Acabó en mi vestido nuevo

enviado por Crossflor

Después del sábado, con Adolfo volvimos a salir. Yo le decía que era mi novio, que lo quería, que lo deseaba dentro mío.
En la semana pasé a verlo un par de veces, siempre vestido de hombre pues no me animaba a transformarme en mi casa. Pero en nuestro último encuentro quedamos en que el viernes iríamos a bailar a un boliche en el centro, un boliche gay: AMERIKA.
Yo no tenía ni idea adonde me llevaría Adolfo. Quedamos en que nos encontrábamos en su depto a las 5 de la tarde.
salí de casa como un chico, pero en un bolsito llevaba todo como para transforma me. Al llegar, Adolfo consultó extrañado:
- Qué haces vestido así ?
- vine a cambiarme acá. Respondí.
- bueno, dale, cambiate que me encanta cuando te conviertes en mi princesita.
Tomé el bolso, y me dirigí al baño. Ya en casa me había depilado toda, por lo que solo faltaba la transformación. Me desvesti íntegramente, para calzar me un conjunto to de encaje de ropa interior, color negro, precioso. Porta ligas también negro, y unas medias 4/5 también negras, divinas, que estaba estrenando. Zapatos negros, cerrados, de tacón de unos 8 cms. Preciosos. Así transformada me maquille, pinte mis labios de rojo furioso. Luego lo mejor: un vestido de lino bien entallado, color azul marino, ajustado a la cintura, con una falda tubo hasta las rodillas y un importante escote en su parte trasera. Me puse la peluca rubia, como siempre.... abrí la Puerta y me dirigí hacia el living, donde esperaba Adolfo.
- Cómo estoy ? Preguntó.
Adolfo, sin decir nada, se levantó, vino hacia mi, y empezó a besarme frenéticamente. Besos y más besos, me llevó hasta el sillón, donde me acostó para luego tirarse encima mío. Más y más besos, empezó a levantarme el vestido, luego se bajó los pantalones y ahí mismo me penetró, rompiendo mi culito tan bien como lo hizo siempre. Mientras me besaba me bombeaba y bombeaba, y al parecer hicimos el amor muy bien, o estaba muuuuuuyyyyyy caliente, porque en una de esas se tira Hacia atrás, y pajeandose acabó encima mío, en mi cara en mi peluca y por sobre todo en mi vestido nuevo.
Al verme, no lo podía creer.
- mira como quedé !! Me enchastraste Todo !! Le dije.
- pero re gustó o no ?
- me encantó !! Pero ahora Cómo voy al boliche ?
Bueno, ve a bañarte que yo me voy una corrida a comprar te algo. Y mientras me bañaba, Adolfo fue en busca de qué me iría a poner.
al volver, mi sorpresa fue grande: me trajo una minifalda negra preciosa.... pero lo que pasó en el boliche, lo dejo para mi próximo relato. Besos !!!!

Ver más relatos eróticos