Relato erótico titulado:
"terrible relato de mi Esposota Puta Alejita"

Relato erótico acerca de travestis, fantasias de transexuales y chicas trans enviado por Putasote de Alejita

Alejita
Enviado por Putasote de Alejita
Leyendo los relatos de esta sección, no puedo dejar de escribir sobre mi relación, tan especial, con mi Esposota la Puta Alejita.
Alejita, aunque no mide más que un metro con 50 centímetros, es una tremenda hembra con todas las letras.
La conocí cuando ella tenía 36 años, me la mandó la dueña de una agencia de putas a la que yo recurría dos o tres veces por semana para que me enviara putitas complacientes.
Apenas vi a Alejita, supe, por ese instinto que desarrollamos los que hemos conocido y nos hemos cogido muchas putas, que Alejita iba a ser especial para mí, y no me equivoqué.
La describo tal como la vi esa tarde cuando me esperaba en la vereda.
No muy alta, mide 1 metro con 50, cuerpuda con unos 65 kilos, pelo ruludito color cobrizo que le llegaba a los hombros, piel marrón (no morena ni negra: marrón, un color muy especial que no le he visto a ninguna otra), y sobre todo lo que más me atrajo de ella era su cuerpo macizo y carnudo sin ser gorda, que se mostraba entre el apretado jean y la corta remera que dejaba ver sus caderotas firmes y anchas de Mamita y su protuberante vientre duro.
Me bastó verla un instante para que me excitara y deseé cogérmela inmediatamente, la imaginé desnuda mostrando ese cuerpo duro y que seguramente era cuerpo de Mamita. Las Mamitas me producen una excitación especial, y varias veces me había cogido a embarazadas con tremendas panzas, me fascinan las panzudas! Alejita no estaba preñada (uso siempre la palabra “preñada” porque me suena más lasciva y sexual, más de hembra animal que “embarazada”, que es de una mujer común y no lasciva). Una hembra bien preñada, con la panza dura y tremenda como un globo, es lo más que puedo desear para encamarme con ella, y en ese instante se me cruzó por la mente que desearía cogérmela a Alejita hasta hacerle un preñe... pero de eso hablo más adelante.
Sus tetas eran pequeñas, como de pendeja, y al caminar, Alejita se veía orgullosa de su físico, con la cabeza alta y la espalda derecha y firme, un cuerpote elegante y una pechuga potente pero no tetuda, en resumen una mina hermosa sin ser bonita, pero sumamente provocadora, hasta a pesar suyo, como me contó cuando la hice mi amante.
En seguida oí su voz: cantarina, naturalmente seductora, y vi su cara sonriente, como dispuesta a entregárseme sin limitaciones. Me dijo: “Cómo estás? Soy Alejandra!”. Excitado como nunca con la perspectiva de tenerla debajo mío, la agarré de la mano y un instante después la metí en un taxi rumbo al hotel más cercano, mientras ella me preguntaba: “Por cuánto tiempo vamos? Así le aviso a la señora!” (la proveedora de putas).
“Vemos, cuánto podés quedarte?”, le pregunté yo, y Alejita, sonriendo, me contestó: “Lo que vos quieras, no tengo drama!”
Ya estaba todo arreglado. En el corto recorrido hasta el hotel, le dije: “Alejandra... yo te voy a llamar Alejita, te gusta?”, y ella dijo: “Me gusta, sí!”, a lo que le contesté: “Entonces sos Alejita, mi especial”!”, y así quedó rebautizada para siempre: mi Alejita, también la Marroncita, por el color especial de su piel.
Ya en el hotel, pedí un cuarto especial por tres horas y unos whiskys y café para mi nueva puta, y entramos a la habitación. Prendí todas las luces y Alejita miró la habitación y dijo: “Está linda!” y empezó a desnudarse sin pudor. Le dije: “Quiero verte toda en bolas, Alejita, con todas las luces!”, y mi Alejita contestó: “Para mí con luz está bien! Te gusta verme toda desnuda, no?”
“Sí, sos una tremenda y hermosa hembra, quiero verte toda en bolas!”
Alejita se rió, halagada por mis palabras, esa hermosa puta no tenía vergüenza en mostrarse ni en nada! Me la iba a cojer como a una animalita!
Y Alejita, mirándome sonriente para ver mi cara de lujuria, se sacó el jean y le vi las caderotas duras, anchas y cabedoras de mamita, marrones, apenas encerradas en una tangotita diminuta, y un vientre bultudo con un tremendo ombligote hundido en sus carnes. Tenía un lomo de mamita, con ese vientrote carnudo, que me hizo desear hacerle los aplastazos que tanto me excitan. El aplastazo a Alejita fue descomunal, luego describo qué es, para los que no lo han probado nunca y que se lo hagan a las putas que se cojen.
“Parece que te gusto!”, dijo Alejita, y se sacó la remerita, dejando a la vista sus pequeñas tetitas puntudas. Parecían tetitas de adolescente, a pesar de los preñes que seguramente había tenido. Yo estaba con la pija tremendamente al palo y me había sacado toda la ropa mirándola. “Te vas a acabar si seguís mirándome así!”, dijo Alejita riéndose al ver mi pija al palo. “Tenés una pija tremenda, nene!”, agregó. Esa hermosa puta no tenía vergüenza de nada!
“No, Alejita, no es tan grande, pero tengo más leche que un caballo para darte!”, le contesté, y ella, con sus ojos clavados en los míos, se sacó finalmente el corpiño y sacudió levemente sus tetitas marrones, pezonudas y paradas como de pendeja. Debe haber sido DIVINA cuando era pendeja y se la cojieron por primera vez!
Después se bajó la diminuta tanga y quedó finalmente hermosamente toda desnuda para mí. La concha tenía apenas un triangulito de pelos, color cobre como todo el hermoso pelo ruludo de mi nueva puta. Su clitorito estaba escondido bajo su carnudo vientrote, y cuando me la cojí después, se lo mamé sacándole gemiditos y una tremenda acabada. Pero de eso hablo más adelante, porque la hermosa conchasota de Alejita se la mamo todas las veces que me la llevo al hotel sacándole jugo de concha, que ella me da siempre con ganas.
“Bueno... “, dijo Alejita luciéndose orgullosa y mirándome, como esperando que le dijera lo que quería de ella.
“Parate en bolas en la cama, Alejita, quiero verte toda desnuda, tenés un cuerpote hermoso! Sos Mamita, no?”, le pregunté, y ella me dijo, orgullosa y al mismo tiempo un poco vergonzosa: “Sí, soy mamita de tres pendejitas! Te gusto como soy?”
“Sí, me encantás! Tenés un cuerpazo divino, sobre todo me encantan tus caderotas y tu pancita bultuda y carnuda de mamita!”, le dije, con la pija que se me reventaba de ganas de cojérmela. “Y seguro que estabas panzuda como un globo cuando estabas de preñe, no?”, la respuesta de Alejita fue la que yo deseaba: “Sí, muy panzuda, con mi primera pendejita aumenté 18 kilos, y con las otras estuve cada vez más panzuda, mi segunda pendejita más chica me costó 23 kilos, y con la tercera llegué a pesar 27 kilos más, yo era una pelota humana, casi no podía caminar! Los últimos tres meses por poco tenía que llevar mi panzota en un carrito! Era una panzota con una mina detrás!”, y al decirme eso, Alejita se rió, me encantaba su sonrisa y su risa de mina provocadora.
“Y vos cuántos años tenés, Mamita?”, le pregunté, “Y cuántos años tienen tus pendejitas?”
“Uy, yo ya tengo... 36 añotes, papi! Soy una Mamita Madurota! Y mis pendejitas, la mayor tiene 16, las otras 14 y un añito, por qué?”, preguntó Alejita.
“Y... porque me encanta que seas una Mamita madurota, una madurotita divina y cuerpuda! Y que hayas estado preñada varias veces! Sos una Mamita divina, Alejita!”
Alejita susurró “Gracias!”, se puso colorada por el piropazo tan reputo, pero le gustaron mis palabras, creo que eso ayudó a que se sintiera bien conmigo desde esa primera vez y que luego se me entregara sin límites a todo lo que le fui haciendo en las muchas tardes que la llevaba al mismo hotel, donde le fui enseñando a dejarse hacer todo lo que yo le pedía.
Esa primera tarde se acostó boca arriba y me le dediqué a mamarle esas pequeñas y preciosas tetitas, haciéndola gemir suavemente mientras se le ponían duras como nueces. La di vuelta y le pasé mi lengua con saliva por toda la espalda, desde el cuello hasta la raja del culo, cerradito y rosado. Volví a subir ensalivándola por atrás mientras Alejita se movía despacito y ronroneando como una gata en celo: estaba gozando mis lenguetazos! Pasé a su cuello y luego a sus orejitas, sorbiéndoselas. Eso la puso más excitada, se agarró de la almohada como para entregárseme más, luego la puse de nuevo boca arriba y busqué su boca, que Alejita me abrió y le metí profundamente mi lengua hasta el paladar y ella no me la negó. Muchas putas no dan besos y menos de lengua, pero Alejita, cuando le pedí: “Dame tu lengua, Alejita!”, la sacó y me la dio a comer, una lengua carnosa y larga que ella me movió como una víbora. Alejita sabía dar besotes de lengua. Empecé a darle mi saliva y a morderle la lengua, y ella me siguió el juego. La tenía debajo mío, mirándola a los ojos, mordiéndole esa lenguota hermosa, me encantaba cómo se me entregaba, bien puta, y la tomé de la cabeza y le hundí mi lengua a fondo, con evidente respuesta complaciente de ella. Estaba hermosa así, poseída por la boca, y le pedí: “Dame tu saliva, Alejita, dame besos salivudos!”, y ella me dio un sorbo espumudo de su jugo bucal, y entendiendo lo que me gustaba, juntó salivota y me la escupió en mi boca, lo que terminó de ponerme loco con mi nueva puta.
La sentía debajo mío con su cuerpote duro moviéndose lentamente, y pensé que era el momento de cojérmela. Me separé de su cuerpo y enfilé mi pija hacia su concha carnuda dispuesto a clavarla hasta el fondo de sus entrañas, pero Alejita me empujó con ambas manos diciéndome: “Con forro cojeme, papito, porque estoy refértil, mi conchota apenas huele una pija y se preña, si me cojés a pija pelada me vas a preñar, no me enterrés tu tremenda pija pelada porque sé que me vas a llenar de acabotiadas como un caballo!”.
“Pero yo quiero meterte mi pija pelada, Alejita, así vos la sentís más y yo te gozo mejor!”, le dije, pero no tuve más remedio que ponerme un forro. Alejita lo abrió y se lo metió en la boca y me lo puso sorbiéndome la pija hasta que mi pija con el forro estuvo casi toda adentro de sus fauces. “Ahora sí, cojeme!”, dijo, y se abrió de muslos preparándose a la clavada, mirándome a los ojos y diciéndome: “Tenés una pijota tremenda, a ver si me cabe y te la aguanto!”
Me monté sobre su hermoso y duro cuerpote y le fui enterrando mi pija mientras ella se me agarraba de la cintura moviéndose lentamente para hacerse penetrar más. Volví a apoderarme de su boca y de su lengua con saliva y le pedí: “Alejita, dame tu salivota con espuma! Escupime tu salivota!”, y ella me obedeció, y empezó a meterme su lengua en mi boca y a escupirme su espesa saliva haciéndome “chufff” a cada salivotazo, empapándome con sus burbujas. Eso me puso espantosamente caliente y me despertó toda la lascivia que había imaginado desde el primer momento en que la vi. Mi nueva puta era una animalota para cojer! Alejita me entregaba su larga lenguota salivuda, se la mordí haciéndola saltar en la cama, pero no me lo impidió, al contrario, pareció ponerse más puta y me mordió la mía, quedamos prendidos en esa mordida salvaje de lenguas.
Esa tarde me la cojí a lo animal. La primera vez me puse sus patitas en mis hombros y le enterré pija sin piedad, sacudiéndola contra la cama, casi hundiéndola en el colchón, era profunda de concha, y Alejita empezó a emitir grititos roncos mirándome con una tremenda cara de puta y pidiéndome con los ojos. “MÁS, MÁS!”
Le clavé mi pija a fondo, mis 23 centímetros de dura pija con 7 centímetros de gruesa le llegaron hasta el fondo, haciéndola bramar. Alejita parecía no tener fondo por cómo se la alojó toda, mis huevos explotaban contra sus nalgas y Alejita, atravesada hasta el fondo de sus entrañas, entre sacudida y sacudida, susurró: “Es-tre-men-da-tu-pi-ja!”, pero me la aguantaba bien, y la amasijé con furia, haciéndola sonar a cada embestida, enterrándola en el colchón. hasta que me le acabé a chorros bien adentro de ese vientre carnoso por fuera y caliente y cabedor por dentro. Alejita sudaba como una yegua debajo mío, la chupé así salada, hermosamente puta, y en instantes la sentí estremecerse acabándose ella también, llena de mi pija. Se le dieron vuelta los ojos y con la boca abierta, jadeando como una yegua montada, rugiendo como una tigra, Alejita me regaló su primera acabada de puta animalota en nuestra primera tarde de amantes.
“Diosa!”, le grité a Alejita, “Alejita, TE AMOOOO!”, llenándola de mi pijota, y en ese momento me enamoré de Alejita, y le grité: “Te amo, mi Puta Hermosaaa!”, y quedó bautizada para siempre como mi Puta Hermosa.
Le gustó mi piropo tan perverso, y Alejita, todavía sacudiéndose cojida, alcanzó a susurrarme: “Me gusta ser tu Puta Hermosa! Nunca me dijeron algo tan lindo! Y vos qué sos mío? Si yo soy tu Puta Hermosa, yo te voy a llamar mi Putasote, sos tremendamente putaso y me encantás! Te gusta que te diga mi Putasote? Porque me parece que a vos te va a gustar hacerme de TODO... o me equivoco?”
“Me va a gustar hacerte de todo a vos, Alejita, me encanta ser desde esta misma tarde tu Putasote!”, le dije, y así, esa primera tarde que me la cojí a Alejita, ella pasó a ser mi Puta Hermosa y yo, su Putasote.
Me la cojí seis veces esa tarde y seguí hasta que se hizo de noche, Alejita estaba chorreada de mis acabadas y salada de sudor, empastada de jugo de concha y de mis lechotazos, y a cada ensartada se retorcía más, hermosamente puta. Adoré su conchota bultuda por fuera y profunda por dentro, aunque no me la cojía a pija pelada todavía, más adelante sí se lo hice.
Lo que iba a ser una hora se convirtió en varias, creo que era ya la medianoche cuando sus hijitas la llamaron, reclamándola, pero ella les contestó: “No jodan, nenas, mamita está ocupada! Más tarde voy!”
Entonces le dije: “Me van a gustar tus hijitas, quiero verlas, se parecen a vos? Deben ser divinas! Quiero por lo menos ver fotos de ellas!”, le dije.
“Bueno, mañana si me traés de nuevo al hotel y me cojés como hoy, te las muestro!” Y quedamos así. Seguí cojiéndome a Alejita hasta que llegó la madrugada, en que mi Puta Hermosa quedó destruida y chorreando mis acabadas, pero feliz con su Putasote.
Cuando Alejita se vestía para irse, de pronto me dijo: “Y qué pasaría si en una cojida así me preñás, Putasote? Yo no quiero preñe, porque cada vez que me preñaron, estaba más tremendamente pansotuda, con mi primera pendejita aumenté 23 kilos, y con las otras dos, cada vez más, con la última aumenté más de 32 kilos, casi reventaba, tenía que llevar mi pansota en un carrito por delante... y con la pijota lechotuda que tenés, sos capaz de preñarme hasta dejarme hecha un globo!“
“Eso dejámelo a mí, Puta Hermosa, si te preño vas a ser una pelota, un globote, y vas a estar orgullosa de la panza que te haría!”, le contesté, y Alejita no dijo más, aunque en la cara le vi que se quedó pensando, después me confesó que la idea le gustaba, ser mi Pelota Humana la ponía más puta, pero no se animó a reconocerlo hasta otra tarde unos días después.
“Mañana seguimos, mi diosa puta!”, le dije, y ella, casi arrastrándose al salir del hotel, fue a buscar un taxi. “A ver cómo consigo llegar a mi casa sin desmayarme, Putasote! Me cojiste a lo animalota, no doy más, estoy muerta!”, se despidió Alejita dándome un último chupón salivudo antes de subirse al taxi.
“Te espero mañana acá a la misma hora, mi Puta Hermosa!”, fue mi despedida, y ella me tiró un beso y me mostró su lengua desde la ventanilla del taxi.
Desde esa tarde, me la sigo cojiendo a Alejita varias tardes cada semana, y han pasado muchas cosas más...

De nuevo, mi Alejita
Prometí que seguiría contando mi pasión con Alejita, y acá está. Así se me mostró ella la primera tarde que me la cojí, hermosa y puta, y me enamoré de ella.
Con Alejita ya éramos putísimos como amantes, todo nos gustaba en el sexo, y había descubierto en ella a la mayor y mejor puta del planeta, mi Puta Soñada. Ahora, mi Alejita tiene 47 añotes hermosos y cada vez está más puta y degenerada, porque yo le enseñé todas las cosas que me gustan y la hice así, y ahora a ella le encanta que seamos el Putasote y la Putasota, los dos amantes reputísimos. En los años que me la cojo a lo animal, a mi Alejita la preñé dos veces, aunque ella al principio no quería. Más adelante cuento de los preñes de Alejita, porque también en eso es mi Puta Especial.

Alejita, a pesar de sus 47 añotes y sus cinco preñazos, tiene unas tetotitas divinas como de pendeja preadolescente, y le encanta que se las chupe y se las muerda, yo le enseñé a aguantarme las masticadas y aunque grita y me dice “LA PUTA QUE TE PARIO, Putasote”, le gustan mis mordidas. La he dejado marcada a dentelladas muchas veces, y ella dice “Son mis heridas de guerra, Putasote! Son tus Marcas y estoy orgullosa de estar marcada por vos!”

Otra cosa, otra parte de su cuerpote duro y carnudo, es su grupota de yegua, y ella lo sabe y se me muestra dándome la espalda para que se me vuelva a parar la pija y me la coja de nuevo.

También amo sus divinas Patitas Putas, Alejita se rió cuando las llamé así, pero le gustó sentirse puta hasta sus Patitas, y ahora se ha dejado crecer las uñotas para arañarme cuando me la cojo, y se las pintotea de rojo sangre. “Te gusto Patuda, Puta y Pintotiada, mi amor, mi Putasote!”, me dice, y ya aprendió a hacerme una pajotas espantosas entre sus Patitas Putas hasta que mis lechotazos le salpican la bocota abierta y ella se los bebe y me los muestra en su lenguotita y me da mi acabote con su salivota espumuda en mi boca.

Algunas tardes la sumerjo en el jacuzzi y le chupo y muerdo las Patitas Putas hasta hacerla gritar, nunca se las habían chupado así y le encantó, me las da en la boca y se las mamo dedo a dedo y todas enteras metiéndomelas en la boca mientras ella me mira y me dice putadas. Le encanta saberse adorada entera, sus Patitas Putas me enloquecen.

A la tarde siguiente de nuestra primera cojida, Alejita apareció en el hotel a la hora convenida, a eso de las 2 de la tarde, y con una sorpresa para mí, que explico más abajo en este relato.
Al principio de nuestro amor, Alejita venía todas las tardes y entraba directamente al hotel y nos encontrábamos adentro, en un pequeño lugar a salvo de miradas. Esa segunda tarde de cojidas, apenas me vio, Alejita se me vino encima y me dijo: “Hola, Putasote mío! Estoy con la concha jugosa para vos, mi Pijudo! Te deseo, deseo tu enorme pija adentro mío! Voy a estar más puta hoy para vos, mi amor!” Alejita, lo mismo que yo, adora hablar cochina, le encanta decirme “mi Pijudo”, “mi Putasote”, reputiarme cuando la mato a pijazos y muchas chanchadas más, que nos excitan a ambos. Hemos inventado un lenguaje propio para el sexo, que nos excita más, y a ella le encanta.
Alejita me dio un chupón de lengua con saliva apenas entramos al ascensor, pasándome su saliva con espumita, ella sabe hacerme burbujitas con su espesa salivota y escupírmela en la boca, en mis pesones y en mi pija. Ya en la habitación, mientras se ponía toda en bolas, Alejita prendió la tele con películas porno y sonriendo con su hermosa cara de puta, me dijo: “A ver si aprendemos algo de la rubia que se la está cojiendo el negro ese!”.
“Esta tarde yo te voy a enseñar algunas cositas, Puta Hermosa mía, que a la puta esa la vamos a dejar como una pendejita inexperta!”, le contesté mientras Alejita se ponía en bolas y me mostraba sus pequeñas tetas de adolescente. Yo ya tenía la pija al repalo, deseándola más que nunca. Ella me miró a la cara con su sonrisa lasciva, y luego a mi pija parada y dura como un poste, preguntándome: “Qué cosas, Putasote? Tengo que aprender algo nuevo con vos? Con esa pijota tremenda, qué más me vas a hacer? Bueno, para eso estoy, no? Para aprender de mi Putasote!”
“Sí, mi amada Puta Alejita, ya vas a ver! Vos solamente hacé lo que yo te diga y aceptá todo!”
“Hmmm... qué será, Putasote? Tengo toda la tarde, la noche y si mis pendejitas no joden, seguimos hasta mañana!”
Alejita me obedeció, quería saber lo que le iba a hacer.

ALEJITA ESTAMPOTIADA

“Tu Putasote te va a estampotiar, Aleiita adorada! No preguntés qué es, vos solamente acostate bocotita para arriba y esperá!”, le dije.
Mi Hermosa Puta se acostó,

Alejita, con su hermosa cara de puta, dijo: “Qué me vas a hacer hoy, Putasote adorado?”

Cuando me vio la pijota esa tarde, Alejita se asustó, porque yo me la había anillotado para ponerla guesota y clavársela así, abriéndola como una tulipán. “ESO me vas a meter a mí, Putasote? No te la voy a poder aguantar! Está tremenda!”, dijo Alejita, pero se acostó boca arriba, abrió sus duros muslotes y me dijo: “Damela, metémela así, yo te la voy a aguantotiar como la buena puta que soy!”


ALEJITA ENTRIPOTADA

Y me la cojí así, con mi pija anillotada y gruesa como un brazo de ella. Alejita aullaba como una desesperada, me pateaba y me reputiaba, pero se la aguantó entera hasta el fondo, me la cojí por esa conchasota carnuda y cabedora, y después se la enterré por atrás y quedó cojida por culo y con sus tripotas abiertas como un tulipán.


“Ahora te la voy a hacer tragar, Puta Hermosa mía”, le dije, y ella, todavía llorando por el entripotazo descomunal que le había hecho, dijo: “Nunca pude comerme una pija entera, y menos con el pedazote que tenés vos, amor mío! Me vas a desencajar la mandíbula con esa pija!”
“No, mi amor, te la vas a comer toda, entera, hasta la garganta, ya vas a ver! Tu Putasote te quiere hacer el Engargantazo!”

Y mi pija, preperándose para atravesarle la garganta a mi amada puta, se puso espantosamente dura y enorme.
Alejita, al verla así, se espantó, pero me dijo: “Y bueno, Putasote, si soy tu Puta Hermosa, puedo ser también tu Puta Engargantota, no? Dámela a ver si te la puedo tragar!”

ALEJITA ENGARGANTOTA

Alejita se la aguanta cuando se la atravieso en la garganta, pataleando debajo mío y ahogándose, clavándome sus uñas por todo el cuerpo, pero decidida a tragotiármela, me recibe dos acabotes adentro, llorando y con la cara azul asfixiándose, pero no se la desenterré hasta que la hice tragarme todas las acabadas pastudas que le arrojé bien adentro.

Alejita aprendió a tragarse toda mi pija, las primeras veces me vomitotiaba, pero no se la sacaba, y luego pudo alojársela toda hasta atravesársela en la garganta, mirándome con su mejor cara de puta y llorando sintiéndose mi Puta Engargantota, orgullosa de hacerme sus tragotiadas infernales.

Finalmente, Alejita aprendió a tragarme toda la pija, me miraba pidiéndome que le tirara acabotes bien adentro de su garganta, se me agarraba de los pesones para aguantársela bien clavada y ahogada, pero nunca me pidió que se la desclavara de la bocota, aunque a veces me vomitotiaba encima, pero cerraba los ojos, se la tragaba y me pedía MÄS, MÄS haciéndome señas con los ojos. Alejita es mi Puta Divina, la que se aguantotea todo lo que la hago, y LE GUSTA! Alejita tiene alma de puta!

Alejita, toda acabotiada en la garganta, desbordada la bocota de mis lechotazos, me los mostraba con su lenguota pidiéndome más, llegó a tragarse siete acabotes en una sola noche de cojidas descomunales.

ALEJITA PREÑUDA

Desde el primer momento que la vi a Alejita, me había encantado su vientrote pulpudo pero duro, señal de alguno o varios preñes, me la imaginé hermosa y tremendamete repreñotiada, y cuando ya la tenía debajo mío cojiéndomela la primera tarde en el hotel, le pregunté si era Mamita.
- “Sí, de tres pendejitas, mi amor! Por qué me lo preguntás?”
- “Porque apenas te vi en bolas, adoré tu pansota de Mamita Preñada, estás divinamente hermosa así, toda carnuda y ventruda!”, le contesté, y a mí me deliran las preñotas bien pansotudas!”
- “Te gusto así? Pensaba que no gusto cuerpuda, cuando pendeja era delgadita, pero con cada preñe, tuve uno de cada uno de mis tres maridos, una pendejita de cada uno, y en cada preñazo me crecía más y más mi pansa! Soy una preñona de nacimiento, Putasote! Nací para el preñe! Y sabés cuánto aumenté con cada preñe? No lo vas a creer!”
- “Contame, sos mi Puta Hermosa y te amo más así, bien ventruda!”
- “Con mi primera pendejita, aumenté 23 kilos, con la segunda, 32, y con la última ... 39 kilotes, casi llego a los 40, mi amor! Estaba hecha una Pelota Humana!”
“Alejita mía, sos divina! Te quiero hacer otro preñe, un preñazo espantoso, ponerte globotuda con tu divina pansota estirada, dura y llena como una pelota, llena de pendejitas mías! Quiero repreñarte y hacerte hijotitas, sólo pendejitas, que van a ser hermositas como vos apenas cumplan 10 añitos! Y sabés, qué, mi adorada Puta Hermosa?”
“Qué, mi amor, mi Putasote?”
“Vos ahora tenés 36 añotes, no? Y cuando tengás 60 y 70 añotasos, te voy a seguir cojiendo día y noche, madurotasa y divina, puta total, infernalmente puta y degenerada para mí! Pero entonces ya no vas a estar fertilota para darme más hijitotas pendejas, así que vamos a tener a las hijotitas que yo te voy a hacer, muchas, tres o cuatro en cada preñe, que van a estar núbiles y preñables apenas sean preadolescentes, tetuditas y preciosas, y me las vas a preparar bien bonitas vestidas de Noviecitas apenas cumplan 10 añotitos y te las voy a desvirgotiar delante tuyo, les vas a enseñar a tragarme mi pijota y a alojársela entera por culo, por gargantita y por conchasita, para preñarlas también a cada una de ellas como te voy a hacer ahora a vos, Puta Hermosa!”
“Putasote!!!! Sos reputaso, terrible mi Putasote! Y sabés que? Me ponés tan reputota a mí, que desde este momento te prometo y te juro entregártelas de a una para verlas retorcerse embestidas con tu pijota adentro de sus cuerpotitos y oirlas bramar al ser desvirgotadas! Eso voy a hacer, Putote Putasote mío!”
“Trato hecho, Alejita Reputíisima hermosa mía!”

A Alejita yo quería hacerle preñe, porque me había contado que cuando estuvo preñada de sus tres pendejitas, aumentó con cada una más kilotes, 16 con la primera, 21 con la segunda y 28 con la tercera, y desarrolló una tremenda pansotasa cada vez más globotuda. Se le ensancharon las Patitas Putas, los muslotes estaban como troncos de árboles, y ella cojía cada vez con más furia, llegó a hacerse cojer hasta 12 ó 15 veces en una misma noche por distintos machos pijudos y siempre quería más pija.
“Puta Hermosa, amada mía”, le decía yo, “si te hago el preñazo, vas a ser realmente mi Pelota Humana, y te voy a cojer noche y día, tu Putasote te va a tener con pija enterrada sin sacártela nunca!”, pero ella no quería que me la cojiera a pija pelada, hasta que una tarde la emborraché con cerveza y mi adorada Puta entre gritos roncos, me pidió: “Ahora sí, mi Putasote pijotudo, meteme esa espantosa pijota pelada, quiero preñe!”
Y se la enterré sin piedad toda la noche, Alejita sudaba y aullaba, se retorcía como una víbora y me gritaba “Más, Putasote mío, más pija, pijota, pijotasa! Preñameeeee!”
Y esa noche la dejé preñada. Alejita, cuando le desclavé mi pija, me dijo: “Sabés, mi amor, mi Putasote? Yo sentí en mis entrañotas tus acabotazos y ESTOY SEGURA de que los sentí preñándome, me los absorbí hasta la última gota y quedé preñada, qué hermoso! Vas a tener a tu Puta Hermosa y Preñuda!”

Alejita, mi adorada Puta Ventruda, me encanta por su pansota de Mamita Ombligotuda, especial para hacerle Aplastazos Espantosos reventándola contra la cama que la hacen sonar como un cañonazo mientras de su bocota saltan escupitotiadas espumudas y me reputea desesperada pero aceptando mis estampoteos infernales rebotando en la cama a cada aplastazo.

Alejita mi Puta Ruludita muestra su tremenda panzota a los 4 meses del preñazo que le hice cojiéndomela a pija pelada durante toda una noche y la mañana siguiente, después de emborracharla con cerveza para que me entregara su carnuda conchasota para meterle pija sin piedad y llenarle las entrañotas con mis lechotazos. Alejita al principio me reputió, me arañó y me pateó, tratando de sacarse mi pija de adentro, pero no pudo impedirme que la clavara contra la cama durante horas, sin desenterrarle mi pija, pero pronto aceptó el preñe que yo quería hacerle desde que la conocí, y se me entregó clamándome ¡MAS PIJOTA, MÁS LECHOTA, MI AMOR, HACEME UN PREÑAZO, REPREÑAME, PUTASOTE AMADO MÍO! HACEME TU PUTA PREÑUDA! Y entre alaridos, prendida de mí con uñas y dientes, Alejita se acabotiaba como una puta salvaje y me dijo “PUTSOTE MÍO, SIENTO CÓMO MIS ENTRAÑOTAS SE ESTÁN ABSORBIENDO TUS ACABOTES PREÑOTIADORES, HOY ESTOY FERTILOTA Y ME ESTÁS PONIENDO REPREÑUDA!
Y así, esa noche en que me la cojí hasta el mediodía siguiente, Alejita quedó preñada como una Yeguotasa Puta Animalota.

Mi adorada Puta Hermosa Alejita después del primer preñazo que le hice, quedó hermosamente pansotasuda y más carnosota que nunca

ALEJITA PIJASUDA

mi adorada Puta Hermosa Alejita se pone Pijotasuda y me la entierra como cuando yo se la incrusto a ella aullando, y me grita AGUANTÁMELA, MI PUTASOTE ADORADO, COMO CUANDO VOS ME LA ENTERRÁS A MÍ!

Envía tu relato erótico, fantasía o anécdota

Para enviar tu relato por favor ingresá o registrate en Sexo3,
¡Es muy fácil, sólo te llevará 2 minutos!

Más anuncios de Escorts Trans & Travestis en Sexo3

Pantera
Hola. Me llamo Pantera, soy todo lo que buscas en el sexo, también con clase, elegancia y la mejor de las ondas para hacer lo que quieras. Cariñosa e inquietante, me fascinan los besos. Dispongo de mi depto en horarios muy variados, llámame y coordinamos lo mejor para vos. Me gustan los momentos inolvidables, ven a pasarla bomba conmigo. Estoy muy cachonda todo el día y explosiva, extremadamente súper sexy, sensual y juguetona. Servicio de bar, películas porno de todo tipo. Espejos para que juguemos, juguetes de todo tipo. Vestuario para esperarte. A mi lado sentirás que el placer de las Diosas también existe en la tierra. Te espero…
52 fotos 8 videos ¡Nuevas fotos & videos!
Capital Federal, zona Recoleta, Argentina
Disponible Full Time
Micaela
Hola. Soy una trans sin hormonas ni operaciones, totalmente natural y descomplicada. Lencería, sensualidad y mucha previa para jugar. Estoy realizando encuentros con turnos previos, con los recaudos e higiene necesarios para tener un momento de placer juntos. Te espero en mi nuevo departamento, excelente servicio. Voy a estar esperando a quienes ya me conocen y a los que no, les comento que soy versátil más pasiva generalmente, mimosa, dulce y buena atención a primerizos. Si te gusta estar con alguien relajada sin apuros y un servicio sin frivolidad. Llámame con anticipación y agendamos un turno.
40 fotos 9 videos
Capital Federal, zona Chacarita, Argentina
Disponible de 9 a 0 hs.
Videollamadas
Varios métodos de pago
Adriana
Ven y vivamos lo mejor del placer. Soy muy dominante, fogosa, discreta, muy limpia y depilada. Me gusta tratarte como a mí novio. Soy muy complaciente, tengo juguetes sexuales, lencería, maquillaje, pelucas y todo lo que necesitas para pasarla rico. Te espero. Besitos...
14 fotos 5 videos ¡Datos Actualizados!
El Talar, zona Norte (GBA), Argentina
Disponible Full Time
Videollamadas
Varios métodos de pago
Muna
Volví renovada con una conchita hermosa y virginal para q disfrutes a full. 100% pasiva pero con algunos juguetitos si lo deseas. Besos a full estilo novia apasionada.
44 fotos 7 videos Trans con vagina
Lola
Súper femenina y mimosa, dispuesta a cumplir lo que tengas ganas de hacer en un confortable lugar. Soy pasiva juguetona así que me adapto a tus fantasías... Te espero. No dudes en llamarme. Besos.
30 fotos 1 videos
Haedo, zona Oeste (GBA), Argentina
Disponible de 9 a 0 hs.
Varios métodos de pago
Jimena
At. especial a parejas. Juegos de dominación. Masajes descontracturantes. Tengo muchos juguetes, sexualmente viciosa, muy insaciable !!! Me encanta el franeleo, besitos... te brindaré un trato exclusivo y con la mejor onda novia... Activa - Pasiva. Preferentemente más pasiva. Departamento sumamente discreto con acceso directo.
+99 fotos 50 videos ¡Nuevas fotos & videos!
Capital Federal, zona Microcentro, Argentina
Disponible Full Time
Videollamadas
Varios métodos de pago
Ali Vip
Súper femenina, discreta, sensual y apasionada.... ¡Tu mejor compañía! Te vas a enamorar… PASIVA PARTICIPATIVA, JUGUETONA Y MIMOSA. Experta en inexpertos. VIDEOLLAMADAS INTERACTIVAS HOT. Videos. Contáctame y la pasaremos re bien!! (No respondo llamadas de número privado y WhatsApp sin fotos).
94 fotos 8 videos
Capital Federal, zona Caballito, Argentina
Disponible de 9 a 23 hs.
Videollamadas
Varios métodos de pago
Candy
Pendeja bomba sexy! Súper calentona, putita complaciente con muchas ganas de hacerte sentir la sensación más rica de tu vida! Pasiva dulcemente y salvajemente activa!!! No dudes en llamarme y gozar al máximo!!! Besitos húmedos...
+99 fotos 6 videos
Lanús, zona Sur (GBA), Argentina
Disponible Full Time
Videollamadas
Gema de Tailandia
Hola, soy una chica trans muy extrovertida, amorosa y muy mimosa. Que mi tierna carita no te confunda ya que no soy ni mala, ni santa. Buscó complacerte en todo lo que me pidas. Háblame, no te arrepentirás. Te espero. Besos....
63 fotos 22 videos ¡Estoy de regreso!
Capital Federal, zona Constitución, Argentina
Disponible Full Time
Videollamadas
Varios métodos de pago
Brithany
Hola. Soy una chica trans divertida, copada con ganas de pasarla bien, cumplir todo tipo de fantasías o morbos. Soy activa, pasiva y muy participativa. Cuento con lugar, muy tranquilo y discreto.
10 fotos 5 videos
Capital Federal, zona San Cristóbal, Argentina
Disponible Full Time

Disfruta más avisos de transexuales y escorts travestis listas para realizar todas tus fantasías

Este sitio Web no es una AGENCIA DE ACOMPAÑANTES.
No tiene participación, ganancia, regalías, premios o cualquier otra forma de retribución económica por los hipotéticos acuerdos que de manera privada tenga o pudiera tener una acompañante o masajista profesional.
Este sitio Web no tiene ninguna relación económica, contractual o de trabajo con las acompañantes y/o masajistas. Tampoco toma conocimiento de los encuentros que las anunciantes pudieran realizar.
Este sitio Web no sabe, no puede saber, ni le interesa conocer si alguna acompañante o masajista tiene una cita o deja de tenerla. No es nuestra intención participar de sus asuntos.
Este sitio Web NO ORGANIZA, NO IMPULSA, NI TAMPOCO hace campañas publicitarias para que las acompañantes o masajistas viajen desde o hacia Argentina siguiendo líneas comerciales que pudieran serles favorables o no.
Este sitio web NO ALIENTA, NI ENTUSIASMA a nadie a que se convierta en acompañante o masajista.
Cada interesada debe ser mayor de edad para que sea recibida su intención de poner online su perfil personal.
Este sitio Web no organiza viajes, encuentros o promociones de las acompañantes. Eso sería un delito relacionado con varios artículos de nuestro Código Penal y Leyes Complementarias. Nuestro trabajo es TOTALMENTE LEGAL, TRANSPARENTE y sólo es un sitio web de PERFILES PERSONALES que voluntaria y de manera independiente agreguen acompañantes o masajistas mayores de edad y quieran poner online en internet.
La actividad de este sitio Web se concentra en mantener online el hosting, el diseño, la exactitud de los datos, las fotos y videos que son suministrados por cada interesada y mantener protegidos todos sus datos personales para que cuando cualquiera de ellas quiera dar de baja su perfil, pueda hacerlo de manera inmediata.
El único website de esta administración es el dominio www.sexo3.com y cualquier otro website registrado con nombre similar no guarda ninguna relación con Sexo3.com. El aprovechamiento y registro de nombres similares son probablemente oportunismos publicitarios.