El contador es un tesoro!

enviado por Carlita

Laburo en una de esas pajareras que hay en el centro, llenas de oficinas de profesionales y deptos de gatos y traviesas. Yo soy traviesa, pasiva y activa. Las nenas que trabajamos ahí, de cualquier tipo, tenemos de clientes a muchos de los profesionales, les resulta práctico y discreto. Cuando nos cruzamos en los ascensores y esas cosas es todo muy formal, pero a puertas cerradas, hay para todos los gustos. Hace un tiempo un contador nuevo puso su estudio un piso arriba de mi depto. El encargado nos presentó un día que coincidimos en el palier, compartimos ascensores algunas veces, tipo muy amable, cuarentón, medio gordito, uno mas de tantos trajeados que andan en el edificio. Unos días después me llamó, quería ser activo, combinamos para un par de horas después. Llego, charlamos, me dijo que le iba todo pero hoy quería ser activo, unos besos, unas caricias, se empezo a poner al palo, y se notaba que tenia un equipamiento importante. Paso al baño, y salio en bolas, y, ay dios! tenía una tremenda poronga! la mas grande que yo he visto en persona! rosadita y enorme, una belleza. Me pregunto si me gustaba, y mi respuesta fue arrodillarme y empezar a mamar, besar, lamer, delicia! y se puso dura como piedra, mi colita temblaba de impaciencia por tenerla adentro. No demoró, me puso en cuatro y empezó a meter, era cuidadoso, sabía lo que tenia entre las piernas, me hizo doler un poco, pero estaba bueno, hacia mucho que no sentía el dolorcito de una pija dilatandome el orto. Me cogió riquísimo, yo largue un lechazo en las sabanas, y el lleno el forro en mi culo. hacía mucho que no gozaba tanto un polvo, cliente o de onda. Nos pusimos a charlar, era simpático, y super degenerado, le iba todo con minas y traviesas, me dijo que pocas minas se bancaban bien su pija, menos todavía por el culo, solo algunas profesionales, y las traviesas, y el era viciado en culos. Después de un rato le pedí otro polvo, no me negó fuego, y ahí fue más largo y en varias posiciones, me dio la lechita en la boca y era mucha! y era la segunda acabada... Ahora nos vemos seguido, es famoso en el edificio, yo soy una de las preferidas, le gusta enfiestarse, es bien trolo para entregar orto, le van todas. Ninguna le cobra, es un placer comerse esa pija, y a cambio el nos da una mano con los números, es muy piola. A veces lo cruzo en la calle, y me da risa, una pinta tan seria e inofensiva...

Ver más relatos eróticos