Me gusto mucho

enviado por Anónimo

Hola mi nombre no importa mucho, no quiero delatarme, pero les contare mi historia.
Vivo con mis padres y mi hermano 6 años mayor, desde los 11 años me visto con ropa de mama cuando estoy a solas, luego mas grande con mi mesada me compraba mi propia ropa de chica, mi hermano trabaja y me daba dinero extra, me masturbaba con objetos mi culito, nunca tuve a un chico, hasta esa noche.
Siempre que mis padres salían de viaje, mi hermano se iba de fiesta y volvía bastante ebrio y drogado, así que nunca pasaba a mi habitación y yo podía dar rienda suelta a mis gustos de vestir de nena.
Tenia ya 15 años, y me vestía con mi ropa y tenia un consolador para masturbarme, mi hermano aviso que se retiraba y yo me fui a la ducha a bañarme depilarme y prepararme para mi noche, donde podía ser una chica en libertad.
Busque algo sexy, me vestí, puse música baile un rato y busque que beber en la cocina, comencé a tomar ron, no bebo mucho, así que con una copa ya estaba mareada, baje unos vídeos para ver de la net y comencé a masturbarme y seguí bebiendo, como a la 1 de la madrugada, satisfecha por la masturbación y suficientemente mareada, decidí acostarme, deje el consolador en mi culito, me puse una tanga y una pantaleta de licra, unas medias de colegiala y una polerita de pabilos corta, después de ordenar me acosté boca abajo en mi cama.
No sentí ningún ruido, solo que me bajaron la ropa interior, estaba aun muy borracha debí dormir como 30 minutos nada mas, mareada no reaccione, me quitaron el consolador muy despacio y sentí que algo rosaba mis nalgas, desperté y ere un amigo frecuente de mi hermano, me tapo la boca y me dijo cállate tu hermano esta durmiendo, me lo traje por que estaba muy ebrio y te encontré así vestida al abrir tu puerta y no me aguante, mientras me hablaba reemplazaba mi consolador por su pene, era un poco mas grueso, lo metió todo y solo solté un gemido, puso sus manos a mi lado y comenzó a bombear, mi primer hombre y que rico se sentía, puse una almohada bajo mi cadera para parar mas mi culito, gemía y disfrutaba mucho sus estocadas, subió una de mis piernas y me tomo de las caderas, el placer fue máximo casi grito, el mientras besaba mi cuello y mi boca, acabo dentro de mi y me beso el cuello.
Te gusto putita dijo, si le respondí, anda a ver a mi hermano y ve si sigue durmiendo, el lo hizo mientras yo fui al baño, me lave los dientes y la cara para despertar, me limpie mi anito y volví. el se vestía y le dije te vas, si me dijo, me gusto mucho y tu hermano aun duerme.
Quédate le dije, tengamos sexo otra vez, estas segura me dijo, si y me arrodille y comencé a mamar su polla, rica, gruesa y grande, logre que se erectara nuevamente, esta vez fue un acierto, el chico estaba drogado y duro por lo menos 1:30 mas menos penetrándome, en todas las posiciones que pudo, mi culito quedo muy adolorido pero satisfecho de un rico sexo, con el chico nos vemos a escondidas y siempre logra dejarme muy satisfecha.

Ver más relatos eróticos