Reprimida

enviado por Yasna

Hola soy Yasna, 1,60 de estatura, buen trasero, delgada, chica solo aveces, aun que me gusta mucho serlo, tengo 20 años.
Mi historia, desde pequeño fue muy reprimida por mi padre, un tipo muy religioso y conservador, mi madre no podía opinar ya que se debía a la lealtad como le llamaban a mi padre, muchas veces me sorprendió jugando con cosas de chicas o niñas de mi edad y eso para el el era extraño y merecía una sumba, así que me golpeaba y tenia que prometer que nunca mas lo haría, así que desde pequeña me acostumbre a ser chico, el es aun muy homofobico, así que desde pequeño me reprimí.
Cumplí los 18 años y comencé a ir a la universidad, busque un empleo, al cual mi padre se opuso, pero me alcanzaba para pagar los gastos de un departamento compartido con 2 compañeros de universidad mas, un departamento muy viejo, pero con buen espacio para los 3, así que vivimos muy bien.
Trabajaba de mesero por las tardes después de la universidad, el dueño del local me dijo que si quería tomar un tuno los fines de semana mas tarde, un chico se enfermo y quería que cubriera el puesto, bueno le dije es mas dinero para mi.
El pantalón de mesero me gustaba, se ajustaba mucho a mis nalgas y se veía muy bien mi trasero, el día sábado un tipo muy ebrio de una mesa me dijo que linda cola mamacita y toco mi trasero, lo regañe sin ser insolente y me pidió disculpas, pero debo admitir que me encanto sentir su mano. Cubrí el puesto como 4 fines de semana. así que gana buen dinero.
Durante mucho tiempo pensé en lo bien que se sintió que el tipo me tocara el trasero, estaba camino al departamento y pase por una tienda de ropa de chica, entre y le dije a la chica que atendía que quería ropa para mi novia, para que se vistiera sexy, ella me ofreció mucha ropa y luego de elegir salí de hay a comprar una peluca, llegue al departamento con todo lo necesario, incluso para depilarme y las ganas de vestir de chica aun intactas, me depile completa, me arregle las cejas, maquillaje y ropa, todo en mi cuarto bajo llave, por si llegaban los chicos.
Así estuve durante unas 2 semanas después del trabajo practicando mi caminar con tacos, mi voz, y mi maquillaje, me gustaba el nombre Yasna y lo adopte para mi, me sentía una chica plena, creo que tantos años de ser reprimido por mi padre desencadenaron que me volviera una chica muy especial.
Después de un mes mas o menos me atreví a salir a la calle, pero eso se los cuento en otro relato.

Ver más relatos eróticos