tía nos pregunto como la habíamos pasado a lo que Agustín le dijo que muy bien, que ya era un hombre y Carolina le dijo te felicito Agustín, se acerco a mi y tomándome de la mano me llevo a su pieza y me dijo la pasaste bien amor, contame como te trato Agustín, yo le dije que bien y ahí entendí que Carolina había estado hablando antes de salir con Agustín de lo que nosotros hacíamos en privado, me pregunto si yo lo había hecho con otros chicos, a lo que le respondí que no, que nunca lo había hecho con nadie solo con Agustín, ahí me dijo que ella me había visto varias veces cuando yo la espiaba en su pieza a la noche cuando tenia relaciones con el tío y me pregunto si lo que veía me gustaba, y yo le dije que me gustaba como ella jugaba con el tío, y me dijo, a vos como quien te gustaría ser como el tío o como yo, le dije que como ella, que me gustaría ser así de linda y bonita como ella, sos una dulzura Andy jamás pensé que serias así de dulce mi vida has nacido para ser putito me dijo, bueno la tía te va a enseñar muchas cositas que te van a gustar, pero eso debe quedar entre nosotras dos no se lo debes contar a nadie ni siquiera a Agustín me entendes amorcito, si tía .-

A partir de ese momento me sentí distinto, era como que había entrado en dimensión de la vida de las chicas o mujeres, así me sentía yo, era algo extraño pero que me gustaba y me hacia sentir muy feliz, yo salí de la pieza de la tía y vi que Agustín ya no estaba en la casa, a lo que la tía me dijo déjalo ya se habrá ido a la calle con sus amigos pero quédate tranquilo ya va a volver, los varones son así Andy, cuando tienen ganas de una, solitos vienen a buscarnos, vos a partir de ahora ya serás distinta a todos ellos amor, veni ayúdame a acomodar la ropa del lavadero.-

Me fui con ella al lavadero y me agradaba mucho que mi tía me dejara compartir esos momentos como si yo fuera una chica, y además ella me hablaba de todas las cosas sin hacer diferencia de que yo era su sobrino varón y de solo 9 para 10 años, me atreví a decirle que me gustaba mucho la ropa que ella usaba , mientras tenia en mis manos unas tangas negras y rosas con encaje de ella, si vistes son hermosas a demás me quedan preciosas, al tío le enloquecen, cada tanto me rompe alguna , por que tía te la rompe, pregunte yo en mi inocencia, amor es que a veces esta muy excitado y me agarra con furia, me entended, si creo que si , le dije, ya vas a ir aprendiendo todo “ linda”, cuando escuche que ella me hablo como si fuera una chica y en femenino me quede petrificado, que te pasa Andy, no, es que me dijiste “linda “tía, y si amor sos muy linda y cada día lo serás mas,

Andy contame a que jugaron mientras yo me fui a la tarde, yo no le contestaba me daba vergüenza y ella me dijo, no tengas vergüenza Andy yo me imagino por que vistes lo que me dijo Agustín, que ya era un hombre, eso me imagino que me lo dijo por algo, si tía es que estuvimos como el otro día y a Agustín le salio como al tío del pito, vos se la estuviste chupando, te gusta hacerlo, si tía me gusta y cuando se la estaba chupando me lleno la boca de ese liquido caliente, yo corrí al baño a escupirlo, y que sabor tenia Andy, era algo salado, vos tía como haces, mira Andy a mi también me gusta mucho chuparla y que me llene la boca de leche tu tío, a mi me encanta tragármela, al mismo tiempo que la saboreo es muy rico tragarse la leche del hombre que a una le gusta, ya veras creo que te va a pasar lo mismo Andy, tía no hace mal tragarse ese liquido, no amor para nada, es muy sano, ya veras cuando lo hagas, decime Andy queres usar una tanga mía a ver como te queda , así esta noche a Agustín le va a gustar verte con esa tanga , al ponérmela ella me miro y me dijo que rico culito que tenes hermosa , vas a disfrutar mucho con el .-

Por la noche cenamos con tía Carolina, Agustín y yo por que el tío aun no había venido, miramos televisión y siendo tarde la tía nos mando a la cama, al ir a saludarla me dio un beso en la mejilla y me dijo como en un susurro ya veras lo rico que es, yo me quede muda al escuchar eso e imaginarme que la tía ya sabia lo que íbamos a hacer.-

Esa noche ni bien cerramos la puerta de la pieza mi primo Agustín se desnudo se tiro en la cama manoseándose la pija y me dijo, veni putito chupala, ahí note que el ya había tomado el dominio sobre mi, el sabia que yo deseaba su pija y aprovechaba la situación tal ves en complicidad con la tía Carolina, yo me acurruque entre sus piernas y me lleve a la boca su pija dura y caliente, comencé a chupar y a cada paso me hacia mas adicta a chuparle la pija, era realmente hermosa y se sentía tan bien tenerla en la boca y por mi cabeza pasaban las cosas habladas con Carolina, me sentía fascinada de estar haciendo lo que hacia y me sentía feliz de hacerlo, en una de esas sentí que se ponía mas rígida la pija y sentí contracciones en el tronco y me empezó a llenar la boca de leche tibia yo pude tragar un poco pero la falta de experiencia hizo que mucha de esa leche cayera por los bordes de mi boca y otro tanto mande al interior de mi estomago.- Una ves que había acabado me hizo desnudar toda y me vio con la tanga de su madre, que rico putito que sos, me pidió que me pusiera boca a bajo y comenzó a acariciarme la cola diciéndome que lindo y blanco culito que tenia sus caricias eran hermosas, y me hacia sentir un cosquilleo en mi estomago, el se subió arriba mío y me corrió la tanga hacia un costado y sentí su dura pija frotándose entre mis cachetes de las nalgas , se sentía duro y caliente, así estuvo un rato presionándome en el centro de mi ano, a lo que me dolía sentía un fuerte ardor, yo le pedía que parara pero el no me hacia caso y seguía presionando fuertemente contra mi ano con su pija dura como un hierro y yo sentía como me desgarraba y me iba penetrando dentro mío, me puse a llorar del dolor que sentía hasta que después de unos minutos aflojo el dolor y sentí como se deslizaba adentro y afuera su pija dentro de mi ano causándome una hermosa sensación y nuevamente acabo mojándome todas las nalgas con su leche pegajosa chorreando por mis muslos, me la saco de adentro de mi ano, fue un enchastre se mojaron las sabanas después se dio vuelta hacia los pies y se acostó a dormir, yo me quede atónito con todo lo pasado y lo vivido en las ultimas horas.

Era evidente que la Tía Carolina me había entregado y estimulado para que su hijo Agustín debutara como hombre conmigo.

Ver más relatos eróticos