Por mi madre

enviado por Cristyn

Hola a todos quienes vistan esta pagina, desde tiempo veo los relatos de los demás y esta vez quiero enviar mi historia que es real.
Soy Cristyn, 18 años cumplidos hace poquito, mido 1,70, tendremos una ceremonia con mi novio para contraer matrimonio, bueno es solo simbólica, soy de test blanca y un cuerpo muy hermoso.
Mi madre quedo embarazada a los 14 años de un chico 2 años mayor, el se fue y nunca volvió a saber de nosotras, mi abuela y abuelo me criaron junto a mi madre, ella dejo sus estudios para trabajar.
Bueno mi madre tenia la esperanza de que fuera una niña, pero nací siendo niño, muy parecido a ella eso si, blanco como la leche y delgado, los primeros meses (ella me contó) me vistió de nena por que solo compro ropa de nena pensando que así seria.
Así paso el tiempo, mi abuelo murió a los 5 años y solo quedamos con mi abuela, ambas trabajaban y yo quedaba al cuidado de una amiga y luego comencé a ir al colegio, el tiempo pasaba y era un chico normal, hasta los 11 o 12 años al llegar mi pubertad, note cambios pero no les di importancia, como mi falta de bello en el cuerpo, mis pecho crecían un poco y mis cadera se enanchaban, la diferencia la veía con mis amigos, que también crecían pero chicos.
Sentía atracción por la ropa femenina, y me atraían los chicos, así me sentía muy extraño con mis amigos así que comencé a distanciarme de ellos, con mi madre eramos como amigas así que le conté lo que pasaba, ella dijo que debía ser que nací como niña en cuerpo de niño, mi pene se quedo del porte de un chico de 7 años, nunca mas creció, en el colegio comencé a ver al psicólogo, el no notaba nada fuera de si solo que mi orientación sexual esta enfocada en el otro sexo y hablo con mi madre, y llego a la conclusión que fue por la falta de una imagen masculina en casa, mi madre tuvo algunos novios pero al final nunca llego a algo muy serio, con todo lo que paso mi madre acepto que me vistiera de nena, ella me compraba ropa y fuimos aun mas amigas, yo ya tenia 13 años y cada vez me atraían mas los chicos.
Conocía a chicos en redes sociales y a otros en la calle, ya estaba acostumbrada a vestir de nena de hecho salia a la calle y me aceptaron en el colegio como chica, tenia 13 años y era toda una nena y con mi madre eramos muy buenas amigas.
Hay conocía Javier un chico muy lindo y que me gustaba de verdad, el me aceptaba como era, después de un tiempo de conocernos me invito a su casa y me desvirgo, fue muy tierno y muy rico, me trato como una verdadera nena, el fue mi pareja por unos meses, pero se fue a vivir a otra ciudad.
Paso el tiempo ya casi al cumplir los 15 conocí a Johan Manuel, un chico un poco bohemio, era músico y tenia un grupo, aveces íbamos a sus tocatas y lo pasábamos muy bien, el era un poco mas fogoso, muchas veces de vuelta a casa, nos íbamos a algún lugar oscuro, nos besábamos muy apasionados y eso me calentaba mucho, el verificaba que nadie nos fuera a sorprender y sacaba su pene para que se lo mamara o me volteaba y bajaba mis jeans o subía mi falda, según la ocasión y me penetraba hay mismo, me invitaba a su casa cuando sus padres no estaban y estábamos todo el día semi desnudos y el en lugar que fuera follábamos, a mi madre les contaba estas cosas, pero no todas.
Johan Manuel nunca me dijo su inclinación sexual, pero para mi era mi hombre, hasta que un día fui a su casa y lo encontré con otro chico teniendo sexo, el era el pasivo cuando los vi, eso me desilusiono mucho y terminamos, por que para mi el era un hombre, esa relación duro casi un año, aun que fue muy divertida y fascinante, yo pensaba como chica y quería un hombre para mi.
Pase un tiempo sola y a los 16 y un poco mas, conocí a Bruno, el me acepto como yo era, el me cortejaba como chica, me invitaba al cine y varios lugares, paso un buen tiempo así antes de nuestro primer beso, el me trataba como una verdadera chica, comenzamos a tener sexo y era muy complaciente, aveces le importaba mucho que yo disfrutara mucho durante la follada, así paso el tiempo y casi al cumplir los 18 me dijo que quería que fuera su mujer, que viviéramos juntos, el tiene 3 años mas que yo, que tuviéramos una ceremonia simbólica de nuestra relación con nuestras familias y amigos, ya que su familia me acepta tal cual soy.
Le contamos a mi madre y ella acepto y me contó la verdad: siempre quiso que yo fuera una nenita y desde pequeña en pocas porciones me daba hormonas femeninas, fue por eso durante mi pubertad me comencé a volver una nena, por eso crecieron mis pechos y mis caderas se marcaron cada vez mas.
Nunca lo pensé así, solo pensé que era mi forma de ser, mi madre me pidió perdón, le dije que se lo agradecía, que mi vida era muy feliz así como era hasta el momento, que me dio una buena vida como su hija, le di un beso y hoy juntas vemos los últimos detalles, para este fin de semana celebrar la boda con Bruno, aun que solo sea simbólica.

Ver más relatos eróticos