Mis primeros pasos

Enviado por Silvia Karina

Hola me llamo silvia karina,es el nombre que mas me gusto y el que se adapta mas a mi personalidad,ser una chica y sentirme como tal ,es lo mas maravilloso que me paso en la vida,la historia es que me llamaron siempre la atraccion la ropas de mujer, y siempre me senti atraida,pero una ves me probe un vestido y me decidi a usarlo fue lo mas lindo,sentir la suavidad conque recorria mi cuerpo,luego probe con la ropa interior y fue todavia mejor ,la suavidad y el calce y la comodidad ,luego fueron los zapatos y maquillarme,me senti sensual,y lo mas curioso las cosas naturales de mujer que poseo,estuve meses viviendo como una chica,practicando mi femenidad dia a dia,caminando y teniendo posturas sensuales y un dia sin darme cuenta sali a la calle y sorpresa ninguna persona se dio cuenta....!!!!ese dia me senti feliz porque me sentia como ellas,iba a todos lados asi...y es increible...todos me trataban como chica...!!!!
No soy bonita,ni tampoco tengo cuerpo de modelo,soy sencilla,simple y delicada,me gusta agradar y en donde estoy me femeneidad inunda el lugar y aflora de una manera especial,bueno todavia no consegui novio y no tengo experiencias sexuales con hombres..me encantaria tener una maestra que me enseñe a ser y desarrollarme como una travesti... ser mas completa y sentirme completamente una mujer...espero algun dia que alguna ...me guie...en este nuevo y maravilloso mundo.....gracias y besos.

Otros Relatos Eróticos de Chicas Trans

La competencia
Relato enviado por Debora
Hola soy Debora, tengo 23 años, mido solo 1,55 de estatura, piel blanca y una gran cola.
No veía a Antonio mi amigo de la prepa desde que salimos de ella, pero un día me contacto y nos juntamos a conversar y para follar, mientras descansábamos de la follada me dijo te recuerdas como comenzó todo, y nos acordamos de la historia que les contare.
Tenia 14 años y llevaba unos años vistiéndome de nenita con ropa de mi hermana, era un fetiche lo asía de forma muy casual, en prepa había una chica como yo, pero a ella no le importaba vestirse en publico, tenia 2 años mas y había repetido un año, normalmente iba a las fiestas vestida de chica y los chicos la seguían y le coqueteaban para conseguir un polvo.
Un dia le dije a Antonio y Marcelo otro amigo, que si uno de ellos se vistiera de nena causaría el mismo efecto que la chica, "por que uno de nosotros dijo Marcelo por que no tu", que ganaría le dije, una suma de dinero como 50 dolares, bueno les dije la apuesta esta hecha, en la próxima fiesta, no deseaba ser follado, solo ganarle a la chica.
Le pedí ayuda a mi hermana, solo le dije que seria una apuesta, ella estuvo de acuerdo y me ayudo, llegue a la fiesta después que ella y muy sexy vestida, Antonio me llamo Debora por primera vez y me gusto el nombre, los chicos se acercaban y me invitaban bebidas y trataban de seducirme, mientras Antonio y Marcelo bebían a escondidas y miraban de lejos mi excito con los chicos, la chica tenia una competencia, creo que me fue mejor a esa noche.
Termino la Fiesta y Antonio se ofreció a llevarme a casa y el lunes me pagarían el dinero, Marcelo se retiro antes sus padres vinieron por el, estábamos fuera de mi casa y Antonio me mira fijo y me dice te vez hermosa, no lo esperaba y me beso, entramos al jardín en silencio, nos besamos otra vez, no esperaba ese momento pero me deje llevar, me voltea y rosa su pene contra mis nalgas, lo sentí muy rico me aprieta contra el y me dice al oído mientras besa mi cuello "te follaría". me aparte de el y le dije estas loco aquí no, pero insistió besándome nuevamente, baje hasta su pene con el temor de ser descubiertos por mis padres, y se la mame, y le dije confórmate con eso luego veremos. le pedí que se fuera.
Pasaron los días y no contamos nada a nadie, un día después de clases fuimos a su casa por un trabajo, el estaba solo y luego de los deberes me dijo, ahora podemos estamos solos por unas horas, fui a la habitación de su hermana sin pensarlo, me puse solo una tanga, pantys y un sujetador, tenia el pelo un poco largo, maquillaje y salí, el estaba aun vestido, nos besamos y se la mama, el me puso en 4 sobre su cama lamió mi culo y me follo, me dolió al principio y luego fue excitante, dos folladas a mas no poder y fui su nenita, después de eso nos juntábamos a follar de vez en cuando.
Un día fuimos invitados por la chica llamada Sussan a su casa, Marcelo, Antonio y yo debía ser Debora, pensamos que seria una fiesta, pero solo estaba Sussan y 3 amigos mas, llegamos con los chicos, unos tragos y Sussan dijo "estos son los chicos que te follan verdad", no le dije solo son amigos y le contamos lo de la apuesta, ella dijo no me mientan y demuéstrame que eres mejor que yo, en que sentido, follemos con los chicos ellos dirán quien es mas nenita, me metí en un lió pensé, hable con los chicos y le dije que siguiéramos el juego, con Sussan nos follamos alternada mente a los chicos y fue maravilloso, aun que mi culo quedo muy adolorido, no gane ella tenia mas experiencia, pero valió la pena cada follada que me dieron, desde entonces soy Debora para los amigos y con Sussan compartimos muchas cosas mas, que luego les puedo contar.
Cuando me hicieron nena
Relato enviado por Chiara
Ya en el cole me gustaban los pibes y no las minas, pero nunca me había animado a nada, solo pajas con la web y algo metido en mi culo. Cuando entré a la facu me metí al equipo de futbol, soy un 10 habilidoso y me encanta jugar. También me gustaba el vestuario, esos machitos, esas pijas, se me iban los ojos. En las vacaciones de julio viajamos a jugar un torneo, nos pusieron de a 2 por habitación en el hotel. Me toco con Mauro, uno de los arqueros, lindo macho de unos 24, 25, peludo. La primera noche cerró la puerta con llave y me dijo ?Ya vi como me miras la pija, vení, chupala? y la sacudió adelante mio. Me arrodille y la metió en mi boca, yo estaba feliz, por fin probaba carne de macho. El se dio cuenta que no sabia mucho como petear, preguntó si era mi primera vez, y me fue enseñando, ?hace mucho que no desvirgo una putita?. Rápido se puso al palo, no era como las de las porno pero estaba buena, y era de verdad y para mi! Ya estábamos los dos en bolas, me acomodó boca abajo en la cama, pasó bastante lubricante por mi culo y empezó a puertear. Yo estaba un poco nervioso, pero loquito por tenerla adentro, levantaba la cola contra su pija, ?que puta que sos?, me dijo, y metió la cabeza. Dolió un poco y me gustó mucho, empecé a gemir y el iba empujando, más y más adentro, hasta que sentí los pendejos contra mi culo. Empezó a bombear, y ahí ya era puro placer lo que sentía, el me besaba la nuca, me metía la lengua en la oreja, franeleaba mis pezones, yo me derretía y me sentía una tremenda puta. Mi pija rozaba las sabanas y acabé con la pija adentro, que rico que fue! El siguió un poco más y me llenó el culo de leche, ?ahora ya sos un puto completo?, ?gracias mi amor? le dije. Salió de arriba mío, me dio un besito en la boca y me dijo ?anda a lavarte un poco?. Cuando volví del baño arriba de la cama había un camisolin negro, medias, portaligas, tanguita y una peluca rubia cortita, ?ahora que sos una puta, tenes que vestirte como una puta?. Me dio un beso en la boca y empezó a vestirme, yo estaba muy caliente con la idea, muchas veces me había imaginado vestida de puta. Mientras me ponía la ropa me franeleaba, me besaba, y me decía todo lo que me iba a hacer, me puso a mil. Cuando terminó me vi en el espejo, yo soy bien morocho y la peluca era casi platinada, el contraste me hacía todavía más trola, buenísimo! Saque algunas selfies, quería guardar mi primera vez como puta. Mauro se acomodó en un sillón, piernas bien abiertas y me hizo chuparle pija, huevos y culo, me iba enseñando como tratar un macho, y yo tenía muchas ganas de aprender. Me puso en cuatro patas en el borde de la cama, sacó unas fotos ?para que te acuerdes de tu culito virgen?, y me empezó a dar guasca duro, clavaba hasta los huevos, sacaba todo y a fondo de nuevo, divino! Después me dio vuelta y me cogió patitas al hombro, estaba muy bueno mirar al macho que me culeaba. Apenas me toque la pija y acabé, el me dio su leche a tragar, riquísima! Me dio pija dos veces más, acabó en mi culo y en mi cara, cambiábamos de cama para que las dos quedaran usadas, dormimos juntos, me desperté en cucharita sintiendo su pija dura contra mi colita. Fueron cuatro noches maravillosas, apenas volvíamos al cuarto me hacía nena y era sexo y sexo y a la mañana más sexo y desayunaba su leche. Descubrí que sexo es una droga para mi, siempre quiero más. No nos fue bien el torneo, terminamos cuartos, pero cuando llegamos de vuelta (eran 100 km nomas, llegamos temprano) fuimos con Mauro y otro pibe a la casa del entrenador, me hicieron nena y me consolaron entre los tres, muchas veces me consolaron, volví a casa muy feliz. Fui al torneo Carlos y volví Chiara. Me encanta ser un pibe trolo que se transforma en una nena puta, muy puta!
Dulce despertar...
Relato enviado por Carla
Lentamente comencé a despertar de un profundo sueño. Al abrir los ojos, mi primera sensación fue de extrañeza: no reconocía el lugar en que me encontraba hasta que, al comenzar a acostumbrar los ojos a la penumbra reinante, empecé a distinguir algunas formas. En el suelo, hechas un bollo al lado de la cama, reconocí mis prendas íntimas: el baby-doll, las medias negras de nylon, la bombacha y el corpiño negros. Giré mi cabeza y descubrí, tendido boca arriba a mi lado, su cuerpo totalmente desnudo. Por la posición en que habíamos caído rendidos, sus genitales habían quedado muy cerca de mi rostro, tanto que enseguida percibí ese olor tan característico que me resulta tan delicioso: el olor entre acre y dulce de su semen ya fermentado. “Olor a pija amanecida”, como yo lo bauticé. El espectáculo que se ofreció ante mi vista, no por conocido me resultó menos impresionante y deleitoso. El tronco de su pija, nervudo, largo y grueso a pesar de estar fláccido, rematado por un glande abultado y brillante asomando por debajo de su prepucio semiretraído y, colgando de su base, unos hermosos testículos: en fin, un espectáculo delicioso que enseguida trajo a mi memoria los recuerdos de la tórrida noche pasada y las deliciosas experiencias vividas. Al pensar que apenas unas horas antes tenía ese tremendo órgano moviéndose dentro de mi culo, no tardé en volver a ponerme cachonda y sentir las ganas de recomenzar de nuevo el frenético combate. Total, calculaba, después de un reparador descanso él ya estaría tan repuesto como yo del agotamiento provocado por el brutal tiroteo. Al arrimar mi rostro a su poronga, el olor genital, olor de varón, se hizo mucho más penetrante, lo que aumentó terriblemente mi excitación y mi apetito sexual. Me propuse procurarle un dulce despertar, para lo cual empecé a lamer muy despacito sus huevos, pero al ver que no reaccionaba, pasé directamente a lamer el tronco, subiendo hacia el glande. Recién cuando comencé a pasar la lengua por su frenillo y los bordes del glande, noté que empezaba a reaccionar. Primero fueron unos movimientos de su cabeza, luego de sus piernas acompañados por estremecimientos de su cuerpo cada vez que la punta de mi lengua tocaba algún punto sensible de su glande y entonces me decidí a ir a fondo e introduje la cabeza de su poronga dentro de mi boca, empezando a succionar con energía mientras con mi mano derecha comenzaba a pajearlo. Ahí sí terminó de despertar y alargó su mano para acariciar mi cabeza, mientras comenzaba a gemir. En pocos segundos su poronga aumentó enormemente su tamaño y se puso totalmente dura.

Sin necesidad de intercambiar palabra alguna, supe que ambos habíamos alcanzado simultáneamente la temperatura óptima, con lo cual no debía aguardar un instante más para recibir amorosamente su pija dentro de mí. Soltando su poronga, tomé uno de los sobres de gel íntimo que habían quedado sobre la mesa de luz y, abriéndolo, con los dedos de mi mano derecha deposité su contenido sobre mi ano y luego con los dedos procedí a introducir la mayor cantidad posible dentro del mismo, lubricando todo su interior para lo que estaba por venir. Luego coloqué una porción de gel sobre su glande, desparramándolo bien sobre el mismo. Hecho esto, me coloqué boca abajo sobre la cama, el pecho bien bajo y la cola bien alta, ofreciéndosela. Él no se hizo rogar: sin decir palabra se colocó detrás de mí y sujetando su pija con la mano derecha la deslizó sobre mis nalgas bien abiertas, apoyando la punta de la cabeza sobre mi ano. Inmediatamente empezó a presionar, suave pero firmemente, de modo que no tardó en vencer la poca resistencia que podía oponerle mi esfínter ya dilatado al máximo. Una vez que entró la cabeza, mantuvo la presión hasta que hubo penetrado todo el tronco, quedando sus bolas apretadas contra mis nalgas. Tras una brevísima pausa, comenzó el movimiento de bombeo, lento al principio, más rápido después hasta finalmente terminar en un frenético bombeo. Al cabo de unos minutos de sentir su respiración jadeante saliendo de su boca junto a mi oído, escucho que me susurra:

-“¡Ahh, aaahhh, mi amor, voy a acabar!”

Casi inmediatamente interrumpió su movimiento de vaivén al tiempo que sentí cómo su cuerpo se arqueaba, se ponía rígido y dando una última, profunda estocada, dejaba escapar de sus labios una especie de gruñido:

-“¡Arrrggghhh…!”

Yo simultáneamente acabé con él, eyaculando una pequeña cantidad de semen por mi pene fláccido:

-“¡Ay, sí, papi! ¡Vení, mi amor, yo también me voy!”

Acto seguido, su cuerpo se aflojó completamente dejando caer todo su peso sobre mí y así permanecimos unos instantes disfrutando de la increíble sensación de placer y relax que ambos habíamos alcanzado, hasta que después de un rato él se dejó caer al lado mío, quedando tendido boca arriba a mi lado, con su pene ya totalmente fláccido. Yo me incorporé y dirigiendo mi rostro hacia el mismo, procedí a limpiarlo meticulosamente con mi lengua. ¡La expresión de satisfacción y gratitud de su rostro resultaba indescriptible! Era lo menos que podía hacer por la poderosa arma de mi machito que había vuelto a provocarme un placer tan intenso.

Ver todos los relatos eróticos

NO SOMOS UNA AGENCIA DE ACOMPAÑANTES. No tenemos participación, ganancia, regalías, premios o cualquier otra forma de retribución económica por los encuentros que de manera independiente tenga o pudiera tener una acompañante o masajista profesional.
No tenemos ninguna relación económica, contractual o de trabajo con las acompañantes y/o masajistas. Tampoco nos enteramos de los encuentros que las anunciantes realizan o pudieran realizar.
No sabemos, no podemos saber, ni nos interesa saber si alguna acompañante o masajista tiene una cita o deja de tenerla. No es nuestra intención participar de algun modo en sus asuntos.
NO ORGANIZAMOS, NO IMPULSAMOS, ni tampoco hacemos campañas publicitarias para que las acompañantes o masajistas viajen desde o hacia Argentina siguiendo lineas comerciales que pudieran ser más favorables o no.
NO ALENTAMOS, NI ENTUSIASMAMOS a nadie a que se convierta en acompañante o masajista.
Cada anunciante debe ser mayor de edad para que sea recibida su intención de publicar en nuestro sitio.
No organizamos viajes, encuentros o promociones de las acompañantes. Eso sería un delito relacionado con varios artículos de nuestro Código Penal y Leyes Complementarias. Nuestro trabajo es TOTALMENTE LEGAL, TRANSPARENTE y sólo pretende ser un sitio web de AVISOS PUBLICITARIOS que voluntaria y de manera independiente agreguen acompañantes o masajistas mayores de edad.
Nuestra actividad se concentra en mantener online el hosting, el diseño, la exactitud de los datos, las fotos y videos que nos suministra cada anunciante y mantener protegidos todos sus datos personales para que cuando cualquiera de ellas quiera dar de baja su anuncio publicitario, pueda hacerlo de manera inmediata.