De macho a bisex, y como me divertí en el camino!

enviado por Daniel

Yo era un tipo convencional, tenia novias, gateaba, lo usual. Un dia estaba con una escort que conozco hace algun tiempo y me dijo que una traviesa que trabaja en el mismo edificio me habia visto entrando la vez anterior, y que yo le gustaba. “La invito y le haces el orto, esta caliente con vos”, “es super femenina y muy puta, te va a gustar, es bien pasiva y adora una pija”. Me la mostro en internet, y estaba muy buena, hermoso culo, y en los foros tenia fama de piola y puta, me dio curiosidad y la llamamos. Estuvo muy bueno, tenia un terrible hambre de pija y una boca y un culo de ensueño. Volvi a verla, y empecé a frecuentar otras traviesas, solo como activo, yo soy viciado en culos, y las traviesas generalmente entregan mejor que las mujeres. A cada tanto alguna pedía mi colita, pero nones, yo era bien macho, no entregaba. Tanto va el cantaro a la fuente que al final una consiguió, y me gustó! empece a comer pija, y mis visitas a traviesas ahora solian ser vuelta y vuelta. Una mina con la que cojo a cada tanto sabe que me gustan los besos negros, desde siempre, y un dia, mientras me chupaba el culo me dijo, “lo tenes muy dilatado, a vos te están cojiendo!”. Le conté de las traviesas, y ahí ella quiso darme con un cinturonga, “me gusta cogerme a un tipo, si entregas a una traviesa, a mi también”, no podia decir que no, y me hizo el orto, y estaba bueno, tenia una concha y una pija para disfrutar, y después que ella me culeo fue mi turno y le di sin asco, siempre lo hago, a ella le encanta una pija en el orto. Así andaba mi vida cogiendo y entregando, y estaba muy bueno. Un dia, la mina de mi primer cinturonga me ofreció una fiestita con un pibe, queria que yo me lo cogiera, “es lindo y tiene una colita mejor que muchas minas, jamon del medio”. Acepté, el pibe estaba bueno, especialmente de cuatro, y lo cogi, y ella a mi y a el, y yo a ella, y el pibe se bancaba lo que viniera, la pasamos barbaro. Hice otras fiestas por el estilo, hasta que llego un día en que quisieron verme cogido por otro tipo, y ahí estaba yo, gimiendo como una puta mientras un macho me hacia la cola. Ahora cojo con mujeres, hombres y traviesas, en cualquier combinación, y está buenisimo!

Ver más relatos eróticos