Mis inicios como nena

enviado por Rosa Leticia

Un invierno finalmente ocurrió, me enfermé y no fui a la escuela. Primero me dormí pero luego me sentí mejor y decidí ir a ver si Wilbur ya estaba en su casa. Me acuerdo mucho el suéter que tenia, uno rojo de cuello mao (este suéter tiene otra historia interesante que luego platicaré). Llegue a su casa y lo encontré solo. Me senté en la cama y Wilbur me empezó a abrazar y a decir que me veía muy bien con ese suéter porque se me veían muy bien mis tetitas. Metió la mano abajo del suéter y me empezó a acariciar mis tetitas y a pellizcar suavecito mis pezones. Me acuerdo que me puse súper caliente, me acaricio un buen rato y luego por primera vez nos besamos en la boca y eso me puso todavía mas excitada y le pedí que fuéramos corriendo a mi casa porque ahora si me tenía que coger bien, que ahora si me tenia que meter su verga en mi culito hasta adentro, que ya hasta cremita me había puesto para estar lista, para que su pene resbalara bien rico en mi anito.. Vamos a hacerlo aquí rápido mejor, … y si viene alguien? .. no, no van a venir, corre, bájate los calzones…Mientras me decía esto el se ya se había abierto el cierre y sacado su verga del pantalón.

No lo pensé mas, me recargué en un sillón, me baje los pantalones y la parte de atrás de los calzones (creo que Wilbur estaba tan caliente que ni se fijo que tenía yo calzones de niña) y paré bien mis nalgas. Wilbur se pego rápido a mi, me hizo que con mi mano le agarrara su pene que estaba ya mas duro que nunca se lo había visto. Luego me hizo que me recargara bien y que usara mis manos para abrirme bien mis nalgas….ahh que rico culo, te lo voy a meter ahora si hasta adentro… Sin decir mas acomodo su cosa dura en mi culito y agarrándome de la cadera de un solo empujón sin tener piedad de mi culito virgen me la encajo hasta dentro y no paró hasta que sentí sus vellos en mis nalgas. La sensación fue tremenda, si me dolió pero como ya había practicado meterme otras cosas ahí y realmente me había llenado bien de crema el ano no me dolió tanto como pensé, pero sentí riquísimo. Ahhh, si toda, dámela toda. rápido no vaya a venir alguien. Se movió entonces rápido, sacándola y metiéndola con fuerza hasta que de repente me la clavo hasta adentro, gimió y empecé a sentir un liquido caliente llenarme el culo. De lo rico yo también me vine y llene mi calzón de mi propia leche.

Se quedó así un momento, luego me la saco y vio el reloj. Rápido, límpiate y vístete puede llegar mi papá rápido. Nos vestimos rápido y a penas a tiempo, nos acabábamos de sentar pretendiendo que estábamos jugando ajedrez cuando su papa abrió la puerta. Creo que algo sospecho, no se si oyó algo o nos vio las caras rojas del placer, pero pronto dijo: R… , Wilbur tiene que estudiar luego juegan. Rápido me fui, tratando que no se notara que me dolía mi colita al caminar.

Ver más relatos eróticos