Lo que me estaba perdiendo

enviado por Dany

Hola, me llamo Dany.
Siempre me gustaron los travestis, y como muchos no me animaba.
Varias veces me sentaba en el auto, en las zonas rojas, a observarlos. Hasta que un día, busqué uno que me gustara en internet y lo contacté.
Quedamos a determinada hora en su depto. y me presenté unos 15 minutos antes, era demasiada la ansiedad...
Me recibió Carolina, con un hermoso body que dejaba traslucir todo su cuerpo hasta la cintura. Llevaba un cola-less espectacular, pero no dejaba ver nada de su miembro.
Realmente las fotos de la web no mentían, es preciosa.
Pasá y tomá asiente, me dijo con todo muy cordial. Tomás algo? me preguntó, a lo que le pedí solo un refresco.
Volvió de la cocina con dos vasos iguales, y se sentó a mi lado.
Qué temprano viniste, me dijo, y yo le comenté mi ansiedad y nervios por ser la primera vez, a lo que me respondió que me tranquilizara, que como me dijo por teléfono me iba a cobrar la tarifa estipulada sin importar que se nos fuera media horita más...y de a poco fuimos entrando en clima.
Como a los 15 minutos, cuando aún estabamos hablando, nos empezamos a besar sin llegar a acariciarnos, cuando empecé a sentir una erección impresionante. Sentía un dolor imponente en los testículos, cuando siento un ruido en el cuarto y veo salir a otra travesti vestida rumbo a la puerta, tan hermosa como Carolina.
Al ver mi cara de sorpresa, Carolina me dice, disculpá que no te dije pero viniste tan temprano que no le dió tiempo a Maia de irse. No hay problema le dije yo. Paso siguiente nos presentamos y se quedó charlando unos segundos, cuando le suena el móvil.
Es ahí cuando Caro me invita a la habitación, era imponente el dolor que sentía por la erección.
Con mucha ternura me abrió el pantalón y empezó a besar el glande, pasando la lengua por todo mi tronco, hasta que me tiró en el cama y la empezó a chupar como nunca la chuparon.
En eso sentimos que Maia enojada decía por teléfono que era la última vez que la dejaba plantada.
Nos miramos y reímos, y seguimos con lo nuestro.
Siguió sacándome toda la ropa y besándome, a lo que le pedí que se la sacara ella.
Se empezó a quitar todo me nos la tanga. Se subió a la cama, y me puso las nalgas contra la boca, las empecé a lamer y se recostó para seguirmela chupando, qué dura la tenía!
Es ahí cuando le empiezo a acariciar el miembro, es enorme, más de 20cm de largo por 6 de ancho.
En esa posición fue incontenible mi deseo de chuparsela, cosa que hice en forma descontrolada.
Lamí ese falo como nunca una vagina, subí y baje hasta los huevos, que también chupe con locura, que hermosa es esa pija!
En una ella me la saca de la boca y me dice, pará que me vas a hacer acabar...cosa que me excitó mucho más!
Seguíamos en un 69 perfecto, cuando empecé a saborear los jugos que salían se esa enorme y deliciosa pija, hasta que sentimos el llamado de Maia hacia Caro. Me perdonás 30 segundos, me dice, cómo? le increpo...tranquilo, te voy a recompensar y solo van a ser 30 segundos.
Está bien, le dije. Efectivamente al ratito estaba de vuelta, yo no podía creer la erección que tenía.
Qué pasó?, le dije, Maia esta mal, el novio la plantó, y seguimos besándonos ya sin control.
Saqué de mi bolsillo un gel para empezar a untarnos, pará me dijo ella, pnémelo que yo te voy a hacer algo mejor, y empezó a lamerme el ano de una forma increíble. Empezó muy suave, con mucho respeto, y muuucho rato, me acariciaba la pija, y de a ratos me dejaba el ano hasta lamerme los huevos. Hasta que no pude más y le pedí que me metiera la lengua, cosa que hizo simulando una cojida.
Estaba desesperado, necesitaba que me penetrara, y se lo pedí, empezó a pasarme su pija por la raya, se la llenó de gel y me dijo al oído "no te va a dole", cuando quice acordar tenía ya su glande en mi ano, empujando por entrar, sentí como me dilataba y le empecé a pedir más adentro, la quiero sentir toda...
Se lo seguí pidiendo, hasta que para mi sorpresa me dijo, la tenés toda adentro, saboreala...ah que placer, nunca antes había sentido esto, ni siquiera con consoladores, era hermoso.
No pasaron ni dos minutos cuando siento que sin tocarme me empiezo a acabar, ella me bombeaba el culo y yo me acababa sin que me tocara la pija...fue fantástico, pegue un grito de placer y muchos chorros de leche salían de mi pija sin parar, me caí sobre la cama y ella se sacó el condón y empezó a acabarme en la nalga. Pensé que no me iba a gustar, pero al sentir el semen caliente lo empecé a desparramar sobre mi.
Fue impresionante, idílico. Se tiró a mi lado y nos empezamos a besar muy tranquis.
Me llamó la atención que seguíamos los dos con los penes erectos, y a mí me dolía mucho.
Ella tomó el mío y el de ella, y los empezó a masturbar, fue muy rico los dos estaban humedos de semen.
No podía creerlo, recién habíamos acabado y ya estaba desesperado por hacerlo de nuevo!
En ese entonces me doy cuenta que Maia nos estaba mirando, me asusté y Caro, me dijo tranquilo, si querés se va, solo tenés que pedirlo.
Ahí me doy cuenta que Maia se masturbaba mirándonos, tenía unas tetas más grandes que las de Caro, y una verga tan larga, pero más ancha. Con la calentura que tenía le dije que si quería sumarse, cosa que ni pensó.
Nos empezó a acariciar a ambos, y le pedí a Caro que quería cojerle ese culito hermoso que tiene, me lo dió con mucha ternura, y empecé a bombearlo sin parar, ella boca arriba y yo encima. Maia nos seguía acariciando, yo no podía creer estar más excitado que antes y no pude más, le pedí que me cogiera, que me la pusiera toda sin más, cosa que hizo.
Ah, que placer, coger y ser cogido, fue sin dudas lo mejor! No les voy a decir que acabamos los tres juntos, pero casi. Maia se acabó estando adentro mío casi enseguida, yo empecé a pajear a Caro y cuando veo que le empieza a salir la leche a borbotones, se la saco del culo y me empiezo a pajear arriba de su pija, el sentir tanto olor a semen junto me hizo exitarme al punto que le empezé a chupar la pija con el semen de los dos...qué locura!!! pero que rico.

Fue algo fantástico, realmente para ser la primera, cómo lo voy a superar?

Ver más relatos eróticos