Mi primera vez con un travesti, mi hermano

enviado por anónimo

Mi hermano volvería al país, luego de un viaje de dos años por europa con mi padre, quien se quedaría trabajando. Cuando se fue tenía 18 años recién cumplidos y volvía una semana antes de cumplir los 20.

Mi madre estaba ansiosa por la vuelta de su hijo. Yo dos años menor nunca había tenido una gran relación pero que cambiaria rotundamente.

Diciembre, pleno verano, fuimos al aeropuerto a esperarlo mientras tanto divise a una chica rubia, con un físico hermoso que buscaba incesantemente vaya a saber a quien. Mi madre estaba preocupada porque su hijo no había vuelto en el vuelo.

Cuando había menos gente, esa chica rubia y muy linda que había visto antes me abraza y me decid "hermanito volví". Me quede helado, atónito de lo que estaba pasando, mi hermano o mejor dicho mi hermana había vuelto. Mi madre tampoco lo podía creer y Andrés (así se llamaba) dándose cuenta de lo que estaba pasando dijo "bueno volví, distinto pero volví, vamos a casa así les cuento todo", así emprendimos el viaje hasta nuestra casa.

Así en el viaje nos explico que no habían dicho nada porque no querían que se supiera y que a mi padre también le había costado mucho aceptar su condición, pero que término adoptándolo como una hija que se llamaba Azul, así le tendríamos que decir de ahora en adelante.

Así al otro día mi madre se fue a trabajar, y no regresaría hasta la noche, yo había terminado el colegio y tenia vacaciones así que estaría en mi casa todo el día. Mi hermano se levanto cerca del medio día, con un pantaloncito cortito que le marcaba su hermoso culito, que era envidiado por muchas chicas seguramente y una remera ajustada a su cuerpo y dejaba ver sus lindos pechos que tenia, los cual se había operado. Yo estaba cocinando y no pude dejar de mirarlo, sin que se diera cuenta, había que reconocer que no había conocido nunca un travestí tan bonito como él.

Se quedo allí conmigo y me pregunto si tenia novia, le dije que había cortado hacia poco tiempo y me dijo que uno de los motivos por los que volvió era para olvidar también a su pareja. Termino su té y se iba a bañar, me quede mirando su culito que me tenía loco, con haberlo visto dos veces no más.

Me fui a mi pieza y me recosté en la cama y siento a mi hermano tirandose arriba mío, recordando aquellas luchas en la cama, forcejeamos un poco, el termino boca abajo y yo arriba de el, en ese momento aproveche y apoye mi verga contra su culo inocentemente un rato, hasta que se movió y me tiro de la cama, se fue y se reía, sabia bien lo que había pasado. Ese día no paso más.

Al día siguiente nuevamente mi madre estaría ausente hasta la noche, esta vez el se había levantado mas temprano que yo, me levante y me dirigí al baño, el cual quedaba enfrente de la habitación de mi hermano y su puerta estaba entre abierta y veo que mi hermano tenia una tanga roja, metida en el culo y me metí al baño porque se estaba por dar vuelta aunque parecía saber que yo estaba espiándolo.

Al medio día, cocinaría el. Comenzó a buscar las cacerolas y le indique que estaban debajo de la mesada, se agacho, no aguante mas y le agarre de sus nalgas y le apoye mi verga la cual estaba poniéndose dura, el no hizo nada, es más lo estaría esperando. Se levanto y me comió la boca de un beso, estaba besando a mi hermano. Me saco la remera me besaba el pecho mientras yo acariciaba sus pechos, que estaban muy firmes y duros, comenzó a arrodillarse y saco mi verga y se sorprendió al ver que su hermano tenia una linda pija de 20 x 6 cm. y me dijo "me la voy a tragar toda" comenzó a comerme la pija con la boca hasta que desapareció totalmente, sus ojos lloraban por el gran esfuerzo que hacia mientras yo lo tenia de la nuca y empujaba mi pija contra su garganta.

De pronto se sintió ruido a llaves en la puerta y era mi madre, se levanto de golpe y se fue a la pieza y yo al baño, porque tenia que haber regresado si faltaba mucho para que vuelva. Dijo que se había olvidado unos papeles que no tardaría en irse.

Cuando se fue mi madre otra vez, fui a la pieza de mi hermano que estaba tocándose los pezones y corriéndose la tanga para tocarse su pija, me saque toda mi ropa y me abalancé sobre el. Empecé a meterle mis dedos en el culo y cuando estaba listo, le metí mi pija y un gemido de placer se escucho largar de su boca, empecé a bombear contra su culo con mucha fuerza, estaba muy excitado, no me importaba que el este haciéndose la paja mientras yo lo cogia.

Acabe en su culo y me la chupo hasta que me la dejo limpia y me dijo " ahora te toca a vos" y dirigió mi mano a su pija, yo nunca había tocado una, estaba parada y aunque no era tan grande me causaba impresión.

Agarro mis dos manos y comenzó a pajearse con mis manos, yo sentía un poco de asco y me pidió que se la chupara, a lo cual accedí porque todavía estaba excitado y comencé a sobarsela, primero tenia un gusto horrible, pero después sentía como golpeaba contra mi garganta y me entraba y salía de la boca, el empezó a tocarme mi culo, sin darme cuenta me metió un dedo, a lo cual no reaccione, me dio vuelta y me dijo quédate quieto, empezó a chuparme el culo y lo dejo lleno de saliva y sentí como me metía la cabeza de su pija, fue un dolor terrible, poco a poco entraba mas y mas, hasta que me la metió de golpe y lance un grito de dolor que se transformo con el pasar del tiempo y de la cogida que me daba en placer, hasta acabar en mi cara.

Esas vacaciones con mi hermano fueron magnificas. Hubo mas aventuras pero vendrán luego.

Ver más relatos eróticos