Relato erótico titulado:
"Finde soñado. Parte 1"

Relato erótico acerca de travestis, fantasias de transexuales y chicas trans enviado por Martina

Me llamo Martina, tengo 26 años y soy travesti desde los 14. Soy alta y flaca, con piernas largas y una cola espectacular. Mis tetas son pequeñas pero no he querido someterme a cirugía porque creo que mi cuerpo se vería desproporcionado. Tengo cara de nena cheta, con ojos verdes, labios finos y piel muy blanca. Uso el pelo castaño hasta los hombros, como está de moda ahora, y flequillo sobre la frente.
Esta es la historia de un finde impresionante con mi amante preferido. Se llama Hernán. Lo conocí hace unos cuatro años, como cliente. Me gustó de entrada. Tiene 44 años muy bien llevados, pelo y barba negras con algunas primeras canas. Le presta mucha atención a su cuerpo y es fanático del cross fit. Es alto, más alto que yo, y para colmo es empresario y le va muy bien. Es casado, pero sin hijos, y con su esposa tienen una relación abierta. De hecho varias veces hemos cogido los tres.
Empezó como cualquier otro cliente, a pesar de que obviamente me gustaba más que la mayoría. Desde esa primera vez me gustaron su potencia en la cama y lo guarro que era. Tenía una imaginación muy morbosa y cierta crueldad o agresividad que me encantaban. Se hizo habitué muy pronto. De por sí yo le cobraba menos o le hacía descuentos para que viniera más seguido. Incluso a veces nos mensajeábamos por WhatsApp como si fuéramos noviecitos. Varias veces me sacó a cenar o a bailar, obviamente cobrando, e incluso me llevó de vacaciones unos días a Uruguay.
Fue ahí cuando me hizo una propuesta. Se ofreció a pagarme el alquiler a cambio de que yo fuera su amante. Él podía venir cuando quisiera, las veces que quisiera y en el horario que quisiera, además de hacer casi vida de novios socialmente. Para colmo me daba una extensión de su tarjeta para ropa, lencería y algún que otro gasto de vez en cuando.
De más está decir que acepté. Quitarme de encima el alquiler me permitía ahorrar mucho más de lo que ganaba con mis clientes. Para colmo tenía que admitir que ara ese entonces ya me estaba enamorando de él. Eso fue hace unos tres años.
Este último verano me invitó un fin de semana a unas cabañas muy discretas y privadas que había encontrado a un par de horas de la ciudad. Me pasó a buscar en su camioneta. En mi equipaje llevaba todo lo que él me había pedido. Desde el principio siempre fue muy autoritario en cuanto a sus fantasías. Tenía que ponerme justo lo que él decía, actuar como él decía y decirle justo lo que me pedía. Y por mi parte siempre fui muy sumisa con él en ese sentido.
Fuimos tomando mates y charlando casi todo el viaje. De vez en cuando él me dejaba la mano encima de la pierna, demostrando posesión. Cuando estábamos a unos veinte o quince minutos del lugar me dio la primera orden del fin de semana.
“Sacate la tanga”, me dijo.
Por orden su ya me había ido con un vestidito de verano que dejaba ver mis piernas, sandalias, tanga y sin corpiño. Lo obedecí sin dudarlo. Después me hizo poner una pierna entre las suyas, para quedar medio recostada sobre la puerta.
Entonces me obligó a masturbarme y a meterme deditos en el culo, con la prohibición expresa de que acabara. Empecé a hacerlo bien despacio, sabiendo que me iba a costar aguantar todo ese tiempo. Pero para complicarme más de vez en cuando él me agarraba la pija para hacerlo él o me metía deditos en el culo. De vez en cuando me miraba y lo veía sonreír, disfrutando con mi placer y con la crueldad de lo que me estaba haciendo. En un momento le pedí por favor que me dejara acabar, casi desesperada, pero me dijo que iba a manchar la camioneta. A pesar de que le prometí acabarme en el vestido insistió en que no lo hiciera.
Al final llegamos a las cabañas y me obligó a bajar con él. Tuve que usar la cartera pegada al cuerpo para que no se me viera la pija a través del vestido. Después de que el encargado nos hubo mostrado todo y al fin nos dejó solos, recién me agarró por la cintura, besándome, y me llevó hasta la mesa. Me obligó a sentarme encima y me levantó el vestido.
Me empezó a chupar la pija en forma deliciosa, usando todos los tips y trucos que yo le había enseñado, ya que la primera pija que había chupado había sido la mía. Yo por mi parte empecé a gemir como una loca, empujándole la nuca con la mano y moviendo la pelvis.
Después de unos minutos tiró de mis piernas, obligándome a acostarme en la mesa, y me penetró así, con las piernas encima de sus hombros. Él es la única persona con la que cojo sin forro. Mi culito ya estaba bien preparado para él, después de todos los deditos que me había ido metiendo en el viaje, por lo que empezó a bombear fuerte y rápido desde el principio.
Estuvimos así un rato, el matándome a puñaladas con su verga y yo gimiendo como una posesa, hasta que me hizo pararme y darme vuelta, para darme por atrás, mientras yo me tumbaba boca abajo en la mesa.
Me excita mucho esa posición y sobre todo la fuerza con la que me agarra por la cintura. Para entonces ya había perdido todo control sobre mi cuerpo y acabé muy fuerte. Él siguió unos minutos más hasta que acabó bien adentro mío con un gruñido y se dejó caer sobre mi espalda para recuperar el aliento.
Después de unos momentos de silencio nos pusimos en movimiento de nuevo, yo toda cogida, estremecida y llena de leche, y él con su habitual buen humor.
Decidimos tomar un rato de sol al lado de la pileta privada de la cabaña. Me puse mi bikini más apretada y él una malla bien cortita, que dejaba ver sus piernas deliciosas. Siempre se cuida de ir bien depilado y de estar bien musculoso, sobre todo el verano. Ya empecé a excitarme de nuevo.
Estuvimos tomados de la mano un rato, charlando, hasta que me invitó a meternos al agua. Ya vi que la tenía parada y decidí jugar un poco, hacerme la difícil. Nadamos un rato y cada vez que se me acercaba para agarrarme me escabullía por debajo del agua o me alejaba. En seguida entendió el juego y me siguió la corriente.
Al final me cansé de esperar y lo esperé de espaldas, con los brazos sobre el borde de la pileta. Se me acercó y me abrazó por detrás.
“No te das una idea lo que me cuesta no violarte cada vez que te veo en bikini”, me dijo.
“Y entonces violame, papi”, le dije, con la voz de nena malcriada que le encanta que haga.
Antes de que pudiera siquiera respirar ya me había corrido la bikini y me la había metido por atrás. Ese polvo fue más corto y violento. Apenas podía moverme, porque me tenía inmovilizada contra la pared y me tenía rodeada muy estrechamente con sus brazos. Sé que la pileta es una de sus fantasías preferidas. No llegué acabar pero me sentí muy mujer cuando lo sentí venirse adentro mío por segunda vez en tan poco tiempo. Todavía tenía el poder de volverlo loco.
Después se secarnos almorzamos, todavía vestidos de pileta, yo con un short de jean y una remerita de algodón arriba el top de la bikini. Si hay algo que me gusta en un hombre es que cocine bien. Hernán era un experto. Manejaba todo como un maestro y todo le salía riquísimo. Después de comer dormimos una siesta. No quise apurarlo. Sé que dos veces seguidas era mucho, a pesar de que sé que toma pastillas para la potencia cuando hacemos esos viajes juntos.
Me dormí, satisfecha y rodeada por sus brazos. Para cuando desperté vi que habían pasado varias horas. Me levanté con cuidado para no despertarlo y preparé la sorpresa que le había estado planeando desde que me invitó. Me puse el enterito de encaje negro que más le gusta, bien entangado, casi transparente, con espalda desnuda y con mucho escote. Me puse medias hasta el muslo del mismo color y stiletos también negros. Me maquillé bien puta, con los labios de rojo pasión y los ojos enmarcados de negro y me até el pelo en un rodete bien apretado, porque a él siempre le gusta ver mis hombros y mi cuello desnudos. Para terminar me puse una vincha con orejitas de gatita que lo vuelven loco.
Me subí muy despacio a la cama y le bajé la malla despacio. Su pija estaba dormida. Tenía olor a mi culito y a las dos acabadas de más temprano. La empecé a chupar bien despacio, sin tocarla con las manos todavía. Gruñó un poco en sueños pero no se despertó todavía. Me la metí en la boca, todavía blanda, y la fui chupando de a poco mientras se ponía cada vez más dura dentro de mi boca.
Una vez que estuvo bien dura puse manos a la obra, poniendo toda mi habilidad. Esa era mi pija, y la chupe con hambre, con urgencia. Para entonces ya estaba despierto y me acariciaba la cara mientras chupaba. Ya se había dado cuenta de toda mi producción y estaba muy excitado.
“Que linda manera de despertarse”, dijo.
“Me gusta sorprenderte, papi”.
Lo ayudé a pararse y le bajé la malla antes de llevármelo de la mano, caminando bien sensual delante de él. Gemí como una gatita cuando me dio un chirlo de premio y me di vuelta para dejarme arrinconar contra la pared. Lo abracé por los hombros y lo besé. Sé que de parados por detrás y contra la pared es otra de sus fantasías favoritas. Me abrazó con fuerza, apretándome contra él, y me comió la boca con esa fría que me gusta tanto en él. Mientras me chupaba el cuello me dijo:
“No puedo creer lo puta que sos”.
Le levanté el mentón y lo obligué a mirarme. Entonces le dije muy seria:
“Vos todavía no tenes idea de lo puta que puedo llegar a ser”.
Se volvió loco, justo como yo quería que se volviera. Me besó con todavía más fuerza y me acarició todo el cuerpo. Después se agachó y sacó mi pija para chupármela y pajearme. Me encantó tenerlo así, arrodillado frente a mí, chupando como una puta. La tenía muy dura y parecía a punto de explotar con cada cosa que hacía. Entonces me obligó a darme vuelta, sacó la tanguita de mi cola y me empezó a chupar desaforadamente, mientras me iba metiendo cada vez más dedos. Cuando estuve bien lubricada se levantó de nuevo y me la metió. Estaba tan caliente que la sentí llegar más adentro que nunca.
Se acomodó detrás de mí y me empezó a coger con fuerza, apretándome fuerte contra la pared, casi hasta el límite del dolor. Me agarró con una mano por el cuello y me empezó a besar ahí, detrás de la oreja, mientras me decía porquerías al oído.
“Así que no sé lo puta que podes llegar a ser, hija de puta? Mostrame, dale. Mostrame lo puta que sos. Te gusta cómo te cojo? Ah? Te gusta?”
“Me encanta, papi. Por favor, no pares. Matame a pijazos, por favor”, le decía yo. En un momento perdí el control y empecé literalmente a gritar, como si todos los gemidos se confundieran en un solo gemido continuado.
Acabamos casi juntos. Yo había logrado liberar una mano para empezar a pajearme y me manche toda la mano y bastante de la pared. Justo cuando sentía que se me aflojaban las piernas por el orgasmo me dio una última embestida durísima, deliciosa, y lo sentí quejarse detrás mío. Fue por lejos el polvo más rico del fin de semana.
Nos recostamos en la cama, yo todavía vestida bien puta. Nos besamos un rato pero no pasó a mayores. Después decidimos hacer sesión de fotos. A él le encanta que lo hagamos siempre que tenemos tiempo. A mí me viene más que bien para postearlas en las páginas de escorts.
Sacó la cámara pro que tiene y empezó a decirme que conjuntos y qué lencería tenía que ponerme. Siempre me encantan esos momentos, donde coqueteamos mucho, cuando me viste entre besos, me acaricia, me da chirlos.
Las estrellas de la sesión fueron un conjunto de encaje celeste con el que sacó unas lindas tomas de mi cola y un camisoncito transparente con detalles rojos y medias hasta el muslo del mismo color. Con ese último me sacó una foto de costado, arrodillada en la cama y con el pelo bien salvaje, con un dedo entre los labios, que puse de perfil en varios sitios.
De más está decir que ese juego nos excitaba mucho a los dos: yo ser su modelo y él mi fotógrafo. En un momento quise seducirlo, pero me dijo que esperáramos a la noche, que lo había dejado agotado. Apenas me dejó chuparle un poco la pija pero no logré que acabara.
A la noche cenamos, otra vez cocino él. Nos vestimos como si fuéramos a cenar afuera. Él con camisa y pantalón sport y yo un vestido verde claro bien ceñido, zapatos altos y rodete otra vez. Él estaba delicioso, bien bronceado y vestido muy rico.
Después de comer me llevó de la mano hasta el cuarto. Me agarró de la cintura y me dijo que me amaba. Yo le respondí que también. Supe que era mentira lo que decía, pero sé que le gustan los diferentes climas y entendí que ahora quería bien romántico. Yo estaba más que encantada, porque estoy convencida de que yo si lo amo de verdad.
Nos desvestimos muy despacio y sensual, sin dejar de besarnos ni por un momento. Lo acosté sobre la cama y se la empecé a chupar de nuevo. A los pocos minutos me propuso hacer un 69 riquísimo. Sentir que me la chupaba mientras yo dejaba la vida en esa pija me resultó muy sensual. Pero sabía que no tenía que ponerme bien puta devora hombres como a mí me gusta, y a él también, porque él quería romántico, así que le seguí el juego.
Volví a indicarle que se acostara y me subí encima suyo. Me la metí en esa posición y empecé a cabalgarlo bien rico. Él se dejaba cabalgar y me acariciaba todo el cuerpo, las piernas, la cintura, las tetas y la pija. Me empezó a pajear mientras lo seguía cabalgando bien sensual. El juego de luces y sombras con la luz del velador era muy erótico y me empeñé en verme muy sensual, tocándome las tetas, guiando sus manos, despeinándome el pelo, metiéndome deditos en la boca.
Entonces me levantó con la cadera y me empujó hasta quedar de espaldas sobre la cama, sin salirse de mí. Quedé acostada, con las piernas abiertas y él encima de mí, besándome como un loco. Estuvimos así un rato, yo con una pierna encima de su hombro mientras me partía al medio.
Entonces le pedí cambiar yo y lo hice sentarse en el borde de la cama. Por una vez quería estar al mando yo. Me senté encima de su pija, dándole la espalda, y empecé a empujar bien suave con las piernas. Él me agarró de la cintura y empezó a seguir el movimiento, que estaba delicioso. También me masajeaba las tetas y me besaba la espalda.
Al final lo hice acostarse y puse mis pies encima de sus rodillas para darle más duro y acabar. Sentía mi pija subir y bajar con el movimiento y cada vez que bajaba lo sentía a él más adentro. Lo hice acabar bien rico y él me ayudó a terminar pajeándome mientras me besaba.
Nos dormimos así, completamente desnudos. A él le gusta dormir cómodo pero siempre durante la noche termina cuchareándome. Yo, mientras tanto, soy la mujer más feliz del mundo entre sus brazos.
La próxima les termino de contar el segundo día del finde.

Envía tu relato erótico, fantasía o anécdota

Imagen de Captcha

Más anuncios de Escorts Trans & Travestis en Sexo3

Valen
Hola, estoy con ganas de hacerte disfrutar al 100% !!! Te brindo un servicio completo sin límites de tiempos & con ganas que disfrutes a pleno todas tus fantasías y morbos... Te atiendo en mi departamento super tranqui y cómodo a tu gusto para pasar un lindo momento. Besitos !
12 fotos 5 videos
Capital Federal, zona Belgrano, Argentina
Disponible Full Time
Varios métodos de pago
Diva Letizia
Hola!...rubia o castaña ? -Como más te guste... pero siempre DIVA !!! Conocélo y disfrutemos de toda la comodidad que te brindo... Soy la única con somier REDONDO... Frigobar, toilette completo. Quiero cumplirte las fantasías más íntimas. "Depilación Masculina" Acepto depósitos nacionales e internacionales.
15 fotos 1 videos
Capital Federal, zona Recoleta, Argentina
Disponible Full Time
Videollamadas
Varios métodos de pago
Valentina V.
Muñeca trans de 22 añitos. Muy complaciente, femenina y súper completa para hombres solventes. Fotos actuales y reales!!! Los espero amores...
68 fotos 17 videos
Mar del Plata, zona Mar del Plata (Centro), Argentina
Disponible Full Time
Videollamadas
Varios métodos de pago
Yas Avalo
Buenas amores. ¿Cómo están? Soy una nena nueva y súper dotada ideal para complacerles sus deseos. Soy súper cariñosa y me encantan los besos. No dudes en contactarme para pasarla genial juntos. Espero tu consulta o llamado. Besitos…
+99 fotos 13 videos
Capital Federal, zona Microcentro, Argentina
Disponible de 10 a 3 hs.
Videollamadas
Varios métodos de pago
Delfina
Soy una chica súper caliente y fogosa con ganas de hacerte sentir placer y darte sexo a full, un rico 69. Llámame y te haré pasar el mejor de los momentos. Además realizo masajes eróticos, dominación, fetichismo, lluvia dorada, cambio de roles. Mi trato es onda novia. No lo dudes más. Espero tu llamado...
15 fotos
Capital Federal, zona Flores, Argentina
Disponible Full Time
Videollamadas
Varios métodos de pago
Franchesca
Voy a brindarte lo mejor para que esta experiencia sea única! Me gusta dar y recibir placer, probame. Pasiva o activa (a preferencia). El servicio incluye besos, mimos y mucho más... La onda es relajarnos y pasarla bien. Te espero sin maquillaje y en ropa interior, totalmente natural... Alta y flaquita con ganas de pasar un hermoso momento con hombres cariñosos, fogosos y mimosos. Acepto efectivo o depósito bancario. No realizó sexo oral ni penetración sin protección.
17 fotos 7 videos
Morón, zona Oeste (GBA), Argentina
Disponible de 10 a 21 hs.
Videollamadas
Ayelén X.
Hola amor, si buscas un encuentro onda novios, sin apuros, un momento para relajarte, gozar y pasarla bien, vení a conocerme… Masajes en camilla. No te vas a arrepentir.
13 fotos 2 videos
Ramos Mejía, zona Oeste (GBA), Argentina
Disponible de 9 a 20 hs.
Varios métodos de pago
Gimena Palacios
Aranceles altos no negociables para personas solventes. Por favor lean antes de llamar. Gracias. Hago videollamadas y vendo packs de fotos. Trans internacional!!! Soy una verdadera belleza de pies a cabeza, demasiada ardiente; obtendrás de mi parte mucha clase y educación. Soy un lujo que marca diferencia, te lo garantizó lo que me distingue de las demás es mi personalidad, soy una verdadera escort de lujo, morbosa y caliente, a la hora de tener sexo soy muy juguetona, dispuesta a complacer tus bajos instintos, soy muy pervertida y muy ardiente en la cama. Me encanta la disciplina, sobre todo que caigan en mi encanto y poder saborear colitas. Soy muy lechera y me encanta chupar colas. Activa y caliente con una dotación de 20 x 5. Femenina y muy dura. Dueña de un bello caramelito muy rico que te darán ganas de chupar todo el tiempo y cómo pasiva, muy perra, con la colita muy apretadita, jugosa, estrechita, muy mamadora de pija. Tengo una piel y tetas suaves, rico olor con ganas de que me lo hagas fuerte, me dejes bien rotita y sacarte toda la leche. Tengo ropa de cuero, látex, botas, tacos de aguja, esposas, cuerdas y lencerías. Hago transformismo y soy maquilladora, ven y deléitate a ser una esclava... Adoro iniciar culitos con mucha excitación. Las condiciones se concretan por teléfono. Servicio de bar y aire acondicionado. Acepto Mercadopago, transferencias y Paypal. Te espero si deseas experimentar algo diferente y salir de la rutina. Besos. Only Fans: vaniapuchofficial
+99 fotos 105 videos
Capital Federal, zona Palermo, Argentina
Disponible Full Time
Videollamadas
Varios métodos de pago
Sol
Holi soy nuevita 🥰 🥰 Soy súper pasiva y súper activa. El rol que más te guste... Estoy en mi departamento propio esperándote para pasarla genial juntitos ! Hablamos? 💖 💖 💖
29 fotos 6 videos
Capital Federal, zona Microcentro, Argentina
Disponible Full Time
Videollamadas
Varios métodos de pago
Azul
Hola. Soy una chica activa 100% bien dotada, dispuesta a complacer todas tus fantasías sexuales. Soy muy dominante. Te aseguro que la vamos a pasar súper, no te arrepentirás... Entre mis servicios hago lluvia dorada, lluvia blanca. Mi trato es onda novia y doy besos negros. Además realizo videollamadas y vendo pack de fotos. Espero con ansias tu llamado. Besos.
+99 fotos 72 videos
Capital Federal, zona Villa Crespo, Argentina
Disponible Full Time
Videollamadas

Disfruta más avisos de transexuales y escorts travestis listas para realizar todas tus fantasías

Este sitio Web no es una AGENCIA DE ACOMPAÑANTES.
No tiene participación, ganancia, regalías, premios o cualquier otra forma de retribución económica por los hipotéticos acuerdos que de manera privada tenga o pudiera tener una acompañante o masajista profesional.
Este sitio Web no tiene ninguna relación económica, contractual o de trabajo con las acompañantes y/o masajistas. Tampoco toma conocimiento de los encuentros que las anunciantes pudieran realizar.
Este sitio Web no sabe, no puede saber, ni le interesa conocer si alguna acompañante o masajista tiene una cita o deja de tenerla. No es nuestra intención participar de sus asuntos.
Este sitio Web NO ORGANIZA, NO IMPULSA, NI TAMPOCO hace campañas publicitarias para que las acompañantes o masajistas viajen desde o hacia Argentina siguiendo líneas comerciales que pudieran serles favorables o no.
Este sitio web NO ALIENTA, NI ENTUSIASMA a nadie a que se convierta en acompañante o masajista.
Cada interesada debe ser mayor de edad para que sea recibida su intención de poner online su perfil personal.
Este sitio Web no organiza viajes, encuentros o promociones de las acompañantes. Eso sería un delito relacionado con varios artículos de nuestro Código Penal y Leyes Complementarias. Nuestro trabajo es TOTALMENTE LEGAL, TRANSPARENTE y sólo es un sitio web de PERFILES PERSONALES que voluntaria y de manera independiente agreguen acompañantes o masajistas mayores de edad y quieran poner online en internet.
La actividad de este sitio Web se concentra en mantener online el hosting, el diseño, la exactitud de los datos, las fotos y videos que son suministrados por cada interesada y mantener protegidos todos sus datos personales para que cuando cualquiera de ellas quiera dar de baja su perfil, pueda hacerlo de manera inmediata.
El único website de esta administración es el dominio www.sexo3.com y cualquier otro website registrado con nombre similar no guarda ninguna relación con Sexo3.com. El aprovechamiento y registro de nombres similares son probablemente oportunismos publicitarios.