Vestido de mina y enfiestado

enviado por trolita

Hace algún tiempo conocí un chongo en un boliche, hubo piel, y nos fuimos a un motel. Cuando me saqué el jean el vio que tenia puesta una tanguita, y dijo que me quedaba divina, que un trolito con ropa de mujer lo recalentaba. Me cogió muy rico, y un par de días después fui al depto de el. Me dijo que me quería vestir de mina, y obvio que acepte, me gusta ser la putita de un chongo. Me dio una mini escocesa, una blusita blanca, y me maquilló la boca y los ojos, yo soy pendejo y menudito, parecía una pibita de colegio. Cuando terminó de arreglarme ya estaba al palo, y me dio pija y leche a morir, es super degenerado y yo soy un trolo desvergonzado, la pasamos de diez! Dijo que la próxima vez iba a llamar un amigo para enfiestarme, y al día siguiente yo estaba de vuelta en el depto, me vistió de nena, y llegaron dos amigos, tres pijas para mi solito, como las goce! Ahora ya es costumbre, el llama 2 o 3 amigos y me enfiestan vale todo, siempre vestido de mina, ya tengo mi propio ajuar. Como buenos chongos, también se dan entre ellos, pero yo soy el centro de la fiesta, la reina de la pija y la leche! A veces un amigo llama a otro amigo, y la cosa se pone medio salvaje, ya llegué a a comerme 6 o 7 pijas en una noche, es un poco mucho. Tres o 4 pijas y viagra es perfecto, garantía de salir con el culo roto y el alma feliz!

Ver más relatos eróticos