La primera pija de Susy

enviado por Susy

Hola, soy Susy, 22 años, CD hace 3 años, y hasta hace 2, de closet, esta es la historia de como pase al mundo real. En mis 2 años de closet había aprendido a vestirme de mina, caminar con tacos y empezado a depilarme (tira de cola, etc.). En una de las sesiones de depilación coincidimos con el tipo que me corta el cabello en un salón unisex. El me midió rápido, y la próxima vez que fui a cortarme me empezó a preguntar, discretamente, y cuando yo le conté que me gustaba el CD, se ofreció a ayudarme. El es bien gay pasivo, y no tenía interés en mi, solo lo hacía de buen tipo. Me enseño a maquillarme, y lo más importante, me solucionó la cuestión del pelo; usar peluca es medio complicado e incomodo. En unos meses el había arreglado mi pelo de una manera que en un ratito pasaba de un peinado masculino a uno femenino, estaba buenísimo! A esa altura yo me pajeaba en internet y con películas, usaba vibradores y consoladores, pero más y más quería sexo de verdad, quería pija en serio. Algunos intentos por internet no funcionaron, uno nunca sabe que es realmente lo que hay del otro lado, pero no me animaba a probar afuera, así que seguí con la paja y los chats. Un día me enganche con un tipo en un chat, pasamos a una sala privada, y después a la comunicación directa. El abrió el juego rápido, se mostró en webcam (tenia 35 años y bastante buen lomo, un poco de panza, nomas), y me dio celular, nombre, para que yo pudiera verificar que era de verdad, y no me verseo (mucho), me quería coger, le gustaban las CD, nada de pavadas de amigos, amor ni esas cosas. Yo también abrí el juego, mas lento, la webcam solo después de chequear lo que el me había dicho y después cybersexo, el tenía una linda pija, pero en cámara no daba para saber bien el tamaño. Despues de 3 o 4 veces así, estabamos los dos a mil y empezamos a organizar para encontrarnos, ya habiamos charlado bastante, y yo queria pija de verdad. Yo no puedo salir de mi depto vestido de nena, y el se encargo de organizar todo, conoce bien la cosa. Combinamos un motel, una hora, y el reservó una habitación a mi nombre, para que yo fuera, me preparara como nena, y el esperaba mi llamada en un bar cerca, solo tenia que avisar en la recepción que lo esperaba. Cuando llego me dijo que era más bonita en persona, y empezaron los besos y caricias, las manos de el recorrian mis muslos y mi cola, y la lengua exploraba mi boca. Era mi primer hombre y yo estaba loquita de caliente, mi mano fue rápido a su pija, podía sentir un bulto grande y duro, y cuando la agarré era suave y calentita y bastante mas gruesa que los juguetitos que yo usaba en mi colita. Eso me gusto, en mis fantasias siempre estaba el dolor de un macho desvirgandome, quería sentir la pija entrando. Se lo dije, “dale bebé, si queres sentirla te la voy a hacer sentir en serio, me gusta clavar a fondo una putita”. El se desabrocho el pantalón y yo me arrodillé a chuparlo, que delicia sentir una verga en mi boca! El ya estaba al palo, y después de cogerme la boca un poco ya quería mi culo, y yo también la quería adentro. Me acostó boca arriba, levanto mis piernas, “quiero ver esa carita cuando te entre mi pija, y quiero que mires al macho que te está rompiendo el culo”, gel forrin, y empezó a empujar. Cuando entró la cabeza yo solte un gemido de dolor, “era esto lo que querías sentir, no putita?, dale segui gimiendo, me gusta escuchar eso, y todavia tenes bastante pija para comer”. “Si, por favor, damela toda, me duele pero me gusta, dale”. Sabía hacer un orto, me la hizo sentir, me hizo doler, pero lo justo para el morbo, el dolor era el placer de mi primera pija, mi primer macho, estaba muy bueno. Cuando me la termino de enterrar empezó a bombear, y era un placer hermoso, yo ya era una puta y me estaban cogiendo, un tipo disfrutaba de mi culo y yo gozaba con su pija, la realidad era mejor que la fantasía. Me dió un buen rato asi, la sacó, me puso de cuatro, mas gel en el ojete, y adentro de nuevo! yo solo queria que siguiera cogiendome, ni me tocaba la pija para no explotar. Hasta que el llenó el forro en mi culo y me pajeo, acabé un litro, gimiendo como una perra en celo. Después de desvirgarme me cogió un par de veces más, me dio a tragar su lechita, delicia!, se trago la mia, era mi macho y yo su hembrita puta, como me gustaba su pija! Para irnos yo me saque el maquillaje, me duche y me vestí de pibe de nuevo (con una tanguita violeta, me gusta un toque femenino). El se ducho despues que yo, y cuando salio yo ya estaba listo, no quedaba nada de Susy. “Asi también estas buena”, me dijo, me agarró de atrás, “bajate los pantalones que te voy a coger de parado”, los baje y me apoye en el espejo de pared, el corrio mi tanguita “linda tanguita, tenes alma de puta, andás siempre así?”, forro, gel, y adentro, me hecho un rapidito mientras yo me veia mi cara en el espejo, sali del motel con el culo abierto y lubricado, “asi te sentis mas putito”. Durante 3 o 4 meses cogimos como conejos, solos o enfiestados, me enseño como darle placer a un macho y dejarlo loco y como aprovechar bien una pija, me hizo conocer un montón de gente. Ahora nos vemos de vez en cuando, pero ya tengo mi red de proveedores que no me dejan faltar pija. Soy muy sexy, como nene o nena, y nunca me faltan voluntarios; nena o nene, a veces eligen ellos, a veces elijo yo.

Ver más relatos eróticos