Mi nombre es Ale

enviado por Ale

Hola mi nombre es Ale, quiero contarles lo que me paso hace unos días en horas de mi trabajo, yo soy electricista, recibo un llamadote un domicilio para una reparación, tengo que decirles que tengo treinta años mido un metro con setenta cm, de tez clara pelo oscuro y he ganado algunas clientas, llegue al domicilio y me atendió una señorita muy bien vestida y de muy linda figura, pasamos a un cuarto y me puse a reparar unos cables, cuando termine la llame y para mi sorpresa se había cambiado de ropa, tenia una bata que la ponía muy sensual, yo comencé a mirarla y ella se dio cuenta, muy sutilmente me hace pasar a un salón de estar y me dice que detrás del sillón tenia otro problema que solucionar, cuando me acerco se sienta y sin mediar palabra comienza a tocarme la entrepierna, baja mi cierre y lentamente mete su mano, bueno al instante me esta haciendo una mamada espectacular, en todo momento me dice que no acabe, recorre toda mi verga desde la cabeza hasta el tronco haciendo arcadas que me calientan aun mas en un momento mis piernas temblando, ella muy lentamente me saca el pantalón y mi calzoncillo, mis testículos quieren reventar, para esto me doy cuenta que el cuarto tiene una puerta abierta, miro de costado y ella me dice que no me preocupe, y sigue chupando y yo enloqueciendo, de repente entra un hombre por la puerta quiero darme vuelta pero ella me retiene con las dos manos sobre mis nalgas y mi pija en su boca, el hombre se acerca me sonríe y esta desnudo, y lo primero que pienso bueno a este cornudo le gusta que le culeen la mujer, para mi sorpresa el cornudo tenia el doble del tamaño de mi pija, la otra seguía chupando y el comenzó a acariciarme la espalda yo pensé, me los clavo a los dos.
Este señor paso su boca por mis nalgas y comenzó a chuparme los testículos muy suavemente creí que me desmayaba, en que momento no se pero cuando me di cuenta tenia metida su lengua en mi culo, yo pensaba la mina me chupa la pija y este el culo, la sensación era bastante buena, seguimos asi un momento y el siguió acariciando y besando yo quería darme vuelta y al mismo tiempo me negaba, comenzó poniéndome crema con un dedo en mi culo y al instante tenia esa tremenda verga empujando entre mis nalgas y la loca seguía chupando, sin mas me la puso toda no pude retener un quejido y la loca me clavo la vista como asintiendo, dejo de chapármela y me hizo apoyar las manos en el sillón mientras su compañero entraba y salía de mi culo, ella se corrió hacia un costado y se saco la bata y bueno tenia la misma pija que su compañero, era un traba, se acerco me la puso en la boca y me dijo ahora la chupas vos, comenzó a acabarme en la boca y sentí como su semen me corría por la garganta, su compañero me puso en cuatro y montado me la puso tan fuerte que sentí como que algo se rompía, entraba y salía y volvía a entrar y yo seguía cada ves mas caliente su compañero el traba, se paso por debajo mío, levanto la cola y se puso mi pija hasta el tronco en el culo, acabe al toque, mientra lo hacia , apretaba el culo y sentía como la tremenda pija que tenia adentro latía de una forma espectacular y quería que me acabara adentro quería todo ese chorro de leche caliente, pero no me la saco quede tirado en el suelo y desde ahí pude ver como el traba lo “empernaba” y el se masturbaba que desperdicio pensé y sin darme cuenta la tenia dentro de la boca otra vez la leche caliente, tengo que decirles que nunca me había cojido un traba que era mi debut, desde ese día semanalmente vuelvo y si no es con el traba es con el señor pero nos pegamos una cojidas terribles, ha todavía me clavo alguna clienta.

Ver más relatos eróticos