Sólo era una chica

enviado por anónimo

Parece que fuera ayer, si era un dia como los de siempre aburrido y muy atraviado de mensajes y paquetes, estaba ya apunto de volver a mi depa, cuando de la nada entro una hermosa mujer, alta con un hermoso bronceado rubia de curvas muy finas , pero a la vez muy salvaje, tenia un aura de misterio y sensualidad, remataba este espectaculo con un bello vestido casi transparente se podia ver su interior muy revelador con una lenceria muy fina y sensual y enfundada con unas botas altas de punta.
Al verla soo atine decirle muy tontamente: Si en que puedo servirla.. y en verdad no mas palabras atine decirle ya que era muy bella, ella sonrio y me dijo: vengo a recoger un paquete ya que el mensajero no lo entrego y me dijeron que estaba aqui.
No despeje mis ojos de aquel cuerpo tan hermoso, y balbuceando a tine decir: ok ire a verlo uuun raatoo por favor.
Bien pues fui al deposito y verifique el paquete y en verdad ahi estaba, raudamente fui a entregarle y ella sornriendo me dijo: Gracias amoroso, le pedi sus documentos para chequear su identidad, ella me dijo que lo habia olvidado, pero aseguro que era de ella, sonriendo me dijo que eso tenia solucion e inmediatamente se levanto el corto vestido y me mostro su hermoso culo, no me aguante le agarre de la mano y le lleve al fondo de la oficina, la bese apasionadamente con lasiva ella respondio a mis impulsos no reparo en nada, me saco mi pene y se lo pusoa mamar con furia, fue el paraiso, por largo rato, estuvo con mi pene sacandome la miel , depues la agarrre del talle y comenze a bajarle al braguita y para mi sorpresa encontre un hermoso falo, ella sonriendome picaramente, me dijo es tuyo amor haz lo que quieras, no lo pense dos veces tome su hermoso cuerpo y comenzamos a movernos con fuerza y pansion, saboree su cuerpo la hice mia ella no se quedo atras gemia con locura, llegamos al mismo tiempo y gozamos como nunca.
en verdad, no sabia que estas chicas fueran tan hermosasa y fogozas, me eenamore de ella y de ahi quedamos en vernos en la noche, me dejo su direccion y telefono, se llevo su paquete y me olvide que firmara el recibo, total la veria mas tarde, no importaba ya el dichoso paquete.
En la noche, fui a verla y al verla solo atiné decirle: Diosa, estaba vestido con un body rojo transparente y de ai nos fuimos a la cama a gozar como locos, sobre el paquete vaya solo se que era un gran consolador, ella lo queria porque estaba solita, veo que ya no lo va usar. por un buen tiempo.

Ver más relatos eróticos