La vecina me hizo mujer

enviado por Yanina

Ella vivia en el mismo edificio que yo con un par de pisos de diferencia. Debe andar por los 40, esta buena y a mi me calentaba, siempre me gustaron las jovatas (tengo 19). Un dia me la levante (eso crei) y fuimos a su depto, le pegue una hermosa cogida, ella es bien viciosa y tiene mucho kilometraje, le va todo. La cosa se empezo a repetir seguido y ella empezo a jugar con mi colita, masajes durante los petes, lamidas, besos negros, estaba muy bueno, mas avanzaba ella mas me gustaba, y vino un dedito con el pete, y despues dos. Y cuando ella empezaba a chupar yo ya pedia los deditos, se hacia desear y despues empezaba a jugar, y me decia “putita, como te gusta”, y yo pedia mas. O me ponia boca abajo, levantaba mi cola y empezaba un terrible beso negro, me volvia loco con la lengua, y empece a fantasiar con que me cogiera, queria sentirme penetrado, poseido, y un dia mi cabeza exploto y pedi “cogeme por favor, cogeme”. Ella se puso arriba mio, me acariciaba los pezones, sabe que los tengo super sensibles, los pellizcaba, me mordisqueaba el cuello, me metia la lengua en la oreja, “seguro queres que te coja?”, “mira que ahí vas a ser mi putita, vas a tener que hacer todo lo que yo quiera”, “dale, pedime y te cojo, queres ser mi putita?, dale, pedí”. Y yo pedi, ella se puso un consolador, paso gel y empezo a meter, dolia un poco pero estaba muy bueno, era morbo y placer, y yo pedia mas, ella me beso, metio la lengua hasta la garganta y la pija hasta el fondo, “dale, ahora la tenes toda adentro, decime que sos”, y me salio del alma, “soy tu puta, dame toda tu pija, dame todo, hago todo” y me cogio como antes yo a ella, suave y fuerte, sacaba y metia, “ahora sos mi hembrita puta y te voy a coger como yo quiera, te voy a coger siempre”, yo largue un terrible lechazo, ella gozo mientras me culeaba. Desde ese día el juego cambio, ella mandaba y yo era una nenita puta y obediente, me gustaba eso, nunca mas fui activo con ella; cuanto mas ella me sometia, mas queria ser su puta. Y cuando estaba con ella usaba tanguitas y me pintaba los labios, los ojos, me deje crecer el pelo, y vinieron las fiestas con amigas, y mi colita y mi boca era el parque de diversiones y ellas tenian entradas para todos los juegos, todo estaba permitido con la putita, me pasaban de mano en mano, tuve mi primera lluvia dorada, y mucho mas... Y un dia trajo un tipo que la cojio adelante mio, y despues fue mi turno “tu primer macho bebe, cada vez sos mas puta, mas hembra”, chupe una pija de carne, me culeo y me hizo tragar la leche, y yo me sentia mas y mas una mina, y el tipo le hizo el orto mientras yo chupaba la concha, ella gozo y yo trague mas leche. Y hubo mas veces y mas tipos y traviesas y orgias, y tacos altos y ropa de mina completa, y mi primera salida a la calle como mina, y un motel con un tipo, y otro y otro. Ella eligio mi nombre de mujer, Yanina, ya era casi siempre mujer, y feliz de dar placer a un hombre, las fiestas seguian, pero yo queria machos para mi sola, ella me cogia cuando y como queria, pero si ella no me llamaba yo buscaba pija por mi cuenta. Empece a verla con otros pibes, estaba buscando carne fresca, y yo era cada vez mas nena y mas puta, me mude de barrio, me hice las lolas y me asumi como trans. Hace un año era pibe, ahora soy mina, cuando ella quiere sigo siendo su putita, y si me llama para una orgia obvio que voy, pero lo de ella son los pibes putitos y lo mio los hombres.

Ver más relatos eróticos