Conviviendo con Nadia

enviado por Nadia

Hola soy Moisés, es solo un seudónimo, solo usare mi nombre real de chica, tengo 25, soy ejecutivo en una importante empresa, mi historia es larga pero tratare de resumirla, espero no les aburra.
Todo comienza así, nací en una familia normal, padre y madre, una hermana dos años mayor, era un chico normal hasta los 5 años mas o menos, desde hay mis días eran distintos, aveces me sentía todo un niño, jugaba a los soldados, con carros de juguete, y fútbol, era lo mejor y lo que mas me gustaba, pero aveces me gustaba jugar con las cosas de mi hermana y adoraba sus muñecas.
Nunca les di importancia eran etapas de la vida, pero cuando fui creciendo esto me seguía acompañando, jugaba en un equipo de fútbol del colegio, el entrenador decía que era muy bueno, aun que aveces afloraba mi otra personalidad y jugaba pésimo, el entrenador decía que eran los días que no me preocupara, tenia para ese entonces 9 años, mi segunda personalidad aparecía de vez en cuando.
Un día a los 12 años, me quede solo en casa, jugábamos un campeonato y mis padres fueron a ver a mi abuelo por una emergencia, no querían que faltara a la se-mi final, pero me levante raro ese día, no quería ir a jugar, así que me levante y me fui a duchar para darme ánimos de ir al juego, en el baño estaba la ropa de mi hermana amontonada sobre un canasto, después de secarme me probé la ropa de mi hermana y eso me encanto, pero era ropa sucia, así que fui a su recamara y me probé ropa limpia, me sentí muy bien y animado, así que me fui al partido y jugué como nunca, no ganamos, pero jugué muy bien, ese día sin darme cuenta nació Nadia.
Fue así como comencé a vivir con mis dos personalidades, una un chico normal, buen estudiante, un buen jugador de fútbol, la otra una chica muy sexy, que le encantaba ser coqueta, y muy desincentiva, solo que esta aparecía de vez en cuando, usaba el pretexto del fútbol para depilar mi cuerpo, con eso de las raspaduras y el sudor era mejor estar depilado.
Estaba en una escuela publica, tenia 13 años, mis piernas y mi cadera se parecían a las de mi madre y hermana, mi culo incluso se proyecto un poco, cuando me dormía vestido de Nadia, soñaba con chicos cogiéndome, e incluso me acariciaba el anito con los dedos, pero mi personalidad de Moises sobre salia la mayor parte del tiempo.
En el colegio, llego un chico, 2 años mayor a mi grado, era un chico problema, peleas, no estudiaba, solo asía desorden, un día después de deportes en las duchas el chico me miro y dijo, que lindo culo mamacita, como era Moises le dije hey soy un chico que mierda te pasa, perdón como estas así y te vez muy buena pensé que eras una nenita, no soy un chico y deja de molestar.
Que Nadia ese día no haya salido fue mi salvación, el chico era mas despierto que los demás así que solo dejo de molestar, un día lo mire de reojo en la clase, creo que fue Nadia quien lo miro y al salir del colegio se acerco y me dijo, cuanto dinero me pedirías por ese culito, me sentí atractiva para el y solo por molestar le dije 25 mil pesos, en mi país una cifra muy alta para un chico de 15 años, pero Nadia se sintió muy bien frente a esa pregunta, llegue a casa, me masturbe pensando en ese chico y en la noche soñé con el.
15 días después el chico vuelve a abordar a la salida del colegio, tengo tu dinero me dijo, cuando quieras me avisas, fue una locura para is hormonas, a mis 13 años me entregaría a un chico por dinero y lo mejor que el me busco.
No supe que hacer, paso el fin de semana y el lunes le dije, mañana hacemos la pinta y nos vamos a mi casa te parece, lleva el dinero vale, el dijo bueno no hay problema.
Llego el martes nos juntaos en la esquina y nos fuimos a mi casa, hay me vestí de nena, Nadia salio a reducir con toda su sensualidad, le pedí el dinero y me sentí toda una puta, comencé con una mamada y luego me penetro en varias posiciones hasta acabar, nació definitivamente Nadia mi otro yo.
Le pregunte de donde saco tanto dinero y dijo que sus padres eran de dinero, pero que a el no les gustaban sus reglas por eso era rebelde, mientras hablamos, yo masturbaba su pene, y nos besábamos aveces, el chico fue muy lindo y me trato con cariño, con su pene casi erecto se lo mame nuevamente y lo lleve tomado del pene hasta mi cama, sexo nuevamente, pero esta vez le pedí acabar en mi boca, fue maravilloso tuve muchos orgasmos y eso me encanto.
Prometió guardar el secreto, pero Nadia aveces quería sexo y no se lo negaba, así que aveces entregue mi culo por placer y otros por dinero incluso a hombres maduros.
Desde entonces convivo con Nadia y me encanta ser ella, pero aveces soy el chico normal que juega fútbol y que le gustan las chicas, ahora trabajo y aveces salgo por las noches como Nadia en busca de aventuras, aun que tengo un buen amante, adivinen donde trabajo, en la empresa de los padres del chico que me cogió por primera vez.
Saludos a todos espero no aburrido con mi historia.

Ver más relatos eróticos