Mi vecino me hizo su mujer (2ª parte)

enviado por Crossflor

Yo saldría vestido como Jorge, y cuando yo quisiera me podría transformar en Flor. Iba a llevar dos maletas: una con ropa de Jorge, y otra con toda ropa de Flor. Tomamos mates y reimos de lo divertido que sería el viaje.
- ¿ Quieres ver la película ?
- ¿ Qué compró Antonio ?
- Ghost, La Sombra del Amor, ¿ La viste ?
- No no, es nueva esa película. Algunas amigas me dijeron que está muy buena.
- Bueno, veámosla entonces.
Y juntos nos fuimos para el living, en donde Antonio tiene el reproductor de passacassettes.
Yo lo seguí, y mientras él ponía la película yo acomodaba el sillón, de dos cuerpos, colocado frente al televisor.
- Trae de la heladera una Coca Cola, por si tenemos ganas de beber.
Yo no lo podía creer !! Estaba transformada en la chica de mis sueños, en una casa que no era la mía, junto a un hombre cuarentón bastante apuesto. Así, con una sonrisa de par a par caminé hacia la cocina haciendo que los tacos que tenía puestos hagan el mayor ruido posible, tomé dos vasos de la alacena, abrí la heradera y con la Coca Cola en la mano me dirigí nuevamente hacia el living. Antonio ya estaba sentado en el sillón, esperándome para hacer correr la película.
Puse la bebida y los vasos en la mesa ratona, y me senté la lado de Antonio. Al estirar la tela de la pollera, esta quedó en parte sobre la pierna de Antonio. Obviamente junté mis piernas como toda una dama, haciendo chocar mis rodillas.
Comenzó la película y, como todos sabemos, es extremadamente romántica.
Con el correr de los minutos Antonio pasó su brazo izquierdo por detrás mío, y haciéndonos los "sonzos" yo me fui inclinando hacia él, y ya cuando la película iba por la mitad de su recorrido él bajo su brazo por mis hombros. Ninguno de los dos dijimos absolutamente nada.
Seguimos así unos minutos cuando me pidió un vaso de Coca Cola. Yo me levanté inmediatamente, serví la bebida en ambos vasos y volví a su lado.
Para ese entonces me senté practicamente pegado a él, de modo que mi pierna derecha estaba pegada a su pierna izquierda, y él siguió abrazándome, pero con mas énfasis que antes.
Cuando la película terminó debo reconocerles que yo era un mar de llanto !! Por lo que Antonio, que seguí abrazándome con su brazo izquierdo, empezó a secarme las lágrimas que caían por mis mejillas con su mano derecha. Yo aproveché y puse mi cabeza sobre su pecho, y lo abracé con mi brazo izquierdo.
- Flor, no era para tanto. Es muy romántica pero al punto de llorar ??
- Antonio, no estoy llorando por la película....
- ¿ Y porqué lloras ?
- Porque esta ha sido la tarde mas linda de toda mi vida !!
En ese mismo momento, y estando ambos aún sentados en el sillón, Antonio tomó nuevamente mi cara, esta vez con ambas manos, y me dio el primer beso en la boca que recibí en mi vida. Y después del primer beso vino el segundo, y el tercero, y el cuarto.... Yo no oponía ninguna resistencia... Es mas trataba de imitarlo y retribuirle los besos.
Pasé mis brazos por detrás de su cuello, y seguimos besándonos acaloradamente.
En eso siento que su mano derecha comienza a recorrer primero mi rodilla derecha, y luego paulatinamente su mano subía por mi pierna, siempre por sobre la pollera. En ese momento se produjo mi primer gran placer, era una sensación rara pero maravillosa a la vez, no quería que pase el tiempo.
Esa mano derecha de Antonio pronto quiso tomar camino por debajo de la falda, a lo que jamás me opuse, pero al llegar a mi entrepierna, puse mi mano fuertemente sobre la suya, aún cuando tenía ya toda la pollera levantada, le dije:
- Antonio, todavía no estoy preparada, por favor. No olvide que tengo apenas 16 años.
- Ok, perdoname.
- No tengo nada de qué perdonarlo. Le respondí.
- Es hora que comiences a tutearme.
Se levantó del sillón y retiró el cassette de la pasacassettera. Lo colocó en su respectivo estuche y no tuvo mejor idea que cerrar las cortinas del living, y poner música lenta y romántica.
- ¿ Quieres bailar ?
- Por supuesto !
Me levanté y tomé su mano estirada, aceptando plenamente su invitación. El me abrazó fuertemente por la cintura, con ambos brazos. Yo lo abracé por los hombros, y tomando la iniciativa comencé nuevamente a besarlo.
En pocos segundos nuestros besos eran fervientes, su lengua recorría mis labios y toda mi boca.... Yo estaba plenamente entregada a él.
Estábamos totalmente "pegados", moviéndonos suavemente al ritmo de la música romántica. Cuando empiezo a sentir algo extremadamente "rígido" en mi pelvis. Era Antonio que estaba totalmente erecto !! Y yo seguía perdida por él....
Paso a paso me llevó nuevamente contra el sillón, y cuando estábamos justo al lado del mismo me inclinó, recostándome a lo largo, y él se recostó sobre mi. Su erección era mas que evidente por debajo de sus pantalones de vestir. Además hacía mucha presión en mis piernas, yo estaba practicamente lista y entregada....
- No puedo mas !! Me dice.
Con sus manos comienza a levantarme la falda.
Yo, para todo esto, ya estaba abierta de piernas, y entre deseos y temores sólo seguí abrazándolo y besándolo.
Cuando termina de levantarme la falda dirige su mano al cierre relámpago de su pantalón, bajándose la bragueta. Pone su mano adentro y con esfuerzo saca del interior una tremena "polla", la cual inmediatamente empieza a refregármela por mis dos piernas, para luiego seguir haciendo presión en mi entrepierna.
- Ayyy Antonio, hazme tuya por favor !!
- Sí Flor, te haré mía ahora mismo. Conmigo encontrarás la felicidad plena !
En eso deja de besarme, para levantarme las piernas y dejarme totalmente al descubierto.
- No, Antonio, debes hacerme el amor besándome !! Por favor no dejes de besarme !!!
Fue entonces cuando me hace arrodillar sobre el sillón, mirando al respaldo. Levanta nuevamente mi falda, dejándola caer suavemente por delante de mis piernas, dejando así totalmente entregada mi cola. Corre mi "cola-less" con uno de sus dedos y comienza a besarme el trasero ensalivándolo al máximo.
Yo estaba fuera de mí.... Estaba totalmente en estado de éxtasis.... Quería que me penetre ya mismo y ya no me importaba cómo.
Se arrodilló detrás mío, y mientras me besaba (cumpliendo así mi sueño) comenzó a introducir en mi hoyito primero uno de sus dedos, y luego dos.... Ambos hacíamos el movimiento como si estuviéramos teniendo el mejor de los sexos que yo podía imaginarme... QUERIA SER PENETRADA DE UNA VEZ....
- Por favor, Antonio, penétrame ya mismo, ahora soy yo quien no aguanta mas !!
- Como tu quieras !!
Se posicionó detrás mío, y ya con sus pantalones y calzoncillo totalmente caido puso su terrible "polla" en la puerta de mi culito, empezando un movimiento de fricción tremendo. Pero no había caso, mi hoyito no cedía.... ¡¡ ES QUE ERA VIRGEN !!
- Espérame un segundo. Me dijo.
- ¿ Adonde vas ? Le pregunté.
- Al baño a traer una cosa....
Yo quedé así, arrodillada, con mi cuerpo sobre el respaldo del sillón y sacando mi colita descubierta lo mas que podía. En no mas de 10 segundos vino con un pote de vaselina, con la cual empezó a untarme el culo, cuando en eso suena el timbre de su casa:
- RIIIIINNNNNNNNN
- ¿ Quien carajo es a esta hora ?
No sabíamos quién podía ser, pues su mujer llegaría recién en un par de horas.
- RIIIIIINNNNNNN. Suena el timbre nuevamente.
- Debo ir a atender, pues de lo contrario estará sonando toda la tarde.....
- ¿ Quien es ? Pregunta Antonio.
- ¿ Qué quiere Olga a esta hora ?
Era su suegra, la mamá de su mujer.
- ¿ Aún no llegó Susana del trabajo ? ¡¡ Si me dijo que llegaba a las 5 !!
Y eran las 5 menos 10. Por lo que le dice a su suegra que estaba durmiendo, que le de un par de minutos para abrirle.
- Vamos Flor, debes volver a tu casa.
- ¿ Pero cómo vuelvo ? ¿ Si salgo por la puerta de entrada me va a ver tu suegra ?
- Tu ve al baño, yo la haré entrar y la llevaré al fondo, al quincho. Allí aprovecha a salir e irte a tu casa.
Y así fue. Tomé mi cartera, mis pinturas, y entré al baño. Y mientras Antonio hacía entrar a su suegra yo aproveché a arreglarme un poco el cabello, y a recomponer la pintura que había perdido con los besos ardientes de Antonio.
Cuando veo que la vieja pasó para el fondo salgo corriendo en dirección a la puerta de calle, atravieso todo el pasillo lo mas rápido posible, abro la puerta de calle y salgo sin prestar atención, cuando justo pasaban dos vecinas del barrio y las golpeo sin querer.
- ¡¡ Tenga cuidado señora !! Me dicen.
- Disculpen, no las ví.
Le digo mirando al suelo y con voz femenina. Pero no podía entrar a mi casa porque estas señoras conocían a mi mamá, y si entraba a casa seguramente ellas le iban a hacer algún comentario que a la postre me incomodaría.
Fue por ello que con mi mirada hacia el suelo caminé hasta la esquina. No lo podía creer !!! Estaba caminando por la vereda de mi cuadra totalmente vestida de mujer y nadie se había dado cuenta !!!
Caminé hasta la esquina y me senté en la parada del colectivo. Crucé femeninamente mis piernas y mientras hacía un poco de tiempo para "liberar la zona" saqué un libro de mi cartera, imitando que lo estaba leyendo.
En eso frena un colectivo de la línea 148, y de la puerta trasera desciende Susana. Verdaderamente con Antonio hemos tenido suerte.... Pensé.
Esperé que Susana entre en su casa, para luego yo entrar a la mía. Sin lugar a dudas había vivido la mejor tarde de toda mi vida !!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
Esa tarde hice el bolso de Flor: el par de zapatos de tacón negros, unas sandalias con tacos de 10 cms. de color beige por si iba a usar la mini y otras chatitas negras para usar durante el día; la mini marrón clara, la minifalda tubo negra, la falda tableada negra que había usado a la tarde, la falda color azul con la que había conocido a Antonio y un vestido bien ajustado a la cintura pero con una caida bien suelta y amplia. Remeras ajustadas, una camisa, una chaqueta para la noche por si refresca y un par de zaquitos de lana. Unas medibachas y dos pares de medias, uno de color negro y otro color piel. Conjuntitos de ropa interior haciendo juego. Pinturas, perfume de mujer, rimel, desodorante femenino, etc. etc.
A la noche mamá me ayudó a hacer el otro bolso, el de Jorge, el que no quería hacer....
A las 8:30 hs. del viernes mamá y mi hermana se fueron a trabajar, deseándome suerte en el viaje y "que aprenda el oficio de viajante de comercio", excusa que había puesto para hacer el viaje con Antonio y evitar tener que ir al Cole ese viernes.
A eso de las 9 horas veo pasar a Susana, por lo que deducí que Antonio en cualquier momento me tocaba el timbre.
A las 10:00 horas en punto Antonio me llama, y yo, como Jorge con una remera, un pantalón de jogging y un par de zapatillas salí a la calle a su encuentro.
- ¿ Vamos Flor ?
- Por favor Antonio, cuando estoy vestido como Jorge llamame Jorge, y cuando esté travestida llamame Flor, ok ?
- Perdoname Jorge.
Subimos al auto: un Ford Falcon modelo 1980, que tenía el asiento delantero enterizo (de puerta a puerta). Luego de atravesar la ciudad tomamos la ruta en dirección a La Rioja.
Ya en la ruta Antonio me pide que tome el equipo de mate y comience a cebarle unos "dulces".
- Antonio, preferiría cebártelos como "Flor". Le digo.
- Bueno, bárbaro, y ¿ cómo hacemos ?
- Si te parece bien empiezo mi transformación ahora mismo en el asiento trasero.
- Dale !
Frenó a la orilla de la ruta para que yo pueda pasarme atrás. Y así, mientras él manejaba, yo revisaba mi maleta de "Flor" para ver qué me ponía.
En la ruta estaba fresco, por lo que me decidí por las medibachas color piel, los zapatos cerrados negros que había usado el día anterior, la minifalda color negra (bueno bueno !, no tan mini, unos 7 cms. por sobre mis rodillas), una remera ajustadita color blanca y un saquito de lana blanco también. Delinié mis ojos, me puse una base suave -era pleno día- y pinté mis labios de color rojo, como siempre. Guardé la ropa de Jorge en su maletero correspondiente.
- Ya estoy lista !
Le dije desde atrás. El me miró por el espejo, frenó el vehículo nuevamente en la banquina y comiéndome con la mirada, me dijo:
- Estás nuevamente preciosa !!!
Abrí la puerta trasera del Falcon y me pasé adelante.
- Hola Amor !!
Le dije con mi voz de mujer, mientras le partía los labios con un profundo y cariñoso beso.
- Hola Flor !! Te extrañaba.
- Yo también Antonio.
- ¿ Seguimos viaje ?
Me senté a su lado (recuerden el asiento enterizo del Falcon), y él manejaba con la mano izquierda mientras me abrazada con su brazo derecho. Yo, ni lerda ni perezosa, me acurruqué a su lado y puse mi mano izquierda sobre su pierna, esa con la cual aceleraba.
No habremos hecho ni 20 kms. así cuando llegamos a una estación de servicios, que tiene un Mc Donald's adentro.
- Debo cargar nafta.
- Pensé que me invitarías a comer un combo !
- ¿ No temes en bajar ?
- ¿ Acaso alguien me reconocerá a 80 kms. de casa ?
- Bueno vamos !!
Estaciona el auto y yo, esperando su respuesta, me quedo inmóvil en mi lugar. Antonio, como era de esperar dio, toda la vuelta para abrirme la puerta y extenderme su mano. Yo me tomo de ella, y sin abrir demasiado las piernas en ningún momento (en una actuación 100 % femenina) salgo del auto.
La pollera me había quedado recontra mini, por lo que de inmediato bajé su forro y luego su tela... Por mas esfuerzo que haga era bastante corta para mi gusto.
Antonio cerró la puerta del Falcon, me tomó de la cintura y me abrazó frenéticamente, "comiéndome" literalmente la boca y acorralándome contra el capot del auto.
De inmediato su polla se hizo notar en mis piernas, las que no podía abrir demasiado pues la mini era algo ajustada al cuerpo.
Estuvimos 5 minutos besándonos frente a todos, como dos enamorados. Luego, me tomó de la mano y entrelazando mis dedos con los suyos nos dirigimos hacia el local de comidas rápidas.
Para nuestra sorpresa había solo 2 cajas abiertas, y cada una de ellas tenía no menos de 8 o 10 clientes adelante. Nos pusimos en una de ellas.
Yo me puse delante de él, tomé su mano derecha y la hice pasar por mi pancita, de modo tal que me abrace. Antonio de inmediato entendió mi mensaje y me abrazó con ambos brazos, logrando así que su polla, ahora envuelta en un pantaón de jean, quede total y absolutamente "pegada" a mi cola, envuelta por dicha exquisita minifalda.
Yo soy baja, mediré 1,65 mts., y con los tacos de 10 cms. llegaré a los 1,75 mts. Así y todo, para ser "mujer" soy alta. Antonio supera el 1,80 mts., por lo que "calzábamos" mas que justo.
Además de semejante erección de Antonio, sus besos en la oreja y en mi cuello me volvían mas loca, por lo que yo mas me inclinaba sobre él. A decir verdad llamábamos la atención de casi todos, pero a nosotros eso poco y nada nos importaba.
Lo que pasó en el viaje, en la tercera y última parte !!!!

Ver más relatos eróticos