Mi salida al cine con Gustavo

enviado por Crossflor

Había tenido una excelente noche con Adolf o en la casa de las chicas, lo que produjo que mi autoestima suba hasta las nubes.
le pregunté a Adolfo si saldríamos el domingo, pero me dijo que tenía que llevar a la madre a lo de sus tías... sentí que me estaba mintiendo, que todas sus lindas palabras hacia mí habían sido con el único objeto de hacer el hoy ir o de nuevo.
Fue así, entonces, que el sábado a la tarde lo llamé a Gustavo, pues no tenia nada que hacer y quería ir al cine.
- Hola Gustavo?
- Sí, quien es ?
- yo, Florencia, te acordas de mí?
- Cómo olvidarte? Que lindo tu llamado. A que se debe?
- tengo ganas de ir al cine, y pensé invitarte. Queres?
- por supuesto. Y tu novio? Porque no vas con él?
- no quiere. Me puso una excusa. Me acompañas?
- dale! A que hora te paso a buscar?
- te parece a las 3 ? Qué queres que me ponga ?
- lo que vos quieras. Sorprende me!
Ni bien corté con Gustavo empece con los preparativos: me depile toda, incluso en mi pequeño penecito, el cual dejé limpio limpio. Luego, me bañe, me llené de perfume frances muy femenino, y luego si abrí el vestidor de mi hermana. Pensé en una falda amplia, tal como el vestido que había usado para mi viaje en tren y que tanto le había gustado a Gustavo. Así, me puse un corpiño blanco y unas prótesis de temas que me quedaban de maravilla, una camisita blanca, y encima una chaqueta de jean; por debajo unas medias de color piel (infaltables en mí forma de vestir), una falda escocesa, preciosa, roja gris y negra, a tablas, cuyo largo era a media pierna, por encima de las rodillas, y en los pies unas botas de cuero, altas hasta debajo de las rodillas, y con taco.
A las 3 menos 5 llegó Gustavo. Pensé que vendría caminando pues no tiene auto, pero le pidió el Falcon a un amigo. Tocó bocina.... yo lo esperaba desde la ventana por lo que salí inmediatamente. En la vereda, me di vuelta para cerrar la reja, cuando un viento levantó el vuelo de mi pollera tableada, dejando ver a Gustavo que por debajo de mi pollera tenía un hilo dental.... muy sensual....
Abro la puerta del Falcon y me siento a su lado. El auto tenía asiento enterizo.
- Hola! Le digo. Y le doy un beso en la mejilla.
- estas preciosa! Me responde con cara de asombro.
- gracias por el cumplido. Le respondo con cara de pícara.
Gustavo apaga el motor del Falcon prestado, toma mi cara con su mano y me parte los labios con un exquisito beso, luego otro, y otro, y otro, acercándose a mí y empezando a acariciar mi pierna derecha (estaba yo cruzada de piernas), por sobre la pollera.
- vamos ? Le pregunto.
- ya vamos. Responde.
- dale que estamos en la puerta de mi casa.
Gustavo prende el Falcon, y arrancamos. Yo me acerco bien a él, por lo que debí dejar de cruzarme las piernas. Pegué bien mis rodillas, y me pegué a la pierna derecha de Gustavo. Puse mi mano izquierda Sobre el muslo derecho de Gustavo, y emprendimos camino al Bolu e vard, donde pasaban la película. Estacionamos, bajamos del auto y caminamos tomados de la mano. Beso va, beso viene, llegamos a la boleteria. Había que hacer la cola, por lo que nos pusimos a hacer la fila.
- hacemos la cola ? Le pregunto
- vos queres? Me contesta
- quiero ver la película, y luego que me hagas la cola....
le doy la espalda a la cola y empezamos a besarnos frenéticamente, delante de todos. Me doy media vuelta y le dejo mi cola a su disposición, por lo que me abraza de inmediato, y así, bien pegadizos, su pelvis a mi cola, su jean a mi pollera, seguimos haciendo la cola.
Cada paso que dábamos su pierna empujaba la mía, no me soltaba, ya que me abrazaba por detrás con ambas brazos. Yo empujaba hacia atrás, logrando el máximo apoyo!!!
Compramos los tickets y entramos a la sala. Le pedí de sentarnos por atrás, alejados de todos los demás personas. Me senté, estiré mi falda y me crucé de piernas. Gustavo a mi lado, empezamos a besarnos nuevamente. La película? Qué se yo de que se trataba!!! Me pasé toda la película besando su pene, su capullos, ya que le bajé la cremallera, saqué afuera de su pantalón a ese pedazo de carne y me lo comí todo. Me encantaba mamar su pene mientras él acariciaba toda mi cola, toda mi pollera. Yo sentía que su pollo estaba cada vez más grande y colorada, por lo que puse su cabeza dentro de mi boca, y con mi mano derecha empecé a pajearlo aceleradamente, y ante sus fantásticos gemidos me acabó en mi boca, tanta tanta leche que casi no tenia tiempo a tragarla. El no daba más, y yo estaba eufórica. Limpie con mi lengua su pene, tragué hasta la última gota, y luego lo volví a guardar dentro del calzoncillo. Subí el cierre de su pantalón, me puse de pie para estirar mi pollerita tableada escosesa, y me senté en mi asiento no sin antes pasar la mano por detrás de la falda, para evitar que se arrugue más de lo que estaba. Crucé mis piernas y sonreí, gustosa por lo que había pasado. Tomé de la mano a Gustavo y seguimos viendo la película.
Al terminar ésta, mientras nos parábamos me preguntó Gustavo si quería tomar algo, y yo le dije que "quería ir al Falcon".
salimos del cine, y le pedí que en vez de llevarme de la mano, ponga su mano en mi cola, sobre la falda, y me lleve así Hasta el auto.
- acá? Delante de todos? Preguntó
- Sí, porfi. Respondí
y así nos paseamos por todo el mall, a la vista de todos caminamos con Gustavo tocandome en todo momento mi culito, envuelto en esa exquisita pollera.
Llegamos al Falcon, entramos, y me avalance sobre él. Lo hice sentar del lado del acompañante, y levantándome la falda lo monté como quien monta un caballo. Besos y más besos, comencé a notar que su pollo estaba reviviendo. Me corrí hacia el costado, bajé su cremallera de nuevo y saqué ése, a esa altura MI pedazo de carne. La besé y mame hasta que tomó el tamaño máximo, para volver a montarlo, pero ahora mirando hacia adelante. El levantó mi pollera, ccorrió hacia un costado el hilo dental y de una embestida me penetró sin dejarme respirar, casi. Yo estaba bien abierta de piernas, y sentía todo el ser de Gustavo dentro de mi culo. Cada bombeada de él me hacía pegar la cabeza contra el parabrisas del Falcon, por lo que me puse de costado. El siguió bombeando. Ya de tanto placer me dolía, se lo dije pero poco le importó. En una de esas me acomodé de modo tal que quede arrodillada.... el tomó mis caderas con ambas manos y seguía dándome duro. Ay ay ay ay ay a a aaaaahhhh gritaba. Su pronta estaba tan grande que pensaba que me esta a rompiendo toda!!! Hasta que en una de esas se vino dentro mío. ... yo no daba mss mas, pero estaba contenta...
- necesito caminar. Le digo a Gustavo
y salimos del auto a caminar por el estacionamiento. Tenía el culo partido, pero había gozado como nunca.

Ver más relatos eróticos