Una Fantasía cumplida

enviado por Karla

Soy Karla, 20 años, chica full, 1,70 de estatura buen físico y un poco de pechos, desde pequeña tomo hormonas, soy delgada, pero tengo buenas caderas y piernas.
Como todas comencé desde pequeña a vestir de chica, la diferencia es que mi madre me apoyo desde los 13 años cuando le conté la verdad, mi madre era bailarina en un bar show, ella era una de las chicas en un principio, siempre en la casa había mucha ropa sexy por lo mismo, ella con el tiempo se hizo administradora del burdel, de mi padre nunca supe ni me importo, con mi madre eramos buenas amigas, muchas chicas que trabajaban con ella me ayudaron con mi transformación, así que desde los 13 años nunca deje mis estudios, pero una chica 100%.
Sobre sexo supe de mucho antes, ya que un muchacho que estaba con mi madre a los 12 años me violo prácticamente, aun que mi madre nunca lo supo hasta que cumplí los 18 le conté la verdad, y cuando tenia 15 años tuve una relación con un hombre de 30 años por unos dos años mas menos.
Eso fue mi comienzo, pero la historia paso hace poco a los 18 años y un poco mas, mi madre administraba el bar show y un fin de semana muchas chicas abandonaron el trabajo, por que este estaba muy mal, era una época mala, las mas amigas y con buena disposición se quedaron, mi madre me contó y me ofrecí para atender mesas, ya que no podía bailar por que al quedar desnuda verían que no era una mujer 100% y los clientes podían hacer algún escándalo, después de mucho hablar la convencí y accedió, solo hasta que consiguiera mas chicas.
El viernes comencé a trabajar, pero le diría a los clientes la verdad, para que no se fueran a encontrar con una sorpresa, me puse una tanguita negra, una faldita corta cuadrille que comenzaba en mis caderas y dejaba ver la mitad de mis glutios, andaba casi sin nada, unas pantys con porta ligar, tacones que me encantaba usar, una blusa transparente sin nada abajo y me maquille muy provocativa, llevaba muy bien los pedidos de la mesas, en total solo 8 chicas mas trabajaban, ellas bailaban y se iban a los privados con los clientes, yo solo atendía.
un hombre de unos 40 años muy guapo me dice si bailo en el escenario, que me estaba esperando, le dije la verdad y me dijo "estas jodiendo verdad", no respondí soy una travestí y no puedo bailar, "si pago bailarías para mi en el privado", se hacia realidad mi fantasía, muchas veces fui al local y cuando no había nadie bailaba sola en el caño y fantaseaba con ser estriper, preguntare le dije, fui donde mi madre y ella dijo que si yo quería que lo hiciera.
fui donde el hombre y lo lleve a un privado, me dio el dinero y baile para el, me sentía en las nubes, era mi primer baile para un cliente, cuando me vio desnuda me pidió que folláramos y comencé con una buena mamada, luego me senté sobre el hasta que acabara, siempre con protección, luego de acabar me dio una buena propina, di mi porcentaje a mi madre y me quede con mi parte.
creo que el hombre corrió la voz, llegaban hombres a verme y me pedían follar con ellos en los privados, mi madre comenzó a ver que era un buen negocio y me dejo bailar, cumplí mi fantasía, los clientes no vieron nada malo en eso y las chicas como eran amigas de mama no dijeron nada, desde ese momento bailaba una vez por noche y me prostituía una dos o tres veces, hasta que mi madre propuso hacerlo mixto y que hubieran mas chicas como yo, pero que no fueran de closset, así que el negocio se compartió con las mujeres de verdad.
Los clientes alcanzaban para todas y algunos solo iban por mujeres otros por chicas como yo, el negocio comenzó estar mejor, comencé a bailar dos veces por noche y las otras chicas travas también, ahora somos 8 chicas y 8 mujeres y compartimos muy bien nuestro trabajo.
lo mejor que yo cumplí mi fantasía de bailar en el burdel que administraba mi madre.
Espero que les guste mi historia, y le agradezco a mi madre por confiar en mi y dejar cumplir mi sueño.

Ver más relatos eróticos