Una sección

enviado por Frankk

Hola mi nombre es franco, me agrada mucho el BSDM, pero por cuestiones de trabajo tuve que radicar en varios estados por cortas temporadas dificultando encuentros. Pero bueno hace unos días puse un mensaje en una página solicitando una sumisa, pidiendo datos y forma de contactarnos además de que me compartieran sus experiencias previas y sus límites para saber hasta dónde. Fue que dos días después aparece un mensaje, estoy interesada, al abrirlo me comentaba que no tenía experiencia en nada; su cerrojazo era que estaba dispuesta a aprender y que era TV. Después de pensarlo mucho la contacte por facebook y vía inbox acordamos los puntos de la sección. La cita fue en su casa me dio su dirección y un teléfono celular por cualquier eventualidad, ya estando frente a su casa le mande un mensaje para que me abriera. Ya estaba convertida en damita, previamente le dije que debía estar depilada de su sexo y su ano al cien por ciento y comprar algunos objetos. Ya entre y se inco frente a mí, le dije que no me podía mirar, le coloque un collar, usaba un vestido color negro entallado, y unos zapatos de tacón del mismo color. La coloqué sobre mis piernas y alce un poco su falda, usaba una tanga rosada con las esquinas negras de encaje, empecé a castigar sus redondas nalguitas, las azotaba fuertemente con mi palma escuchaba como se quejaba y hacia pequeños ruidos al jalar aire. En ese momento sentí su lado masculino en mi pierna. La pedí que se pusiera de pie y que bajara su tanga, pienso que pensó que la felaría pero pobre estaba equivocada, saque de la bolsa de mi pantalón una cuerda de nailon tipo agujeta, procedí a hacer un amarre en la base de sus testículos que cruzaba entre sus nalgas con presión para que se le encajara lo más posible en su culo. La regrese a la posición en la q la tenia nalgueándola más fuerte y cuando sentía una ligera erección jalaba la cuerdita y escuchaba un quejido, la chica soporto candela ya tenía las nalgas enrojecidas. Estaba complacido por su respuesta, pensé que merecía un pequeño premio, la coloque en 4 puntos, se volvió a emocionar, le quite los nudos de sus genitales y busque un vaso de su cocina donde coloque una pequeña sorpresa, me coloque los guantes de látex y le coloque lubricante a su pene que comencé a masturbar, complementando con esta leyenda zorrita cuando te vayas a venir avísame o me castigare mas el culo. La tuve un rato en 4 ordeñándola, hasta que se empezó a poner tensa y me dijo me voy a venir, coloque el vaso para recibir todo su esperma, no deje ni que respirara utilice parte de su leche para lubricar 3 canicas anales medianas y con su mismo esperma se las introduje. Solo gimió, le dije ya t ensuciaste lávate y ponte otra tanga, inmediatamente corrió a su cuarto fue que encontré un objeto que me inspiro una rica perversión. Volvió y portaba una tanguita de color roja, la jale de su correa y con cinta ate sus manos sus codos, sus rodillas y sus tobillos. Con papel adherible la convertí en una linda momia dejando libre sus nalgas que castigaría una vez más y su boca, dándole muchas vueltas me gaste 3 rollos de ese papel para que quedara inmovilizada. Me dirigí a su trasero, separe sus cachetes para ver el hilito que salía de su culo de las bolas chinas, le tome una foto con mi celular, palpe que estaba duro una vez mas y le di unos golpecitos leves en sus testículos, se quejo y recordé un asunto pendiente, saque una mordaza de bola y sumergí una parte en el vaso que tenía parte de su leche, para colocársela en la boca y probara sus mieles. Fue que volví a castigar un poco sus huevos mientras lo hacía con mi otra mano tome la cuerdita de las canicas anales y de un jalón se las arranque solo dio un fuerte gemido, estaba muy mojado el rosario anal. Me dirigí a otra zona que no había castigado me fui a sus pies y con una pluma le hice cosquillas se retorcía de la risa, pero lo mejor era que no podía hacer nada para soltarse, me excitaba ver como se movía como una oruga. Le tome otras fotos mientras estaba convertida en momia y procedía a desatarla, era hora de darle un pequeño premio, la desate y quite el papel adherible y le coloque un plato hondo con agua para que bebiera, la jale como a mi perrita quería que descansara un rato. Pensó que ya habíamos terminado y la coloque boca bajo en su hamaca, saco sus manos y piernas por los lados las ate juntas, le lubrique su culo y le puse un butt plug mediano de un solo empujón entro estaba súper dilatada solo suspiraba pero seguía con la mordaza, ate su cintura a la hamaca para que no se fuera a caer y zafar; por la parte donde se cuelga le saque su cabeza y también la ate quedo atorada con las cuerdas de la hamaca y mis nudos. Posteriormente prendí el butt plug y se movía como gusano bailaba la hamaca se veía deliciosa como meneaba su trasero, fue que le vende los ojos le quite la mordaza y le coloque mi pene, apenas se lo acerque se lo comía todo, yo la tomaba de su cabeza y empujaba para que se la tragara toda, escuchaba como se ahogaba y luego la dejaba. Me aparte de ella y de desabroche la parte de atrás de su vestido, tome una pequeña sorpresa, regrese a mi anterior posición colocándole mi pene en su boca y prendí mi sorpresa. La sorpresa era una vela que comenzó a soltar parafina liquida que gotee lentamente en su espalda, y escurría por toda ella incluso llego a salpicar en sus glúteos le quite mi polla mientras barnizaba con la cera la parte trasera de su cuerpo ella solo sufría entre gemidos por el plug y la cera que se secaba en su piel, ya estaba cansado habían pasado cerca de dos horas me coloque frente a ella y me masturbe hasta explotar en su rostro, después le quite el plug y la desate, le pregunte si le había agradado y me comento que le encanto.

Ver más relatos eróticos