Una buena vida

enviado por Anggy

Hola soy Ernesto, el nombre que me dieron al nacer, tengo 18 años actualmente, vivo con mi madre, una mujer que se a esforzado toda su vida por darme lo mejor, desde muy pequeño me dijo: hijo si quieres ser algo en la vida, lo que sea debes ser siempre el mejor; esas palabras siempre llenaron mi cabeza y buscaba ser el mejor en las cosas que me gustaba.
Siempre me esforzaba en los deportes por ser el mejor, en los estudios, mi padre tenia un buen trabajo y nos podía mantener muy bien a toda mi familia.
Todo cambio a los 12 años, nunca se me paso por la mente vestir como chica, me gustaba la vida que llevaba, pero me cambie de colegio por los estudios y fuera de todo lo normal, conocí a Joaquin, un chico de mi edad, muy guapo, a las chicas les gustaba como eran, un caballero, en un principio me avergonzaba al acercarme a el, no sabia por que, me gustaba mirarlo, desde lejos y me ponía muy nervioso cuando me hablaba.
Comenzaron a pasar cosas raras en mi cabeza, ese año mi padre nos contó que con mama se separarían y que nunca nos faltaría nada a mi y mi hermana 4 años mayor, la familia no se derrumbo, solo falta un paso para lo inevitable, con eso en mi mente comencé a tener sueños raros, soñaba con Joaquin, al principio solo eran sueños como dos amigos, nada importante, pero mientras mas cerca lo tenia mas soñaba con el, un vez soñé que me besaba y que me gustaba mucho el beso, luego soñé que eramos así como novios y eso me hizo despertar muy mojado.
Al día siguiente hable con mi madre, le pregunte si era normal que me gustara un chico, ella dijo que a mi edad era normal lo de la identidad sexual, pero que no me preocupara que eso era solo una etapa.
Miraba todo con mucha insistencia a mi hermana y como los chicos la miraban en la calle y en el colegio, comencé de apoco a delinear mis ojos, suavemente, un poco de maquillaje pero suave, me depilaba como lo asía ella, buscaba que se fijaran en mi, creo que la falta de una visión masculina de la vida así estragos en mi sexualidad.
Un día en el colegio se celebro una fiesta para los alumnos, tenia 13 años, era de noche y no muy tarde, ya llevaba un años mas o menos soñando con Joaquin, en algunos sueños me cogía y cada vez despertaba mojado y con una pequeña eyaculan.
Estábamos en la fiesta y llevaba los ojos delineados y un poco de maquillaje suave, en un momento a media luz Joaquin me miro y dijo, que te traes, eres una chica que te maquillas suavemente, lo mire y me sonroje, no dije nada solo mire al suelo, el dijo no te preocupes no lo diré, pero probemos si eres chica, y suavemente me beso, como en mis sueños, estaba en las nubes, le respondí el beso un poco torpe, y el dijo, eres una chica muy linda cuando te lo propones, me sonrió y se fue, nunca contó nada de ese beso. esa noche soñé con Joaquin y su beso.
Al día siguiente le conté a mi madre todo lo sucedido, ella como buena madre acepto y sabia todo, lo de mi maquillaje suave, que me depilaba como mi hermana, solo me pregunto si me vestía de chica y le dije que no, ella dijo se que lo de tu padre nos afecto a todos, solo te pido que confíes en mi y que me digas lo que piensas.
Cada vez los sueños se asían mas frecuentes, pero ya no era solo Joaquin, sino que también con otros chicos guapos, que yo era su pareja y que me besaban, que aveces me cogían, de apoco me convertía en Anggy, y deseaba ser como mi hermana y que todos los chicos me miraban como a ella.
En otro relato les cuento el resto de mi historia y como al final fui una chica y una hija mas de la familia, y las consecuencias que trajo.

Ver más relatos eróticos