Flor de premio

enviado por Ferbes

Soy bisexual, activo y pasivo, pero con los hombres me gusta ser pasivo, habitualmente me trasvisto medianamente, aún así quedo muy “mujercita”, ya que tengo un cuerpo muy estilizado, y tengo una cola grande, redondita, parada y muy "bancadora", ya había estado varias veces con hasta tres activos. Pero siempre tuve una fantasía que pensé que nunca iba a poder cumplir, era prácticamente imposible, a menos que pagara, pero tenía que poner mucha plata, que podía llegar a tenerla pero no para gastarla toda en esa fantasía. Y también me daba un poco de miedo pero quería esa fantasía muchísimo. Pasó mucho tiempo y la vida me sorprendió, porque a pesar de no ser jugador compulsivo, de vez en cuando juego a algunos de los típicos juegos de lotería, ya venía jugando hacía largo tiempo sin que sacara nada, hasta que un día gané, era un paquetón de plata, con más o menos la décima parte del premio podía cumplir mi fantasía, y empecé a llamar a diferentes lugares donde ofrecen hombres para sexo y los fuí citando a un hotel a todos a la misma hora. Fue un trabajito duro, porque muchos se negaban a estar en grupo con otros "colegas". Yo sería el único pasivo entre todos. Llegaron puntualmente, yo ya estaba en la habitación hacía un ratito, totalmente travestido, era una mujer mujer, estaba infartantemente potra, me sentía toda una puta y eso me excitaba mucho. Hicieron una fila y yo me puse en 4 patas en el borde de la cama. Primero se la chupé al primero de la fila y cuando la tuvo bien durita se puso detrás mía y me cogía mientras yo se la chupaba al segundo, así que mientras uno me cogía se la chupaba a otro, y cada uno más o menos estaba 10 minutos entre chupada y cogida, yo estaba gozando como nunca, era hermoso recibir una pija tras otra en mi culo y me babeaba mucho chupándolas. Ya, de última, tenía el culo re abierto (siempre tuve muy buena dilatación) y empezaron a hacerme (a pedido mío) doble penetración y doble chupada. La idea secundaría era que nadie acabara mientras se la chupaba o mientras me cogia, y "la mantuvieran lista" mastubándose, para que después, entre todos, me hicieran un bukakke. Cuando ya varios me había hecho "la doble", me senté en el borde de la cama, ellos se pusieron delante mío e iban acabando sobre mi cara, mucha cayó dentro de mi boca y yo la tragaba con mucho placer. Estuvimos una horas. Me dejaron el culo tan abierto que no se cerró bien sino hasta el día siguiente, y yo sentía mucha excitación por tener el culo tan abierto, sentirlo abierto, me entraban dos dedos sin hacer ninguna fuerza, y uno entraba casi sin tocar las paredes del ano. Fue una tarde que nunca voy a olvidar, fue hermoso, maravilloso. Y así fue como después de casi 5 horas se la chupé y me cogieron entre 28 hombres!!! Quedé fascinado y nunca olvidaré esa tarde.

Ver más relatos eróticos