Con medibachas es mejor

enviado por Sandra

Vivi con una hermana mayor y una prima de mi edad, cuando era chica, una tarde estaba sola en mi casa y me meti en sus guardarropas y empece a revolver sus ropitas, me encantaba mirarlas y pensar que lindo seria ponermelas, nunca me anime, cuando ellas empezaron a crecer yo les miraba las tetitas sin entender porque a mi no me crecian y de hecho me sentia exitado al ver sus pezones erectos debajo de sus remeritas antes que empezaran a usar corpiños, mi primera eyaculacion fue vestida con una bombachita de lycra y medibachas negras, yo era bastante burra en el colegio y una noche mi hermana me propuso tomarme la leccion en su cuarto, cuando entro la encuentro casi desnuda, apenas vestida con una musculosa y una tanga, casi me pongo al palo pero me contuve por la verguenza, al dia siguiente la cosa se iba a repetir pero ella no sabia que yo la sorprenderia, tome coraje y cuando llegue del cole tome de su ropero una hermosa bombachita cola-less y un par de medibachas color piel, me las puse y entre en su cuarto, cuando me vio casi se muere, pero me llamo la atencion que tras el estupor no podia dejar de sacar sus ojos de mi entrepierna mirandome el bulto quue cada vez se iba hinchando mas de mi exitacion, me grito " que ella tenia un hermano y jamas penso que era una mariquita " tras lo cual me echo de su habitacion, yo me fui al baño a cambiarme y previamente se hice una terrible paja, al dia siguiente cuando ibamos para el colegio me pidio que la situacion no se volviera a repetir ya que si me volvia a ver vestida de mujer le iba a contar a mi mama, a mi no me importo y cuando llego la noche ademas de volver a ponerme la lenceria me pinte los labios y entre en su habitacion, cuando me vio intento volver a echarme de una, pero en el intento de empujarme me rozo la pija que se erectaba cada vez mas debajo de la medibacha, cuando noto que estaba como una garrote, me dijo " ¿ asi que queres ser putita ? " ahora mismo le cuento todo a mama me amenazo, yo no le di bola y me fui al baño a masturabarme, en un momento me doy cuenta que alguien me estaba mirando por la endija de la puerta, era ella que re exitada al verme pajeandome se metia los dedos en su vagina tambien masturbandose, a partir de aquel momento de placer compartido siendo apenas adolescentes acepto mi travestismo, me regalo ropa de mujer y me empezo a llamar Sandra, a partir de ese momento me enseño a maquillarme, me depila todo el cuerpo incluyendo mi pubis, y nos llevamos perfectamente bien como dos hermanas.

Ver más relatos eróticos