Mi primera experiencia

enviado por Chelito

Tenia 16 años cuando me fuí 4 dias de viaje a la sierras de Córdoba, con todo el grupo de compañeros. El día transcurrio lleno de alegria, con cientos de actividades, que al llegar la noche, me encontraba muy cansado. Cuando llego a mi habitación despues de comer, como a las 11 de la noche, me encuentro con la sorpresa que uno de los profe, de 49 años en ese momento, me dice que no tienen mas lugar en el hotel, y como yo estaba solo, si podia quedarse conmigo. No encontrando ningun problema, le digo que si, que puede quedarse. Me baño, me acueto a leer un par de folletos, Carlos mi profe se entra a bañar, y grande fue mi sorpresa cuando salio del baño. vestia una mini bien cortita, porligas, tacos altos y una remerita ajustada se sento a mi lado y empezo a darme explicaciones de lo que estaba haciendo y sentia al hecerlo. Tal era el silencio que habia en el hotel que la charla se transformo en casi un murmullo. Empezo a tocarme el cuerpo, bien suave, y mi primera salida fué quitarle las manos de encima la charla continuo por una media hora mas y volvio al ataque, me metio una mano por dentro del boxer y se encontro con mi miembro tan duro que no aguanto, se lo metió a la boca y me la chupo hasta hacerme acabar. Se tomo todo, me limpio, y desapareció en el baño, calculo que se masturbo un rato, volvio de Carlos nuevamente y se acosto a dormir, sin antes recomendarme que no dijera nada de nada a nadie. Al otro día transcurrio con total normalidad, hasta que llego la noche y otra vez para la pieza. Misma situación, pero con intenciones distintas esta vez al salir del baño, directamente se metió en la cama, directamente a mis genitales con sus manos. Con mucha experiencia y gran dulsura, me beso detras de mis orejas y me apoyo un miembro, que a esa altura, parecia un verdadero mastil. Siempre en murmullo y sin poder ni si quiera emitir sonido, me masajeo mi pija y me partió la boca de un beso, pasaban los minutos y me fuí relajando y entrando en un clima jamas vivido, todo era calor y ternura, bañado de pasión. Con mucha cautela, me bajo el slip y me puso entre mis gluteos su pija, con toda la cabeza al aire, me empezo a hacer movimientos suaves, que rozaba mi ano e hiba hasta mis bolas luego de un buen rato y sin darme cuenta, me apoyo su cabeza en mi hueco y yo abri mis piernas, se fue metiendo hasta sentir un dolor que me dejo mudo. La sacó un poquito y arremetió de nuevo, bien suavemente hasta que senti como se metia ese pedazo duro y venoso hasta mi garganta. Tal era el goce que tenia en ese momento, que me acabe sin tocarme él sigió suave y sin pausas por varios minutos, hasta que me susurro en mi oido que me hiba acabar. Sin darme cuentas, le paré la cola hacia atras, se metió casi todo (realmente enorme) y me pego una pedazo de acabada adentro. Me fuí hasta el baño, el me ayudo a limpiarme, nos bañamos juntos, y el muy afeminado de la primera noche, me volvio a masturbar y yo a él hasta acabar nuevamente. las siguientes noches me ropio todo, hasta me hizo que se la chupara varias veces, acabandome en toda mi cara, mi cuello y mi pecho. Meses despues lo encontre de nuevo, ya era una hermosa mujer, y yo lo extraño, jamas me voy a olvidar de lo que paso. Hoy me consuelo con algun que otro aparatito en mi cola y el insiste en que nos veamos de nuevo. sera cuestión de tomar fuerzas y someterme a esa verga de tamaño INCREÍBLE.

Ver más relatos eróticos