Travestis lejanos

Enviado por anónimo

No era tan joven cuando, por un problema circunstancial, debí recurrir a un masajista durante una corta estadía en Mendoza. No conociendo a nadie para solucionar un dolor en una pierna, producto de una torcedura, busqué en un diario local y encontré el aviso de este profesional, al que llame de inmediato y acordé una cita para la tarde.

Al llegar al consultorio, la persona, de edad mediana y algo gordito, me recibió, y lo primero que me dijo y que me llamó la atención fue: “¡Hola, ¿qué tal?... Andá sacándote la ropita!”.

Yo había tenido escarceos con otros chicos, siendo adolescente, pero no estaba pasando por un momento de necesidad a nivel sexual ni nada de eso; por mi cabeza no pasaba ningún pensamiento libidinoso.

El comenzó su tarea acostándome sobre una camilla de su consultorio y me puso una lámpara para dar calor a la zona afectada. Comenzó a poner crema para iniciar un lento masaje por todo el cuerpo, desde la cabeza y los hombros; estando acostado de espaldas, sentí como lentamente me relajaba, hasta quedarme casi dormido mientras lo hacía.

Habiéndome quedado sólo con el calzoncillo, al llegar a la zona de la cintura y seguir por los glúteos, él no me lo hizo sacar ni nada de eso, sino que en forma lenta pero firme fue estirándolo hacia arriba y a los costados. Cada vez más me lo dejaba dentro de la zanja, a modo de una tanguita.

Debo confesar que el placer que empecé a sentir, sumado al efecto del masaje cuando él llegaba a esa zona y, lentamente, sus dedos se apoderaban de los glúteos, era indescriptible. Empecé a sentir el deseo de que me tocara el agujerito, pero no quería aflojar, y mucho menos que sospechara de mi deseo.

A todo esto, lentamente fue acercando el masaje a mi zona más sensible. Cada minutos que pasaba era más difícil contener el deseo de levantar la colita para facilitarle el trabajo, por lo que hacía movimientos nerviosos para disimular, Tras un rato de exasperante lucha interna por controlarme, llegó el momento de la rendición total y me dije para mi: “¡qué ganas de que me meta aunque sea un dedo!”. Y también de chuparme una pija. Me imaginaba, sin ver, cómo me quedaría la tanga que él había creado para mí, y mi cabeza
volaba de calentura.

En un momento, me dijo ya con el dedo directamente masajeando el ano, “¡Quédate quieta porque si no te voy a tener que pasar la lengua!”. El tratamiento que me dio al decirme quédate quieta, me estremeció las fibras más íntimas y me escuché decir, sorprendido, “¡Haceme lo que quieras!”. Por lo que él, ni lento ni perezoso, me levantó la cola, que sostuve sólo con las rodillas, pero con la cabeza sobre la almohada y gimiendo.

Separando el calzoncillo que hacía de tanga para un costado me practicó una lamida de culo que jamás olvidaré. Su lengua se metió en los lugares mas recónditos de mi ser mientras yo me agarraba los glúteos con ambas manos, desesperadamente, para facilitarle el trabajo. Completamente enloquecida, le rogué que me metiera aunque sea un dedo, lo que hizo con tanta facilidad que me sorprendió.

No conforme con eso, me estremeció, colocándome tres y moviéndolos circularmente mientras me daba unos besos de lengua mortales, con lo que terminé acabando como una yegua. Después de semejante "sesión" de masajes me dijo “te espero en tres días”, y acordamos una cita a la que debía concurrir ya no con calzoncillos sino con una diminuta bombachita, so pena de no poder continuar el necesario tratamiento, a lo que accedí con mucho gusto.

A los tres días estaba allí con mi bombachita blanca puesta y apenas escuche
la frase “sácate la ropita” procedí a hacerlo, quedándome sólo con la misma. Mientras tanto, él iba a la trastienda diciéndome que ya venía. Al regresar, yo estaba boca abajo sólo con la bombacha que me quedaba divina. Al verme, me dijo “¡estás muy bonita y te queda hermosa!”, y me sorprendió pidiéndome que me pusiera de pie. Al hacerlo puso sobre la camilla unas medias, tipo bucaneras, de color blanco, unos portaligas y un corsé del mismo color. Procedió él mismo a colocarme lentamente las medias y el portaligas,
diciéndome “a partir de ahora vas a ser mi nueva novia y te vas a convertir
en mi nenita cada vez que vengas”.

Por entonces, yo estaba sorprendida de la pasividad con que aceptaba sus propuestas, y lo hacia profundamente convencida de querer ser una putita liberada de todo prejuicio. Luego de ponerme el corsé, me trajo unas sandalias de taco alto, aproximadamente de 6 ó 7 centímetros de plataforma, y me colocó luego un vestidito de tela negra, con volados y breteles muy finos.

Se imaginarán la cara de sorpresa que puse al hacerme completar mi atuendo con una peluca de pelo lacio, largo y oscuro. Así vestida me llevó frente a un gran espejo que había por allí y, al verme hecha una perra de tal calibre, sólo atiné a arrodillarme frente a él y practicarle una larga mamada. Debo confesar que la disfruté como la más puta; me pasaba su verga por la cara, le daba besitos en la punta... en fin, estaba enloquecida de la calentura.

Todo siguió, luego, cuando me introdujo un extraño elemento por detrás, que yo no pude ver bien por mi posición, pero que me llevó al éxtasis más profundo. A pesar de habernos encontrado para repetir estas sesiones en varias ocasiones y de sus promesas de enseñarme a cabalgar sobre su verga, siempre me quedó la frustración de no haber sentido su verga dentro mío. Nunca concretamos esa parte, a pesar de mis deseos.

Al regresar a mi vida normal en Buenos Aires nunca volví a experimentar la sensación de ser convertida en mujercita para un hombre y, cada tanto, agarro algún vestido de mi mujer y estando solo disfruto al ponérmelo, aunque extraño el poder hacerlo con alguien que, como él, me haga volar de calentura. Me encantaría conocer alguna persona que me haga vivir las mismas sensaciones, que me pueda proporcionar algún lugar donde, secretamente, me convierta en su nena y me trate como una putita, regalándome lencerías, vestiditos, tacones y alguna peluca. En fin, que me haga sentir hermosa para satisfacerlo plenamente. Ya tengo 40 años y no quiero perder más tiempo para dejar aflorar lo que hay dentro mío. Siento que es lo más hermoso que tengo para dar.

Otros Relatos Eróticos de Chicas Trans

Fui una putita
Relato enviado por anonimo
Hola [email protected], no dire mi nombre por cualquier cosa, pero usare mi nombre de antes, Yasna, 25 años, piel blanca y un cuerpo de chica de closet, acabo de terminar una relacion con una chica y aunque me gustaba vivir con ella algo paso y termine en esta esta historia.
Durante la prepa, tenia una amiga como yo, Lesly, eramos dos chicas que nos gustaba vestir y salir a la calle y buscar chicos para coger, aveces terminamos compartiendo a un chico entre las dos, no encantaba ser chicas.
Termino la prepa y nos distanciamos ella viajo al otro lado del país y nunca mas me vestí de nena, a nadie le confiaría mi secreto, ademas mi padre que me encontraba afeminado, comenzó a influenciar, termine viviendo en un apartamento pagando renta con una chica durante 3 años, la relación se desmorono y nos separamos amigablemente hace un año.
Vivía mi vida, salia y buscaba chicas las llevaba al depto, y un día me contacta lesly, preguntando si aun salia por hay, le conté mi historia y quedamos de juntarnos.
Llego el fin de semana y llego a mi depto, es una chica total, con pechos buen culo, se hermosa, me contó su historia y bebimos unos tragos, me dijo si quería recordar viejos tiempos y acordándonos de muchas cosas acepte.
Lesly trajo muchas cosas de su auto, maquillaje ropa, unos rellenos que parecían reales, mientras me duchaba y depilaba como antes, seriamos de nuevo dos chicas, en busca de hombre en la noche.
Me vestí muy sexy, me mire al espejo y me sentí plena, era de nuevo una chica como antes, no me vestía desde unos 4 años, nos fuimos a un bar que ella frecuentaba, podíamos bailar y ver a los chicos sin miedo, ya que era un bar muy especial.
Nos cortejaron unos hombres maduros de unos 35 a 40 años, nos invitaron un trago y a bailar, juan el que estaba conmigo me invito a un privado, yo muy excitada por la propuesta acepte, estaba lista para experimentar nuevamente ser una chica, no tenia un pene enorme pero se defendía, lesly se quedo con su chico solo bailando, experimentar ser otra vez una chica fue muy especial, juan se fue del lugar y nos quedamos solo las dos, nos fuimos a bailar con lesly y llegaron dos chicos de unos 30 años, un chico muy guapo se quedo conmigo, bailamos un rato y en el baile le dije que me invitara al privado, ya que estaba muy caliente después de la primera experiencia, nos fuimos y el chico tenia unos 18 centímetros de verga, después de darle una rica mamada me penetro y acabo dentro de mi, fue maravilloso, me sentía aun mejor siendo toda una puta, lesly, hablo con alguien por teléfono, dijo que me preguntaría y les respondería.
unos amigos de ella querían un poco de sexo, y lesly pensó que podía ser en mi depto, ya que yo me mostré como una puta esa noche, acepte, dijo vamos les enviare la dirección.
legando a mi depto, los esperamos yo me fui a lavar un poco y lesly preparo unos tragos, llegaron 3 chicos, un moreno y dos rubios muy atléticos, pero poco atractivos, compartimos un rato y comenzamos una orgía, los chicos eran modernos y entre ellos se penetraban también y les gustaba ser penetrados, tuvimos mucho sexo entre todos durante mucho rato y muchas veces, eran las 4 de la madrugada, y ellos se retirarían, pero un chico rubio que tenia un pene de unos 18 centímetros pero muy grueso, unos 6 de diámetro, le pedí que se quedara, el acepto y lesly y los demás se fueron, me duche y el también, lesly me presto una tenida sexy que traía en el auto, el chico me follo unas 2 veces mas, esa noche me sentí muy puta, y me encanto volver a ser nena.
El problema es que comparto mi tiempo entre trabajo y estudios y no puedo aparecer de nena en el trabajo, pero los fines de semana salimos con lesly a buscar chicos, y si no los encontramos, llamo al chico rubio para que me haga su mujer, estoy viviendo mi nueva etapa de nena y me encanta ser toda una puta.
De la prepa a la calle 2
Relato enviado por Sussan
Hola soy Sussan, les conté como me inicie en la prepa, como me ligue a Fabian quien corrió la voz de mi sexualidad y de Tomas el chico tímido que termino siendo un bombón y muy dotado.
Le conté a Lorena mi amiga de la prepa lo de Tomas, el comenzó a vestir mas a la moda y logro ligar con muchas chicas, ya que se corrió la voz de su gran tamaño y fue un chico mas normal y me agradeció mucho su cambio.
Fabian corrió la voz de la chica que le gustaba el sexo entre sus amigos, fue así como ligue con muchos chicos, muchos me buscaban para coger y a mi me encantaba, pero solo lo hacia vestido de nenita.
Paso el tiempo y durante la prepa tuve muchos amante, y al terminarla todo cambio, habia conocido a Jose-Luis, un hombre de unos 30 años que quería que fuese su amante, era un hombre muy especial, le gustaba que fuese moderna y a mi no me gustaba mucho, pero accedía, el me compraba muchas cosas, ropa, rellenos de silicona, maquillaje, todo lo que quisiera, fue así como a los 18 años y unos meses le pedí dinero para operar mis tetas, el accedió y después de un tiempo me opere, durante 2 años fui solo su amante, en un piso que era de el nos juntábamos siempre y yo lo habitaba, ya que me fui de casa.
Jose-Luis volvió con su familia y en agradecimiento por los años juntos me regalo legalmente el piso, sin mucho que hacer y al no tener empleo para pagar mis cuentas, comencé a prostituirme, primero me publique en la web, peo muchos llamaban y nunca asistían a las citas, así que busque algo mas directo, las calles y me di cuenta que era mejor así, desde los 20 que solo paseo por las calles o me paro en lugares específicos.
Un día mientras estaba con algunas chicas esperando clientes, llego un vehículo rojo muy sencillo, mire dentro y sorpresa, era un chico al cual me ligue durante la prepa, me acerque lo saludo y sin reconocerme quedamos en la tarifa y fuimos a un motel cercano, follamos durante una hora y le dije, eres Luis verdad, de la prepa ....., si me dijo, soy Sussan la chica a quien todos follaban, verdad dijo, si te reconocí por eso me acerque al verte, espera que le cuente a Fabian, aun son amigos dije, desde que salimos de la prepa nos juntamos a buscar chicas como tu en discotecas, o bares para follar, le gusto la experiencia le dije y reí, tienes móvil me dijo, no dile que me busque en esta esquina cuando quiera respondí, nos vestimos volví a la esquina y el se fue.
Despues comenzaron a aparecer los chicos que me había follado en la prepa, varios de ellos venían por mis servicios, así que me compre un móvil solo para dárselos a ellos, algunos se volvieron clientes frecuentes así que los atendía en mi piso.
Pero hace unas semanas fue grande mi sorpresa, llama un tío y me dice que es Robin, no me acordaba de el, que el móvil se lo dio un tío de la prepa, que quería atenderse y llevaría compañía, acepte su cita, me quede pensando en eso de tener dos chicos a la vez, mas de una vez lo hice en la prepa pero hace tiempo que no lo asía.
Llego el día y Robin llama para confirmar, le digo que estoy lista que solo venga, me vestí muy sexy de sirvienta, para complacer a mis patrones, golpean y miro por en visor, no lo podía creer era Tomas, se veía muy guapo, mucho mas que en la prepa, hola dice este es mi acompañante, pensé en Fabian o alguien mas, era una chica con un chaquetón largo de cuero negro, no la reconocí, era muy hermosa, hola dice ella como estas Sussan, la miro bien y casi me caigo del asombro, era Lorena quien estaba con Tomas.
Los hice pasar, prepare unos tragos para conversar un poco, no importaba el tiempo me dio gusto verlos, charlamos de muchas cosas, y de como se quedaron juntos después de tanto tiempo y como consiguieron mi numero, Lorena se lo pidió a Fabian que es su amigo en facebook, fue así como llegaron ami.
Lorena se puso de pie y dijo, siempre quisimos hacer esto en la prepa, pero pensamos que no querrías, ahora te pagaremos para cumplir nuestra fantasía, se quito el chaquetón y parecía una escort, muy sexy vestida lista para follar, listo Tomas.
Comenzamos a besarnos entre los tres, luego se lo mame a Tomas mientras besaba a Lorena y le lamí la vagina a Lorena, luego ella cambio y nos dio una mamada a los dos, me sentía en las nubes, Tomas comenzó por penetrarme a mi, mientras lamia la vagina de Lorena, su polla era aun mas grande de como la recordaba, me asía sentir mucho placer, Lorena se puso en una posición para que yo la penetrara mientras Tomas me seguía dando, luego ambos penetramos a Lorena, Tomas acabo junto conmigo, Lorena quería mas, así que Tomas la estimulo con su boca largo rato, comencé a mamar la polla de Tomas y esta se erecto nuevamente, después de otra follada bebimos un trago y les dije que si querían se podían quedar, Tomas le dijo algo en el oído a Lorena y me tomaron de la mano y nos fuimos a duchar los tres, se quedaron toda la noche, compartimos mucho entre sexo y conversación, en la madrugada se fueron.
Ellos me visitan aveces al igual que los chicos que saben mi numero, pero aun sigo parada en la calle para tener acción, creo que me encanta follar con desconocidos y eso de las sorpresas me encanta.
espero les guste mi historia, saludos a todas.
Sussan
Mi oscuro relato
Relato enviado por Erick-a
La ultima vez que me puse ropita sexy fue cuando me quedé [email protected] encontré unas panties supersexies apunto de tirarlas...primero las lave y me las puse...de ahi fui a comprarme ropa..iba decidida a ser [email protected] ese día...todo el camino iba con una erección por la excitación que me da usar ropa interior femenina...entonces...compre primero una falda con mallones para niña que me quedaba superbien...compre un sosten negro que combinaba con mis panties...maquillaje, brillo y lipstick rojo...sombras y uñas postizas...la vendedora me veía raro pero no me importaba...cuando llegue a casa no podia esperar a transformarme...primero me depilé las piernas...y me puse los mallones y la falda...después hice tetas falsas con gelatina y me puse una camisa blanca como colegiala...después me maquille y me peiné de manera sexy...entonces me puse unos tacones blancos...y caminé por toda la casa...quise salir a la calle pero me dio miedo que me reconocieran y decidí quedarme...!
pero entonces quise divertirme como una chica...primero me puse un condon y tomé un pepino gigantesco y empecé a ver porno...imaginaba que era una chica que se estaban follando y me introducia el pepino por el culo...cuando me corri me deje todo el atuendo y el condon puesto...despues encontre un video de carmen electra donde te enseña a bailar y me tome un video haciendo lo mismo...me sentí tan putita y sexy que de nuevo me meti el pepino no sin antes simular que que mamaba un pene...ahi me volvi a correr y las dos corridas quedaron en el condon...espero te imagines donde acabo toda esa leche.

Ver todos los relatos eróticos

NO SOMOS UNA AGENCIA DE ACOMPAÑANTES. No tenemos participación, ganancia, regalías, premios o cualquier otra forma de retribución económica por los encuentros que de manera independiente tenga o pudiera tener una acompañante o masajista profesional.
No tenemos ninguna relación económica, contractual o de trabajo con las acompañantes y/o masajistas. Tampoco nos enteramos de los encuentros que las anunciantes realizan o pudieran realizar.
No sabemos, no podemos saber, ni nos interesa saber si alguna acompañante o masajista tiene una cita o deja de tenerla. No es nuestra intención participar de algun modo en sus asuntos.
NO ORGANIZAMOS, NO IMPULSAMOS, ni tampoco hacemos campañas publicitarias para que las acompañantes o masajistas viajen desde o hacia Argentina siguiendo lineas comerciales que pudieran ser más favorables o no.
NO ALENTAMOS, NI ENTUSIASMAMOS a nadie a que se convierta en acompañante o masajista.
Cada anunciante debe ser mayor de edad para que sea recibida su intención de publicar en nuestro sitio.
No organizamos viajes, encuentros o promociones de las acompañantes. Eso sería un delito relacionado con varios artículos de nuestro Código Penal y Leyes Complementarias. Nuestro trabajo es TOTALMENTE LEGAL, TRANSPARENTE y sólo pretende ser un sitio web de AVISOS PUBLICITARIOS que voluntaria y de manera independiente agreguen acompañantes o masajistas mayores de edad.
Nuestra actividad se concentra en mantener online el hosting, el diseño, la exactitud de los datos, las fotos y videos que nos suministra cada anunciante y mantener protegidos todos sus datos personales para que cuando cualquiera de ellas quiera dar de baja su anuncio publicitario, pueda hacerlo de manera inmediata.