Doble vivencia

enviado por Arcadioamil

Hoy estoy convencido de que soy bisexual, pues a través del tiempo mis necesidades sexuales se han ido transformando, aunque hasta hoy sigo cumpliendo con mis compromisos maritales, pues mi esposa es todo en mi vida, hay entre nosotros amor, deseo, compatibilidad y una plenitud en nuestra unión, sin importar que por realidades del destino no tengamos una plenitud sexual dado que para ella por la operaclon y el legrado que sufrio la penetración se le volvió dolorosa, insoportable y con el tiempo indiferente.

Yo en contrario segui siendo demasiado sexual y por ese mismo tiempo dadas las cosas que referi, empece a mirar con mas detenimiento todo lo femenino, la ropa, los adornos, su comportamiento, sus relaciones y pensé como se sentira sentir y vivir como ellas, entonces se me dio la oportunidad y al quedar solo por primera vez me vesti como una nena, me puse unas pantaletas delicadas y suaves con muy finos toques de encaje, luego un liguero y unas medias de seda tan suaves y brillantes, para que se me viesen mis piernas mas hermosas. Despues me puse el brasier rellenito, una combinación de naylon color encarnado que se sentía delicada y muy suave, un vestido de encajes y boleros, de brillantes colores con una faldita rotonda y corta, que señia mi cuerpo deliciosamete, collares, aretes, pulseras, adornos de pelo y trate de maquillarme lo mejor que pude, busque unas zapatos de tacon bien alto y busque aprender a usarlos hasta que logre caminar bien.

Me sentía exitado, ansioso, caliente, con ganas de sexo, por ello busque mirarme en un espejo de cuerpo entero y la figura que vi me gusto, parecía una nena prosti, pero lo que sentía era mucho mejor, era grandioso, delicioso, delirante.

Nunca imaginé que gozaría tanto vistiendo como una chica, ni que aflorara en mi esa parte femenina que había estado dormida hasta entonces.

Las deliciosas sensaciones obtenidas se me antojaron deberian estar acompañadas con unas buenas masturbadas pero aunque en principio fueron deliciosas sentía que debía completarlas cumpliendo mi lo femenino completamente, sin duda se estaba despertando la ansiedad y el deseo de estar penetrado por una verga, y como este fue creciendo en mi espontaneo y fuerte, resolvi iniciarme ensartando mi culo con lo modesto de una vela, tal penetracion lo que realmente hiso fue sacar totalmente a la hembra que llevaba dentro y que me exigia seguir mi practica masturbatoria con al adicion de algo dentro de mi culo que hacia poder alcanzar siempre un orgasmo singular y eyagular con plenitud

Ya nada volvería a ser igual pues clavado disfrutaba diariamente esa revelada inclinación, descubri esa intensa y divina sensación de vestirme como nena y sentirme penetrado por cosas cada vez más sabrosas, siempre frente a un espejo probe una infinidad de objetos para calmar mis crecientes ansiedades, pero la carne es la carne y empece asoñar con una verga entrando y saliendo de mi culo, gobernada por otra voluntad hasta que esa idea se convirtió en mi anhelo, pensaba cómo hacer para lograr mi tan ya deseada iniciación con macho.

Por ese tiempo busque mas libertad para manejar mi intimidad, adquiri un apartamentico y todo lo necesario y asi aumente el cumplimiento de mis deseos y no solo me vestía con ropa hermosa y delicada, sino que me satisfacia con hermosos consoladores, a horcajadas como una putica sobre grosores bien parados, me los introducía hasta que me entraban bien dentro,luego con movimientos alternativos de arriba abajo me propinaba unas soberanas pajas por los dos lados. Ya fui como una ninfómana irreversible, siempre caliente y practicante cotidiana de los juegos solitarios en mí casa,

Mi vida continuo con mi vida social y mi trabajo normal, separe totalmente lo de mi intimidad y mi comportamiento con los demás nada cambio, aunque secretamente seguía mi búsqueda de portarme como nena y mantenía la esperanza de que algún dia se diese el que un macho me culiara, soñaba con una divina verga. Con mi mujer por su condición exepcional teníamos intimidad pero no había penetración vaginal y eso a mi no me importaba, yo sin que nadie se diese cuenta practicaba mi gusto por vestirme como nenar, pajearme, culiarme con consoladores, y seguir buscando a alguien que me diese a mamar su verga, me la metiera bien rico y finalmente me inundase con su semen, pudiéndo comérmelo deliciosamente.

Ver más relatos eróticos