Escondida

Enviado por Mónica

Yo me crié en un barrio humilde de casas modestas y calles de tierra, en las que habiamos un gran grupo de chicos que podiamos jugar libremente por amplios espacios, como terrenos baldios, o muchos con casas no terminadas de construir y esas cosas. De ese gran grupo de chicos y nuestras conversaciones aprendía que uno se podía masturbar. Por supuesto, despues de enterarme de ello, lo intenté en la primera oportunidad que tuve en mi casa y experimentó por primera vez el placer de esa explosión al momento de tener mi primera acabada.-
Desde ese momento la masturbación se transformó en una pasión y comencé a hacerme la paja cada vez que tenía oportunidad. El caso fue que para ello utilizaba, como todos, la imaginación, pero esa imaginación estaba orientada a diversas actividades sexuales, inclusive en las que a veces me imaginaba en una posición pasiva siendo sometido por algún muchacho. Poco a poco, paulatinamente, y casi sin darme cuenta cada vez más mis pajas me tenían como protagonista asumiendo el papel femenino. De allí pase, primero a tomar la ropa de una tía que vivia en mi casa, que era muy joven. Era una chica menuda así que nuestros físicos se parecían. A escondidas le sacaba sus tangas, corpiños, medias de nylon, a veses sus bikinis, me encataba ponerme una bikini cuando estaba solo y salir al patio con ella, claro que siempre era notoria una gran porción de pierna blanca, que era la que no quedaba al sol con mi malla de chico. A veces, cuando la ocasión daba, también me ponía su ropa exterior,!
poyeritas cortitas, blusitas de breteles, todo eso me excitaba a mil y luego, pase al lógico paso siguiente que fue complementar mis satisfactorias pajitas, con algunas cositas que me fui introduciendo en la colita, llegando a meter, con un placer indescriptibles palos bien larguitos y profundos que me hacían delirar de placer. De esto, mis amiguitos no sabian absolutamene nada y solo quedaba en mi más secreta intimidad.-
Una tardecita cálida de verano estábamos ese gran grupo de chicos jugando a la escondida. Como dije el terrible espacio para hacerlo que teníamos, tres manzanas, hacian del juego algo realmente divertido. Yo tenía en aquellos tiempos apenas doce añitos. Cuando el encargado empezó la cuenta salí corriendo en dirección a una de esas casas a medios construir para esconderme en lo que se había proyectado como una habitación. Solo tenía las paredes de ladrillo, hasta una altura que me cubria, el piso era puro cesped.-
Enseguida llegó al mismo lugar a esconderse uno de mis amigos, Juan que tendría por lo menos 16 años. Nos quedamos juntos, riéndonos de nuestra travesura. El escondite era muy bueno, no nos encontraban para nada, es más el tiempo estaba pasando y la tardecita se había transformado en anochecer. El juego ya se venia poniendo aburrido. Hasta que en un momento Juan me dijo, vamos a hacer sangre. Eso significaba cambiarnos la remera o camisa que tuvieramos para que si fueramos descubierto, el encargado se confundiera al tener uno la ropa del otro.
.- Dale vamos. Dije yo y me quité rápidamente la remerita naranja que tenía puesto, alcanzándola. Juan la tomó pero se quedó como pensativo, hasta que dijo:
.- No, vamos a hacer bien sangre, sacate todo, nos cambiamos todo.
Yo me quedé por un instante sorprendido. Sacarse todo, eso no lo habíamos hecho nunca, pero como Juan también estaba quitándose su remira azul y parecía con intenciones de llevar a cabo su idea, pues bueno, yo le creí. Me quité las zapatillas, las medias y los pantalones, quedando unicamente con mi calzoncito. No es que no me diera cuenta que Juan me miraba como raro pero de lo que no me di cuenta era porque. Yo le alcancé mi ropa para intercambiarla advirtiendo que el aun seguía con el resto de sus prendas.-
.- No, sacate el slip también, cambiemos todo.- Me dijo, lo cual a mi me pareció incomprensible, ¿para que serviría eso? pensaba, pero no se porqué algo me impulsaba a hacerle caso. Tomé el elástico de mi prenda interior, al momento que observé que ahora sí Juan se quitaba apresuradamente el resto de su ropa. Quedé así totalmente desnudo. Todavía seguía inocentemente pensando que todo obedecía al juego. Desnudo como estaba me dediqué a mirar como Juan terminaba de sacarse sus prendas. Cuando se sacó el slip me di cuenta que su pene era el de un chico adulto, ¡y lo tenía parado!. Se lo veía durito, brillante y en defininitiva me resultaba atractivo verle la pija parada. Ahí me di cuenta que estaba empezando a sentir cierta excitación sexual, pero todavía no entendía que lo de Juan también estaba orientado en ese sentido. Cuando estuvo desnudito afectó cara de sorpresa y me dijo:
.- ¡A ver!, date vuelta, mostrame el culito. Por cierto que yo lo hice, casi sumisamente. Es que al estar así desnudo, totalmente expuesto a él, yo ahí con mi penecito chiquito colgandome entre las piernas y mi cuerpo flaquito y él desnudo con sus músculos marcados en el pecho, sus muslos gruesos y su vergota bien parada me sentía como poca cosa, un desecho que debía obedecerle. Sentí, en definitiva, una sensación de sumisión que contradictoriamente me causaba placer. Me di vuelta y sentí que el se acercaba a mi desde atrás. Me empecé a excitar. Sentí que con una de sus manos me tomaba la cintura y con la otra acariciaba suavemente mis nalguitas.-
.- ¡Que hermoso culito tenés!, parece el culito de una nenita.-
Yo estaba algo confundido, pero tenía la certeza de algo ¡me encantaba sentir la caricia de Juan en mi cola y entonces, lo único que salio de mi boca fue:
.- Gracias -gracias, pensé después de decirlo, como le voy a decir que gracias, me estoy portando como una nena, pero mientras en mi cabeza las sensaciones contradictorias iban y venían y chocaba entre si, la calentura aumentaba porque los deditos traviesos de Juez ahora me recorrián el canal formado por mis dos nalguitas, y bajaban a mi agujerito trasero. Cuando sentí los dedos allí, ya no tuve más resistencia, el cosquilleo ¡hermosísimo! que me producía me inhibía de oponerme a que Juan me siguiera haciendo eso. Inclusive sentí mi ano latir y pensé que eso no podía significar otra cosa que necesitaba que me penetraran por el mismo, que parecía abrirse ante semejante estímulo, preparándose para la invasión de un rico pene.-
Juan se mojó uno de sus dedos con su propia saliva y me lo pasó humedo por la rugosidad de mi ano. Cuando ese dedo se apoyó en ese lugar yo dí un respingo, porque sentí como que allí tenía un montón de terminales nerviosas que súbitamente fueron estimuladas, placenteramente estimuladas, provocándome una descarga de hesmosas sensaciones. Ya estaba entregado, o ya podría comenzar a decir entregada.-
.- Aggghhhhhh, Juuuuuaaaannnnn.- dije en medio de un suspiro totalmente femenino.-
.- Ah te gusta no!, no podía ser de otra manera, con este hermoso culito de nena que tenes, bueno, en realidad, no solo tenes culito de nena, tenes culito de nena putita y veo que ya te estás portando como la putita que sos.-
.- ¡Gracias Juan! -Gracias Juan, decía yo?, me estaba tratando de mujer y de mujer puta y yo le agradecía, me humillaba y yo le daba las gracias, claro que sí ¡me encantaba que me humillara así!.-
.- Decime putita ya te cogió alguien?
.- No, nunca
.- uummmm, nadie entró nunca en este culito, que lindo culito virgen, por eso está tan cerradito, mmmm siii, te gusta como te toco el agujerito no es cierto?
.- Siigggg Juan, me gusta mucho -En ese momento me tomó una mano y llevándola atrás me la puso sobre su pija.
.- A ver, dale tocala, ¿te gusta mi pija?.-
.- Siii, me gusta- le dije y rodee delicamente con mis dedos su verga dura y cálida y comencé a acariciarsela, subiendo y bajando mi mano par estimularlo.-
.- Ahhh, putita, ya veo como te gusta, mmmm, si así seguí, que te voy a abrir el agujerito con mis deditos. Y dicho eso, se llenó de saliva el dedo medio y con el comenzó a forzar en mi ano. Como ya dije, el mismo ya estaba acostumbrado a alguna penetración, la que hacía yo mismo, así que frente al estímulo, mi anito cedió y comencé a tragarme su dedito en mi culito.-
.- Ay, Juan, que lindooo -dije como una verdadera gatita mimosa, mientras continuaba masturbándolo delicadamente y ya sentía que la saliva se acumulaba en la boca, pensando en lo hermosa que era asumir el papel de mujercita. Me sentía realmente feliz de estar desnudo dejándome someter a los deseos de mi amigo, pero de pronto, la catastrofe...
Es que Juan, movia su delicioso dedito en mi ano, para dilatarlo, pero lo que no me di cuenta, fue que, al no saber lo que me esparaba en esa tarde, no me había hecho una adecuada limpieza interna de mi colita. Yo ya sabía que eso debía hacerse para evitar cosas desagradables y asquerosas. Me limpiaba internamente cuando me masturbaba metiendome cositas en la cola, pero esta vez no lo había hecho y eso que me hacía Juan me estaba ocasionando una fea consecuencia. Quise aguantar, quería seguir gozando con lo que me estaba haciendo ese chico, quería que el tuviera su placer conmigo, pero fue imposible.-
.- Juan por favor sacame el dedo, sacámelo!, ¡por favor! sacame el dedo.-
.- Que te pasa, si recién te estaba gustando -me dijo Juan.-
.- Por favor, Juan -dije ya llorando- me hago caca, ¡por favor!, ¡me hago Juan! soltame, por favor soltame, sacame.-
Evidentemente ante la impronta de la consecuencia, a Juan no le interesó seguir metiéndome el dedo en el culito. En cuanto me lo sacó, no hice más que salir corriendo, dirijiéndome a otra dependencia a medio construir de la casa donde estabamos escondidos. No tenía piso, y había pasto tupido. Me puse en cuclillas evacuando todo lo que tenía adentro y, algo que me llamó la atención a mi mismo, no podía dejar de llorar. Las lágrimas me caían y me sentía desconsolado. Terminé mi asquerosidad y me limpie prolijamente con el mucho pasto que había en el lugar. Cuando hube terminado me levanté y me dirigi al lugar donde había estado con Juan, esperando que al menos no se hubiese enojado tanto como para llevarse mi ropa y hacer que tuviera que ir a mi casa completamente desnudo.
Pero cuando llegue a donde estábamos me encontré que ahí estaba Juan, esperándome, todavía desnudo, tal como había llegado al mundo. No pude evitar ver, eso sí, que su miembro no estaba ahora erecto, pero aun así me pareció hermoso colgándole firme entre sus piernas.-
Me sentía avergonzado:
.- Perdoname Juan -le dije mirando hacia abajo de la vergüenza y sintiendome muy apenado por el buen momento que había arruinado y entonces otro momento sorpresivo, porque Juan se acercó a mi, me rodeó los hombros con uno de sus brazos y me dio un suave beso en la mejilla:
.- Bueno, no te preocupes, fue un accidente que puede pasar.-
.- Si pero arruiné el momento, y ahora, no podemos hacerlo.-
Entonces el me abrazó, apretando nuestros cuerpos desnudos. Por primera vez sentí la sensación del contacto de mi piel con la piel de otro chico, y me resultaba muy agradable, además, el cuerpo de Juan era hermoso. Tenía los músculos marcados, su espalda era ancha, sus piernas fuertes, su trasero firme y duro. En el abrazo me dedicó una hermosa caricia en mi espalda, que me hizo sentir escalofríos, pero de placer, evidentemente me tenía dominado, y por supuesto, no pensaba dejar pasar la posibilidad de ese dominio, fue entonces que me dijo:
.- Bueno, pero no vas a ser asi de malito para dejarme así.- y dirigió su mirada hacia abajo para señalarme su pija otra vez erecta y firme. Entendí lo que pretendía, y eso que el quería que le hiciera, en el contexto social que nos moviamos, era algo realmente humillante, ¡y yo me excitaba muchísimo cuando el me humillaba!. De todos modos me hice el ingenuo y le dije muy acaramelado.-
.-¿Qué puedo hacer para calmarte?.-
.- Chupame la pija, chupámela como un buen putito, chúpamela hasta sacarme toda la leche.-
.- Ay, siii Juan, lo que quieras, hago todo lo que quieras, solo te pido una cosa.-
.- ¿Que?.-
.- Seguí tratandome como mujer, hablame como si fuera una chica.-
.- Claro que sí, te voy a hablar como una chica, una chica putita, porque eso es lo que sos, te voy a llamar Mónica.-
.- Si, si Juan, decime Mónica.-
.- Bueno, entonces Mónica ponete de rodillas delante mio y chupamela.-
Obedecí sumisa. Me arrodillé frente a mi amo quedando delante de mi cara su pija bien parada. Se la tomé con una mano, y la acaricié, me encataba sentir su suavidad en mi mano, suave y a la vez dura y fuerte. Me acerqué y le dí un beso, un beso tierno, un beso amoroso en la punta de su cabecita, mejor debo decir su cabezota. Luego saqué la lengua de mi boca y comencé a lamerle la cabeza. Un sabor saladito y sumamente agradable me embargó. Lamí con rapidez, ¡me encantaba!, y no paré de hacerlo hasta que estuvo toda la cabeza húmeda con mi saliva. Juan me dejaba hacer, concentrándose en sentir, con los ojitos cerrados. Miré hacia arriba y vi su expresión de placer en la cara y eso me gustó y me hizo sentir que quería seguir dándole placer, cada vez más placer, era mi obligación como la puta esclava en que me estaba convirtiendo. Entonces abrí mi boca y aprisioné con mis labios la cabezota, mmmmm, que rica era, y que caliente se sentía en mi boca, sorbí, haciendo que se metiera!
en mi boca, seguí haciéndolo hasta que el glande estuvo todo dentro de mi boca. Chupe, chupe con gran gusto, me encantaba hacerlo, comence a chupar solo la cabeza, pero la mano de Juan en mi boca me obligarme de tal modo que me metía hasta la mitad de la pija adentro, mas no me cabia, pero por suerte con eso Juan estaba satisfecho, y yo ni hablar, era mi primera vez y sentía un gusto indescriptible en estar chupando una pija así grande. Me afirmé en el piso me agarré de sus fuertes muslos y sorbí su verga como una posesa.-
.- ¡Así, asi!, que bien me la chupas, que puta sos Mónica, seguí... siii, agggggg
Un chorro de leche cálida chocó con mi gargante y se deslizó dentro mio. Pero despues, hubieron más, muchos más en mi boca, en mi lengua, era de un sabor tremendamente salado y no tan agradable, no importa, pensé, mi macho me da su leche, y yo debo chuparla, y lentamente me la fui tragando toda, al menos toda la que quedó en mi boca, porque me dió tanta leche que mucha se escapó de esa boca y chorreó por los costados de mis labios, cayendo y goteando desde mi mentón a mi pecho.
Me porté como la puta que era y segui chupando y tragando, hasta que sentí la pija de Juan flácida. El la sacó de mi boca y me dió su mano para ayudarme a ponerme de pie, se comportaba como un caballero.
.- Que bien estuviste Moni, hacía rato que no me la chupaban así.-
.- Gracias, Juan, me gustó mucho cupartela.
.- Mañana a la tarde que vas a hacer.-
.- No se, ¿por?
.- Porque estoy solo en casa a partir de las cuatro, si queres podes venir y me haces feliz de nuevo.-
.- Bueno voy a ver si puedo ir -le contesté ocultando que mi corazón latía desbocado mientras pensaba, tengo que ir, debo ir, debo encontrar la forma de ir.
El me sonrió ¡y me dió un beso!, en la mejilla, pero un beso al fin, como si fuera una mujer.
Nos vestimos, y nos despedimos.
.- Chau, y ojala puedas venir mañana Moni.-
Al día siguiente me desperté pensando en esa tarde, lo primero que hice, luego de desayunar fue convencer a mi mamá que me dejara ir a jugar a la casa de Juan, que me había inviado (en realidad no le estaba mintiendo). Mamá que lo conocía a Juan y sabía de la diferencia de edades al principio no estaba muy conforme, pero luego ante mi insistencia accedió.-
Como era verano y hacía bastante calor a la tarde en casa se fueron a dormir la siesta. Aproveché entonces ese momento para entrar en la habitación de mi tía (ella no estaba por esos días) De allí tomé una tanguita negra que ya le había usado y sabía que me quedaba bien, un sostén haciendo juego y luego busqué medias de nylon. La mayoría que tenía eran pantys pero yo quería de las otras que resultaban más sexys. Busqué y rebusqué en su cajon de lencería y las encontré. Eran también negras, y tenían un elástico de encaje en la parte superior, entendía que eran realmente lindas. Luego revisé otro cajón y de allí tomé un lapiz labial, rubor para las mejillas y sombra para los párpados. Me llevé todo a mi habitación. Allí me desnudé y tomé una crema que era de mi mamá, para suavizar la piel, quería estar lo más femenina posible, quería ser su Mónica. Yo ya había experimentado con la crema, sabía que cuando me la pasaba, mi piel quedaba como más sensible, además de más suave. Una!
vez que mi piel absorvió toda la crema me puse la tanga, metiendola bien entre mis nalguitas en la zona de atrás, luego el sosten y posteriormente las medias. El solo hecho de sentir como el nylon se deslizaba en la piel de mis piernas produjo que mi muy pequeño pene se erectara. Estaba totalmente excitado, mejor, excitada, y decidida a ir a la casa de Juan y dejar que me sometiera. Miré el reloj y advertí que eran cerca de las 4 de la tarde. Me apuré a vestirme, encima de la ropa interior femenina con mis ropas de varon y, finalmente, salí para la casa de Juan.-
No podía evitar que el corazón latiera desbocado, y un cosquilleo en el estómago de solo pensar en lo que vendría. De todas formas me intranquilizaba que en las dos cuadras y media que tenía que hacer hasta la casa de quien me iba a convertir en mujer me cruzara con algún amigo y me pidiera explicaciones de a donde iba o me propusiera ir a jugar a algún otro lado. El único juego que yo quería en esos momentos era el de jugar a ser una mujer para Juan.
Cuando llegué a su casa me sentía sumamente nerviosa, y casi temblando apreté el timbre de la puerta. Los instantes que pasaron hasta que esta se abrió me parecieron una eternidad, solo cuando vi que Juan se asomaba me quedé un poco más tranquila, sobre todo cuando lo escuché llamarme por mi nombre de mujer.-
.- Monica, viniste, ¡que bien la voy a pasar!
En cuanto entré Juan me dio un beso en la mejilla ¡Que dulce! pensé yo, me sentía totalmente emocionada. Después de eso me tomó de la mano y me condujo a su habitación. El cosquilleo de mi estómago era casi insoportable.
.- Para que trajiste ese bolso? -me preguntó.-
.- Traje algunas cositas, dejame pasar al baño. Juan puso cara de sorprendido, pero me indicó donde quedaba el baño que estaba en suita con su habitación.-
Yo entré y allí me quité la ropa exterior, quedando con mi sostén, mi tanga y mis medias. Saqué del bolso las sandalias y me las puse. Los tacos elevaron mi cola y la hicieron más paradita, y le dieron forma femenina a mis piernas, estaba realmente emocionada. Tomé el maquillaje, me puse color en las mejillas, sombra en los párpados y me pinté los labios. Abrí la puerta y salí del baño. Juan ya estaba desnudo, esperándome en la cama, cuando me vio sonrió complecido y dijo:
.- Desde ayer estoy soñando con que vinieras y me dieras una sorpresa como esta. Mónica, que buena estas, quien lo hubiera dicho, date una vueltita, dejame ver esa colita en bombachita. MMM, siiii, que linda colita, y la tenés virgencita, todavía, de verdad?
.- Si -dije yo excitada y feliz de lograr que mi hombre se sintiera feliz conmigo.-
.- Que raro, siendo tan putita como sos, pero no importa, hoy te hago la colita y te voy a dejar el agujerito bien abierto, estás lista para eso?
.- Si mi amor.-
.- Bueno, ahora venía, así como estas y empeza a hacer eso que hacés tan bien, como anoche.- me dijo mientras se tomaba el pene ya casi totalmente erecto ofreciéndolo para que lo introdujera en la boca.-
Fui hasta su cama, caminando en mis sandalias de taco, tratando de no caerme y moverme lo mas sensualmente femenina que podía. Me acosté en la cama, me quité las sandalias y dirigí mi cabeza a la altura de su pubis. Le tome la verga, y comencé a acariciarsela, logrando ponerla ya totalmente dura.
.-Ay, Juan, que dura la tenés.-
.- Te gusta asi, bien dura.-
.- Si, mi amor, mucho- y para demostrárselo comencé a besarla dulcemente en su cabeza tan bulbosa, suave y cálida. Rápidamente se me hizo agua la boquita y le rodee la punta con mis labios para ir engulliendola hasta la mitad de su largo, ya que más no me cabía en la boca, y yo quería disfrutar de succionarlo y no que me produjera arcadas y esas cosas. Para que sus movimientos no pasaran el tope se la agarré a esa altura, sientiome excitada de estar chupándole el pene, pero de manejarlo también, total, conque yo le chupara esa porción ya lo hacía delirar, era maravilloso sentir que yo también tenía algo de control sobre él. Succioné haciéndolo con verdaderas ganas, me gustaba y esperaba el momento de sentir su eyaculación en mi boca, y tragarme un poquito de su leche, se la chupé así por 10 minutos, sintiéndolo suspirar y moverse, con mi mano libre acaricie su pecho, me encantaba sentir el relieve de sus musculos en mis dedos, sentía que el se calentaba cada vez más, y me ac!
ariciaba el cuerpo en forma amorosa, mi espalda, mis nalgas, y mis muslos. En un momento sentí un pequeño tirón, era de mi sostén, que el había desprendido, me lo quité y continué succionando mi delicioso postre. Pero en un momento me pidio que parara y me sacó con sus manos del lugar que ocupaba.-
.- ¿que paso, te enojaste conmigo?
.- No Mónica, es que me estás haciendo acabar y no quiero hacerlo en tu boca, sino en tu culito sin estrenar, quiero que en tu primera vez lo sientas muy llenito de leche de hombre.-
.- Está bien, mi amor, lo que vos quieras -le dije y aproveché para estirarme pegada a su lado, esperando lo que sucedió, el me abrazó y me apretó contra su cuerpo desnudo y caliente, y me mantuvo abrazada a él, hasta que se decidió y me dio mi primer y dulce beso en la boca.-
.- Ay, Juan que lindo, no puedo esperar más, haceme tu mujer.-
El me miró y me sonrió se incorporó en la cama y comenzó a quitarme la media de una pierna, luego la otra, después me hizo ponerme boca abajo en la cama y me quitó la tanga.-
.- No me canso de admirar este culito de nena que tenes, ahora voy a ser el dueño de él.
Sacó algo de la mesa de luz al lado de su cama, ví que era una crema que con delicadeza comenzó a untar en mi ano, aprovechando para meterme un dedito ante lo cual suspiré mimosa. Luego se puso un poco en su pene dejándolo brillante y hermoso, y comenzó luego a acariciarme la cola y separar mis nalguitas y recorrermelas todas, pude percibir la punta de su pija en mi agujero, me puse un poco nerviosa, pero traté de relajarme, presionó y sentí como entraba la puntita de su miembro, una vez que lo tuvo allí puso sus manos a mis costados y se sostuvo haciendo fuerza desde allí y empezó a penetrarme. Cuando la parte más bulbosa de su cabeza violaba mi ano sentí algo de dolor, pero cuando toda la cabecita entró y mi esfinter se cerró alrededor de su cilindro de amor el placer fue enorme. Las sensaciones físicas eran tan placenteras, y la psicológica de sentirme la parte femenina de la relación igual también. Sentía su movimiento y cuando me quise dar cuenta, sentí claramente que t!
enía a Juan totalmente metido dentro mio.-
.-AAyyyyy siiii mi amor, cogé a tu nena.-
.- Te gusta?, putita
.- Aggg siii, me gusta Juan, me gusta ser tu nena, me gusta ser cogida, me gusta dejarme coger por un chico, y que me la meta así toda adentro...ayyyy- dije cuando el comenzó su movimiento de mete y saca, estaba en el cielo. La lubricación que me había puesto funcionaba de maravilla, y yo gozaba ser cogida por primera vez de un modo inmenso. Me tomó de la cintura obligándome a ponerme de rodillas, con mi cola en pompa facilitando aun más la penetración. Ahí estaba yo, en la cama, con la cola levantada, tomado por la cintura, y macho destrás, metiéndome su hermosa y durísima pija no podía dejar de suspirar, y lanzaba ayyyys, y ahhhhh, con expresión femenina y mimosa. Al dar vuelta la cabeza ví en la cama, al lado mio las medias y la bombachita que Juan me había quitado para dejarme desnuda y cogerme con tanto vigor, ¡que placer!, ¡que mujer me sentía! Sentía su movimiento, su vientre golpeando mis nalgas, sus testículos pegados a mi cuando su verga entraba me producía una d!
eliciosa cosquilla interna que me excitaba, sentí claramente que estaba cerca de mi propio orgasmo, increible, iba a acabar sin tocarme y solo por disfrutar como me cogían, Juan tenía razón, estaba hecha toda una putita.-
Juan me embestía cada vez con más fuerza, hasta que un momento, me la metió toda, pero ya no se retiro, se quedó allí, empujandome más todavía y así me hizo su mujer, cuando yo sentí un líquido tibio que me llegaba profundamente en las entrañas. ¡Juan estaba acabando dentro mio! y me llenaba de leche de macho, y al pensar en eso, sin tocarme y sin que mi pequeña verga estuviese totalmente erecta, tuve mi orgasmo descargando una relativamente pequeña cantidad de seme (comparado con lo que Juan me metía adentro) pero con una sensación de placer indescriptible.-
Juan se mantuvo dentro mio, hasta que su verga se aflojó y salió sola de mi culo haciendo que por el ahora bien abierto orificio comenzara a rebalsar la leche que me había dejado. Sentía ahora el líquido caliente caer por mis propios testiculos, y por mis muslos. Me quedé un poco cortado, porque ya había ensuciado las sábanas de Juan con mi leche y ahora lo haría con la de él. Juan cayó realmente agotado a mi lado en la cama y se dio cuenta de mi predicamento y entonces me dijo:
.- No te preocupes, después voy a cambiar las sábanas, veni, vení aquí conmigo y alargó el brazo para que yo me pudiera acurracar en él y quedar abrazada a su desnudo cuerpo. Me parece que te gustó.-
.- Si claro, mi amor, me encantó, me cogiste tan bien, me hiciste gozar mucho. Pero, ¿y yo?, ¿yo te gusté?.-
.- Claro que sí, sos la mejor mina que he tenido, me dejaste agotado -yo sonreía orgullosa, otra vez sentí que tenía cierto poder sobre él -pero no te preocupes, porque descanso un poco y te hago la cola de nuevo, te lo prometo Mónica, querés que te lo haga de nuevo?
.- Hacémela cuantas veces quieras mi amor.- Y ahora fui yo quien tomó la iniciativa y levante mi cabeza para ponerla juntoa la de él y darle el más amoroso de los besos. Fue lindo, porque el me contesto, y lo hizo abrazándome y acariciando todo mi cuerpo. Así nos quedamos, juntitos, pegaditos, hasta que le dije que necesitaba ir al baño, me señalo una puerta y me dijo que cuando hiciera dejara la puerta abierta para verme que hacía como una niña. Cumplí con su deseo, inclusive me limpie despues de hacer y aproveché para lavar mi parte trasera para dejarla limpita para que Juan me volviera a coger. Luego volví a la cama, moviéndome lo más mujer que pude, y tomé, sin pedir permiso el lubricante y me fui colocando yo mismo en mi trasero, que sentí muy, pero muy abierto, para quedar preparada para cuando mi machito me quisiera someter de nuevo. El me miró sonriendo:
.- Como me calentas putita.-
Yo me acoste nuevamente a su lado sonriendo y le dije
.- ¿Sí?, ¿te caliento mucho?, habere cuanto.- y llevé mi mano a su adorada pija y comencé a masajearla. Reaccionó de inmediato.-
.- ¡Juan se te está parando de nuevo!, ¡como me gusta! ¡que macho sos!
.- Y vos sos toda una hembra.-
.- Ay gracias Juan, me encanta que me digas eso, quiero ser tu hembra, nada más que eso, nunca voy a querer otra cosa que ser la hembra.-
.- Que bien, porque yo solo quiero hacer de macho.-
A esta altura de semejante conversación ya estaba casi totalmente dura la pija de Juan, entonces me dijo.-
.- Vení, ahora te vas a sentar encima y te la voy a meter así.-
Me indicó como quería que me pusiera. Me puse a orcajadas de él, arrodillada en la cama, dándole la espalda y con mi cola a la altura de su pene. Giré la cabeza por sobre mi hombro y lo miré desde allí sonriente, luego me incorporé un poco, para hacer coincider mi ano con la punta de su pija, que el sostenía vertical, cuando eso logré fui bajando mi cuerpo, metiéndomela yo solita.-
.- Aaaaaahhhhhhgggggg dije con la penetración y luego ambos nos pusimos en movimiento. Otra vez el cúmulo de sensaciones embargo todo mi ser, subía y bajaba alrededor de la pija de mi hombre, en el movimiento la mía, flácida se movía hacia abajo y hacia arriba sin ningún signo de su actividad masculina, otra vez estaba en la gloria. Esta vez Juan estuvo muchos minutos cogiéndome con entusiasmo, hasta que sentí claramente como su cuerpo se tensaba, me tomaba fuerte de la cintura, tirándome hacia abajo y me penetraba lo más profundo que podía y despues el delicioso momento en que mi hombre dejaba dentro mio todo su vigor hecho lechita. Yo no eyaculé esta vez, pero sentí claramente el éxtasis del orgasmo en el preciso instante que la leche de Juan me inundaba por dentro. Ahora fui yo la que cayó totalmente agotada a la cama.-
.-ayy Juan, me mataste, no me pudo mover de cansada.-
.- pero al menos estás contenta?.-
.- Mas que contenta, mi amor, feliz, feliz de ser tu mujer y de sentirte dentro mio, y de que me cojas así.-
Estuvimos descansando un buen rato, y después decidimos bañarnos, estábamos sudados, y pegajosos de tanta leche que habíamos derrmado.
Me fuí con Juan al baño y nos metimos juntos en la ducha. El me tomó de atrás y me apretó contra su cuerpo, acariciándome. Entonces yo giré mi cabeza y nos besamos, mientras el recorría mi cuerpo mojado con sus manos. Me sentí de nuevo excitada. Pero me contuve. Ya me había comportado como demasiado puta. El me enjabonó la espalda y la cola, la que limpió con toda dedicación. Yo hice lo mismo pero en todo su cuerpo.-
Y sí, salimos de la ducha, nuevamente calientes. Me llevó al living y me hizo apoyar en la mesa, me lubricó el ano, y me cogió así parado, esta vez duró una eternidad, y ya al final sentía que las piernas no me podían sostener, de cansancio y de placer. Llegamos al final, otra vez los dos juntos. Y así terminó aquella maravillosa tarde, que ya se había hecho noche.-
Esa tarde comencé mi relación con Juan, de quien fui una verdadera novia en su casa. El se dedicó a comprarme ropa de mujer que yo usaba cuando iba a ella, pero nunca nadie más se enteró de eso y en el barrio seguía siendo el mismo "chico" de siempre. Pero, me duró poco, a los tres meses Juan se mudó a otra provincia y nunca más supe de él.-
Espero que mi historia les agrade, y les envio a todos un gran beso: Mónica.

Otros Relatos Eróticos de Chicas Trans

la chica de face
Relato enviado por anonimo
Hola les contare mi historia pero cambiare los nombres para no delatarnos, me llamare carlos y a ella carla, suena raro pero bueno.
Soy un chico de 17 años conocí esta pagina gracias a carla, quien me habla de los relatos de chicas como ella, ella tiene 15, y ahora duerme en mi cama.
Siempre me gustaron las chicas trans, no vestirme sino mirar lo hermosas que son, y masturbarme pensando en cogérmelas, veo anuncios fotos y vídeos.
Hace unos meses en face, recibí una invitación de amistad de una chica muy hermosa, carla, y comenzamos a entablar amistad, luego un chat privado en la pagina, me contó que era travestí, no lo podía creer, era hermosa y travestí, nuestras conversaciones se pusieron mas hot a medida que pasaba el tiempo, nos quedamos de juntar un día en una plaza cerca de casa, ella dijo que vivía en una dirección a unas 10 cuadras, nos juntamos y era lo que esperaba joven y hermosa, hablamos de nuestros gustos y todo eso, aun que nuestras conversaciones eran muy especiales en el chat, me atreví y la bese, estuvimos mucho rato en eso, hasta que miro la hora y dijo que debía irse, que nos podíamos juntar otro día cuando sus padres no estuvieran para poder salir de nena a la calle.
pasaron los días, seguíamos hablando por chat, un día le propuse venir a mi casa y que acá se cambiara y fuera una nena, ella lo dudo un poco y luego acepto, mis padres no estarían, cuando llego me lleve una sorpresa y de también una explicación.
Era mi vecino de la casa de atrás, su ventana daba a la mía y que siempre le guste como hombre, que el desde chico se vestía de nena, que me espiaba con unos binoculares y que venia cuando me metía a Internet a buscar chicas travas, por eso me invito a se su amigo en su face de nena, quede de una pieza, le dije no te preocupes pasa y cámbiate a carla.
fue al baño y se cambio, estaríamos solos toda la noche y ella dijo que vendría a jugar juegos de vídeo.
Carla sale del baño y se me olvido todo al verla tan hermosa, y al darme cuenta de que me gustaba de verdad, un corset rojo de encaje purpura, su pelo tomado, maquillada en tono a su vestimenta, medias negras de encaje una tanguita purpura y zapatos de taco negros, cubierto todo por un babydoll purpura transparente, ahora que sabes la verdad quiero ser tuya dijo, la abrace y la bese, le ofrecí un trago para brindar, me acepto y brindamos por nuestro encuentro.
comenzamos a besarnos y le quite su ropa dejando su corset y las pantys, ella me desnudo por completo y comenzó a lamer mi pene como lo hacían en los vídeos que veía, se sentía muy rico, luego la puse en 4 y lamí su anito y comencé a lubricar con saliva y meter mis dedos, comenzamos a besarnos me senté en el sofá y ella de frente se sentó para montarme, tomo mi pene con su mano y lo guió a su anito, jugo con el un rato e hizo que comenzara a entrar, fue maravilloso, mi primera chica trans, mi pene entro hasta la mitad y nos besábamos, me pidió besar su cuello para relajarse y que mi pene entrara por completo, así fue yo acariciaba sus nalgas y besaba su cuello asta lograr meter todo mi pene, comenzó a moverse y yo llevaba su ritmo, largo y lento, cambiamos de posición varias veces hasta que acabe en su anito, nos besamos fue al baño a limpiarse y volvió, nos vestimos, sobre su corset puso un vestido negro, salimos a comprar un trago que ella quiso, al caminar por la calle todos la miraban, lo hermosa que se veía, ya no era una nena era una mujer, volvimos a casa y bebimos algo, nueva mente un rico sexo y nos dormimos juntos.
carla me contó de esta pagina y yo comencé a leer los relatos que aparecen, me gustaba copiar algunos con ella,sobre todo las posiciones que algunos describen.
nos vemos desde entonces y somos novios o algo así, ella quiere contarle a sus padres para que podamos tener una relación mas libre y poder salir de vez en cuando al cine o algo así, los fines de semana que mis padres no están ella se viste en mi casa y salimos a caminar o al cine, pero tenemos miedo de que alguien le cuente a sus padres que llega como niño y sale de nena.
hoy escribo este relato espero que a ella le guste, acabamos de tener sexo, ella duerme en mi cama con sujetador y tanguita, yo no puedo dormir y me atreví a contar mi historia, espero le haya gustado.
Me descubrieron
Relato enviado por Elizabeth T
Un vecino maduro me ha descubierto en mi secreto más profundo, me ha enamorado y ahora en mi amante permanente.
Empiezo con decirles que soy una persona TV de closet, he tenido algunas experiencias en mi condición femenina, pero siempre he seguido manteniéndome en el closet, ya que así lo prefiero, y la vida se hace mucho más interesante, abrirse sería romper con un secreto tan bonito que lo llevamos encima, esperando que se de alguna experiencia rica de la cual podemos aprovechar a lo máximo, ahora ley voy a contar una noble experiencia que la empecé a vivir hace algún tiempo atrás, como ustedes saben, mi condición es de una TV de closet, vivo mi sexualidad escondida en mi casa, vivo sola, y tengo un buen trabajo en mi condición de profesional varón, pero ya desde hace mucho tiempo, permanentemente uso ropa íntima femenina las 24 horas del día, la misma que la escondo con mi ropa de apariencia de varón, por las noches cuando llego a mi casa la mayoría de las veces me visto como toda una mujercita, tengo un ropero bastante variado de ropa femenina, tanto externa como íntima, tengo algunos elementos para maquillarme, pelucas, zapatillas con tacos y vestidos, falditas y una variedad de ropitas que he ido comprando poco a poco de acuerdo a mi propio gusto, con decirles que tengo ropa femenina, más que de varón, me gusta y me siento muy feliz y realizada.
Estas ropitas de las que les estoy hablando las uso por las noche en el interior de mi casa, no sin antes cerrar las ventanas, que por cierto la casa tiene un bonito jardín hacia adelante y no cuenta con rejas o algo parecido, por lo que siempre tengo mucho cuidado cuando hago mi transformación, siempre tomo los recaudos necesarios a objeto de no ser observada por los transeúntes que circulan por la calle, en mi intimidad me siento la mujer más realizada y sueño mis fantasías, hasta conciliar el sueño, los fines de semana por lo general no salgo de casa y me dedico a mis quehaceres domésticos y del trabajo, estas actividades casi siempre las realizó vestidita de una linda damita.
El vecindario donde vivo es de clase media alta, los vecinos son bastante discretos, cada familia vive su vida, importándole muy poco la de sus vecinos, la relación que tenemos en muchos casos no pasa de saludo formal y el algunas ocasiones solamente nos limitamos a comentar cosas banales, como ser el tiempo, el clima, la política y otras cosas más de no mucha trascendencia, a lado de mi casa he notado con el tiempo que vive un señor maduro, creo que vive sólo, ya que nunca he percibido otra gente en su casa, con él casi todos los días nos saludamos y alguna vez nos hemos puesto a conversar, sobre diferentes temas, no hemos compartidos temas personales para poder conocernos un poco más, y así venía pasando la vida, hasta que un día lunes, al salir al trabajo me lo encontré casi en la puerta de mi casa y yo normalmente procedí a saludarle, con un Buenos Días, a lo que él me contesto, ?Buenos Días Mamita?, lo que me llamó mucho la atención y torcí mi mirada alrededor mío, pensando que había alguien más cerca de mí, y constate que no había nadie por lo que el adjetivo ?Mamita? era para mí, esa situación que me puso totalmente incómoda, estaba totalmente avergonzada, me ruborizó, me sentía humillada, tenía una tristeza en mi corazón que no sabía cómo proceder, cómo reaccionar, qué decir, ese momento pasó todo por mi cabeza, qué le pasaba aquel señor para dirigirse de esa manera hacia mi persona, me había descubierto me había espiado, qué es lo que había pasado realmente, en la medida que me alejaba del lugar, me sentía totalmente desdichada, llegue a mi trabajo y realmente todo el día no pude concentrarme en los quehaceres del mismo, trabaje a media máquina, pero gracias a Dios, creo que nadie se dio cuenta de mi situación psicológica en la que me encontraba, pensaba y pensaba el por qué me saludó de esa manera, construía varias hipótesis y la que se acercaba más a la realidad es que aquel tipo me venía espiando y una de esas noche posiblemente me descubrió vestida de damita, y ahora él quiere aprovechar esta situación posiblemente para chantajearme o algo parecido, una primera conclusión fue que no le haría caso para nada y si se presentaba una nueva situación similar a la de la mañana tendría que enfrentarla y cortarla de raíz, ya que era mi vida que estaba en juego.
Pasaron los días y aquel caballero no se aparecía, se había esfumado, y yo estaba totalmente preparada para enfrentarlo y poner los puntos sobre las is, pasó más de una semana y una noche cuando retornaba a mi casa recuerdo que no tenía nada para preparar la cena por lo que me dispuse cenar en un restaurant cerca de casa e ingrese al mismo con el fin de comer algo ligero, pido una cena y cuando estaba disfrutando de la misma por atrás me sorprende aquel caballerito, y me saluda normalmente, y se sienta en una silla que estaba libre y pertenecía a mi mesa, yo le respondo con mucha personalidad y hago de cuenta que no me había dado cuenta de aquel saludo cuyo adjetivo era ?Mamita?, conversamos un momento, él también se dispone a cenar y ahí aprovecha para contarme un poco de su vida, me dijo que era un hombre viudo, ya que su esposa había fallecido algún tiempo atrás y no tenía hijos y que la casa donde vivía era del trabajo en pareja, y que se encontraba bastante sólo, esa situación despertó una gran curiosidad dentro de mí, qué le pasa a este hombre, por qué me cuenta su vida, haciendo énfasis en su soledad, qué le pasa por su cabeza, me está insinuando algo, qué es lo que quiere de mí, y otras cosas más, hasta que me lleva a asumir una actitud de consideración hacía él, me apena su situación, no siento lastima pero eso sí, veo su situación con mucho más cariño, pero no llego a relacionar tal situación con el saludito del que fui objeto en pasados días.
La conversación durante la cena se puso bastante interesante e íntima, por lo que él me sugirió tomar una cerveza a lo que yo le rechace porque en Potosí, Bolivia, por las noches hace bastante frio a lo que sugerí tomar un singani o un wiski, él acepto muy gustoso y pidió un wiscacho, empezamos a beber y conversar sobre nuestras vidas yo le conté que era un profesional joven y que de un tiempo a esta venía trabajando en una empresa pública y que me iba bastante bien para ser uno de mis primeros trabajos y lo hacía con bastante profesionalismo, ya entrados en copas él me empieza a contar que hace dos semanas, un fin de semana específicamente él estaba sacando su basura por la noche y sin pensar se fue acercando a mi casa y sin querer observó por una de mis ventanas una silueta femenina, lo que le llamó la atención y se acercó un poco más y pudo ver que se trataba de mi persona haciendo mis quehaceres domésticos vestida de mujer, y le gustó mucho la escena que observaba, y sin pensar dicha escena le había excitado bastante, y el día lunes lanzó el famoso saludo, que luego de hacerla se sintió bastante apenado ya que él no tenía ningún derecho a hacer dicha insinuación por lo que estaba bastante arrepentido y procedió a disculparse, yo me sentía y encontraba en una encrucijada ya que había sido descubierta en mi intimidad sexual, por lo que procedí con bastante prudencia y me anime a contarle cual era mi situación y mi opción sexual, él lo tomó con bastante madurez y continuamos tomando y conversando de muchas otras cosas, ya un poco mareados, la dueña del restaurant nos comunicó que ya era hora de cerrar su negocio por lo que optamos por retirarnos, pero teníamos media botella de wiski, por lo que él me dice que podemos ir a su casa a continuar con nuestros tragos en eso espontáneamente sale de mí, que más bien yo le invito a mi casa y que si nos faltaba yo tenía unos buenos tragos en mi casa, sin decir más palabra alguna no retiramos del local y nos dirigimos a mi casa, ingresamos a la misma, y saque dos copas y sus aguas, le sirvo y continuamos tomando, la compañía era placentera ya que él tenía una buena conversación, retornamos al tema de mi situación y él me dice que él no tenía ningún complejo por las personas como yo, y que era una pena en tan bonita situación por qué no podría estar más cómoda, con lo que sentía por dentro, lo que él quería decir es que me cambiara y me transformara, yo sin pensarlo dos veces le digo que me esperara un momento que me iba a cambiar y presentarme con mi personalidad verdadera, ingreso a mi dormitorio, me desnudo completamente, me aseo, por fuera e internamente, escojo una lencería completa de color negro compuesta por un portaligas, medias nylon, una tanguita que cubría parte de mis nalgas que por cierto las tengo creciditas, mis piernas se ven de maravilla, me pongo un sostén ya que tengo mis tetitas bastante creciditas y luego me pongo un vestidito bastante apretado a mi cuerpo, me coloco una peluca negra, bastante larga que llega hasta mi cintura y procedo a maquillarme con bastante prudencia sin ningún tipo de exageración, una vez lista salgo al living, donde me esperaba el caballero, él me mira con bastante curiosidad, y yo me presento como Elizabeth, y él recién me da su nombre se llamaba David, tomo asiento en el sofá donde él se encontraba y le invito a servirnos nuestras copas y nuevamente procedemos a conversar, él me trata desde ese momento como una fémina, utilizando siempre el nombre de Elizabeth, me trató como una verdadera mujer, lo que realmente me gustó mucho, en eso me pregunta sobre mi desarrollo sexual, a lo que yo solamente me limito a contestar que las cuatro paredes que ve son las únicas testigos de mi desarrollo sexual y ellas conservan mi secreto oculto con bastante delicadeza, él me contesta que aparte de las cuatro paredes ahora es él uno más que sabe el secreto mío, y me dice que no me preocupe que dicho secreto se lo va a llevar a la tumba, lo que me relaja bastante y me pregunta si alguna vez no intente tener una relación que me permitieran hacer realidad mis fantasías, mintiéndole un poquito le dije que me gustaría pero que no tuve oportunidad y no sabía cuál sería el comportamiento mío, en eso él me toma de la mano yo accedo sin poder resistencia alguna y me dice que estaba declarando su amor y cariño hacia una persona que merecía todo el respeto por lo que era y por lo que sentía, esta situación me empezaba a derretir, estaba rompiendo todos mis sistemas de defensa, me encontraba deshecha sin pretextos y muy excitada, besa mi mano derecha y yo también acaricio sus manos, mostrando mi satisfacción por esa nueva situación que empezábamos a vivir, eso fue el inicio de un nuevo idilio de amor, me consulta si tengo música para bailar y le pregunto qué tipo de música quiere o le gustaría bailar, el me responde especialmente romántica, pongo una secuela de piezas románticas y empezamos a bailar en mi living, disminuyendo la luz, para que el lugar sea cada vez más romántico y excitante, él me toma de mi cintura y yo coloco mis brazos sobre sus hombros, nos acercamos bastante y luego de un momento él me roba un pequeño beso a lo que yo respondo con mucho erotismo, frente a esta situación, David, empieza a acaricias mi espalda que la tengo algo desnuda por el escote posterior del vestido que llevo, de la misma manera yo empiezo a acariciar su cabeza, bajando a su cuello y sus hombros, volvemos a besarnos pero esta vez son besos más largo llenos de erotismo, hasta que se llegan a entrecruzar nuestras lenguas, y de esta manera sellamos nuestra relación de pareja, me susurra al oído lo linda que estaba y que mis atributos femeninos no tenían nada que envidiar a cualquier dama, ya que los tenía bastante desarrollados, mis pechos son redondos y mis pezones algo creciditos y redonditos, mi cintura, tenía algo de rollitos, pero mis caderas eran bastante pronunciadas y daban lugar a mis nalgas redondas y grandes y mis piernas gruesas, por lo que comprendía su admiración, él empezó a acariciar mi espalda, bajando a mi cintura y luego llegar hasta mis caderas y mis nalgas, las empezó a acariciar con bastante sensualidad y como les dije mucho erotismo, lo que me hacía sentir mucha excitación y me encontraba en las nubes, yo deseaba que ese momento de baile con un hombre maduro no terminara nunca, que ese momento sea eterno, sus besos, sus caricias y las cosas dulces que me decía me hacían sentir toda una mujer, luego nos sentamos en el sofá y cruza su brazo por mis hombros y yo reposo mi cabeza sobre su pecho y nos volvemos a besar, y acariciar nuestros cuerpos, yo en ese momento estaba loca de excitación y llevo una de mis manos a sus partes íntimas y siento una hermosa verga semi parada, y algo dura, él aprovecha el escote delantero de mi vestido y lo baja para poner al aire libre mis tetas y empieza a acariciarlas para luego chuparlas, me muerde eróticamente mis pezones y acaricia mis piernas subiendo hasta llegar a mi entrepierna y dirige uno de sus dedos a mi culito, hace a un lado mi tanga y como yo estaba mojadita empieza a acariciar todo mi raya haciendo pequeños movimientos cada vez que pasa por mi agujero, lo que me hace sentir una extraña sensación de placer, pero es realmente rico, delicioso, deseando que lo haga una y otra y otra vez, me gusta lo que me hacía, era un hombre con mucha experiencia y sabía lo que hacía para hacerme sentir toda una mujer, saca su mano de mi culo y empieza a bajarme mi tanga, yo no pongo ninguna resistencia sino por el contrario facilitó la situación levantando mis pompis para lograr el objetivo trazado, colaboro con despojarme de dicha prenda quedando solamente con el portaligas y las medias, él continua acariciando mis piernas y todo cuanto se le antoja, mi pene pasa desapercibido por su tamaño y porque no era de interés de nadie, nos paramos y hacemos o simulamos bailar apechugados pero esa no era la intención sino por el contrario era tener mayor espacio y facilidad para acariciar nuestros cuerpos, es una situación como sí nos estuviéramos reconociendo nuestros cuerpos, con mucha sensualidad y erotismo, nos besábamos, nos metíamos mano yo sentía su pene, su hermosa verga en mis manos ya que la tenía fuera de su pantalón él acariciaba mi culo, metía su dedo dentro de mi hoyo, mojaba mi culo, realmente era un escenario de sexo explícito, de dos tortolos que se amaban y deseaban que ese momento sea eterno, en eso, yo tomo la iniciativa de hacerle sentar en el sofá y empiezo a frotar mis nalgas contra su pene situación que a él le gusta mucho y le excita bastante en cambio a mí me hace sentir una verdadera loca por el sexo, me doy la vuelta, me agacho y empiezo a besarle por el cuello y voy bajando sus hermosos pectorales hasta llegar a su ombligo, de beso con mi lengua, realmente lengüeteo todo su físico hasta llegar a su verga, me voy directamente a los testículos, los beso, paso mi lengua y los chupo suavemente para no provocar ningún daño, acaricio su esfinder con una de mis manos lo que le hace volver loco a mi David, voy subiendo por su pene con mi boca hasta llegara la punta y sin pensar más la empiezo a chupar, con suavidad al principio para luego hacerlo con mucho más descaro, estamos así un buen rato, chupando esa hermosa, gruesa y larga verga, hasta que él me toma de los hombros y lleva mi cara a la suya y me besar y nuevamente entrecruzamos nuestras lenguas, él me hace apoyar al espaldar del sofá con mis brazos, exponiendo mi hermoso culo, sube mi vestido hasta mi espalda y empieza a besar mi cuello por atrás, baja por mie espalda hasta llegar a mis glúteos o nalgas, las besa, las muerde las chupa y de rato en rato pasa su lengua por toda mi raya, pero cuando llega a mi hoyo, siento una sensación indescifrable, me vuelve loca y cada vez más y más quiero que me chupe mi culo, él como adivino o mejor por lo arrecho que se encontraba empieza a lengüetear mi culo, OH!!!! Que hermosa sensación más excitante, sentir que alguien desea penetrarte con la lengua es la sensación más rica que experimenta una mujer, sentir su lengua en mi culo me ha derretido, ahora puedo esperar lo que sea de mi macho, luego se para y empieza a meter y mojar con su dedo mayor mi culo, lo mete y realmente el dolor es insoportable, le ruego que pare por favor, él no me hace caso y sigue intentando meter su dedo, poco a poco mi culo se acomoda a la nueva situación y realiza un primer intento de meter su verga a mi culo, es bastante gruesa para penetrarme, pero por lo que veía mi hombre no se iba a dar por vencido a lo que me resigne a sentir el dolor, una vez que ingresa la punta de su verga a mi esfinder yo solamente imploraba que la saque ya que el dolor era terriblemente fuerte y no lo podía soportar, pero el empieza a besar todo mi cuello,, mi espalda a lamer los óvulos de mis orejas y a acariciar mis tetas, aspectos que me distraen en cierta forma y me hacer distraer un poco del dolor, en ese periodo mi culo empieza a acostumbrarse a su nuevo huésped, y confundida con el dolor empiezo a sentir placer, que rico sentir una verga tan tura, larga y gruesa dentro de ti, y empieza con sus movimientos del saca y mete y siento una sensación de pleno placer y el dolor se hace parte del mismo, que rico, que sabroso, que excitante sentir una verga que entra y sale de tu culo, realmente esta situación me ha llevado a un orgasmo pleno, después de mucho tiempo llega el hombre a moverse con mucha más rapidez y erotismo, aprieta mis caderas contra su cuerpo y es cuando siento que mi culo es inundado por su leche, saca su verga de mi culo me da la vuelta y con sus movimientos me pide que nuevamente se la chupe, yo procedo a hacer caso a mi hombre y se la chupo, acción que no permite que su verga se duerma sino por el contrario reaccione nuevamente se vuelva dura y me tira en el sofá de espaldas y toma mis piernas las abre y se acomoda para tirarme de nuevo con un estilito de patas al hombro, me penetra y acerca su cara a la mía, y mientras me tira con el clásico mete y saca, me abrazo de su cuello y nuevamente nuestra bocas y lenguas se encuentras y hacen lo que más saben hacer en estas situaciones, nos besamos locamente, el me tira y rompe mi culo y yo disfruto de tal situación, estamos en esa pose por algunos momentos más hasta que me pide que me dé nuevamente la vuelta y se acomoda detrás mío en el sofá, esta vez estamos acostados de lado y hacemos la pose de la cucharita y me dice que deseaba sentir mis nalgas en su pelvis, sentir mi culo en su cuerpo, yo no me hago problema alguno, ya que lo que me interesaba ese momento era sentir su verga dentro de mi culo, que lo meta y lo saque todo el tiempo que aguantara, pero como él ya había terminado una vez, la segunda vez es una relación eterna, realmente no sé qué tiempo estuvimos tirando, en nuevas poses, repitiendo otras, hasta que le dio gana de terminar nuevamente y esta vez me pide que lo pueda hacer en mi boca yo en la situación arrecha en la que me encontraba, no puse resistencia y me incline con mi cara hacia su verga momento en que ayude con masturbarlo con mi boca, hasta llegar a su eyaculación, despacho bastante leche y sentí su sabor, que rica leche, me la tome bastante y otra parte se me escapo, no importa ya habrán otras situaciones para recobrar lo perdido. Ambos bastante agotados, volvimos a nuestras copas, yo me limite a arreglar mi traje que llevaba puesto y algo de mi maquillaje, nos sentamos y continuamos bebiendo, para luego ya algo ebrios ingresar a mi dormitorio que lo compartí con David.
Al día siguiente despertamos y como no tenía nada para hacer el desayuno quedamos en ir a desayunar afuera y así lo hicimos, durante todo ese periplo no hablamos nada de lo que había pasado la noche antes entre nosotros y cual sería nuestro futuro, al retornar a nuestras casas, y antes de despedirnos, David me señala que dentro de una hora estará de retorno, que iría al mercado a comprar algunas cosas para cocinar el almuerzo, tiempo necesario y suficiente para que yo me ?cambiara?, como a él le gustaría tenerme de aquí para adelante, sellando de ésta manera nuestra relación de pareja.
Mi historia 2
Relato enviado por Nataly
Hola chicas y chicos, Soy Nataly, tengo 22 años chica de closet, pero hermosa y sexy.
Quede de contarles el resto de mi historia, pues bueno aquí el final.
Después de la mala experiencia con Jacob, quien fue muy rudo no pensé en estar con un chico, ya que Jacob fue rudo y dejo muy adolorido mi culo.
pasaron los años y me vestía de chica a escondidas y solo aveces, paso el tiempo y cumplí los 18 años, y a pesar de lo que decían mis padres no fui a la universidad, hice un curso rápido de administración y con un amigo de mi padre me conseguí un trabajo en una bodega en una empresa, el sueldo era muy bueno así que me alcanzaba para arrendar un piso pequeño, fue así como en un viejo edificio conseguí un piso muy pequeño, cocina americana y un solo ambiente solo el baño estaba a parte, pero estaba bien para mi.
Un día sábado después de un tedioso inventario general salí a caminar por el centro de la cuidad, encontré una estética muy escondida dentro de un centro comercial, entre y le pedí a la dependiente una depilación completa y un corte de pelo, un rebaje de cejas, quede como una nena, me faltaba ropa sexy y maquillaje, así que entraba a las tiendas del lugar y compraba cosas a mi gusto, en Internet busque un sexshop, donde comprara unos rellenos de silicona y un dildo, tenia todo listo para probar ser una chica y no esconderme de nadie, me duche y busque unos vídeos pornos para ver, pasaría una buena noche.
estaba todo listo y sonó mi teléfono, era David un amigo de la iglesia, necesitaba hablar le dije que me viniera a ver y probaría el que un chico me viera.
David llego unos 30 minutos después de su llamado, lo hice entrar y me presente como Nataly, el me saludo y me dijo que venia a ver pero como chico, le dije que esperara un poco que estaba por llegar, pregunto si yo era una novia o algo así y si vivíamos juntos, por dentro me reía, el no se daba cuenta que era yo, después de un rato le dije la verdad, que yo era su amigo de la iglesia y por que me fui a vivir solo, el quedo boca abierta y no lo podía creer, le pregunte de que quería hablar y me contó, que su novia a quien según la religión dios eligió para el quería tener relaciones sexuales antes del matrimonio, cosa que estaba fuera de las normas de la religión, y que tenia miedo que los padres supieran, le dije que podían inventar una salida al cine e ir a un motel y consumar el acto y guardar el secreto, que al final eran personas adultas y que sabían lo que querían, el acepto el trato y después hablamos un poco de la vida.
el se fue y por fin podría gozar de mi dildo y poder ser una chica, veía un vídeo porno y sonó mi teléfono, era David y me dijo puedo hablar mas contigo, le dije que cuando quisiera, me dijo que ahora que estaba abajo que nunca se había ido, que se quedo pensando.
Llego otra vez a mi piso y mirándome muy tímido me dijo, y si no le gusta lo que le hago, quieres ayuda le pregunte, solo un poco, sabes besar le pregunte y dijo que si había besado a su chica, bien me pare delante de el y le dije hazlo, y nos besamos, el lo hacia muy bien, pero solo tomaba mi cintura, le dije que me tocara sin miedo, yo estaba muy caliente, después de un beso y de que David tocara mi culo y me calentara a mil, baje hasta su pantalón y le chupe su verga, lo desnude por completo el esta muy caliente, me quede en pantys y sujetador, le enseñe a penetrarme pero con cariño, a el le gustaba mucho, por su cara y sus gemidos, ami me encantaba el fue tierno y muy sexy, me besaba a cada rato y me trataba como a una chica muy delicada, acaba dentro de mi anito y eso fue lo mejor, el duro mucho rato penetrándome, después de lavar su pene tuvimos sexo nuevamente, por fin me di cuenta que me gustaba el sexo y que mientras fueran delicados conmigo seria una buena experiencia.
Con David nos vemos a menudo, el se casara pronto, pero yo soy su amante, llevamos casi dos años juntos y el es muy bueno conmigo, e probado estar con otros chicos y me a encantado, pero desde esa noche soy Nataly, la chica que siempre quise ser.
espero les guste mi historia, besos y saludos a todos.

Ver todos los relatos eróticos

NO SOMOS UNA AGENCIA DE ACOMPAÑANTES. No tenemos participación, ganancia, regalías, premios o cualquier otra forma de retribución económica por los encuentros que de manera independiente tenga o pudiera tener una acompañante o masajista profesional.
No tenemos ninguna relación económica, contractual o de trabajo con las acompañantes y/o masajistas. Tampoco nos enteramos de los encuentros que las anunciantes realizan o pudieran realizar.
No sabemos, no podemos saber, ni nos interesa saber si alguna acompañante o masajista tiene una cita o deja de tenerla. No es nuestra intención participar de algun modo en sus asuntos.
NO ORGANIZAMOS, NO IMPULSAMOS, ni tampoco hacemos campañas publicitarias para que las acompañantes o masajistas viajen desde o hacia Argentina siguiendo lineas comerciales que pudieran ser más favorables o no.
NO ALENTAMOS, NI ENTUSIASMAMOS a nadie a que se convierta en acompañante o masajista.
Cada anunciante debe ser mayor de edad para que sea recibida su intención de publicar en nuestro sitio.
No organizamos viajes, encuentros o promociones de las acompañantes. Eso sería un delito relacionado con varios artículos de nuestro Código Penal y Leyes Complementarias. Nuestro trabajo es TOTALMENTE LEGAL, TRANSPARENTE y sólo pretende ser un sitio web de AVISOS PUBLICITARIOS que voluntaria y de manera independiente agreguen acompañantes o masajistas mayores de edad.
Nuestra actividad se concentra en mantener online el hosting, el diseño, la exactitud de los datos, las fotos y videos que nos suministra cada anunciante y mantener protegidos todos sus datos personales para que cuando cualquiera de ellas quiera dar de baja su anuncio publicitario, pueda hacerlo de manera inmediata.