Mi confesión con un amigo

Enviado por Romina

Recuerdo que fue una noche de jueves. Estaba con mi mejor amigo Pato, y estabamos charlando de distintas cosas, cuando los temas comenzaron a ser de indole sexual. Entonces Pato me desafio a que le contara mi mas profundo secreto sexual. Para responder a su pedido, le pedi me esperara mientras iba a mi habitacion. Busque mi mejor lenceria erotica, medias, portaligas, tanga colaless y corpiño. Todo de encaje negro. Asi vestido me puse una bata y sali de la habitacion pidiendole a mi amigo que se tapara los ojos. Una vez frente a el le pedi que abriera los ojos, entonces yo abri la bata y la deje caer al suelo. La cara que puso¡¡¡ no lo podia creer, me decia que me quedaba hermoso, que le gustaba mucho y que realmente se sentia excitado. Lo tome de la mano y lo lleve a la habitacion, donde lo tire sobre la cama y le abri el cierre de su pantalon. Saque su enorme verga y comence a chuparsela con desesperacion. Lo lamia desde los huevos hasta la cabeza y me lo tragaba hasta la garganta. Entonces me tomo fuerte y me puso de espaldas. Me penetro con fuerza y pude sentir toda su poronga dentro mio, me sacudio con brutalidad y me gusto, ya que me parecia ser violada. Me monto hasta hacerme acabar, entonces yo muy dulcemente lo hice acabar en mi boca. Montones de leche salian de mi boca, mmmm que sabor¡¡¡¡¡. Una vez que acabamos, nos dimos una ducha y se fue muy feliz a su casa. Desde ese dia nos encontramos casi a diario, el bien calentito y yo vestido como su PUTITA.

Otros Relatos Eróticos de Chicas Trans

La estética de Diana
Relato enviado por Frankie
Todo empezó vía mail, conocí a un contacto, que me contacto por mi relato anterior, me preguntaba de mi aventura con Tania, la trans de Tlalnepantla, para no ir tan lejos, me conto de una tv que se llama Diana, que tenía una buena verga y que era en demasía cachonda.
La verdad no me animaba, no porque no quisiera, simplemente porque no sabía como la debía abordar, entonces me decidí, fui a comprar un tanguita rosa y un body negro de encaje con abertura en la entrepierna, me depile la verga y mi anito.
Después me dio una buena lavativa, me puse la ropita que compre primero el body de encaje que me queda bien ajustadita y por ultimo mi tanguita rosa.
Me sentía toda una nenita, tenía la tanga que se escondía en mi culito, estaba súper excitado, sentía mi cuerpo vibrar y que me faltaba el aire de la calentura.
Me puse unos jeans una playera de manga larga, sentía que en la calle todos se percataban de que tenía debajo de mi ropa de nena.
Cuando llegue estaba haciendo un peri cure, a una señora, se veía hermosa Gina alta delgada, cabello largo con una cola de caballo, rubia. Una tetas grandecitas antojadizas, que se asomaban de su blusita de tirantes y un pantalón pegadito de mezclilla, no era tan joven pero lucia bastante atractiva.
Yo temblaba pase y me dijo.
Diana: si quieres te atiendo, que te voy a hacer.
Frankie: Un corte pero espero no tengo prisa.
Diana se dedico a la señora, le estaba ya pintando los dedos de las manos. La señora después de unos 20 minutos por fin se puso de pie, le pago y se fue.
Diana: Pasa, como lo vas a querer.
Me coloco la bata para cortarme el pelo le dije.
Frankie: yo quiero otra cosa.
Le puse la mano sobre su pene.
Diana: Ya veo, ven cielo. Así que tú quieres otra clase de servicio.
Me llevo al baño.
Diana: Cierro y ahorita jugamos.
Se desapareció y escuche como bajo la cortina, todo se puso más obscuro, yo me estaba quitando ya el pantalón y la camisa.
Diana: Sal ya cerré la estética.
Cuando me vio Diana.
Diana: si eres toda una dulce nenita, pero mírate, ya sabias a lo que venias, que linda putita.
Le puse la mano sobre su verga, que aun estaba guardada en su pantalón, ella se acerco a mí y comenzó a besarme y me comenzó a sobar las nalgas.
Diana: Mira me caíste como llegada del cielo tenía una ganas locas de culearme una nena como tú, llegando a casa me iba a hacer una chaquetita.
Se quito el pantalón con una sola mano, traía una tanguita negra, que ya estaba mojada y dejaba ver su marcado paquete, al cual me lance como una desesperada y se lo saque de su pequeño calzoncito.
Sin meditarlo me lo metí en la boca y lo recorrí cual fuera un delicioso dulce, ella me tomo con fuerza de la cabeza mientras empujaba su pene hasta mi garganta, yo estaba hipnotizado con el sabor de su verga, estaba emputecido de tener tan enorme bestia en mis labios, de momentos le daba lengua a sus bolas. Lo cual ella celebraba con pequeños suspiros.
Diana: ven súbete en el sillón, quiero que me la sigas mamando, pero t voy a dar dedo
Me puse empinado mientras le mamaba su verga una vez más, ella comenzó a jugar con mi colita.
Alcanzo su bolsa y saco un condón y lubricante, se lo unto en su dedo y siguió dediandome rico, yo suspiraba y esperaba tenerla adentro.
Diana: Ya pendeja déjamela de mamar o me voy a venir, ponte de perrito.
Ya en ese momento tenía tres dedos dentro y me puse de perrito, se coloco el condón y me lo empezó a meter pero la tenía muy grande me hacía daño.
Frankie: espérame métela despacio.
Diana: Si cielo.
Me la acomodo en la entrada y la deslizo, yo me moría de la anchura de ese monstro, ella sintió que estaba entrando con dificultan y paro, se aferro a mi cintura y me dijo.
Diana: Nada de mariconadas, andabas de perra calentándome ahora te aguantas, te voy a culear hasta que me venga.
Con todas sus fuerzas me la empujo entraba y salía. Mis quejas se hundían de la tremenda cogida que me estaba propinando, sentía como me abría en cada embestida.
Diana:
Ya ves putita, si se nota que te encanta ni dices nada.
Me dio un buen rato yo estaba como poseído por el tremendo vergon que tenia dentro.
Diana: Ponte patitas al hombro quiero verte mientras te cojo.
Obedecí y me estuvo taladrando riquísimo, mientras me dejaba caer su saliva en la cara y por momento me mordía los pezones y me masturbaba.
Que delicia de perra que vino a verme, tienes una linda cola, me encanta, cuando después de que les doy una probadita ya no quieren y luego ya no te vas a querer.
Diana Cabálgame nenita que me quiero venir.
Se acostó en el sofá y me senté en ella, de inmediato me tomo de la cintura y me empujaba el pene en un ritmo frenético, yo veía estrellas mientras me masturbaba. Diana en un momento empezó a convulsionarse y terminó viniéndose.
Aun no perdía su erección me apresure para venirme yo también.
Diana: Estuvo muy rico nenita, cómo te llamas,
Frankie: Franco
Diana: ya voy a abrir la estética. Ya vístete.
Me vestí y cuando Salí del baño estaba llegando un señor, solo me dijo luego si quieres terminamos lo del corte de pelo.
las cosas de la vida 7
Relato enviado por mariludmila
y asi sali,, me sentia como exitada, ensoñada, nerviosa, vergonzosa,, me mire al espejo de nuevo vestida y guauuu realmente ,,, era una hembra, de buenas curvas y un par de tetas enormes,, y asi cruce la puerta,,,y a la calle, eran pasadas las 17 y yo debia tomar un taxi para mi casa del otro lado de la ciudad,, pero decidi caminar,, un par de calles, a dos cuadras pase por una obra en construccion y ahi senti el primer silvido ,, y un piropo que me avergonzo pero me gusto,, cruce la calle, en ese momento paso un auto muy lujoso que me llamo la atencion, camine una calle mas y dos chicos que venian de frente se abrieron me dejaron el paso entre el medio de ellos y al momento escuche una serie de piropos que me endulzaron y me exitaron,, era otra mujer,, me empezaba a dar cuenta que me habia convertido en una bomba sexy,,, iba pensando esto cuando el mismo auto lujoso de unas calles atras se detuvo al lado mio,, bajo la ventanilla oscura,, y pude ver un apuesto caballero vestido de traje que me preguntaba y me ofrecia llevarme,,, no supe que responder quede como tonta,, una mezcla de placer miedo y exitacion se apodero de mi,, lo unico que atine a decir es,,, " no gracias",,, mientras seguia caminando ,, el auto siguio a paso de hombre al lado mio y de nuevo me insistio,, " no temas" te vi sola y este barrio es peligroso permitime que te lleve,, ,, ahi me di cuenta que esta situacion me gustaba y me exitaba,, pero que me gustaba ser,, vista como mujer no queria que descubriera que era una travesti, por lo cual me volvi a negar,,, pero,, el me insistio,, nuevamente y cuando le volvi a decir no gracias,, me dice,, "ohh" no me habia dado cuenta,,, que linda que sos pense que eras mujer,,, esto me hizo bajar a tierra y sin darme cuenta abri la puerta de su auto y me sente,,,,
Su voz dulce amable y alegra,, me pedia calma,, me indico que me pusiera el cinturon asi lo hice y ahi pude ver de nuevo que mis tetas eran enormes,,, el cinturon me apretaban entre una y otra y esto tambien lo vio, el " me llamo Henry" me dijo ,, y vos?,, Paloma volvi a decir,,,, "fumas"? en realidad no fumo pero estaba tan nerviosa y exitada que le dije si,,, me prendio uno y me lo dio,, di una pitada y vi que en el filtro deje rastros de lapiz labial,,, pense que me queria retocar en el espejo, baje el vidrio, tire el cigarrillo y baje el espejo,,, ahi me vi,,,y nuevamente mis tetas eran las estrellas,, el auto tomo una calle con desniveles y esto hicieron que saltaran no imaginan como me exito,, y se ve que a henry tambien,, ahi me di cuenta que ibamos subiendo una cuesta por un camino oscuro y de pronto salio de la carretera y bajo un arbol detuvo el auto,, yo atada con el cinturon empece a exitarme, y henry tambien,, sin mediar mas palabras se acerco a mi tomo mi cara con su mano paso sus dedos por mi boca y me beso,,, hacia ya un tiempo que no estaba con nadie asi que me entregue a sus besos como nunca,,, enseguida note que su boca dejo la mia recorrio mi cuello y junto son sus manos se hundio en mis tetas,,,
puedo decir,, que ese dia en ese auto con ese hombre,,y esas manos y esa boca besandome las tetas descubri, que habia llegado a un orgasmo como nunca,, lo habia sentido en mi vida,, mis pezones se erectaron y mi mente se fue de mi cuerpo,, desaparecio,,, cuando reaccione,, yo aun jadeaba comouna perra,, y henry,, super exitado estaba con su pajaro afuera ahi,,, lo recoste en su asiento y me meti entre sus piernas,, muy lentamente le toque con la punta de mi lengua su pene y despues directamente lo devore,,,
senti que iba a venirse y le ofreci mi boca y mistetas,, henry eligio mis tetas y toda su leche ( mucha),, fueron a ellas yo tome la punta de su pene y se lo limpie con mis pezones mientras con el tambien esparci todo su semen por mis tetas y al final se la chupe para que quedara bien limpia, y yo saborear ese hombre que habia hecho de mi una mujer loca por el sexo como nunca,,,, puso el auto en marcha y yo me acomode un poco toda sucia llena de su olor iba como flotando,,,se prendio un pucho y yo se lo saque y me lo puse a fumar,, cuando sin darmecuenta le dije,, llevame a un telo,,, esto lo encendio y en 5 minutos estabamos entrando a un hotel de ruta,,,
Gracias a mi tío...
Relato enviado por Elizabeth T.
Mi tío, se dio cuenta de mis preferencias cuando jovencito y me ayudo en mi transformación y me hizo su mujer.
La historia que les voy a relatar, necesariamente debería ser la primera que debería relatar, ya que se trata de cómo opte por mis preferencias sexuales. Cuando estaba por mi adolescencia llegó un tío del interior a trabajar en mi ciudad natal y como se trataba del hermano de mi madre, mi padre optó por alojarle en nuestra casa y le brindo el cuarto de huéspedes, realmente mi tío era una persona bastante simpática y muy dinámica, y era solterón, ya que era una persona madura, en cierta oportunidad cuando fuimos a la piscina, pudo a observar mi cuerpo con bastante atención y luego me consulto, sobre mi cuerpo, ya que lo tenía con algunas curvas bastante pronunciadas y me dijo si no tomaba algunas pastillas o algo parecido, yo con toda naturalidad le conteste que no, que a mí en cierta forma me daba vergüenza mi cuerpo por las curvas y especialmente por lo que era lampiño, es decir, que tenía poco, poquísimo bello en mi cuerpo, y no era como mis compañeros que por la edad que atravesábamos ellos ya llevaban bastante bellos en todo el cuerpo, esta conversación se quedó ahí, por bastante tiempo, cuando empecé, a descubrir mi sexualidad, me fui dando cuenta que mi atracción no era por las mujeres sino por el contrario yo me quería sentir mujer y en cierta forma me atraían los hombres, eso era homosexualidad.
Esta situación se la comente a mi tío, que seguía viviendo con nosotros, él me dijo, que volveríamos a hablar una vez que cumpla mi mayoría de edad, mientras tanto no todavía y que tendría que estar preparado para tomar decisiones para toda la vida, lo que me hizo pensar mucho sobre mi situación, y que debería tomar con calma y responsabilidad y lo más fundamental con la necesaria madurez psicológica.
Cuando llegué a la mayoría de edad, volví a conversar con mi tío y le manifesté que estaba decidido a iniciar mi transformación, a lo que él me manifestó que el tratamiento sería un poco lento y largo pero que si era mi decisión él estaba dispuesto ayudarme con lo que yo quería, lo primero que me dijo era la parte psicológica y que desde ese momento que cuando estuviéramos solos, él me trataría como mujer y yo siempre trataría de comportarme como tal, que evitara movimientos bruscos sino por el contrario trataría de tener movimientos delicados y no agresivos; que a partir de ese momento trataría de alimentarme con más brócoli que sube la testosterona y baja las calorías, consumiera más soja que es bastante rica en Fito estrógenos y especialmente nueces de todo tipo que aportan a la melatonina, bastante pollo que aumentan los senos y harto lácteo que sirve para aumentar el trasero y las caderas y engruesa las piernas y desarrolla las glándulas mamarias, permiten suavizar la piel y reducen el tamaño de los testículos, reducen el crecimiento de los bellos faciales y estimula una forma de cuerpo más femenino. Todo este proceso ?natural?, tendría que ser acompañado con el consumo de estrógenos (HORMONAS FEMENINAS) tanto en pastillas como en inyectables y andrógenos que permiten formar las curvas del cuerpo, todo este proceso lo realice durante varios años durante mi travesía por la universidad, hasta llegar a ser profesional. En mi casa nadie se dio cuenta del proceso de transformación a la que me estaba sometiendo, pero en mi ser yo me sentía muy a gusto y feliz, luego yo también decidí utilizar algo de cortisol y oxitócica, mejorar mi apariencia de mujer.
Mi tío, solamente se limitaba a seguirme con el tratamiento y me ayudaba bastante con el desarrollo psicológico que me permitía mi transformación.
Una vez profesional, decidí salir de mi casa y no quise avisar a nadie sobre mi secreto, ya con el tiempo se enteraran y sabremos enfrentar la situación, conseguí trabajo y me independice totalmente, solamente era mi tío mi confidente, mi amigo, mi asesor, mi cómplice en todo lo que había hecho de mi persona. Una vez totalmente independiente me convertí en lo que ahora soy una travesti de closet, y con mi sueldo apoyo a mis padre, pero muy poco les veo, con el pretexto del trabajo y el estudio, también he empezado a comprar ropa íntima de mujer, tanguitas, sostenes, medias nylón, portaligas, ropa femenina de toda clase, faldas vestidos, zapatos con taco, deportivos ajustados al cuerpo, maquillajes, sombras, lápices labiales, pelucas, ropa de dormir femenina, bolidoys, y tantas otras cosas más, y empecé a probarme las diferentes ropas que compraba, realmente me sentía realizada, pero todo lo hacía en mi departamento y en mi soledad, por último empecé a amoblar mi departamento con cierta discreción, pero lo que no pude aguantarme es comprar en espejo bastante grande donde podía ver todo mi cuerpo entero.
Estaba en eso, hasta que un día mi tío me llama a mi celular y me manifiesta que deseaba ver los resultados del tratamiento hormonal que había seguido y especialmente de desarrollo de mi nueva personalidad, al principio no le llegue a entender muy bien por lo que le solicité que sea más explícito a lo que él me contestó, que deseaba verme completamente vestida de dama, con todo lo que implicaba dicha situación, inicialmente sentí un poco de vergüenza, pero una vez que colgué el celular empecé a pensar que esta situación me ponía un desafío personal, no solamente debería vestirme de mujer sino que debería sentirme mujer y actuar como tal, desde el inicio hasta el final, desde recibirlo, estar con él el tiempo necesario hasta despedirlo, en ese momento no se me pasó por la cabeza nada de erotismo y mucho menos de sexualidad, lo que deseaba era ser mujer frente a un hombre, tal como me lo dijo mi tío, era para mí como un examen final, de todo el proceso biológico, fisiológico y psicológico que había seguido durante los últimos años, si bien en algunas oportunidades he deseado sentirme poseída por un hombre, no le había puesto tanta importancia al hecho, sino por el contrario me importaba más mi transformación, ya después se vería lo que pasaría conmigo como trans.
No por lo señalado anteriormente iba a esperar como sea, lo que una mujer siempre desea es ser atractiva, desea impresionar a su invitado, y actuar como tal, para lo cual, lo primero que empecé a realizar era la preparación del banquete que le brindaría a mi tío, él que supo comprenderme y ayudarme en este mi secreto, prepare una comida bastante exótica y pensé que el mismo debería estar acompañado con algunas bebidas alcohólicas, exóticas también.
Prepare mi comedorcito, un nuevo mantel, los cubiertos, dos copas champaneras y dos copas para las otras bebidas, al centro de la mesa dos velas con una fragancia exquisita, perfume en el comedor y las demás habitaciones de mi departamento, una vez concluida dicha faena, empecé a pensar en mí, cómo debería vestirme para el acontecimiento más importante de mi vida hasta ese momento?, dando vueltas la cabeza empecé a pensar que debería transformarme totalmente, por lo que fui a mi ropero de ropa femenina y escogí inicialmente la ropa íntima que llevaría encima, escogí una media nylón negras normales que cubrían mi pies, mis pantorrillas y llegaban hasta mis piernas, aunque las medias tenían silicona decidí usar un portaligas que hacía el espectáculo mucho más sensual, luego escogí una tanguita negra que cubría mi trasero la parte de la raya y dejaba mis glúteos al aire, para luego concluir con un sostén de seda, que recogían mis tetas, por cierto bastante creciditas. Una vez concluida con esta parte de mi transformación me miré en el espejo grande y sentí que algo no estaba bien, ya que en el mismo podía verme todo mi cuerpo pero mi rostro no hacia juego con lo que traía encima, por lo que seguidamente decidí iniciar mi transformación de mi rostro, empecé con un maquillaje completo, me pinte los ojos con un negro profundo, doble mis pestañas luego me pinte mi boca con un rojo carmín, me pinte mis uñas tanto de las manos, me coloque una peluca que llegaba hasta mis hombros de color negro oscuro y cuando me veo al espejo faltaba algo y recién me di cuenta que lo que faltaba era un bonito collar colgado a mi cuello, unos braceletes en mis muñecas, algún anillo en mis dedos y con la lencería que llevaba puesta y unos tacos bastante altos de color rojo, ahora recién me sentí bien conmigo misma, la cosa estaba avanzando hacia el objetivo que me propuse, busque que debería llevar encima y encontré un vestido rojo largo, que lo había comprado y nunca lo había utilizado, lo planche y procedí a colocármelo, cuanta mi alegría que al terminar de ponérmelo, parecía que el vestido estaba hecho a mis medidas, ya que permitían por la parte de arriba formar una luna con mis pechos, los cuales se podían exhibir medianamente, la parte de atrás dejaba gran parte de mi espalda desnuda hasta caso llegar a mis caderas, por la parte inferior era bastante suelto la prenda y tenía una abertura en la pierna derecha que cuando caminaba permitía que se viera mis pierna derecha hasta casi llegar a la entrepierna, estaba un poco nerviosa y mi tío todavía no aparecía, por lo que decidí fumar un cigarrillo a manera de esperarlo.
Al poco rato sonó el timbre de mi departamento, y con el corazón un poco agitado fui a abrir la puerta y encontré con mi tío bastante arreglado y con una botella de wisky en papel de regalo, me saludo y me brindo un beso en la mejilla y luego me entrego la botella como un presente suyo, yo me sentí al principio un poco nerviosa y desde el momento que llegó empezó a lanzarme piropos sobre mi belleza de mujer, yo me sentí bastante alagada y feliz al mismo tiempo, le deseaba hacer pasar a mi departamento por delante mío y cuál fue mi sorpresa cuando él me tomo de la cintura y juntos caminamos por mi departamento hasta llegar al pequeño living y tomamos asiento, yo un poco perturbada no había previsto el aperitivo por lo que le dije que inicialmente y para no decepcionarlo empezaríamos con el wisky que él trajo, por lo que él tomó la iniciativa y me solicitó dos copas con hielo y empezó a servirnos, ambos nos sentamos en el sofá y comenzamos a conversar sobre los logros que había alcanzado con mi transformación, él de una manera educada me dijo que posiblemente falta algunas cosas que perfeccionar pero el tiempo se dedicara a eso pero que los resultados hasta ahora alcanzados eras inmensamente grande y casi llegamos a la perfección, me sentí bastante alagada, a momentos en plena charla nos tomábamos de las manos, sin ninguna intención de mi parte, no sé qué se proponía él, aunque en sus ojos pude observar mucha seguridad y sinceridad de su parte.
Luego de un rato le invite a pasar al comedor, nos servimos y bebimos lo que había preparado, todo este proceso él siempre recurría a tomarme de las manos y acariciarlas lo que a mí me gustaba bastante y me alagaba mucho, una vez concluida la cena, que por cierto fue bastante romántica, decidimos retornar al living y me pidió que pusiera música algo romántica a lo que le hice caso, luego de cierta conversación me pidió que modelara mi cuerpo frente a él, me gustó la idea, y empecé a caminar mostrando mi lado más femenino y coqueto que podía hacer en ese momento, en eso la verdad que empiezo a excitarme un poquito y siento un poco de lujuria al ver que mi cuerpo estaba siendo observado y valorado en su verdadera dimensión. Mi tío, un poco atrevido pero bastante diplomático, empezó a indicarme sobre como caminar cuando una modela, para lo cual se paró del sofá donde se encontraba sentado y me tomo por la cintura y empezó a indicarme a mover más mis caderas, a cruzar más mis piernas al caminar y especialmente a mover más mi trasero, para lo que no solamente me indicaba sino empezó a manejar mi cuerpo con sus robustas manos, agarraba mi cintura, subía a mi cadera y luego volvía a bajas hasta mis glúteos, situación que empezó a tomar cada vez más y más confianza, pero a mí me empezaba a excitar.
Pasemos a descansar un poco de tan hermosa travesía y nos sentamos en el sofá juntos y él no soltaba mis manos, empecemos a entrecruzar los dedos de las manos haciendo riquísimas empanadas, luego me dijo que una velada tan bonita no podía concluir sin un baile juntos, yo pensaba cambiar de música un poco más bailable y él me lo impidió, por lo que nos pusimos a bailar piezas románticas y bastante lentas, apague las luces y solamente deje una lámpara a media luz, lo que hizo del ambiente mucho más romántico, yo coloque mis manos a sus hombros y el me tomo por la cintura a un principio con cierta distancia bastante discreta, pero en la medida que íbamos bailando automáticamente nuestros cuerpos se estrechaban más y más como el imán atrae al metal, y en eso me regala un beso en la mejilla a lo que yo respondo con otro beso en su mejilla, en ese momento éramos una pareja de dos tortolitos enamorados, empezó a besar mi cuello, a lo que yo no puse ninguna resistencia, en seguida siento sus manos bajar de mi cintura hacia mis caderas y luego llega hasta mis glúteos y los empieza a masajear, lo que me hace sentir en el cielo, cruzo mis manos en su cuello y en eso no más nos damos un pequeño beso en la boca, nuestras bocas se unen muy suavemente, para luego abrirlas y empezar a unir nuestra lenguas e intercambiar nuestra saliva, situación bastante excitante, estuvimos bailando por bastante tiempo, la situación me hizo olvidar del tiempo y el espacio, le acariciaba sus hombros, el recorría toda mi espalda desnuda y cogía mi culo y lo masajeaba con bastante erotismo y mucho sensualismo, al estar bastante apegados nuestros cuerpos empiezo a sentir en mi vientre su verga que poco a poco iba creciendo, en momentos me hacía dar una media vuelta y mi culo quedaba apretado a su verga, lo que me gustaba mucho y empezamos a excitarnos ambos, las palabras se fueron y empezó a funcionar nuestros instintos, cuando él se encontraba detrás mío, sus manos subían y acariciaba mis tetas, sobre el vestido que llevaba puesto yo descadamente subía cada vez más y más mi culo sintiendo su hermosa verga en el mismo, y lo frotaba como deseando masturbarlo con mis nalgas, pero lo que más me hacía sentir feliz es cuando su verga se acomodaba en el centro de mis dos nalgas en la misma raya de mi culo, era una situación tan hermosa que deseaba que nunca terminara. Tomamos algo más de bebidas alcohólicas y continuamos bailando, besándonos y metiéndome mano por todo mi cuerpo. Al retornar a bailar luego de un pequeño descanso, nos tomamos nuestros cuerpos nuevamente y no sé por qué, creo que ha sido por instinto femenino bajo mi mano derecha a sus partes y las empiezo a acariciar al principio con mucha delicadeza y luego con más descaro, realmente se siente muy rico acaricias su verga y sus testículos a un hombre, él también baja su mano hacia mi pierna derecha y busca la apertura del vestido y toma mi pierna y siente mis medias lo que le excita mucho más va subiendo hasta mi entrepierna y las acaricia va hacia el centro y utiliza las parte laterales de mi miembro como si fuera una vagina sin sacar sus manos de mi cuerpo las lleva hacia atrás y siente mi hermoso culo, lo toma como algo de su propiedad y lo acaricia inicialmente sobre mi tanguita que llevaba puesta para luego hacerla a un lado y agarrar mis nalgas al rojo vivo, situación que le permite introducir sus dedos en mi raya y llevar su dedo mayor de una de sus manos hacia mi agujerito de mi culo, lo acaricia y con la calentura que llevo no necesita mojarlo sino que empieza a acariciármelo intentando introducirlo en mi culito, lo que lo logra y yo me limito a abrazarlo con más fuerza y besarlo con más desesperación y cada vez más y más le sobo su verga hasta que me animo a bajar el cierre de su pantalón e introducir mi mano haciendo a un lado su calzoncillo y tomando su verga ya lo suficientemente parada, dura, larga y gruesa, siento sus venas de la misma y me excita más y más, él poco a poquito va bajando mi tanguita hasta tener mi culo al aire libre, me los baja y me saca completamente, mientras yo masajeo su verga y empiezo a masturbarlo moviendo de arriba hacia abajo, acaricio sus testículo y nos brindamos besos inolvidables, poco a poco él me va arrinconando hacia la puerta que da del living al comedor mi espalda choca con la puerta y no hay más escapatoria, me manosea, me hace dar la vuelta y es primera vez que siento una verga en mi culo directamente, la coloca en mi raya, luego siento sus latigazos en mis nalgas, que hermosa y excitante situación la que estábamos viviendo, moja sus dedos con su saliva y las lleva hacia mi culo y empieza a lubricarlo para luego introducir uno de sus dedos hasta lo más profundo de mis entrañas, siento un pequeño dolor, lo que me hace gritar pero el mismo se va acostumbrando a su dedo y luego empiezo a gemir de placer que me producía tener un dedo en mi culo, lo sacaba y yo sentía un gran vacío para luego volverlo a meter, después de estar un buen rato en esa situación él jugando con su dedo en mi ano, vuelve a mojarlo con mucha más saliva e intenta introducir ya no sólo un dedo sino intenta introducírmelo dos dedos junto, lo que me hace gritar de dolor y al mismo tiempo de placer, con mucha paciencia pese a ser rechazado por varias veces al final lo logra, y le ruego que pare un poco a lo que no me hace caso y continua con su travesía, poco s poco me voy acostumbrando y realmente empieza a gustarme, siento su verga en mis nalgas y la tomo y realmente, él, piensa introducirme este garrote tan grande en mi pequeño hoyito? Y siento que me va a partir en dos, me va a romper el culo, pero yo he empezado y debo terminar, me da media vuelta y nuevamente nuestros rostros se vuelven a encontrar, nos besamos con mucha pasión y erotismo él empieza a levanta una pierna mía la apoya en el espaldar de una silla y sigue jugando con sus dedos en mi culo, lo lubrica bastante con su saliva y hasta a mí me hace chupar sus dedos cuando sacaba de mi culo, yo los chupaba y nuevamente se dirigían hacia mi ajete, ya bien mojadito mi hoyito y con una pierna hacia arriba y con mi vestido con el escote y el sostén hacia abajo él chupa y mama mis tetas y empieza a intentar llegar con su verga hasta mi culito, aunque es una posición un poco incómoda para dos personas como nosotros hacerlo en esa pose, en curvea sus caderas agachándose un poco yo subo lo que más puedo mi culo y llega su vergas hasta mi orificio, lo siento muy rico que choque su verga con mi agujerito, y empieza a realizar los intentos para introducirlo, tarda un poquito y siento la punta de su verga dentro de mi culo y descansando de a poco lo va introduciendo siempre con el movimiento de meter y sacar, hasta que siento que me desvirga mi culo, siento un profundo y fuerte dolor que se hace insoportable soportarlo en lo que me dice, por favor que no lo saque, que vamos a esperar a que se acostumbre, le hago caso con lágrimas en los ojos, las mismas que son absorbidas con sus besos, nos besamos él tiene las manos ocupadas sosteniendo mis nalgas a la altura que él deseaba, luego de un buen rato muy suavemente empieza con sus movimientos a lo que yo empiezo a sentir un placer inexplicable, mi tío me ha roto el culo, aquella persona que mi confidente por muchos años, aquella persona en la que había confiado mis sentimientos más íntimos, el que me había ayudado a hacer realidad mis fantasías se había comido mi virginidad, y me sentía la mujer más feliz y realizada del mundo, el seguía moviéndose y ahora era yo también que empezaba a moverme a su ritmo a objeto de que su verga ingrese a mi culo lo más posible, y sienta lo hermoso que es tener una verga en el culo y llegar al orgasmo, ese día con mi tío, creo que llegue al orgasmo varias veces, me sentía enloquecer y gemía a mi gusto, y él me besaba en la boca, en el cuello en mis tetas, las chupaba, las mordía con mucha sabiduría sin hacerme daño, fue un tiempo inexplicable en el que estábamos tirando de lo más rico, ya con mi culo abierto de par en par su verga salía del todo y con una puntería única la volvía a introducir, así estuvimos culiando por un buen rato hasta que él empezó a moverse cada vez más rápido y me empezó a apretar hacia su cuerpo hasta que sentí como se venía en mi culo, empezaba a tomar su rica leche por mi culo, luego la sacó y yo me arrodille y empecé a chupar su verga, probando su leche que por cierto había sido riquísima hasta dejarla limpiecita, luego nos volvimos a besar y nos sentamos nuevamente en el sofá, yo deseaba ir a arreglarme un poco, pero él me dijo que tenía que irse, que tenía un compromiso en la casa de mis padres y que estaba muy contento de haberme hecho mujer que era lo único que me faltaba en mi transformación, en otras palabras había completado lo que él mismo había comenzado conmigo. A partir de ahora llevaría la marca que él me dejó.

Ver todos los relatos eróticos

NO SOMOS UNA AGENCIA DE ACOMPAÑANTES. No tenemos participación, ganancia, regalías, premios o cualquier otra forma de retribución económica por los encuentros que de manera independiente tenga o pudiera tener una acompañante o masajista profesional.
No tenemos ninguna relación económica, contractual o de trabajo con las acompañantes y/o masajistas. Tampoco nos enteramos de los encuentros que las anunciantes realizan o pudieran realizar.
No sabemos, no podemos saber, ni nos interesa saber si alguna acompañante o masajista tiene una cita o deja de tenerla. No es nuestra intención participar de algun modo en sus asuntos.
NO ORGANIZAMOS, NO IMPULSAMOS, ni tampoco hacemos campañas publicitarias para que las acompañantes o masajistas viajen desde o hacia Argentina siguiendo lineas comerciales que pudieran ser más favorables o no.
NO ALENTAMOS, NI ENTUSIASMAMOS a nadie a que se convierta en acompañante o masajista.
Cada anunciante debe ser mayor de edad para que sea recibida su intención de publicar en nuestro sitio.
No organizamos viajes, encuentros o promociones de las acompañantes. Eso sería un delito relacionado con varios artículos de nuestro Código Penal y Leyes Complementarias. Nuestro trabajo es TOTALMENTE LEGAL, TRANSPARENTE y sólo pretende ser un sitio web de AVISOS PUBLICITARIOS que voluntaria y de manera independiente agreguen acompañantes o masajistas mayores de edad.
Nuestra actividad se concentra en mantener online el hosting, el diseño, la exactitud de los datos, las fotos y videos que nos suministra cada anunciante y mantener protegidos todos sus datos personales para que cuando cualquiera de ellas quiera dar de baja su anuncio publicitario, pueda hacerlo de manera inmediata.