En la fiesta y con sorpresa

enviado por anónimo

Era una cena en una magnifica residencia a orillas del oceano. Yo habia sido invitado gracias a tu amistad. Llegue solo y me puse a buscarte aun cuando era temprano y la reunion recien comenzaba asi que me dirigi a un balcon que daba sobre los jardines laterales. Alli habia una esplendida morocha de ojos pardos penetrantes, altos pomulos larga cabellera y mas largas aun sus piernas. Tu sabes que considero que como un rico culo bien apretadito de macho complementado con una linda verga no hay nada mejor para gozar sexualmente, pero tampoco debes despreciar una vagina humeda saladita y acogedora. Asi me dirigi a la bella desconocida me presente y ella en forma natural inicio una charla muy amena salpicada de insinuaciones eroticas. Como desde my epoca de boy scout estoy siempre listo, despues de un par de copas de exquisito vino blanco me acerque y le susurre al oido mi propuesta mas indecente, esto le produjo no sorpresa y si agrado. Con una sonrisa me tomo la mano y nos dirigimos hacia una zona apartada en el jardin inferior. Detrás de unos arbustos que nos tapaban de miradas indiscretas comenzamos un franeleo de toques besos caricias cada vez mas atrevidas. Me aflojo el cinturon, bajo el cierre del pantalon que cayo a mis tobillos me bajo el boxer y tomando mi pene con sus manos empezo a masturbarme deliciosamente. Cuando estimo que estaba a punto, se arrodillo y tomandome con su boca me empezo a dar una mamada increible. Era tan buena en su tarea que decidi devolver el favor. Asi le levante las faldas del vestido, tire de su pequeña tanguita, y cual no seria mi agradable sorpresa al descubrir en lugar de la rajita pelada que esperaba, una larga y gruesa verga humedecida que clamaba por ser devorada, pues bien como caballero que soy no la hice esperar y la chupe, bese, lami, acaricie con un fervor digno de esa verga hermosa. Cuando por sus estremecientos percibi que se precipitaba la eyaculacion, la saque de mi boca, la hice girar y con mucha suavidad la penetre sin que tuviera que hacer ningun esfuerzo asi de dilatada estaba por su calentura, no me llevo mucho tiempo alcanzar mi climax, lo mismo que ella o deberia decir el, que eyaculo abundantemente parte en mi mano y el resto sirvio para regar unas plantas cercanas. Calmados ,ella/el procedio a limpiar con su boca y un delicado pañuelo mi ya flacida poronga , se tapo su culo con un higienico femenino, me beso puso una tarjeta con su telefono y direccion en el bolsillo de mi saco y agradeciendo el tratamiento recibido se despidio muy elegantemente. Cuando me recompuse, procedi a buscarte nuevamente y al encontrarte con alegria y un poco de vergüenza por lo que habia estado haciendo en tu ausencia, te conte con detalles el suceso. Vi que no te molestaba mas bien te excitaba, miraste hacia los lados y viendo muy cerca una habitacion vacia nos dirigimos hacia alli, apenas pasamos la puerta y asegurandola para que nadie nos molestara, cayeron mis pantalones otra vez al suelo pero en esta oportunidad fue mi culo el agasajado por tu lengua, boca ,manos y bien humedecido con tu saliva y dilatado con tus dedos apoyaste el glande de tu hermosa verga en mi pequeño orificio el que se abrio para recibirte con pasion, comenzaste a penetrarme con esa deliciosa manera que tienes tu y mi pija empezo a dar nuevamente señales de vida la tuya palpitaba y se estrecia dentro de mis entrañas y cuando tu calida esperma se descargo con fuerza en mi interior, mis huevos expulsaron otra vez mi dulce leche que tomaste en tus manos para beber con placer. Nos sentamos en un hermoso sillon que habia en la habitacion y una vez repuestos decidimos ( que te parece si lo sigues tu este relato?)

Ver más relatos eróticos