De la necesidad al placer

enviado por Anónimo

Hola a todos, soy Cristal, así me llaman mis amigas, tengo 19 años y mi comienzo fue tarde, por necesidad pero se convirtió en placer.
Vivía con mis padres en las afueras de la ciudad, tienen buena situación económica, por estudios me vine a la ciudad, mi padre pagaba un piso cerca de la universidad, pero el barrio era muy bohemio así que busque un lugar mas económico y mas tranquilo, así me quedaría con la diferencia que enviaba mi padre y ademas tenia un trabajo de medio tiempo, suficiente para vivir.
Llegue a un piso en un pequeño edificio de dos torres y 4 pisos, 4 departamentos por piso, era muy tranquilo y calmado, a los 8 meses de trabajar mi empleador cerro la empresa y me quede sin trabajo y sin entrada de dinero extra, así que comenzaron los problemas.
En el lugar donde vivía, en realidad en la esquina todas las noches 3 chicas trans se prostituían, tenían departamentos en el edificio, todos sabíamos pero nadie se meta con el vecino y eso era lo mejor del edificio, Sandra una chica de ellas vivía a mi lado y siempre me pedía cosas a ultima hora y siempre me las devolvía, un día me pidió café y la invite a pasar para conversar, le pregunte si era muy difícil lo que hacia y dijo que es solo cosa de costumbre y de no involucrar el corazón y se rió mucho, luego del café se fue a su departamento.
Lo pensé mucho y recordé la veces que con mi prima que vivía con nosotros en mi infancia me vestía de chica para jugar con ella, por que los demás chicos vivían muy lejos de nosotros pero de apoco cambio y luego tuve amigos hombre y ella se divertía con las chicas, siempre fui lampiño y con los deportes y tanta bicicleta tenia buen culo y lindas piernas.
un fin de semana fui donde mis padres y pregunte a mi madre si guardaba ropa de mi hermana mayor que estaba casada, ya que una chica de la u sufrió un incendio y perdió toda su ropa, ella me dio mucha ropa que era de mi hermana, elegí la mas sexy en mi departamento y me la probé, incluso había ropa interior nueva que nunca uso así que tenia de todo, entre al baño y me depile el poco bello que tenia y me vestí y maquille, me tome unas fotos en el espejo y era una chica linda y sexy.
espere que Sandra se apareciera para hablar con ella y le conté lo que necesitaba y lo que era, estaba desesperado por dinero pero la idea me gustaba, ya que siempre me gusto vestir de chica, ella vino un día y hablamos de estar con ellas en la esquina para poder ganar dinero, ella dijo sabia que eras una chica encubierta me dio consejos y vio mis fotos, las publicamos en una pagina con otro numero de móvil y me dijo que de noche fuera con ellas y que me enseñaría, nunca tuve relaciones con un chico pero a ella le mentí diciendo que no era virgen.
Paso un día y sin un llamado, pensé que lo que hacia no era una buena idea, llego la noche y me atreví a ir con las chicas a la calle, ordene mi departamento, por si alguien venia no viera muchas cosas de chico o que me robara.
Conversábamos con las chicas y fumábamos un cigarrillo, llego un chico de unos 25 años, el dijo ella es nueva, por supuesto dijo Sandra, lo lleve a mi departamento con un poco de miedo y nervio lo bese y eso me gusto luego baje a su polla y a pesar de su sabor solo pensé en el dinero y se la mame como me gustaría que lo hicieran conmigo, luego lamió mi culo y me penetro, lo disfrute pero solo un poco y mi culo quedo muy adolorido, pero un poco de lubricante y volví a la esquina, las chicas me felicitaron y el dinero era un gran motivador, luego un tipo mas adulto se llevo a una de las chicas y otro me miro y me eligió a mi, al departamento nuevamente, otra vez lo mismo, pero su polla era mas pequeña y como solo estaba en la entrada de mi culo lo disfrute mas.
Las dos experiencias me gustaron un poco pero me quede en mi departamento y no volví a la esquina, pasaron dos días y me arrepentí un poco de lo que hice, pero me acordaba del dinero ganado sin mucho esfuerzo y me daban ganas de hacerlo de nuevo.
Al tercer día sonó el móvil, lo atendí y acepte el trato, un chico de unos 23 años pago muy bien, y fuimos modernos los dos, mamadas y penetración mutua, eso me gusto aun mas y fue muy placentero, después de esa experiencia lo pensé mucho y volví a la esquina con las chicas, no cuestionaron nada solo me aceptaron, de apoco me fue gustando mas ser chica y el dinero que gano lo vale, así que después de la universidad soy chica tiempo completo y atiendo a buenos clientes, lo mejor que ahora es por placer y dinero, la mejor combinación.
Saludos a todos y besos a los que me conocen, me dicen Cristal.

Ver más relatos eróticos