Como llegué a...

Enviado por anónimo

Hoy me llamo Bibi, también me dicen Vivian, mi apodo anterior era Fran, pues el nombre que tengo registrado de nacimiento es Francisco. Cuando era chico todo el mundo me llamaba Fran. Actualmente ese nombre ya no me cabe, no me siento cómoda con el. Hoy tengo 22 años, pero la mi historia y mi vida y mi sentimientos como mujer, empezaron a aparecer según yo recuerdo y entiendo que empecé a notar cuando yo tenia 6 o 7 años, por allá entonces. Supongo igualmente que este sentimiento venia desde más chica, en forma subconsciente en mi mente.

Hoy me llamo Bibi, también me dicen Vivian, mi apodo anterior era Fran, pues el nombre que tengo registrado de nacimiento es Francisco.

Cuando era chico todo el mundo me llamaba Fran. Actualmente ese nombre ya no me cabe, no me siento cómoda con el. Hoy tengo 22 años, pero la mi historia y mi vida y mi sentimientos como mujer, empezaron a aparecer según yo recuerdo y entiendo que empecé a notar cuando yo tenia 6 o 7 años, por allá entonces. Supongo igualmente que este sentimiento venia desde más chica, en forma subconsciente en mi mente.

Tengo dos hermanas una un año mayor que yo Natalia, y otra un año menor que yo Verónica, por ese entonces vivíamos mientras fui chica y adolescente vivíamos con mama en casa, Isabel es su nombre, ella es separada de mi papa, aunque estuvo juntada con otros hombres un par de veces.

La casa en la que vivíamos y que es en la que actualmente vive mi mama, y una de mis hermanas la mayor, Cristina es una casa en dos plantas que le dejo mi padre a mi mama en un barrio muy coqueto de Buenos Aires, cada una de nosotras tenia su habitación, mi mama la suya, cada una de mis hermanas otra habitación y yo otra.

Yo era un chico normal por ese entonces, no había ninguna diferencia entre yo y otros chicos del barrio, jugaba con ellos e iba a la escuela primaria como todos, la única diferencia es que había sido anémico, por lo cual cuando tenia menos edad me habían dado vitaminas para ello y estaba un poco mejor, había engordado un poco. Mi papa se separo de mamá cuando yo era muy chica, según me dicen yo tenia 3 años.

Por ese tiempo cuando yo tenia unos 6 o 7 años, recuerdo que estaba cursando el colegio en la primaria, había venido un día a la tarde una tía a casa, que era modista, erá la hermana de mama, había venido a casa a terminar un vestido para una de mis hermanas, Verónica, pero ella no se encontraba en casa en ese momento. Mi mamá y mi tía habían estado charlando y tomaron, y mientras tanto estuvieron viendo como quedaba el vestido para mi hermana que estaba semiterminado, yo estaba en la casa por ahí jugando, pero escuchaba lo que ellas estaban hablando.

Mi tía le decía a mamá que tenia que probarlo, paso un rato y ella ya se tenia que ir, mi mamá preocupada para que ella no tuviera que volver por el mismo tema, pensaba como solucionarlo, por lo que le pregunto que le parecía, si lo probaba con Fran o sea yo, que mas o menos, pesaba lo mismo que mi hermana menor.

A esa edad, no había diferencia entre yo y mi hermana en tamaño de cuerpo, por lo que mi mama me llamo y me dijo que me tenia que probar el vestido para que mi tía se pudiera ir, al principio yo me sentía medio extraño, no estaba convencido de lo que me pedía, pero mi mama insistió y me dijo no sea zonzo es para que tu tía se vaya que tiene mucho trabajo.

Así las cosas, me saque la remera, estaba en pantalones cortos, y mi mamá me puso el vestido, en ese momento empecé a sentir una extraña sensación, era un vestido sin mangas, corto, con cierre en la espalda, color rosa, que al día de hoy aun me acuerdo.

Me puso el vestido, y me entro una sensación más fuerte cuando me subió el cierre de la espalda, sentí que me ajustaba la parte del pecho, como no le gustaba como me veía con los pantalones abajo del vestido, me pidió que me los sacara, cosa que yo hice, y me quede en slip.

Mi mamá y mi tía me miraban, me hicieron dar una vuelta sobre mi, y yo me sentía muy extraño, que algo me invadía en el cuerpo, mientras tanto mi tía que hacia algunas marcas sobre el vestido, le comentaba a mi mama que lindo cuerpo que tenia, y mi mamá le decía que ahora estaba un poco más rellenito que me había tenido que dar vitaminas pues había estado muy anémico.

Ese día paso pero quedo marcado a fuego en mi memoria, cada vez que veía a mis hermanas y mama, sentía algo especial de usar su ropa, ponerme sus vestidos, y sus zapatos, algo especial corría por dentro de mi, aunque todavía no lo había hecho hasta ese momento.

Después de ese momento, y de mucho pensar, empecé a animarme a hacer algunas cosas, calculo que no paso mucho tiempo desde aquella situación y comencé cuando podía a ir a las habitaciones de algunas de mis hermanas, lógicamente, siempre que ellas no estuvieran y me ponía algunas de sus ropas, pero lo que mas me gustaba era probarme sus polleras, y las bombachitas.

Así fueron pasando momentos en que yo me probaba a solas la ropa de mis hermanas, y fueron pasando algunos años pero yo sentía que se me estaba haciendo cada vez más fuerte el sentimiento de verme como nena, cuando yo tenia 10 años mi mamá se junto, con un hombre su nombre era Osvaldo.

Osvaldo empezó a venir a casa seguido, cada vez mas seguido, al principio mis hermanas no se sentían cómodas con el y yo tampoco, pero después lo fuimos aceptando, hasta que ya se quedaba en casa a dormir con mi mamá, era algo que al principio a mi me molestaba, era como que mi mama era mía, no podía estar con otra persona.

Además mi madre era muy cariñosa conmigo, me llevaba, y aun hoy a pesar de las circunstancias la quiero mucho y me llevo muy bien con ella, aunque tuvimos algún que otro alto y bajo en algunos momentos de la vida.

Mi hermanas, con el tiempo lo empezaron apreciar a Osvaldo, y decían que el era lindo, que tenia lindo cuerpo, sobre todo mi hermana Cristina, la mayor, era la que mas opinaba sobre los hombres o sobre los chicos.

Un día yo me quedo solo en casa tenia 11 años, y nos sentamos en el sofá a mirar televisión, estabas mirando la tele, y de pronto me empezo a preguntar si tenia novia, o si habia tenido novia, yo le decia que no, y me preguntaba; te sale agüita, yo al principio no entendia mucho, luego me preguntaba, si se ponia durita, y empece a entender algo más cuando el me sugeria respecto a que. Siguió avanzando la conversación, y me seguia preguntando cosas al respecto, hasta que de pronto me dijo a ver, y me la empezo a tocar, el me dijo uhh, mirá la mia tocamela, vas a ver como se pone dura, yo al principio me resistia, pero empezo a insistir, que los hombres a veces se la tocan, por lo cual accedi y empece a tocarsela. Al rato note que la tenia muy dura, me dijo ven mete la mano acá y tocala mejor, se bajo la cremallera y yo meti mi manito. Me preguntaba, viste como se pone, acariala bien, y vas a ver que grande, suavecita y calentita, la cosa no paso a mayores, y con el tiempo seguimos haciendo ese jueguito.

Después de esa primera vez con Osvaldo, en que jugabamos a ese juego, el me dijo que no se lo tenia que comentar a nadie, que ese erá nuestro secreto, que el tampoco lo comentaria a nadie, era un secreto.

Yo en mi intimidad mientras tanto seguia con mis juegos, cuando podia me vestia de nena o me ponia algunas prendas de mis hermanas, todo siguió hasta que cuando tenia doce años, yo incluso habia empezado ya la secundaria, un día a la mañana que no habia ido al colegio, y no estaban mis hermanas ni mi mamá, yo habia decidido ir a cambiarme con ropa de mi hermana mas chica Verónica, sabia que mis hermanas ni mi madre no vendrían hasta el mediodía por lo cual me quedaba mucho tiempo para vestirme tranquila.

Por lo tanto, ese día aproveche para vestirme como a mi me gustaba, me puse una de sus bombachitas, un top, que a ella le gustaba mucho, una minifalda que a mi me quedaba muy cortita, y unos zapatos de taco pero de mi hermana la mayor, me paseaba por casa, me miraba en el espejo, y sentia que me encantaba, me hacia que era toda una dama haciendo las cosas de casa.

De pronto, en un abrir y cerrar de ojos, y sin darme cuenta estaba en la entrada al comedor mirandome Osvaldo, el me miraba fijo, miraba, y estaba como asombrado, por lo que habia visto, como caminaba, y yo con esas ropas, asustada Sali corriendo hacia mi habitación, subi las escaleras desesperada, entre a mi habitación corriendo y me tire encima de la cama a llorar.

Osvaldo se acerco a mi habitación golpeo la puerta y entro, me dijo no llores, por que lloras, yo no voy a comentar nada, nosotros tenemos nuestro secreto, y no vamos a comentar esto, me sente en la cama, tomo un pañuelo y me seco las lagrimas, además me dijo, te queda muy bien, y me preguntaba si me gustaba vestirme como nena, a lo que yo asenti, me tomo de los hombros y me dio un beso en la mejilla, y me dijo, debes quedarte tranquilo yo no voy a decir nada de nada.

Paso el tiempo y yo segui vistiendome en la intimidad, jugando al jueguito de tocarme con Osvaldo el novio de mi mama, y cada vez que podia me gustaba más tocarsela erá toda suavecita, y grandota, hasta que un día note que cuando yo se la tocaba mucho empezo a acabar, estaba recostado en el sillon, y de pronto salio corriendo, para buscar algo con que limpiar.

Termino de acabar y limpiar y me dijo me a encantado lo que hiciste, yo estaba asustada, aunque habia visto en el colegio algunas revistas pornograficas, y vi que eso pasaba, además cuando yo me vestia o se la acariciaba ahora sentia como un cosquilleo en mi pene y a veces me salia agüita.

Cuando tenia 13 años, Osvaldo le dijo a mi mamá si me dejaba ir con el a una casa que tenia afuera, que tenia que hacer unas cosas, y que yo lo podria ayudar, mi mama asintio y me fui en el coche de el a su casa que estaba en el interior. Ya en su casa, el me dijo si queria estar asi o si queria estar de nena, yo estaba muy confusa, por lo que me preguntaba, pero obviamente el lo sabia, y me dijo tengo ropita para que te pongas, ven, me mostro la ropa, y entonces me dijo anda cambiate, acá estamos solos puedes cambiarte, andar por la casa, salir al parque, nadie te va a ver, estarás comoda. En ese momento empece a notar que me empezo tratar en femenino, cosa que me gustaba, ya no me trataba como un nene, si no como nena, y me dijo, te gustaria llamarte Vivian, a lo que yo asenti, me gustaba el nombre que me habia propuesto, me dijo entonces te llamare Vivian. Agarre la ropa que habia en ese armario, y me cambie, tenia mucha ropa para elegir y toda era casi de mi talla, le pregunte de quien erá y me dijo de una hija suya que ahora ya no está con el, se habia casado. Me puse una minifalda de jean, una blusa blanca, unas sandalias de taco bajito, y me dijo, si quieres alla hay una peluca de pelo largo, puedes ponertela, la fui a buscar me la puse, y use las otras cosas que habia en casa, algo de maquillaje y unos aros a presión, algunas pulsera y anillos, y me cambie toda.

Estos fueron mis comienzos, de infancia y adolescencia, lo demas viendome hoy es mas facil de imaginar, pero para mi fueron muchos años de confusión y de mistica. Mas adelante les contare como fue mi primera vez en que me realice sexualmente en forma completa como mujer.

Besos y cariño a todas. Bibi.

Otros Relatos Eróticos de Chicas Trans

Era mi primera vez
Relato enviado por Ernesto
Hola a todos les paso a contar me llamo ernesto tengo 36 años .tenia ganas de experimentar algo nuevo ya que pasaba los dedos por mi cola y me daba mucho placer asi que llame y contacte un encuentro por un aviso que encontre , al yegar me recibio un minon con un beso estaba re nervioso, me llebo hasta la cama y me pidio que me saque la ropa y la aguardara,cosa que no hise,luego de unos minutos regreso y estaba acompañada,al verlas me dio un enorme placer por tanta belleza junta,me preguntaron por que no me habia sacado la ropa y les dije que no estaba seguro de poder hacerlo, se dieron cuenta que era mi primera vez,sin preguntar mas nada, se acercaron y me sacaron la ropa lo que no pude impedir ,me empezaron a chupar la pija de una manera que ya no podia resistirme a nada ,me pusieron boca abajo sobre la cama y me ataron de pies y manos sin que pudiera resistirme,me decian de esta noche no te vas a olvidar,me empezaron a meter los dedos en la cola primero uno, luego 2 ya no sabia cuantos tenia adentro, me taparon la boca con un pañuelo y senti un dolor inmeso me la habian metido hasta el fondo ,luego de unos segundos ya era placer me encantaba ,como me la metia y sacaba,su amiga me saco el pañuelo y me puso su enorme verga en mi boca mientras recibia tremenda cogida, luego cambiaron y senti como acabaron dentro mio, me dejaron la cola como una flor de esto que relate ya paso hace 4 años me gustaria volver a probarlo...
Mi amigo Pablo
Relato enviado por Pisfilefio
Mi amigo Pablo
Conocí a Pablo en mi oficina, era joven pero maduro, un tipo amable y agradable en el trato además de que era muy sensible y considerado, siendo casado con un hijo pequeño; creo que podría decir que era atractivo físicamente y como comprobé después poseía unos genitales muy hermosos, atractivos y sensuales. Llegó a la empresa como contador para hacer una revisión de auditoría y de esa manera fue pasando a los diferentes departamentos lo cual me permitió conocerlo.
Después de algunas semanas Pablo llego a mi departamento y a mí me asignaron proporcionarle los papeles necesarios para su trabajo. Desde el primer momento nos caímos bien y salíamos a comer juntos. Nuestras pláticas eran sobre temas variados y en muchas ocasiones eran sobre sexo. Teniendo yo veinte años más que él y habiéndome considerado un heterosexual nato, comencé a sentir una atracción especial por él, al grado de desear ir a trabajar para poder platicar con él o cuando menos verlo.
Era muy afortunado con las mujeres y me contaba sus experiencias, detallando en muchos casos la forma y posiciones que practicaba con ellas. Yo terminaba muy caliente después de sus relatos y lo manifestaba con una franca erección de mi verga, la cual trataba de disimular. Esta relación se empezó a volver obsesiva desde que coincidimos en el baño y me confesó que había estado hablando con una amiga sobre su próximo encuentro y al describir como se cogerían, se le había puesto dura su verga. Lo encontré acomodándose los calzones y el pantalón pero me sorprendí al ver su hermosísima verga, no era gigantesca pero tenía muy buen tamaño y de una excelente perfección (al menos para mí). Procuraba ir al baño con él para disfrutar disimuladamente la vista de su linda verga, aunque fuera sin erección.
Creo que empezamos a romper el hielo entre nosotros, cuando fuimos a un table dance. Al calor de las copas, los comentarios calientes y con la vista de esas deliciosas mujeres, terminamos programando ir a un show de travestis.
Ese día del show pasé por él, ya que su carro lo utilizaría su esposa. Durante el show bebimos y comentamos sobre las vergas de los bailarines, pero Pablo bebió de más y comenzó a quedarse dormido. Lo llevé al carro y rumbo a su casa tuve la perversa idea de tocar la verga de Pablo ya que él venía dormido y muy borracho. No lo pensé mucho y buscando una calle oscura y sin transito me detuve para después desabrocharle el pantalón y sacar su verga por un lado de los calzones. En momentos musitaba palabras incomprensibles, pero no oponía resistencia a las caricias que le hacía con mis manos. Con una mano tocaba sus testículos y con la otra le masajeaba su espléndida verga. No tardó mucho en erectarse tan rico fierro y con algo de miedo pero mucha determinación me incline para chupársela. No podía creer que estuviera disfrutando tanto meter y sacar de mi boca esa verga tan rica y dura, así como disfrutar el sabor tan rico de sus líquidos lubricantes. No estoy seguro sobre si se dio cuenta quien le mamaba la verga, pero lo disfrutaba mucho emitiendo gemidos y moviéndose para sentir mejor mi mamada, pero al poco rato se vino en mi boca con unos chorros de semen caliente y con un sabor que a mí me pareció delicioso. Trague toda su leche sin desperdiciar ni una gota, le limpié bien su verga con mi lengua y lo medio vestí para continuar rumbo a su casa. Me sentía muy feliz porque había mamado por primera vez una verga y lo había disfrutado mucho, sobre todo porque era la espléndida verga de Pablo. A partir de ese día decidí que buscaría la manera de seguir disfrutando esa verga y esos deliciosos líquidos que emanaban de ella.
El lunes siguiente, le dije que había disfrutado mucho la noche del antro y él me contestó con una sonrisa que él también y que deseaba que se repitiera ya que le había quedado una sensación de satisfacción que no había experimentado nunca. A la semana siguiente nos invitaron al cumpleaños de un compañero de trabajo y al preguntarle si pensaba asistir, me contestó que solamente iría si yo lo regresaba a su casa a lo que le respondí que con mucho gusto. Llegado el día permanecimos en la fiesta hasta las nueve de la noche, ya que argumentó tener malestar estomacal y me pidió que nos fuéramos. Ya en el camino me dijo que había mentido porque estaba muy aburrido y prefería platicar conmigo, pero me pidió que compráramos una bebida y la tomáramos en el carro, por lo cual paramos en un supermercado y después de comprar una botella y refrescos, nos quedamos en el estacionamiento platicando y bebiendo. Después de un rato, me dijo que le había gustado mucho como le había mamado su verga la otra noche; me comentó que nunca había tenido contacto sexual con otro hombre pero que le había encantado. Yo también le dije que me pasaba lo mismo, que le ofrecía una disculpa por haber abusado de él, pero que desde que lo conocía había experimentado una atracción especial hacia él y que ese día no pude resistirme y decidí tocar su cuerpo. Me dijo que estaba confundido pero que no quería perder mi amistad y que si yo estaba de acuerdo podíamos seguirnos tratando tanto amistosa como sexualmente. Yo le dije que estaba totalmente de acuerdo y que si me lo permitía le podía volver a mamar su verga en ese momento. No lo dudo y ansiosamente se desabrocho el pantalón y bajándose los calzones me mostró su verga aun flácida, pero yo deseoso me incline y comencé a olerla, pasarle mi lengua y meterla en mi boca con lentitud. También se la acariciaba con mis manos incluyendo sus testículos. No paso mucho tiempo para que creciera dura y grande lo cual me excito mucho y puse especial intención para darle el mayor placer posible. Estuvimos un largo rato disfrutando hasta que finalmente Pablo inundo mi boca con su delicioso y caliente semen. Yo tragué concienzudamente todo el líquido que salió y le limpie completamente con detenimiento su verga, deleitándome de ver como se mantenía erecta ante mis caricias bucales. Seguimos platicando y tomando nuestras bebidas hasta que decidimos irnos a descansar a nuestras casas.
Los días siguientes transcurrieron normalmente hasta que Pablo me dijo que quería platicar conmigo, pero que por favor le dedicara varias horas. A los dos días nos reunimos y me dijo que ya tenía todo preparado para platicar en un lugar agradable y sin molestias, convenciéndome de que confiara en él. Ahora él manejó y sorpresivamente me llevo a un hotel donde ya tenía hecha una reservación, así que yo curioso lo deje hacer y lo seguí hasta la habitación. Ya adentro me ofreció una copa y me dijo que nos sentáramos a platicar. Comenzó diciéndome que había estado pensando sobre nuestros contactos sexuales y que estaba dispuesto a incursionar en la homosexualidad conmigo, ya que yo era algo especial para él; que por favor nos tuviéramos paciencia mutua y fuéramos probando diferentes experiencias con nuestros genitales. Yo le dije que estaba de acuerdo y brindamos por nuestro erótico convenio. Acto seguido, se puso de pie y me invitó a desnudarnos para poder acariciarnos. Ya sin ropa, me pidió que me acostara y con delicadeza acarició mis genitales, los observó con detenimiento y luego comenzó a pasar su lengua; un poco después chupo mis testículos y mi verga ya erecta elogiando el sabor de mis líquidos lubricantes. Mamo mi verga con delicadeza y detenimiento hasta que logró que se pusiera totalmente dura y grande. Yo disfrutaba a plenitud pero quise poder darle el mismo placer y le pedí que hiciéramos el conocido 69, en el cual ambos podíamos disfrutar al tope. Después de un tiempo de placer intenso, ya con el calor de las copas y la excitación, decidí hacer algo que nunca había hecho pero que deseaba con vehemencia; tener su verga en mi culo.
Me levante y le dije que quería disfrutar su verga de otra manera y que me permitiera hacer a mi gusto. Acto seguido lo acosté boca arriba y poco a poco fui sentándome sobre su verga; con mi mano fui dirigiendo su verga hasta que entro toda en mi culo y sin saber por qué, me percate que no tuve molestia ni dolor al recibirla toda. Sintiéndome deliciosamente repleto permanecí inmóvil un rato para luego empezar a moverme lentamente sintiendo como aquella barra de carne provocaba estimulación en todas las terminales nerviosas de mi culo, enviando oleadas de satisfacción a mi cerebro el cual producía que mi verga se pusiera cada vez más dura. Yo seguí disfrutando, sintiendo su verga dura y grande entrando y saliendo de mi culo, disfrutando mucho como mi recto se agrandaba para dar cabida a su gran fierro; él por su parte me apretaba las nalgas e intentaba alcanzar mi verga para sobarla. Intentando disfrutar más, le pedí que me cogiera de a perrito; disfrute sintiendo como su dura verga entraba y salía de mi culo, como sus testículos pegaban con mis nalgas, sintiendo como descansaba su cuerpo sobre el mío bombeando eróticamente, sintiendo al mismo tiempo como sobaba mi verga con su mano. Era tanto mi placer al sentir ese cuerpo detrás de mí, que me vine intensamente; al sentir mi semen en su mano me sacó su verga y se hinco para limpiarme mi venida con su boca y su lengua. Sin tardar mucho se puso de pie y volvió a penetrarme pero ahora moviéndose con más rapidez, por lo que supuse que quería venirse dentro de mí y no me equivoque ya que sentí sus líquidos calientes en mi culo y su jadeo demostrando su satisfacción.
Nos acostamos un rato para recuperar el aliento y luego nos sentamos a tomar otra copa y platicar. Me dijo que él se sentía muy a gusto conmigo y disfrutaba enormemente el sexo que teníamos; que nunca había tenido sexo con otro hombre pero que afortunadamente me había encontrado y se había iniciado de una manera muy placentera. Yo por mi parte le comente que me había gustado mucho su cuerpo desde que lo conocí y en especial su carácter, pero que su trato y personalidad me parecieron increíbles. Continuamos durante un par de horas aproximadamente platicando y acariciándonos mientras bebíamos, y aunque ya no tuvimos más orgasmos pudimos mamarnos nuestras vergas y saborear nuestros líquidos lubricantes a gusto, incluyendo una cogida más que me dio.
Continuamos reuniéndonos cada semana para ir al cine, ir a comer o cenar, ir a pasear a un lugar cercano o bien ir a un hotel. Casi siempre disfrutábamos de nuestros sexos pero en otras únicamente disfrutábamos la compañía.
Hemos llegado a salir a ciudades cercanas quedándonos una o dos noches, argumentando con nuestras esposas comisiones de trabajo y debo decir que las hemos disfrutado mucho.
Mi preferencia ha sido mamar su rica verga; Disfrutar tocarla con mis manos, acariciarla y además sentir entre mis dedos sus delicados testículos, de piel suave, con un vello púbico que emana un delicioso olor a sexo y semen; disfrutar de poder meter dicho fierro en mi boca y que Pablo se retuerza de placer, gimiendo y arqueando su cuerpo para que su verga me entre más adentro; disfrutar de recorrer esa esplendorosa y dura verga con mi lengua desde su base hasta la punta y gustosamente pasar por sus testículos y llegar hasta su ano. Me deleito sentir las contracciones musculares de su cuerpo y luego saborear su semen caliente en mi boca con su sabor salado y recio, para después ponerlo en mi verga y usarlo como lubricante y hacerme una chaqueta, mientras él se inclina y al momento de tener mi orgasmo meterse mi verga a la boca y tragarse mi semen.
Pero también disfruto enormemente que meta su verga en mi culo; como entra y sale su verga de mi ano, como chocan sus testículos con mis nalgas, como mi recto y ano se agrandan para dar cabida a su gran fierro y como todas las terminales nerviosas de mi culo envían oleadas de satisfacción a mi cerebro; disfrutar la sensación de sus líquidos calientes en mi culo y su jadeo demostrando su satisfacción. Me encanta poder sentir su cuerpo encima del mío y escuchar su jadeo en mi espalda, así como disfrutar su calor y ternura con la cercanía de su cuerpo.
También hemos probado estar con otras personas al mismo tiempo, pero solo hemos disfrutado realmente con mujeres ya que ?al parecer- solo nos gustan nuestras respectivas vergas y nuestros líquidos.
Así han pasado muchos años, en los que hemos podido continuar con nuestra erótica amistad, él viendo crecer a sus hijos y yo viendo crecer a mis nietos. Nuestras esposas han seguido disfrutando de nuestra sexualidad mientras Pablo y yo seguimos disfrutando el uno del otro.
me vesti de nena y me vio mi vecino
Relato enviado por jesica
estaba solo en mi casa me dieron unas ganas enorme de vestirme con ropa demujer asi que fui al cuarto de mi hermana busque en sus cajones y encontre unas medias panti de color morado unviquine blanco sostenes unos zapatos de tacon muy altos y una dormilona trasparente roja me puse todo eso muy lentamente primero las medias viquines sostenes me puse la dormilona y los zapatos me vi al espejo y me veia linda me maquille me puse una peluca de pelo amarillo y no podia creer como me veia sali del cuarto fui a la sala y me sente en el sofa cruse las piernas y encendi el televisor no me di cuenta que la ventana estava avierta cuado me pare a cerrarla m´vi amivecino viendome no se cuanto tiempo estuvo ahi me dijo hola linda nunca te havia visto me alivie al ver qque no me conocio el era un juven como de 20 años yo tenia 16 cespues me pregunto estas sola quiero conocerte puedo pasar nose pero respondi claro fui abri la puerta y la deje abierta me sente de nuvo en el sofa el entro y me dijo estas muy linda no dije nada luego se cento a milado puso su mano sobre mi pierna como no dije nada ampezo a acaricarme la pierna miestras me besabaa el cuello tomo mi mano yla puso sobre su verga la tenia tiesoa me dijo mamamela le dije que no y me dijo que si no lo hacia le diria atodos que yo era una puta que se viste de mujer creias que no te reconoci asi que empece amamar alquella verga dura mientras el me seguia acariciando por todos lados me voltio me bajo las medias me puso algo en mi culito y enpeso ameterlo poco a poco me dolia muccho pero se dentia divino asi estubo dandome hasta que lo saco y me acosto boca arriba y me dio la mamda mas rica que han dado cuando iba a terminar se dio cuenta y me pajeo despues se pajeo el y me baño todo de su lehce me dijo que todos los dias vendria por la puta mas rica que ha tenido

Ver todos los relatos eróticos

NO SOMOS UNA AGENCIA DE ACOMPAÑANTES. No tenemos participación, ganancia, regalías, premios o cualquier otra forma de retribución económica por los encuentros que de manera independiente tenga o pudiera tener una acompañante o masajista profesional.
No tenemos ninguna relación económica, contractual o de trabajo con las acompañantes y/o masajistas. Tampoco nos enteramos de los encuentros que las anunciantes realizan o pudieran realizar.
No sabemos, no podemos saber, ni nos interesa saber si alguna acompañante o masajista tiene una cita o deja de tenerla. No es nuestra intención participar de algun modo en sus asuntos.
NO ORGANIZAMOS, NO IMPULSAMOS, ni tampoco hacemos campañas publicitarias para que las acompañantes o masajistas viajen desde o hacia Argentina siguiendo lineas comerciales que pudieran ser más favorables o no.
NO ALENTAMOS, NI ENTUSIASMAMOS a nadie a que se convierta en acompañante o masajista.
Cada anunciante debe ser mayor de edad para que sea recibida su intención de publicar en nuestro sitio.
No organizamos viajes, encuentros o promociones de las acompañantes. Eso sería un delito relacionado con varios artículos de nuestro Código Penal y Leyes Complementarias. Nuestro trabajo es TOTALMENTE LEGAL, TRANSPARENTE y sólo pretende ser un sitio web de AVISOS PUBLICITARIOS que voluntaria y de manera independiente agreguen acompañantes o masajistas mayores de edad.
Nuestra actividad se concentra en mantener online el hosting, el diseño, la exactitud de los datos, las fotos y videos que nos suministra cada anunciante y mantener protegidos todos sus datos personales para que cuando cualquiera de ellas quiera dar de baja su anuncio publicitario, pueda hacerlo de manera inmediata.