Como llegué a...

enviado por anónimo

Hoy me llamo Bibi, también me dicen Vivian, mi apodo anterior era Fran, pues el nombre que tengo registrado de nacimiento es Francisco. Cuando era chico todo el mundo me llamaba Fran. Actualmente ese nombre ya no me cabe, no me siento cómoda con el. Hoy tengo 22 años, pero la mi historia y mi vida y mi sentimientos como mujer, empezaron a aparecer según yo recuerdo y entiendo que empecé a notar cuando yo tenia 6 o 7 años, por allá entonces. Supongo igualmente que este sentimiento venia desde más chica, en forma subconsciente en mi mente.

Hoy me llamo Bibi, también me dicen Vivian, mi apodo anterior era Fran, pues el nombre que tengo registrado de nacimiento es Francisco.

Cuando era chico todo el mundo me llamaba Fran. Actualmente ese nombre ya no me cabe, no me siento cómoda con el. Hoy tengo 22 años, pero la mi historia y mi vida y mi sentimientos como mujer, empezaron a aparecer según yo recuerdo y entiendo que empecé a notar cuando yo tenia 6 o 7 años, por allá entonces. Supongo igualmente que este sentimiento venia desde más chica, en forma subconsciente en mi mente.

Tengo dos hermanas una un año mayor que yo Natalia, y otra un año menor que yo Verónica, por ese entonces vivíamos mientras fui chica y adolescente vivíamos con mama en casa, Isabel es su nombre, ella es separada de mi papa, aunque estuvo juntada con otros hombres un par de veces.

La casa en la que vivíamos y que es en la que actualmente vive mi mama, y una de mis hermanas la mayor, Cristina es una casa en dos plantas que le dejo mi padre a mi mama en un barrio muy coqueto de Buenos Aires, cada una de nosotras tenia su habitación, mi mama la suya, cada una de mis hermanas otra habitación y yo otra.

Yo era un chico normal por ese entonces, no había ninguna diferencia entre yo y otros chicos del barrio, jugaba con ellos e iba a la escuela primaria como todos, la única diferencia es que había sido anémico, por lo cual cuando tenia menos edad me habían dado vitaminas para ello y estaba un poco mejor, había engordado un poco. Mi papa se separo de mamá cuando yo era muy chica, según me dicen yo tenia 3 años.

Por ese tiempo cuando yo tenia unos 6 o 7 años, recuerdo que estaba cursando el colegio en la primaria, había venido un día a la tarde una tía a casa, que era modista, erá la hermana de mama, había venido a casa a terminar un vestido para una de mis hermanas, Verónica, pero ella no se encontraba en casa en ese momento. Mi mamá y mi tía habían estado charlando y tomaron, y mientras tanto estuvieron viendo como quedaba el vestido para mi hermana que estaba semiterminado, yo estaba en la casa por ahí jugando, pero escuchaba lo que ellas estaban hablando.

Mi tía le decía a mamá que tenia que probarlo, paso un rato y ella ya se tenia que ir, mi mamá preocupada para que ella no tuviera que volver por el mismo tema, pensaba como solucionarlo, por lo que le pregunto que le parecía, si lo probaba con Fran o sea yo, que mas o menos, pesaba lo mismo que mi hermana menor.

A esa edad, no había diferencia entre yo y mi hermana en tamaño de cuerpo, por lo que mi mama me llamo y me dijo que me tenia que probar el vestido para que mi tía se pudiera ir, al principio yo me sentía medio extraño, no estaba convencido de lo que me pedía, pero mi mama insistió y me dijo no sea zonzo es para que tu tía se vaya que tiene mucho trabajo.

Así las cosas, me saque la remera, estaba en pantalones cortos, y mi mamá me puso el vestido, en ese momento empecé a sentir una extraña sensación, era un vestido sin mangas, corto, con cierre en la espalda, color rosa, que al día de hoy aun me acuerdo.

Me puso el vestido, y me entro una sensación más fuerte cuando me subió el cierre de la espalda, sentí que me ajustaba la parte del pecho, como no le gustaba como me veía con los pantalones abajo del vestido, me pidió que me los sacara, cosa que yo hice, y me quede en slip.

Mi mamá y mi tía me miraban, me hicieron dar una vuelta sobre mi, y yo me sentía muy extraño, que algo me invadía en el cuerpo, mientras tanto mi tía que hacia algunas marcas sobre el vestido, le comentaba a mi mama que lindo cuerpo que tenia, y mi mamá le decía que ahora estaba un poco más rellenito que me había tenido que dar vitaminas pues había estado muy anémico.

Ese día paso pero quedo marcado a fuego en mi memoria, cada vez que veía a mis hermanas y mama, sentía algo especial de usar su ropa, ponerme sus vestidos, y sus zapatos, algo especial corría por dentro de mi, aunque todavía no lo había hecho hasta ese momento.

Después de ese momento, y de mucho pensar, empecé a animarme a hacer algunas cosas, calculo que no paso mucho tiempo desde aquella situación y comencé cuando podía a ir a las habitaciones de algunas de mis hermanas, lógicamente, siempre que ellas no estuvieran y me ponía algunas de sus ropas, pero lo que mas me gustaba era probarme sus polleras, y las bombachitas.

Así fueron pasando momentos en que yo me probaba a solas la ropa de mis hermanas, y fueron pasando algunos años pero yo sentía que se me estaba haciendo cada vez más fuerte el sentimiento de verme como nena, cuando yo tenia 10 años mi mamá se junto, con un hombre su nombre era Osvaldo.

Osvaldo empezó a venir a casa seguido, cada vez mas seguido, al principio mis hermanas no se sentían cómodas con el y yo tampoco, pero después lo fuimos aceptando, hasta que ya se quedaba en casa a dormir con mi mamá, era algo que al principio a mi me molestaba, era como que mi mama era mía, no podía estar con otra persona.

Además mi madre era muy cariñosa conmigo, me llevaba, y aun hoy a pesar de las circunstancias la quiero mucho y me llevo muy bien con ella, aunque tuvimos algún que otro alto y bajo en algunos momentos de la vida.

Mi hermanas, con el tiempo lo empezaron apreciar a Osvaldo, y decían que el era lindo, que tenia lindo cuerpo, sobre todo mi hermana Cristina, la mayor, era la que mas opinaba sobre los hombres o sobre los chicos.

Un día yo me quedo solo en casa tenia 11 años, y nos sentamos en el sofá a mirar televisión, estabas mirando la tele, y de pronto me empezo a preguntar si tenia novia, o si habia tenido novia, yo le decia que no, y me preguntaba; te sale agüita, yo al principio no entendia mucho, luego me preguntaba, si se ponia durita, y empece a entender algo más cuando el me sugeria respecto a que. Siguió avanzando la conversación, y me seguia preguntando cosas al respecto, hasta que de pronto me dijo a ver, y me la empezo a tocar, el me dijo uhh, mirá la mia tocamela, vas a ver como se pone dura, yo al principio me resistia, pero empezo a insistir, que los hombres a veces se la tocan, por lo cual accedi y empece a tocarsela. Al rato note que la tenia muy dura, me dijo ven mete la mano acá y tocala mejor, se bajo la cremallera y yo meti mi manito. Me preguntaba, viste como se pone, acariala bien, y vas a ver que grande, suavecita y calentita, la cosa no paso a mayores, y con el tiempo seguimos haciendo ese jueguito.

Después de esa primera vez con Osvaldo, en que jugabamos a ese juego, el me dijo que no se lo tenia que comentar a nadie, que ese erá nuestro secreto, que el tampoco lo comentaria a nadie, era un secreto.

Yo en mi intimidad mientras tanto seguia con mis juegos, cuando podia me vestia de nena o me ponia algunas prendas de mis hermanas, todo siguió hasta que cuando tenia doce años, yo incluso habia empezado ya la secundaria, un día a la mañana que no habia ido al colegio, y no estaban mis hermanas ni mi mamá, yo habia decidido ir a cambiarme con ropa de mi hermana mas chica Verónica, sabia que mis hermanas ni mi madre no vendrían hasta el mediodía por lo cual me quedaba mucho tiempo para vestirme tranquila.

Por lo tanto, ese día aproveche para vestirme como a mi me gustaba, me puse una de sus bombachitas, un top, que a ella le gustaba mucho, una minifalda que a mi me quedaba muy cortita, y unos zapatos de taco pero de mi hermana la mayor, me paseaba por casa, me miraba en el espejo, y sentia que me encantaba, me hacia que era toda una dama haciendo las cosas de casa.

De pronto, en un abrir y cerrar de ojos, y sin darme cuenta estaba en la entrada al comedor mirandome Osvaldo, el me miraba fijo, miraba, y estaba como asombrado, por lo que habia visto, como caminaba, y yo con esas ropas, asustada Sali corriendo hacia mi habitación, subi las escaleras desesperada, entre a mi habitación corriendo y me tire encima de la cama a llorar.

Osvaldo se acerco a mi habitación golpeo la puerta y entro, me dijo no llores, por que lloras, yo no voy a comentar nada, nosotros tenemos nuestro secreto, y no vamos a comentar esto, me sente en la cama, tomo un pañuelo y me seco las lagrimas, además me dijo, te queda muy bien, y me preguntaba si me gustaba vestirme como nena, a lo que yo asenti, me tomo de los hombros y me dio un beso en la mejilla, y me dijo, debes quedarte tranquilo yo no voy a decir nada de nada.

Paso el tiempo y yo segui vistiendome en la intimidad, jugando al jueguito de tocarme con Osvaldo el novio de mi mama, y cada vez que podia me gustaba más tocarsela erá toda suavecita, y grandota, hasta que un día note que cuando yo se la tocaba mucho empezo a acabar, estaba recostado en el sillon, y de pronto salio corriendo, para buscar algo con que limpiar.

Termino de acabar y limpiar y me dijo me a encantado lo que hiciste, yo estaba asustada, aunque habia visto en el colegio algunas revistas pornograficas, y vi que eso pasaba, además cuando yo me vestia o se la acariciaba ahora sentia como un cosquilleo en mi pene y a veces me salia agüita.

Cuando tenia 13 años, Osvaldo le dijo a mi mamá si me dejaba ir con el a una casa que tenia afuera, que tenia que hacer unas cosas, y que yo lo podria ayudar, mi mama asintio y me fui en el coche de el a su casa que estaba en el interior. Ya en su casa, el me dijo si queria estar asi o si queria estar de nena, yo estaba muy confusa, por lo que me preguntaba, pero obviamente el lo sabia, y me dijo tengo ropita para que te pongas, ven, me mostro la ropa, y entonces me dijo anda cambiate, acá estamos solos puedes cambiarte, andar por la casa, salir al parque, nadie te va a ver, estarás comoda. En ese momento empece a notar que me empezo tratar en femenino, cosa que me gustaba, ya no me trataba como un nene, si no como nena, y me dijo, te gustaria llamarte Vivian, a lo que yo asenti, me gustaba el nombre que me habia propuesto, me dijo entonces te llamare Vivian. Agarre la ropa que habia en ese armario, y me cambie, tenia mucha ropa para elegir y toda era casi de mi talla, le pregunte de quien erá y me dijo de una hija suya que ahora ya no está con el, se habia casado. Me puse una minifalda de jean, una blusa blanca, unas sandalias de taco bajito, y me dijo, si quieres alla hay una peluca de pelo largo, puedes ponertela, la fui a buscar me la puse, y use las otras cosas que habia en casa, algo de maquillaje y unos aros a presión, algunas pulsera y anillos, y me cambie toda.

Estos fueron mis comienzos, de infancia y adolescencia, lo demas viendome hoy es mas facil de imaginar, pero para mi fueron muchos años de confusión y de mistica. Mas adelante les contare como fue mi primera vez en que me realice sexualmente en forma completa como mujer.

Besos y cariño a todas. Bibi.

Ver más relatos eróticos