Una gran sorpresa

enviado por Paulina

Hola soy Paulina 21 años, mido 1,75 aprox. tetitas de hormonas, las tomo desde pequeña, una linda cola y piernas, hago mucho ejercicio en casa, pero necesitaba algo mas así que me inscribí en un gim. hace como 6 meses.
Comencé con una rutina para hacer crecer mas mis muslos y mis nalgas, ejercicio suave, llego al gim un chico muy guapo, pero media solo 1,50 creo sino menos, siempre lo vi mirando mi trasero mientras en practicaba sus ejercicios con pesas aunque muy suave.
Un día se acerco y me hablo.
Roberto: hola soy Roberto, eres muy hermosa, te puedo acompañar.
Paulina: hola soy Paulina, como estas.
Roberto: bien, vives cerca de aquí.
Paulina: Por que preguntas.
Roberto: por que no usas las instalaciones del gim.
Paulina: a es un asunto mio, pero si vivo cerca de aquí, y tu por que solo haces ejercicios suaves.
hablamos de mas cosas, y de su problema de músculos y por que hacia ejercicios básicos.
Paulina: siempre te veo en los espejos mirando mi trasero.
Roberto: te encuentro muy atractiva.
Paulina: Tratas de ligarme, o algo parecido.
Roberto: no solo queria conocerte.
le doy un beso en la mejilla.
Paulina: un premio por tu atrevimiento.
Roberto: que me darías si te invito a salir.
Paulina: jajajaja, quieres descubrirlo.
El me miro de pies a cabeza.
Roberto: aun que seas una hermosa nena si me atrevería, dime si te gusta el cine.
Paulina: si claro.
Roberto: el sábado a las 6 de la tarde.
intercambiamos teléfonos y nos fuimos. era un día miércoles, durante la semana hablamos y el viernes le quise contar la verdad.
Paulina: te diré un secreto, puedes que cambies de opinión para mañana.
Roberto: no te preocupes, se que eres una nena trava y no importa.
Paulina: lo sabias y tampoco te importa la diferencia de estatura.
Roberto: si lo sospeche cuando no usabas las instalaciones, y sobre el porte me da lo mismo.
Al final llego el sábado y el me paso a buscar a mi edificio, me vestí normal, total era una salida no sexo, me hizo elegir la película y durante toda la película se porto como un caballero.
Roberto: quieres bailar o comer.
Paulina: elije tu, yo elegí la película.
Roberto: vamos, te encantara.
Fuimos a un lugar, para comer y bailar, tenia todo ya planeado, comimos y bailamos un poco.
A las 2 de la mañana.
Roberto: que quieres hacer ahora.
Paulina: un café, tu depto o el mio.
Roberto: el tuyo, vamos.
Llegamos a mi depto, nos servimos un café y hablamos de muchas cosas.
Paulina: te acuerdas del beso por tu atrevimiento, y que te daría si me invitabas a salir.
Roberto: si recuerdo, pero solo fue una broma.
Paulina: pues bien espera.
Fui a mi habitación y me vestí rápidamente, con unas pantys hasta los muslos, una tanguita rosa, sujetador en el tono, un babydoll transparente rosa, todo lo deje en la cama por si acaso, me puse unos zapatos bajos y fui al living.
Paulina: como me veo.
Roberto: hermosas
Paulina: es tu premio por invitarme.
Nos comenzamos a besar, le quite su polera y su cuerpo atlético que vi muchas veces en el gim me pareció hermoso, aun que no importaba su tamaño, el quito mi babydoll, la saque los pantalones y sentí su verga al rosarlo, quite su boxer y encontré una gran sorpresa, encontré una verga de unos 25 centímetros, muy gruesa y venosa, comencé a lamercela, intente meterla en mi boca, pero me costo mucho, logre hacerlo con la mitad, lami sus huevos y lubrique mucho con saliva, fui por un lubricante, lubrique mi culito y su verga, me senté sobre el después de unos intentos, no pudo meter su verga, me puse en 4 sobre el sofá a su altura y el comenzó a meterlo de apoco, logro introducir unos centímetros, el placer era máximo, me acostumbre a su tamaño de apoco, hasta que logro introducirlo todo, hasta que acabo en esa posición, llenando mi anito de su leche.
descansamos un rato y con mi culo acostumbrado a su tamaño, lo volvimos a hacer, esta vez entraba mas fácil y logramos hacer muchas posiciones, me gusto mucho montarlo y poder dominar los movimientos y recorrer con mi ano tuda su verga, luego acabo en mi boca y me trague todo su semen.
al principio pensé que solo seria un polvo mas, pero la naturaleza da donde quita, el chico bajo era una fiera en el sexo y con su enorme verga me hizo muy feliz, nos seguimos viendo en el gim y saliendo para pasar noches de sexo inolvidables o encerrarnos en las ultimas horas de gim el en camarin, y disfrutar de un buen sexo, lo mejor a el no le importa que lo vean con alguien mas alta, de hecho disfruta que lo envidien.

Ver más relatos eróticos