Mi despertar sexual...

Enviado por Crossflor

Hola a todos/as !! Quería contarles lo que me pasó hacer varios años, cuando estaba en la flor de la adolescencia.
Recuerdo como si fuese hoy, cuando tenía 15 años y el Club de Leones hizo la reunión anual en Mar del Plata.
Siempre fui el compañerito mas amanerado de todos, por lo que las chicas que estaban en el club me eligieron para que las representara en "La Fiesta del Mariposón" que se lleva a cabo en el marco de la Convención. Quince días antes me lo propusieron y obviamente acepté gustosa, aunque en la intimidad moría de miedo pues sería la primera vez que estaría toda vestida de mujer y maquillada delante de todos, y cuando muchos de los presentes me conocerían.
Ante tamaña proposición sólo puse una condición: que me vistan elegantemente y que me ayuden a ganar el concurso, ayudándome a caminar con tacos, a acostumbrarme a las medibachas y a las polleras, en fin, a ser toda una mujer.
Dos semanas antes, un lunes fui con varias de las chicas a la casa de una de ellas, casa ésta en la cual acostumbrábamos reunirnos. Ese día comenzó mi primera transformación: remerita, pollerita de colegiala cortita, medias color piel y zapatos cerrados... Luego comencé a probarme todo tipo de ropa de ellas, pero en lo mas profundo de mi ser sentía la necesidad de dirigirme al vestuario de la madre de esta chica, una médica muy sensual, flaca, súper elegante, toda una mujer.
Les rogué por vestimentas mas discretas, y les sugerí abiertamente tomar la ropa de Ana, la madre, e inclusive sus zapatos, pero para ello necesitábamos de su autorización.
La esperamos merendando... yo era una mas de ellas, con sandalias chatitas y pollerita de jean... ¡¡ wwoww !!
Al llegar Ana se mató de risa de mis atuendos, pero cuando le comenté acerca de mi intención de lucir elegante como ella lucía a diario entendió perfectamente, acoplándose al juego de todas nosotras.
Ella se dirigió a un placard de ropa que ya prácticamente no usaba, y sacó de allí un trajecito de pollera recta que desde el primer momento fue mi perdición. Encima lo vestí con una camisola blanca, medias de nylon transparentes y zapatos de taco alto. No les puedo contar lo Diosa que me sentí. Además, todas las chicas quedaron anonadadas.
A los dos días nos reunimos de nuevo con el mismo objetivo, pero para ese momento Ana ya me había separado varios conjuntos, todos de pollera pues ése era mi deseo.
Ese y otros días siguientes pasé casi toda la tarde vestida de mujer delante de mis amigas, amoldando mis piecitos a los tacos altos, moldeando mis piernas con medias de nylon, luciéndolas atractivas con preciosas faldas, jugando a tener pechos y resaltarlos con sostén, etc.
Pero me seguí faltando algo esencial: cómo respondería en público. Es por eso que decidimos con las chicas que a la reunión del sábado asistiría vestida de mujer. Y Así fue, en medio de todas mis amigos y amigos, estuve presente en la reunión con una remerita ajustada que resaltaba pechos postizos, una falda tubo de jean, medias de nylon (infaltables, junto a las polleras) y zapatos de taco de unos 7 cms.
La sorpresa de muchos se dibujaba en el rostro de los asistentes, pero nadie hizo muchos comentarios al respecto, sólo algunos chistes al pasar.
Ya en Mar del Plata, y podríamos decir estando preparada para ser toda una mujer, ese viernes a la tarde las chicas dieron inicio a mi transformación: yo ya había elegido una falda de lino blanco, tiro alto, bien ajustada a la cintura resaltando mis glúteos pero con caída suelta hasta las rodillas, súper liviana y súper femenina, como a mí me gustan. Medias de nylon color piel, zapatos de taco alto color rojos (de Ana) haciendo juego con una musculosa roja y un saquito de hilo del mismo color: la vedette era la pollera.... Como tenía el pelo largo, las chicas se encargaron de peinarme y maquillarme, tardaron cerca de 1 hora. Al terminar mi transformación estaba preciosa, me adoraba a mi misma.
Junto con una de las chicas bajé a la recepción, esperando la partida en dirección a la Disco. Esa recepción fue el punto de encuentro de muchos de los chicos que irían a la "Fiesta del Mariposón". Aunque no lo crean pasé practicamente desapercibida, nadie notó que yo sería una de las participantes !
Tomamos asiento en uno de los sillones y no se demoraron algunos "tiburones" de esos que no pierden el tiempo con las mujeres. Yo me sonrojé, no podía creer lo que estaba viviendo. Mi amiga se encargaba de ahuyentarlos, en algunos casos contra mi voluntad.
Como las restantes chicas se estaban demorando mas de la cuenta, mi amiga se dirigió a las habitaciones para averiguar qué las demoraba. En ese instante quedé sola en el sillón, cruzada de piernas, mostrando poco y nada pero insinuando que en mi interior se dislumbraba un corazón sediento de amor. En eso se sienta a mi lado quien finalmente sería Carlos, un chico 6 años mayor que yo, de contextura grande y, a decir verdad, muy simpático.
Comenzó a hablarme y yo, por miedo a que se entere de que era una de las participantes, no le contestaba. Sin embargo insistió, me hacía comentarios graciosos, me piropeaba constantemente. Pronto caí en sus manos y no tuve mas remedio de aclararle que yo era un chico, dispuesto a ganar el concurso.
Para mi sorpresa Carlos me dijo que lo supo desde el primer momento que me vio, y que por eso se sentó a mi lado... No supe qué decirle, era la primera vez que me vestía de mujer en público, y ya un chico me aceptaba como tal.
Sin darme casi cuenta de la situación, en eso llegan mis amigas, todas arregladas, todas diosas. Carlos sólo atinó a decirme: - elígeme a mí para las prendas del concurso. Yo no sabía nada de que habrían prendas en el concurso !!!
Una vez que llegaron los micros nos dispusimos a entrar, pero eran tantos los chicos que querían subir que los asientos se cubrieron rapidamente. Nosotras quedamos paradas en el pasillo, tomadas del pasamanos. El micro se siguió llenandohasta que casi no entraba un alfiler, pero debo reconocer que me encantó estar parada en el angosto pasillo, y que cada chico que pasaba detrás mío me rozaba la cola contorneada por una exquisita pollera (algunos rozes eran practica y literalmente ricas apoyadas, de esas que a una la dejan con ganas de mas).
Ya en la Disco, cuyo nombre ahora no me acuerdo, había poca luz y mucha música. Nos pedimos cervezas mientras bailábamos entre nosotras. No se demoró Carlos en llegar:
- recordá llamarme para las prendas.
Era tan fuerte la música que debía hablarle al oido.
- qué prendas ?
- cómo, no sabés nada ?
Mientras conversábamos estábamos muy cerca uno del otro, por eso yo lo tomaba del brazo.
- no, no se nada, contame !
- No, mejor que sea sorpresa, vos no dejes de elegirme.
- quedate tranquilo que te elegiré. Le respondí.
Seguimos bailando. El no dejaba de halagarme, lo cual me encantaba. Preguntó si hacía mucho tiempo que vestía de mujer y yo le dije que sí, pero siempre en la intimidad. Me alentó a ser yo misma, que era preciosa, que era toda una mujer, etc. etc. Debo reconocerles que me conquistó.
El gran momento llegó, y todas las concursantes tuvimos que subir al escenario, en donde había un "caño".
Primero desfilamos, y así todos los chicos nos chiflaban y se divertían de los mariposones. Recuerdo que yo era el único que tenía tacos y pollera a la rodilla. El resto, un desastre. Sin embargo no gané, pues la elección la definía el público y otro mariposón (horrible por cierto), de un club con muchos mas integrantes, se quedó con el primer premio.
Luego llegó el momento de elegir "compañeros", y al llegar mi turno elegí a Carlos tal como le había prometido. Al subir él al escenario no se demoró en darme un beso en la mejilla y abrazarme por detrás. Yo no sabía qué hacer, pues delante de todos comenzó a apoyarme deliberadamente, cosa que me encantó. Lo dejé ser. Y me dejé ser.....
Las prendas consistían en dos: bailar en el caño, como parejas.
Era de terror ver a mis contrincantes bailar en el caño, yo tampoco tenía experiencia pero debo reconocer que Carlos me llevó perfecto. Me manoseó toda, me apoyaba la cola, me bailaba muy sensualmente, acariciaba mis piernas (envueltas en medias de nylon) al compás de la música, etc. Yo me entregué a él....
Finalmente ganamos el baile del caño, premio consuelo si los hay. También ganamos un champagne que yo quise compartir con mi club, pero Carlos se opuso. Me dijo:
- nosotros lo ganamos (por el champagne) así que nosotros lo disfrutaremos.
Con el premio nos dirigimos a los sillones, ubicados por cierto en un lugar muy oscuro de la Disco. Nos sentamos el uno al lado del otro, con la bebida y dos copas. Me sirvió, brindamos, y seguimos charlando amenamente. Debo jurarles que en aquél entonces no tenía capacidad con el alcohol, así que al terminar la segunda copa ya me sentía mareada. Carlos no desaprovechó la ocasión y me abrazaba mientras me hablaba rozando sus labios en mis mejillas, en mis orejitas... Yo comenzaba a excitarme tremendamente, y se lo hacía notar.
No habíamos terminado la botella de champagne cuando Carlos, en uno de mis descuidos, me tomó del cuello y me partió la boca de un sabroso, exquisito beso que hasta el día de hoy recuerdo. Fue en ese instante en el que me entregué por completo. Nos abrazamos y nos besamos descaradamente, sentía su lengua recorrer toda mi boca... wwoww...
Al ver que yo estaba totalmente entregada tomó una de mis manos y la llevó hacia su pene. Primero me resistí pero luego me brindé por completo.
Después de unos 30 minutos de "matarnos" en los reservados él decidió llevarme a un lugar mas privado, a lo que accedí. Se paró, me tomó de la mano sin importar lo que digan los demás y nos dirigimos hacia la puerta. A esa altura yo ya era su hembra y estaba decidida a hacer lo que él quisiera.
Paró un taxi, me abrió la puerta como todo un caballero y nos dirigimos de nuevo hacia el hotel. En el asiento del taxi nos seguimos besando y besando.
A esa altura él acariciaba todo el largo de mis piernas y levantaba mi pollera blanca a su antojo. Yo no oponía ninguna resistencia.
Llegamos al hotel. Yo pensé que tomaríamos algo en el bar pero él tenía otros planes:
- pedimos algo desde la habitación. Me dijo. Me tomó nuevamente de la mano y me llevó como quien lleva un chico a la escuela. Yo, sin pensar, seguía sin oponer resistencia. Estaba viviendo un sueño hermoso y no quería que se corte.
Ya en la habitación yo me senté en una de las camas, mientras él pedía otro champagne por teléfono.
Crucé mis piernas, acomodé mi falda ampliándola todo el largo de la tela y, cansada, me recosté sobre la cama. No pasó un minuto que Carlos ya estaba encima mío, besándome y acariciándome mas y mas. Un momento precioso que jamás olvidaré.
En eso llegó el champagne, y seguimos bebiéndolo.
No tardó Carlos en querer quitarme la pollera, pero allí si me opuse.
- no vas a dejarme así ! Sugirió.
- no, pero no quieras quitarme la pollera, ya que ésta es la que me hace sentir toda una mujer.
Lo empujé hacia la cama, dejándolo recostado boca arriba lo monté como quien monta un caballo y comencé a moverme lo mas sexy posible.
Reconozcamos que mi experiencia era nula... ¡¡ era mi primera vez !!
Sentí por enésima vez todo lo duro que estaba su miembro en el centro de mi cola, y eso me ponía mas loca. El no aguantó mas, se levantó y besándome en todo momento se posicionó encima mío. Fue allí cuando abrí mis piernas y dí rienda libre a todos sus deseos.
Tenía mucho miedo, pero en cuestión de minutos me dio vuelta, me hizo ponerme en cuatro, levantó mi falda blanca poniéndola sobre mi espalda dejando ver la minúscula tanguita que llevaba puesta, la cual corrió con uno de sus dedos.
Sólo atiné a apoyar mi cara en la almohada, y a esperar que él haga y deshaga a su antojo.
Escupió mi ano, chiquito y temeroso por entonces, varias veces mientras introducía primero uno y luego dos de sus dedos. Advertí que mientras jugaba con mi culito se puso protector.
Ya cuando sus dos dedos tenían libre acceso a mi parte mas íntima, y yo gimiendo como una loca, sentí como me sujetó fuertemente de mis caderas y con un envión introdujo su precioso pedazo de carne en mi hoyito, haciéndolo dilatar al máximo y provocando en mí un grito que jamás antes había pegado.
Al principio sólo entraba una pequeña parte de su miembro, con los minutos casi la mitad pero finalmente lo sentía todo dentro mío. ME COGIO tantas veces como pudo y fue el día mas feliz de mi vida. Yo era su hembra y aoraba serlo.
Sin siquiera llegar a erectarme acabé en mi bombacha, él siguió bombeándome a su antojo hasta que luego de unos quince minutos y por cierto varias posiciones (todas elegidas por él) su verga se hinchó al máximo y acabó dentro mío.
Yo ya estaba desvirgada, y ese era mi deseo.
Esa noche volvió a cogerme. Y durante todo el fin de semana en Mar del Plata me penetró cuantas veces pudimos. Yo me vestí de mujer casi continuamente: era su mujer, era su hembra y su amante. Ese fue mi deseo y se cumplió.

Otros Relatos Eróticos de Chicas Trans

Fuí su fantasía
Relato enviado por Anónimo
Hola por razones personales no diré mi nombre, pero me describo, mido 1,60, piel blanca, peso 57 kilos, tengo 95 de cola que es lo que mas me gusta de mi, tengo 23 años, estudio técnico en enfermería en la universidad, desde los 12 años que me depilo me visto de chica y me encanta, nunca falta un chico que quiere estar con alguien como yo, pero esta historia es diferente.
En la universidad solo algunos saben de mis gustos por ser chica, en casa y en las redes sociales soy mas popular, es hay donde conozco chicos y con algunos tengo encuentros sexuales.
Pero un día Felix un compañero de grado con quien realizo la mayor parte de los trabajos en grupo me invito junto con 2 personas mas, a su casa a la fiesta de cumpleaños de su abuelo, estaría toda su familia.
Conocimos a la familia de Felix, bailamos un poco y nos divertimos mucho, su familia es muy divertida, la fiesta acabo y nos fuimos a casa.
Pasaron unos días y Manuel un tío de Felix de 38 años me manda un mensaje a whatsap, diciendo quien era y que se consiguió el numero con su sobrino, le pregunte el por que y solo dijo que le interesaba conocerme, después de una larga conversación me dijo que le interesaban los chicos como yo, le dije que si pensaba que era gay estaba equivocado, me dijo no, las chicas como tu, a las que les gusta ser nena, que te hace pensar eso e pregunte y me dijo que mi forma de ser, que el conocía muy bien a ese tipo de personas, por sus gestos y su forma de ser.
Después de todo esto me vi sorprendido, pensé en como se dio cuenta sin decirle nada, solo termino diciendo que me tenia una proposición, si quería saber que era le avisara, no hablamos mas por un buen tiempo, durante ese periodo me pregunte si era muy evidente en mi lo que escondía.
Manuel era guapo y mayor, lo pensé mucho, hasta que le escribí y le pregunte cual era su proposición, me dijo si podía estar un fin de semana fuera de casa, le dije así nada mas sin conocernos antes, si me dijo así nada mas, estas dispuesta, bueno le dije no hay problema, invente algo en casa y le dije donde nos vemos, nos juntamos cerca de casa y el paso por mi en su vehículo, yo vestía de chico y llevaba ropa en mi bolso, nos fuimos a un pueblo a unas 3 horas de camino, el tenia una casa con piscina, no muy lujosa pero muy linda, me pidió que me vistiera de chica, me pregunto si llevaba bañador y le dije que no, salí del baño vestida como chica sexy, muy bien vamos a comprar algo y volvemos a comer, bueno, era el viernes como las 18 horas, fuimos compramos para comer y de paso un bañador para mi, volvimos a casa y cocino muy rico para mi.
Nos sentamos a beber vino en la alfombra, después de decir lo linda que me veía comenzamos a besarnos, nos desnudamos y sobre la alfombra con sujetador y tanga me follo muy rico, era un experto, me tocaba justo donde sentía mas placer, acabe muy rico dos veces gracias a el, nos duchamos y nos fuimos a la cama, me volvió a follar, esta ves desnudos yo solo con mi peluca y mi maquillaje, nos dormimos abrazados.
Al otro día desperté primero y prepare el desayuno, me levante con una tanguita y una polera corta al ombligo, mientras estaba en la cocina el se puso detrás mio y sin previo aviso me penetro, sexo de mañana fue muy rico, así paso el fin de semana, me ponía el bañador me metía a la piscina, el llegaba se metía con migo, me besaba y me follaba, en la ducha cocina, en el patio, sobre su auto, fue maravilloso.
Al llegar el domingo como a las 20 horas nos fuimos a casa, llevaba mi culo muy dilatado de tanto follar, me dejo en el lugar que me recogió y me dio un sobre con 200 dolares, me dijo que lo paso de maravilla que valía cada centavo, que siempre quiso tener una chica disponible para el las 24 horas del día, se despidió.
Desde ese fin de semana solo han pasado 2 semanas, fue la mejor experiencia de sexo que e tenido, Manuel es todo un semental, y sabe muy bien como hacerlo lo que me gusta, seguimos hablando por mensaje, solo espero que me invite nuevamente a su parcela un fin de semana.
Fin de semana...
Relato enviado por Renata
hola soy Renata, les conté el encanto que tenia para mi la ciudad, ya que mi primo me permitía vestir de nena, y como conocí a Raul, su compañero de universidad.
Con Raul salimos muchas veces, pero nunca tuvimos sexo, solo besos y caricias, reconozco que estaba loca por probar esa verga, pero Raul se comportaba como un caballero, un día me envió un mensaje de texto, preguntándome si tenia un bañador, le dije que si y que si me llevaría a la piscina o algo así.
nos hablamos por mensajes, ya que estaba en el cole.
.- Raul: "todo esta listo paso por ti a las 8 del viernes, solo prepárate para ir de viaje".
.- yo: "cuantos días"
.- Raul: "todo el finde, ya hable con tu primo"
.- yo: "vale el viernes a las 8, besos".
hable con mi primo y Raul le solicito el permiso y el dijo que no había problemas.
Llego Raul el viernes en un vehículo y nos fuimos a la playa, yo vestida de nena, muy sexy para el, nos detuvimos en la carretera a comer algo, los chicos me miraban y miraban a raul, o notaron que era chico o les gustaba no lo se, quieres ver las estrellas me dijo, y unos kilómetros mas haya se detuvo, vimos las estrellas mientras me besaba y acariciaba, quise sacar su verga para que me cogiera hay mismo, y dijo espera que lleguemos, un largo viaje creo que hasta dormí un rato, llegamos a casa me duche y el también, me cambie de ropa y me puse algo mas cómodo, ordenamos nuestros equipajes en la misma pieza ya que seria su mujer.
nos comenzamos a besar y comenzamos a desnudarnos, por fin pude tocar esa hermosa verga fuera de su pantalón, me puse de rodillas para mamarla y el acariciaba mi pelo, raul me tomo me beso y puso apoyada en la cama dejando mi culito abierto y entregado totalmente, comenzó a lamer mi culo y mis nalgas, la sensación era muy rica, lubrico mi ano y metió dos de sus dedos, se sentó en la cama y me senté sobre el, su pene entro muy rápido a pesar de era muy grande, creo que era mi calentura, no sentí dolor solo placer, nos tiramos hacia atrás y quedamos de lado en la cama, comenzó el bombeo y yo gemía de placer, comenzaron las poses y cada una me así sentir mas placer que la anterior, acabo dentro de mi anito, y su leche rica me hizo sentir un enorme orgasmo, ya había tenido algunos durante el sexo pero este fue maravilloso.
me puse una ropa muy sexy y cómoda, el anduvo en bóxer, bebimos algo, y nuevamente un buen sexo, esta vez me trague su leche, después de la segunda vez, se tomo una pastilla para poder rendir en el sexo, me cogió como 5 veces mas en la noche no recuerdo bien, pero amanecía y recién hay nos quedamos dormidos muy cansados, mi culito me dolía pero estaba muy satisfecho.
nos despertamos como a las 11 de la mañana, fuimos a compara para comer y el dijo que me prepara para ir a la playa, me puse mi bañador que tenia un hilo dental y sobre eso un short del mismo material que dejaba ver media nalga, el sujetador, todo en tono lila, zapatillas de lona, una faldita y una polerita.
Fuimos a playa que estaba muy cerca de su casa, te bañaras le dije, aun no vamos para que conozcas respondió, llegamos a unos roquerios muy lindos, me saco unas fotos anduvimos un poco y una cueva en las rocas fue nuestra parada, comenzamos a besarnos y termine mamando su verga, el me voltio y de pie me penetro solo me quito el short, estaba vuelta loca, cada vez me gustaba mas el sexo, acabo en mi anito y volvimos a un lugar apto para el baño, estuvimos un rato hay y volvimos a casa para comer, nos duchamos juntos, y comimos algo, una siesta con su respectivo sexo, fue un gran fin de semana, pero un queda algo que contar, en un próximo relato lo haré, besos.
Como me hice mujer
Relato enviado por Raciel_tv
Hola amigas es relevante decirles mi infancia pues es similar a todas nosotras vestirme a solas con ropa de mama y de mis hermanas despues del cole o fines de semana,soy boliviana tenga 33 años y les contare mi primera experiencia.

Era sábado por la noche me quede sola en casa y como siempre empece a bañarme escoger la ropita de nena, elegi un conjuntito lila de encaje q es mio me los compre yo, me puse las medias color piel y mis tocones de 12 cm muy elegantes q hacen ver mi culito respingado y escogi un vestidito verde floreado cortito pegadito a mi cuerpo, el maquillaje muy sencillo me pinte mis ojos delinie mis ojos mis pestañas y mis labio color carmeci, la peluca no muy largo. me vi en elespejo y era la mujer que siempre quise ser.

Entre al Face y encontre a un chico que ya era tiempo que conversabamos y me insistia en vernos ya varias veces le habia rechazado pero hoy estava muy caliente y queria que pase algo y asi lo hice lo invite a mi casa ya que estava sola.

Llego a la media hora me hizo timbrar mi cel y yo muy nerviosa sali a abrirle la puerta abri y entro y me miro
- Eres mucho mas linda en vivo me dijo
- Gracias
y se acerco a mi boca y me dio un beso ahi ya me tranquilice

entramos al living y le afreci una copa de vino y nos pusimos a charlar el me agarro de mi mano y me susurraba al oido diciendome lo linda q estaba me sentia muy femenina y feliz de que alguien ya me trate como mujercita.

ya entramos en calor con los vinos que habiamos tomado y empesamos a besarnos ya con mas sensualidad y con lengua dentro mi mano se dirigio al lugar donde escondia su verga y lo toque estaba ya duro le baje la brageta y desabotone el pantalon dejando mas libre su aparato, mientras seguiamos besondonos me fue mas facil sacarlo del boxer y ahi estaba hermoso como me imaginaba en mis sueños humedos que tenia,ya lo tocaba en carne propia ya no era un sueño era una realidad la cual me gustaba el me agarro de mi cabeza y me bajo hasta la altura de su verga y le di mi primer beso y mi primera lambida y ya con la confiansa lo meti a mi boca como toda una puta experta y la sacaba y la metia como disfrutaba Victor y yo tambien senti como crecia mas y mas y senti una sacudida y un gemido seguido de un chorro rico y caliente dentro mi boca no sabia que hacer se me lleno todita mi boca con un sabor saladito y el me digo tragalo puta tragalo toda y asi lo hice.

Subi a mi cuarto y me cambie de vestido un negro hasta la altura de mi rodillo muy sexi de tiritos cruzados me acerque a el y nos hundimos en un beso romantico y sensual-
- Ahora quiero que seas mi puta
- Lo que quieras vida
- Pues agachate y ponte de cuatro mi querida perra
asi lo hice muy suavemente se acerco a mi tracerito subio mi faldita y mi tanguita quedando al descubierto mi culito y a su merced de el lo lubrico con aceite de bb que habia bajado metio un dedo lo cual senti y me gusto no dolio tanto luego ya senti que eran dos luego tres y el dolor ya se hacia sentir pero me gustaba ademas eso queria lo mobia en circulos lo sacaba y metia para ya dilatarlo para su herramienta, ya listo lo acerco al humbral de mi culito senti la cabeza y me exite tanto que mi pequeño miembro comenso a sacudirce
- Suave mi amor es mi primera ves
- No te preocupes mi cielo asi lo hare
yo gemia como una putita y aun no metia nada solo la rozaba hasta que empeso tu faena lo metio la cabeza muy suave yo era una mujer feliz al sentir ya esa herramienta haciendo camino dentro mio senti que entraba entraba y entraba y dolia dolia y era un placer unico ahora tocaba embestirme lo cual lo hizo a un principio suave pero poco a poco empeso a acelerar y yo a llorar de dolor y placer mis lagrimas bajaban por mi mejillas, el dolor era intenso sufria pero gosaba al mismo tiempo con cada envestida era mas y mas feliz.
mis gemidos eran de una puta feliz contenta de que ya me hizo mujer mi hombre mi Victor con cada embestida volvi a tener un argasmo eyacule sin tocarlo y eso queria decir que disfrutaba del sexo embestio mas fuerte y senti su leche dentro mio caliente y rebalso mi culito el gimio de placer como ya tambie y me tumbe y lo abrace y le agradeci a mi hombre por haberme hecho MUJER con un beso

Ver todos los relatos eróticos

NO SOMOS UNA AGENCIA DE ACOMPAÑANTES. No tenemos participación, ganancia, regalías, premios o cualquier otra forma de retribución económica por los encuentros que de manera independiente tenga o pudiera tener una acompañante o masajista profesional.
No tenemos ninguna relación económica, contractual o de trabajo con las acompañantes y/o masajistas. Tampoco nos enteramos de los encuentros que las anunciantes realizan o pudieran realizar.
No sabemos, no podemos saber, ni nos interesa saber si alguna acompañante o masajista tiene una cita o deja de tenerla. No es nuestra intención participar de algun modo en sus asuntos.
NO ORGANIZAMOS, NO IMPULSAMOS, ni tampoco hacemos campañas publicitarias para que las acompañantes o masajistas viajen desde o hacia Argentina siguiendo lineas comerciales que pudieran ser más favorables o no.
NO ALENTAMOS, NI ENTUSIASMAMOS a nadie a que se convierta en acompañante o masajista.
Cada anunciante debe ser mayor de edad para que sea recibida su intención de publicar en nuestro sitio.
No organizamos viajes, encuentros o promociones de las acompañantes. Eso sería un delito relacionado con varios artículos de nuestro Código Penal y Leyes Complementarias. Nuestro trabajo es TOTALMENTE LEGAL, TRANSPARENTE y sólo pretende ser un sitio web de AVISOS PUBLICITARIOS que voluntaria y de manera independiente agreguen acompañantes o masajistas mayores de edad.
Nuestra actividad se concentra en mantener online el hosting, el diseño, la exactitud de los datos, las fotos y videos que nos suministra cada anunciante y mantener protegidos todos sus datos personales para que cuando cualquiera de ellas quiera dar de baja su anuncio publicitario, pueda hacerlo de manera inmediata.