Estaba deprimido y encont

enviado por robito42

Nuevamente en soledad y pensando si esta relacion que tenemos nos conduce a alguna parte, tus reiterados viajes profesionales si bien nos llenan de orgullo a ambos por momentos se vuelven un poco dolorosos y llenos de tentaciones que obviamente no dejamos pasar pero que hemos estado de acuerdo seria mejor compartirlas y no disfrutarlas cada uno por su lado. Como ves me siento como neruda cuando dijo puedo escribir los versos mas tristes esta noche el timbre de la puerta me saca de estos pensamientos, ya no me acordaba que falto de ganas de salir para cenar, habia hecho un pedido a la pizzeria cercana que me habias recomendado. Me dirijo a la puerta y la repartidora resulto ser una joven veinteañera con la que habiamos estado conversando un dia en el centro comercial, recuerdas aquella rubita de sonrisa cautivadora ojos celestes y lindas formas que se le destacaban debajo de sus ropas ajustadas? Me saludo con confianza me pregunto por ti y como le comente que estaba solo y un poco deprimido, me dijo si le permitia compartir conmigo su cena dado que habia terminado su jornada y llevaba en la moto sandwiches cervezas y dos porciones de torta de chocolate, no podia negarme ni a la cena compartida ni a esos delicioso postres que esperaba no fueran los unicos. Corrio a buscar su comida y regreso en un santiamen, al entregarme los paquetes nuestras manos se tocaron levemente y ninguno de los dos hizo nada por retirarlas, asi tocandonos las manos no miramos con una chispa de picardia en sus claros ojos sonreimos alentandonos mutuamente y sin separarnos el me pregunta si me resulta agradable su persona y esta situacion, empezaba ya a excitarme le dije que si que todo estaba bien sobretodo lo que estaba percibiendo entre sus piernas que empujaba la tela de su jean deseando libertad y caricias, asi que mi repartidora era una delciosa travesti, esto puso un respiro en el momento caliente y nos dirigimos al comedor a satisfacer primero nuestro apetito de alimentos, luego era claro que los dos teniamos planes muy ardientes para compartir con el otro. Me dedique con avidez a mis pizzas pero no podia dejar de pensar en el postre no el de chocolate mas bien en el de carne blanca y calida que tenia delante de mio, comiendo en calma sin dejar de sonreir ni de mirarme directamente a los ojos, en su mirada habia ideas lujuriosas que ansiaba compartir conmigo. Apuramos la comida y espontaneamente nos acercamos estrechandonos en intimo abrazo, nuestros labios unidos entreabiertos permitian el libre juego de nuestras lenguas y el pasaje de ida y vuelta de nuestra saliva, mis manos bajo su t-shirt acariciaban la suave piel de su espalda y nuestras rodillas encajadas entre nuestros muslos jugaban con el pene excitado que puganaba por salir al encuentro de mayores excitaciones. En un momento que nuestros labios apenas se separaron y hablando practicamente dentro de mi boca sugirio ir a bañarnos juntos, esta es una practica que me resulta especialmente agradable y despierta toda mi lujuria y mi morbo que tan bien conoces. Tirando de nuestra ropa para despojarnos lo mas rapido que fuera posible llegamos al baño abrimos el grifo y ya dentro de la bañera comenzamos a tocarnos intimamente y ardientemente, sus manos recorrian mi miembro y mis nalgas, las mias no permanecian ociosas y tambien se apoderaban de sus partes mas intimas, el jabon era un mero instrumento para caricias cada vez mas exigentes y sin poder detenerme me sente al borde de la bañera y tomando su lindo pene de unos 18 cmts. Por suerte no demasiado grueso, yo diria que era el instrumento ideal para mi, comenze a besar el glande en forma suave pasando mi lengua por toda esa deliciosa cabeza que en mi mente veia dentro de mi ano eyaculando profundamente en mi interior, segui dandole una rica mamada , sus suspiros y los gemidos que lanzaba me demostraban cuanto placer le estaba prodigando, mis dedos jugaban dentro de su pequeño culo de gluteos firmes y suaves, quito su verga de mi boca, tomandome de las manos tiro de mi hacia adelante me hizo girar, y agachandose a mi espalda dejo su lengua y sus dedos jugar en mi culo que lo esperaba con ansia, me estuvo excitando largo rato , pasando su mano derecha entre mis muslos me hacia una riquisima paja mientras devoraba con placer mi culo que a esa altura ya pedia por su rosada pija. No me defraudo mi ocasional amante mas bien por el contrario cuando me empujo para que me inclinara y le ofreciera mi ojete para gozarlo con su pija que metio en forma suave hasta no dejar nada fuera, luego inicio un movimiento de ida y vuelta moviendo tambien sus caderas hacia los lados dandome un placer inusitado, no queria que acabara nunca, mi pija latia y las venas parecia que iban a estallar mientras ella me seguia cogiendo y masturbando deliciosamente, pasado un buen rato su pija empezo a latir fuertemente dentro mio, sus movimientos eran mas energicos y rapidos, se venia su catarata de leche en mi orto que la recibio agradecido de que ese rocio tibio calmara el ardor que su larga penetracion habia producido. Yo aun no habia acabado y queria en realidad seguir jugando un rato mas. Asi salimos de la ducha, la ayude a secarse con una toalla y ella me comenzo a secar a mi pero con su lengua que devoraba cada gota que estaba sobre mi cuerpo sin dejar de lamer mis genitales y mi culo que aun escurria las ultimas gotas de su leche. Esto me excitaba aun mas si es posible asi que fuimos para el dormitorio, nos lanzamos arriba de la cama y pidiendole se acostara boca arriba levante sus hermosas piernas pasandolas por encima de mis hombros le pedi que tomara mi pija y la metiera con su propia mano en su orificio que se dilataba y contraia ansioso de recibirme. Devolvi su amable forma de pentrar y con mucha calma fui introduciendo mi miembro, cada centimetro que entraba le sacaba profundos suspiros de placer y estiraba sus manos para tocar mi cara e introducir su dedo indice en mi boca que lo agasajaba con lengua y labios, al penetrar el ultimo pedacito de mi pija y chocar mis huevos en sus nalgas emitio tal gemido de placer que no dejo dudas de cuanto apreciaba mi verga en su culo, asi estuvimos por unos 15 minutos, mi excitancion era enorme y ya no me preocupaba por cuidar su culo sino que por el contrario lo embestia con fuerza sacaba mi verga hasta que solo quedaba fuera de ese dulce nido el glande y luego me dejaba ir hasta el fondo asi una y otra vez. Mis huevos hichados de deseo, mi pija palpitante mi respiracion agitada le enviaban claras señales a mi deliciosa repartidora de la tormenta que se avecinaba, deje que bajara sus piernas de mis hombros, ella misma se puso en cuatro y me pidio la penetrara con todas mis fuerzas, asi lo hice y tras unas pocas embestidas empeze a eyacular abundantemente, al sentir mi leche en sus entraã‘as bramo de placer y su pija en solitario dejo escapar una buena cantidad de leche sobre las sabanas, calmada nuestra logica agitacion lleve mis dedos hasta la mancha sobre la cama y tomando una buena porcion de su leche la puse sobre sus labios y dandole un apasionado beso compartimos el delicioso semen derrado. Tras estos juegos apasionados el reposo era el paso inevitable y asi unidos en calido abrazo entramos en ese duermevela que permite soã‘ar despierto y recordar los dulces momentos vividos instantes atrãs, asi estabamos cuando las luces del cuarto se encendieron y con sorpresa y alegria vi que habias regresado antes de lo esperado, en tu cara se reflejo cierto asombro no excento de curiosidad y placer por lo que compartiras primero a traves de mis palabras y luego sin duda tras una rapida ducha en brazos de tu consentido amante y la rica repartidora. (aquí si lo deseas te cedo la palabra y te agradezco continues con este relato que como todos los mios es abierto y admite y desea una interaccion con mis apreciados lectores.)

Ver más relatos eróticos