Desvirgue a un estudiante

enviado por Yanina

Soy una traviesa de 25 años, activa y pasiva, vivo y laburo en un un edificio donde tambien hay muchos estudiantes, son deptos chicos y baratos. Hace unos meses vino a vivir un pibe recien ingresado a la UBA, un gringuito divino, lindo cuerpo y una cola de ensueño. Desde el principio me miraba con ganas, pero no me hablaba, solo saludos al cruzarnos. Yo me encargue que el supiera que era nena con sorpresa, el dueño de la panadería de abajo es cliente mio, y le dije que le contara. Después que supo me miraba con más ganas, pero seguía sin hablar, así que decidí encarar yo. Un día que llegaba de compras el salía, recién bañadito, pelo mojado, daban ganas de comerlo crudo! Aproveche la volada y le pedi que me ayudara con los paquetes, super educado y nervioso fue conmigo hasta mi depto, lo convide con una cerveza para agradecer. Seguía nervioso pero se lo notaba caliente, yo hablaba de cualquier cosa para que se sintiera cómodo, y mientras me senté junto a el en el sofá, y empezaron los roces, y rápido la cosa se encamino bien. Le lleve la mano a mi pija, se puso un poco tenso pero la acarició con ganas, mientras yo lo besaba y lo franeleaba. Mi pija se puso bien dura, el agarraba sin mucha cancha pero con mucha calentura, y yo le mandaba mano a esa colita divina. Le pregunte si la queria adentro y me dijo que si, pero que era virgen, ay mi dios, casi me vuela la cabeza! un gringuito lindo y virgen! Lo lleve al cuarto y lo empecé a acomodar boca abajo, para que estuviera mas relajado y entrara mas facil, pero me dijo que su fantasía era que lo desvirgaran de cuatro. Lo puse en el borde de la cama y pase gel, ver esa cola blanca y paradita y ese ojete rosadito y cerrado, verlo así ofrecido, me ponía a mil, daban ganas de clavarlo a fondo de una. Pero fui bien delicada, quería estar segura de que le gustara, quería volver a cogerlo muchas veces. Se la comió sin problemas, estaba muy caliente y rápido empezó a gemir de placer. No duramos mucho, yo llené el forro en su culo y el largo la leche en la cama. Apagué el celu, y cogimos toda la tarde, le hice una iniciación a full, el se fue soltando y curtía todo, y pedía más. Ahora está recuperando el tiempo perdido. Unos días atrás estaba con otro pibe del edificio, estudiante de la misma facu, lo conozco hace algunos años (buena pija y me coge divinamente) y me decía que el gringuito aprovecha al mango cuanta pija puede, sigue con la carita de inocente, pero se la come como un profesional. Ahí nomas nos calentamos y lo llamamos para enfiestarlo. Creo que voy a empezar a ofrecerlo a mis clientes, el seguro que topa.

Ver más relatos eróticos