Vestida para ser su novia V

enviado por Silvia Nenna

Cuando empecé a recibir los mails de Edipo, me di cuenta de que ese hombre tenía un poder sobre mí. Me dominaba, me hacía sentir suya aún sin conocerlo. Cuando me cogía mi novio, empezaba a penzar en él. Cuando arrollidada se la chupaba, pensaba en mi nuevo macho "Edipo". No tardamos en concretar una cita. Fue en un Hotel. Yo llegué primero , me porduje como nunca para esperar el momento de conocerlo, De ser suya en serio. me puse bombachas y corpiño rosados con puntillas rojas, mini vestido rojo ajustadito, medias transparentes rojas, y zapatos de plataforma baja, también rojos. Estaba hecha una diabla. Me maquillé bien palida con labios bien rojos, y los ojos delineados de negro. Elegí una peluca castaño claro. Me avisó el recepcionista que había llegado y entonces me sent´al lado del espejo, en la silla de la habitación. Entró. Me di vuelta para verlo y me quedé encantada. No era un hombre muy alto, (1,80)de jeans, camisa azul desprendida, que dejaba ver su pecho velludo. Yo mostraba mis piernas y obvio, mi bonbacha. Se acecó , me dió un beso en la mejilla, y me ordenó que me pare. Abrí bien las piernas, me dijo, y me empujó contra la pared. Como mi vestido era angosto, me levantó la faldita del vestido para que abra más las piernas y se metió entre ellas. Me empezó a acariciar la cola, las piernas y yo le besaba el cuello. Despues me soltó y trajo la almohada de la cama. La tiró sobre la alfombra y me hizo arrodillar. se sacó kos pantalones y su ropa interior, Y me ordenó lo que yo más quería: Que se la chupe. Le empecé a chupar casi con desesperación. Así me gusta nena, me decía mientras me bajaba el cierre del vestido, y me baja los breteles. me sacó el corpiño y me empezó a tocar las tetitas. Yo gemía de placer. Se sacó la camisa. Levantate y subí a la cama. me sacó el vestido que ya estaba arrugado en mi abdomen, y empezó a chuparme la espalda, a besarme las piernas y a ponerme cremita en mi "conchita " apartando sin sacarme la bombacha. Despues me hizo poner en cuatro patas, me sacó la bombachita y me empezó a coger. Primero despacito, y despues cada vez más rápido. Yo no podía creer que mi sueño se estaba concretando. Me puso de costado y me dijo al oído !sos mi esclava. Me besaba en la oreja y en el cuello, despues me dió besitos en la boca mientras me cogía. Cuando estaba por acabar, me hizo poner de espaldas, con las piernas bien abiertas, y me tocaba las tetas. Yo me tocaba mi "nena". y empezó a terminar. Frenéticamente. Yo gemía de placer. Estaba haciendo gozar a mi amante como tantas veces lo había soñado. De nuevo tenía la suerte de estar bien cogida. esta vez furtivamente.

Ver más relatos eróticos