Mi primera vez

Enviado por Marybel

Hola es mi primera ves que cuento como me inicie como una chica travesti bueno desde muy pequena siempre me ha gustado la ropa femenina y yo vivia en una ciudad en el estado de puebla para ser exactos en un lugar llamado izucar de matamoros puebla bueno les cuento que mi primera ves que estuve con un hombre fue a la edad de 15 anos ahuque ya de ves en cuando me vestia de nena esa fue la primera ves estabamos jugando con unos amigos a las escondiadas y me toco esconderme con ricardo en una rincon yo quede de frente a la pared y ricardo quedo detras mio y fue una atraccion mutua porque cuando sintio mis pompis inmediatamente tubo una ereccion y me dijo que si queria que me la metiera claro el era mayor que yo tambien me dijo que me daria 20 pesos y ahi inmediatamente terminamos de jugar con los demas y me llevo a su casa no sin antes decirle que devia pasar por mi casa recoji unas cositas que tenia guardadas y fui a su casa cuando llegue ya se habia banado y me dijo que si yo no queria acer lo mismo y le dije que si y ahi aprobeche para despues del bano ponerme mi ropa que abia llevado era una tanguita negra y unas medias que usaba cuando me vestia solita tambien tenia una mini falda muy cortita y una blusita arriba de ombligo sali del bano combertida en toda una nena muy sexy al berme asi se sorprendio porque nunca creello que yo era esa mujer tan sexy sin pensarlo dos veses me arrodillo y se saco su pene y me lo puso en mi boca yo nunca habia mamado asi que no tenia mucha experiencia pero el me fue diciendo como acerlo aveses me decia murdelo un poquito y yo lo asia con mucha delicadesa casi para no lastimarlo y aquello estaba tan rico que nunca supe cunado se iva a benir solo senti un chisguete de lechita caliente que iso que me la tomara toda despues de que descansamos un poco me dijo que me la hiba a meter y yo la verdad estaba deseosa de eso asi que no dije nada solo deje que me quitara mi tanguta me recostara en su cama boca arriba me tomo las piernas y se las puso en sus hombros y poco a poco me fue introdusiendo su pene la verdad era un poco doloroso pero me estaba gustado mucho como para decirle que parara despues de 15 minutos que me tubo dando duro me voltio voca habajo y me bolvio a dar duro para mas tarde sentarse el en la orilla de la cama me tomo de la cintura me subio un poquito la mini y me sento sobre su erecto pene asi estube subiendo y bajando asta que me puso en el piso en cuatro y derramo toda su leche dentro de mi desde entoses me ha gustado vestirme mas de nena bueno ahora vivo en nueva york asi que si quieren saludarme escribanme un email.

Otros Relatos Eróticos de Chicas Trans

10 días en casa (parte 2)
Relato enviado por Luccy
hola soy Luccy nuevamente, ya me describí anterior mente, y este es el resto de mi historia.
DIA 4: era lunes debía asistir a la universidad, así que solo fui hasta el medio día, llegue a casa me vestí de nena y me conecte a las redes sociales, hay conocí a Ruben, siempre hablábamos pero nunca llegamos estar juntos, el estaba en linea y hablamos un poco, lo invite a casa y el acepto, el me encantaba, tenia una polla muy grande y gruesa, y eso me excitaba, me prepare para el, llego a eso de las 17 horas, antes no podía, mi teléfono lo apague para no ser molestada, ya que muchos tipos llamaban, bebimos algo y un poco de charla y al sexo, de verdad Ruben tenia una gran polla apenas caía en mi boca, luego de una mamada me penetro, es la primera vez que me duele el ano, era una enorme polla, me follo de varia maneras en el salón, descansamos un poco, bebimos mas cervezas y esta vez lo invite a la cama, fue increíble, prendí el teléfono por si llamaba mi madre, pero no, así que atendí un mensaje de un tipo solicitando mis servicios en un motel, quedamos de acuerdo para vernos pero el día siguiente, Ruben pidió algo de comer y follamos durante gran parte de la noche, fue muy excitante todo, y el era un tipo muy tierno, casi de madrugada se fue.
DIA 5: este día solo aceptaría la solicitud del tipo del día anterior en el motel, falte a clases y nos juntamos a eso de las 14 horas, me pidió preguntar por el en la recepción, me llevaron a una habitación muy linda con una silla para sexo y muchos muebles hecho para ese fin, entro el en la habitación unos 25 años tenia el tipo, me hizo un gesto de esconderme en el baño, lo hice y entro una chica después de el, comenzaron a calentarse en la cama y luego el dijo te tengo una sorpresa a la chica, salí del baño solo en ropa interior, ella estaba en plena mamada, así que la ayude con esa polla, el se alternaba en follarnos a las dos y aveces yo la penetraba a ella, fue un gran trió y muy rico, fue mi primer trió, me fui a casa muy feliz y descanse todo el resto del día y el día siguiente, aun que el follar como perra me gustaba mucho.
DIA 7: con el dinero ganado, conseguí un dildo grande, después de ir a la universidad, llegue a casa y me dilate el ano, me conecte a las redes sociales y Ruben nuevamente en linea, el dijo que tenia un amigo, me planteo el estar juntos, lo pensé y le dije que viniera con su amigo, llegaron ambos y el otro tipo era tan guapo como Ruben, su polla no era tan grande pero seria divertido estar con ambos, me follaron y ambos se alternaban para penetrarme y mamárselas, era muy rico y me sentía muy perra, acabaron los dos y compartimos un poco, luego a la cama y esta vez intente una doble penetración, pero sus pollas grandes no pudieron entrar ambas, así que solo seguimos el juego, fue excelente y me sentía muy puta con dos chicos.
Les cuento el resto de los días después, saludos a todos.
De vuelta
Relato enviado por Armando
Hola a todos, soy armando, tengo 23, estudio en la universidad economía y negocios, soy un chico que guarda su vida intima en la universidad, pero en mi apartamento soy otra chica sexy y muy putita.
Cuando era joven me vestía con ropa de mi hermana, desde los 13 hasta los 17 me vestía de chica y follaba con algunos chicos, hasta que a los 17 años mi madre me pillo literalmente ensartada en la polla de un chico sobre mi cama, ella hablo con migo y guardo mi secreto, mi padre nunca supo.
Desde los 18 vivo en un departamento lejos de mi familia en la ciudad, recordaba los buenos días de ser una linda chica, nunca pensaba en vestirme nuevamente, pero recordaba esos tiempos, un día fui a un bar de chicas travestís, una linda chica que llamo mi atención se encontraba hay, es muy hermosa y se acerco a la barra donde estaba, me dijo si quería estar con ella ya que tanto la miraba, insinuó saber lo que me gustaba, que en ese lugar no tenia que disimular, le invite una copa y ella me dijo si quería ir a un privado, acepte y después de besarnos comenzó a mamar mi polla, comencé a buscar el darle una mamada, así que fue mutuo, luego me pidió penetrarla y quise que hiciera lo mismo, cuando se lo pedí ella dijo, era eso lo que te gustaba estaba muy segura de eso, me follo muy rico y recordé por que me gustaba tanto ser chica.
Al día siguiente fui a comprar ropa de chica y maquillaje, espere la tarde me depile y me vestí de chica como antes, busque una pagina en Internet para chatear, encontré varios chicos con quienes hablar y poder ser una chica sexy, hasta que encontré a un chico muy sexy, llamado Carlos, intercambiamos fotos pero solo de nuestros cuerpos sin caras, su cuerpo era muy hermoso y me calentaba mucho, lo invite a mi apartamento, el acepto y como a una hora llego en mi busca, no era muy guapo, pero follaba demasiado rico, estuvimos unas 3 horas juntos y era todo un hombre, nos despedimos y recordé el por que me gustaba ser una hermosa chica, así que desde ese día me dedico a buscar chicos a mi gusto para follar, e vuelto a ser la chica hermosa y sexy que me gustaba ser cuando adolescente, me encanta mi vida, pero solo la vivo en secreto en mi apartamento e intento no ser descubierto.
La mano en la cola
Relato enviado por Crossflor
Tenía 19 años y era pleno verano, cuando aproveché el típico carnaval para mostrarme en público como lo que soy, toda una nena sedienta de amor.
Los carnavales en Cañuelas eran fantásticos. Se llevaban a cabo en una de las plazas de la ciudad, alrededor de las cuales desfilaban las distintas comparsas, y en la plaza misma un sinfín de gente se disfrazaba, se bañaba en espuma pegajosa, bailaba al compás de la música y bebía alcohol... Mucho alcohol...
El carnaval era mi gran oportunidad en convertirme en Flor, o Florencia como me quieran llamar. Ese día asistí a la casa de una amiga, Natalia, a quien le expresé mi deseo de disfrazarme de mujer. Ella tiempo después me confesó que siempre desconfió de mis ritos transexuales, pero nunca antes se había animado a decírmelo.
Con toda confianza, ya que éramos las dos "flaquitas", le pedí que me prestara ropa, zapatos y medias. Estuvimos toda la tarde pintándonos y divirtiéndonos de lo lindo, preparándonos para la noche de fiesta.
Finalmente me puse una medias de color piel, una vedetina negra bien dentro de mi rayita, una falda de color gris, con forro, pero bien cortita, ya que sólo tapaba mis glúteos y apenas una pequeña parte de mis piernas. El ombligo descubierto, y arriba una remerita cortita de color negra, con sostén e implantes mamarios que verdaderamente parecían tetas. En los pies unos zapatos de taco alto, unos 7 u 8 centímetros, y por sobre todo una camperita de jean, por si a la noche hacía frío. Maquillada a full !! con los ojos bien delineados y con los labios pintados de un rojo radiante, de esa pintura labial que no se quita practicamente con nada.
La casa de Naty estaba a unas 4 cuadras de la plaza, pero como todo el mundo iba para allá, caminamos sin mayor problema.
Ya en la plaza lo primero que hicimos fue pedir y tomar unas cervezas; las que tomamos sentadas en uno de los tantos bancos. Allí fuimos "literalmente atacadas" por innumerables baños de espuma (el rey momo, se acuerdan ?), en la cara, en el cuerpo, por todos lados, por lo que decidimos ir al centro de la plaza, donde pasaban música. Allí estuvimos mas protegidas por la gente mayor, que se agolpaba en la que resultaba ser la pista de baile.
Imagínense que con Natalia estábamos continuamente tomadas de la mano, hasta que un apuesto chico, de unos veintipico de años, la tomó a ella por la cintura y la llevó a bailar.
Yo no la soltaba !!! Ya que no quería que me deje sola, pero en ese instante alguien me tomó de la mano, y me llevó con fuerza hacia su cuerpo. Era quien finalmente sería Esteban, un cuarentón divorciado bastante pintón que inmediatamente me hizo bailar al ritmo de la música.
Como en todo carnaval: música carioca y mucha joda, joda y joda, por lo que saltamos y bailábamos sin parar. Me encantó cuando llegó el momento del trencito, y ahí sí Esteban me tomaba por la cintura, recuerden, que estaba totalmente descubierta, y no desaprovechaba en propinarme exquisitas apoyadas, a las cuales por cierto yo no me oponía... En realidad yo estaba mas preocupada por que no se me levante la corta pollera que llevaba puesta, que en Esteban, quien resultaba simpático y bastante lindo.
Al rato mis pies no aguantaron mas, por lo que le dije a Esteban que ya no podía bailar mas, que debía sentarme; Esteban, se había dado cuenta que yo tenía onda con él... Bah ! cómo no darse cuenta si sus apoyadas no eran resistidas por mí !! Por lo que me invitó con una cerveza.
Ya en la caja de una de las tantas barras que tenía el carnaval, sentí frió y se lo hice notar, ya que mis brazos y piernas tiritaban...
- Tenés frío ! Me dijo
- Sí Esteban, está fresquito.
- Bueno vení entonces.
Me tomó del brazo, me puso delante de él y me abrazó con ambos brazos, llevándome hacia su cuerpo. Yo puse mis brazos sobre los de él, y me dejé llevar hacia su cuerpo, no sin antes bajar la tela de la minifalda lo máximo que podía. De inmediato sentí su "bulto" sobre la rayita de mi cola...
- ¿ Así está mejor ? Me preguntó.
Yo nada respondí, pero uds. saben que quien calla otorga.
A medida que avanzaba la fila caminábamos así juntitos, el uno pegado al otro. Y a pesar de que tenía pues un jean, sentía como su bulto crecía y crecía.... ¡¡ qué hermosa sensación sobre mi cola !!
Al llegar a la caja yo me corrí hacia un costado, él ordenó las cervezas y pagó. Nos dirigimos hacia la barra y nos paramos uno al lado del otro, pero él seguía abrazándome, ahora con su mano derecha sobre mi cintura. Nos trajeron los porrones y mientras bebíamos conversábamos de todo un poco.
Su mano derecha poco a poco fue bajando por el contorno de mi figura hasta situarse en mi glúteo derecho, yo no formulé ninguna oposición.
Hasta que un par de tipos a los empujones por llegar a la barra hicieron que me corra de lugar, de modo tal que la mano de Esteban quedó literalmente sobre mi cola, y sobre mi rayita anal.
Yo me hice la boba total, y él también, ya que no movió su mano sin todo lo contrario, cada vez ejercía mas presión sobre la pollera. Lo único que atiné a hacer fue bajarme nuevamente, y por enésima vez, la tela de la falda...
Luego me confesó que su mano sobre mi cola fue el hecho que lo terminó de convencer que esa noche tendríamos sexo auspicioso, pero lo que pasó después será objeto de mi próximo relato.

Ver todos los relatos eróticos

NO SOMOS UNA AGENCIA DE ACOMPAÑANTES. No tenemos participación, ganancia, regalías, premios o cualquier otra forma de retribución económica por los encuentros que de manera independiente tenga o pudiera tener una acompañante o masajista profesional.
No tenemos ninguna relación económica, contractual o de trabajo con las acompañantes y/o masajistas. Tampoco nos enteramos de los encuentros que las anunciantes realizan o pudieran realizar.
No sabemos, no podemos saber, ni nos interesa saber si alguna acompañante o masajista tiene una cita o deja de tenerla. No es nuestra intención participar de algun modo en sus asuntos.
NO ORGANIZAMOS, NO IMPULSAMOS, ni tampoco hacemos campañas publicitarias para que las acompañantes o masajistas viajen desde o hacia Argentina siguiendo lineas comerciales que pudieran ser más favorables o no.
NO ALENTAMOS, NI ENTUSIASMAMOS a nadie a que se convierta en acompañante o masajista.
Cada anunciante debe ser mayor de edad para que sea recibida su intención de publicar en nuestro sitio.
No organizamos viajes, encuentros o promociones de las acompañantes. Eso sería un delito relacionado con varios artículos de nuestro Código Penal y Leyes Complementarias. Nuestro trabajo es TOTALMENTE LEGAL, TRANSPARENTE y sólo pretende ser un sitio web de AVISOS PUBLICITARIOS que voluntaria y de manera independiente agreguen acompañantes o masajistas mayores de edad.
Nuestra actividad se concentra en mantener online el hosting, el diseño, la exactitud de los datos, las fotos y videos que nos suministra cada anunciante y mantener protegidos todos sus datos personales para que cuando cualquiera de ellas quiera dar de baja su anuncio publicitario, pueda hacerlo de manera inmediata.