Mi novio me domina

Enviado por anónimo

Hola, les quiero contar una experiencia que me ocurrió hace unas pocas semanas.

Soy un chico de 35 años, que desde hace ya algunos años vivo a tiempo completa como una mujer. Mi apariencia como mujer no creo que sea de una hembra estupenda, pero cuando salgo a la calle, bien arreglada, vestida y maquillada, no tengo ningún problema para pasar por una mujer mas. Siempre me gusta vestir un poco clásico, nunca uso pantalones, siempre uso faldas o vestidos, siempre uso medias y por supuesto me encantan los zapatos de tacón, siempre de mas de 7 cm.

Hacia mas de 1 mes que no veía a mi novio. El vive a una ciudad cercana a la mía, a una hora conduciendo. Como siempre había sido el quien había planeado nuestro reencuentro. Me había dicho que fuera a un restaurante que yo conocía en mi ciudad. Debía llevar puesto un mini vestido negro hasta media pierna, medias de liguero también negras muy transparentes y zapatos clásicos negros salón de 10 cm..

Yo ya estaba sentada en la mesa esperándole, tenía que estar mirando hacia la entrada para verlo cuando el entrase.

Cuando el camarero miró hacia mi mesa, esperé desesperadamente que el mantel de la mesa cubriera mis piernas, pues mi novio me había ordenado que no me bajara la falda el sentarme y que permaneciera con las piernas abiertas, debajo solo llevaba un minúsculo tanga que apenas cubría mi sexo.

Mis desnudos glúteos descansaban sobre el caliente y pegajoso vinilo del banco. A mi lado estaba el bolso, dentro de cual estaba disimulado el pulsador de hinchado del plug anal que mi novio me había ordenado llevar puesto.

Al llegar mi novio se sentó a mi lado y después de besarme se hizo de forma disimulada con el control del plug.

El hizo señas al camarero para que nos atendiera. Cuando el camarero se acercaba a nuestra mesa, no pude contener un gesto de sorpresa cuando note 2 o 3 impulsos de hinchado de mi invasor anal. Odio tener que llevar esta clase de intrusos dentro de mi. Mi novio lo sabe y disfruta con ello. Casi siempre que no vemos, he de llevar puesto uno insertado dentro de mi y el me tortura en sitios públicos hinchándolo cuando menos me lo espero y yo tengo que procurar esconder mis reacciones.

Esperando que el camarero nos llevara nuestro pedido, el plug fue hinchado alguna vez mas y mi novio me pidió que me sacara el tanga para dejar mas libre mi sexo. Sentada como estaba me saqué el tanga de forma muy disimulada. Con el grosor del plug empecé a notar estremecimientos de placer, el puso su mano libre en mi pierna, muy cerca de mi sexo y disimuladamente me lo acarició. No pude resistirme mas y tuve un orgasmo el cual me costo mucho disimular.

Durante toda la comida no cesaron sus caricias, pero debía de soportar inesperados hinchados el plug, seguidos de rápidos desinchados. Un par de veces le pedí permiso para un al servicio a orinas y poder sacarme el plug, pero evidentemente no me lo concedió.

Pagó la cuenta y nos dispusimos a prepararnos para salir. Antes de poner el mando del plug en mi bolso, aprovecho para hincharlo al máximo. Me molestaba y me dolía. Al levantarme me tuve que apoyar en el, pues andar con el plug súper hinchado y con mis altos zapatos de tacón era verdaderamente difícil.

Supongo que tuvo un poco de compasión de mi. Cuando llegamos al automóvil reclino un poco el asiento del acompañante y me permitió tumbarme en el. Mientras iba conduciendo no cesó en las caricias a mi sexo.

A medio camino de mi casa la incomodidad y dolor del plug me molestaba mucho. Finalmente accedió a mis ruegos y paro el coche en un discreto lugar, donde permitió que me sacara mi intruso. Después supongo que para humillarme me pidió que orinara delante de el. Con su cámara me fotografió varias veces, me sentía humillada pero quería llegar a casa lo antes posible.

Me permitió volver a tumbarme en el asiento y prosiguió con sus caricias. Casi tengo otro orgasmo, pero estaba muy cansada.

Cuando llegamos a casa me permitió que me estirara un rato en la cama. Pero yo sabía que la tarde era joven, cuando el regresase a por mi no tendría mucho tiempo de descanso.

Al contrario, al cabo de poco entro en la habitación y aduciendo que así descansaría mejor me puso un pañuelo en los ojos que no me permitían ver nada, después me ató a la cama en posición de rodillas encima de la cama con mi culo expuesto. Me gusta que un amante me ate para hacerme gozar.

Esta debió de ser mi mejor tarde de tortura, pero muy placentera.

Pronto fue sorprendida por unos rápidos escalofríos de placer cuando el estaba jugando con mi agujero anal con sus dedos. Me sentía castigada, pero amada, las caricias recorrían mi culo. Era como si con las caricias quisiera hacerme pasar el dolor que había sufrido poco antes.

Notaba un dedo dentro de mi agujero, después dos. Casi de inmediato empecé a sentir placer, un placer que solo mi novio sabe hacerme sentir.

De golpe sentí un dolor muy agudo e intenso, estaba muy asustada, pues no veía nada de lo que estaba haciendo mi novio. Inesperadamente, note un tremendo dolor, no pude contenerme y chillé, aullé. Mi culo había sido invadido por algo tan ancho y tan largo que me parecía que llegaba a la garganta. Intentaba quejarme, pero me puso una correa de bola en la boca.

El movimiento de entrada y salida de lo que fuera que tenía en mi interior empezó a ser mas y mas veloz. Mi cuerpo entero empezó a tener sacudidas y lentamente el dolor tan intenso empezaba a ser substituido por un placer que era desconocido para mi.

Mi culo me dolía mucho, imploraba piedad a mi novio, pero fui persuadida a la fuerza para que aguantara un poco mas. Hoy aún recuerdo la violencia de mi orgasmo. Nunca había sentido algo tan maravilloso e intenso. Me hizo una mujer feliz.

Después cuando ví la medida del dildo que me había introducido en mi cuerpo quedé sorprendida de sus dimensiones. Si no fuera por la fotografías que me tomó con todo ese aparato en mi interior no me podría creer.

Leugo, suavemente me desató. Y mientras lentamente mi agujero anal iba cerrándose pues estaba totalmente dilatado y abierto yo le ofrecí una larga y profunda mamada que termino por venirse en mi boca, de la cual no deje escapar ni una sola gota.

Mi novio está muy orgulloso de mi, sabe que me puede humillar en publico y después acepto sus sesiones de sexo con ataduras y penetraciones.

En retrospectiva, a pesar de las humillaciones y de otras dolorosas experiencias, mi novio me da unos placeres muy intensos, que no había sentido nunca antes.

Otros Relatos Eróticos de Chicas Trans

Cogida en la obra
Relato enviado por lucy
Soy Lucy, gay y travesti de closet, esta es la historia del mejor sexo que tuve. Enfrente a mi depto hay una obra, un dia uno de los albañiles se quedo a dormir ahi, y me vio vestido de mina y pajeandome con un dildo en mi culo. Se las arreglo para conocerme, yo paso frente a la obra camino al subte, y unos dias despues ya era mi macho. Musculoso, chivado, manos como papel de lija y siempre al palo, es un hijo de puta que me vive a cambio de cogerme como un animal, una delicia. Un día le dije que tenia la fantasia de que me cogiera en la obra, y organizamos para el sabado a la noche, que en la obra no había nadie, solo un sereno, el me esperaba ahí. Me vesti super sexy, una mini cortita, medias de red, todo. Cuando llegue me llevo al fondo de la obra, me dijo que habia preparado un colchon y que el sereno no iba a joder, le habia tirado unos mangos. Empezo a besarme y franelearme, yo estaba recaliente, loca para que me cogiera como a una puta barata. De repente senti otra mano en mi culo, y otra mas me agarro también. Cuando trate de reaccionar el me sujeto fuerte, y me dijo que fuera buenita, eran amigos, que me iban a dar pija como nunca antes. Eran como 5 o 6, pinta de laburar en la obra, un par ya tenian la pija afuera. Yo estaba asustada y también caliente, mi macho me empujo para abajo, quede de rodillas y enseguida uno metio la poronga en mi boca, y otra verga al lado en mi cara, y manos en mi culo, y yo perdi el control, mi cabeza exploto de pensar que me iban a coger todos esos machos. Fue una noche salvaje, sexo crudo, nada de delicadeza, metian sin asco en mi culo y en mi boca, uno salia y otro ya me la daba, era pija y leche sin parar. Era sexo divino y dolor de ser penetrada sin asco, y placer de ser culeada y tragar leche, era mi sueño de ser la mas puta y satisfacer a todos mis machos! Solo termino cuando a ninguno se le paraba, ahi me lavaron un poco, me pusieron un pantalon y una camisa (mi ropita de mina estaba toda sucia de leche) y un par me acompaño hasta casa. Al dia siguiente me dolia todo, mi orto ardia como fuego, pero mi macho vino y me cogio como un hijo de puta, me hizo llorar de dolor, y yo estaba feliz de ser su nena y que me usara. Esas noches divinas se repiten hasta hoy, esa obra ya terminó, pero hay otras, y yo salgo a caminar de noche bien sexy, y los albañiles corren la bola y todos saben que yo soy la nena puta que hace todo, que quiere todas las pijas.
El Contador
Relato enviado por Caralampio
Conocí a Pablo en mi oficina, llegó a la empresa como contador para hacer una revisión de auditoría y de esa manera fue pasando a los diferentes departamentos lo cual me permitió conocerlo. Después de algunas semanas Pablo llego a mi departamento y a mí me asignaron proporcionarle los papeles necesarios para su trabajo. Desde el primer momento nos caímos bien y salíamos a comer juntos. Nuestras pláticas eran sobre temas variados y en muchas ocasiones eran sobre sexo. Teniendo yo veinte años más que él y habiéndome considerado un heterosexual nato, comencé a sentir una atracción especial por él, al grado de desear ir a trabajar para poder platicar con él o cuando menos verlo. Era muy afortunado con las mujeres y me contaba sus experiencias, detallando en muchos casos la forma y posiciones que practicaba con ellas. Yo terminaba muy caliente después de sus relatos y lo manifestaba con una franca erección de mi verga, la cual trataba de disimular. Esta relación se empezó a volver obsesiva desde que coincidimos en el baño y me confesó que había estado hablando con una amiga sobre su próximo encuentro y al describir como se cogerían, se le había puesto dura su verga. Lo encontré acomodándose los calzones y el pantalón pero me sorprendí al ver su hermosísima verga, no era gigantesca pero tenía muy buen tamaño y de una excelente perfección (al menos para mí). Procuraba ir al baño con él para disfrutar disimuladamente la vista de su linda verga, aunque fuera sin erección. Creo que empezamos a romper el hielo entre nosotros, cuando decidimos ir a un table dance. Ese día del show pasé por él, ya que su carro lo utilizaría su esposa. Durante el show bebimos y comentamos sobre las vergas de los bailarines, pero Pablo bebió de más y comenzó a quedarse dormido. Lo llevé al carro y rumbo a su casa tuve la perversa idea de tocar la verga de Pablo ya que él venía dormido y muy borracho. No lo pensé mucho y buscando una calle oscura y sin transito me detuve para después desabrocharle el pantalón y sacar su verga por un lado de los calzones. En momentos musitaba palabras incomprensibles, pero no oponía resistencia a las caricias que le hacía con mis manos. Con una mano tocaba sus testículos y con la otra le masajeaba su espléndida verga. No tardó mucho en erectarse tan rico fierro y con algo de miedo pero mucha determinación me incline para chupársela. No podía creer que estuviera disfrutando tanto meter y sacar de mi boca esa verga tan rica y dura, así como disfrutar el sabor tan rico de sus líquidos lubricantes. No estoy seguro sobre si se dio cuenta quien le mamaba la verga, pero lo disfrutaba mucho emitiendo gemidos y moviéndose para sentir mejor mi mamada, pero al poco rato se vino en mi boca con unos chorros de semen caliente y con un sabor que a mí me pareció delicioso. Trague toda su leche sin desperdiciar ni una gota, le limpié bien su verga con mi lengua y lo medio vestí para continuar rumbo a su casa. Me sentía muy feliz porque había mamado por primera vez una verga y lo había disfrutado mucho, sobre todo porque era la espléndida verga de Pablo. A partir de ese día decidí que buscaría la manera de seguir disfrutando esa verga y esos deliciosos líquidos que emanaban de ella.
Al final yo era nena
Relato enviado por Veronicahot69
Hola a todas. bueno les cuento como empece, a los doce con mi vecino tambien de doce , un dia estamos en su casa jugando cartas y de repente me empezo a acariciar y besar en la boca, yo me sorprendi y lo empuje, pero la verdad , me gusto, el volvio al ataque y yo ahi me deje besar, despues me bajo el pantalon y el calzoncillo y me dijo si queria poner ropa de la mama. me encanto la idea y al rato yo estaba en bombacha y corpiño y con los labios pintados,entonces me dijo, viste que te gusta, vas a ser una linda putita, veni,acto seguido me la mostro (la tenia bastante grande para ser chico) me la hizo chupar mientras me tocaba toda, se calento y entonces me bajo la bombacha y despues de ponerse vaselina me la fue dando hasta que senti que habia entrado toda. ME ENCANTO. bueno despues de un rato dandome , acabo en mi cola. y me siguio besando mientras me decia , comela toda con tu boquita que te garcho de nuevo putita. bueno asi lo hice y al rato ya me la estaba dando de nuevo, volvio a acabar y me dijo que me la iba a dar cuando el quisiera y que la proxima vez iba a estar con el y otro amigo, y yo iba a ser la mujercita de los dos. bueno otro dia les cuento como fue con ellos. besos veronica.

Ver todos los relatos eróticos

NO SOMOS UNA AGENCIA DE ACOMPAÑANTES. No tenemos participación, ganancia, regalías, premios o cualquier otra forma de retribución económica por los encuentros que de manera independiente tenga o pudiera tener una acompañante o masajista profesional.
No tenemos ninguna relación económica, contractual o de trabajo con las acompañantes y/o masajistas. Tampoco nos enteramos de los encuentros que las anunciantes realizan o pudieran realizar.
No sabemos, no podemos saber, ni nos interesa saber si alguna acompañante o masajista tiene una cita o deja de tenerla. No es nuestra intención participar de algun modo en sus asuntos.
NO ORGANIZAMOS, NO IMPULSAMOS, ni tampoco hacemos campañas publicitarias para que las acompañantes o masajistas viajen desde o hacia Argentina siguiendo lineas comerciales que pudieran ser más favorables o no.
NO ALENTAMOS, NI ENTUSIASMAMOS a nadie a que se convierta en acompañante o masajista.
Cada anunciante debe ser mayor de edad para que sea recibida su intención de publicar en nuestro sitio.
No organizamos viajes, encuentros o promociones de las acompañantes. Eso sería un delito relacionado con varios artículos de nuestro Código Penal y Leyes Complementarias. Nuestro trabajo es TOTALMENTE LEGAL, TRANSPARENTE y sólo pretende ser un sitio web de AVISOS PUBLICITARIOS que voluntaria y de manera independiente agreguen acompañantes o masajistas mayores de edad.
Nuestra actividad se concentra en mantener online el hosting, el diseño, la exactitud de los datos, las fotos y videos que nos suministra cada anunciante y mantener protegidos todos sus datos personales para que cuando cualquiera de ellas quiera dar de baja su anuncio publicitario, pueda hacerlo de manera inmediata.