Como me volvi traviesa

enviado por Paolita

Ultimo año del cole, un domingo de madrugada volvia de una fiesta caminando, solo, caliente y con unos cuantos fernets de mas. En una esquina habia una traviesa, me llamo, me acerque, y me metio en el zaguan de una casa vacia, yo no tenia cabeza para reaccionar. Era bien mas grandota que yo, me dio vuelta contra una pared, me bajo los pantalones, corrio mi slip, saliva, puerteo y adentro. Dolio mucho, pero no pude gritar, ella me tapaba la boca con la mano. Empezo a culearme, y el dolor se fue transformando en placer, un placer increible, que me hizo acabar sin tocarme, y ella me lleno el culo de leche. Sin sacar la pija agarro el celu de mi bolsillo y disco, escuche el celu de ella en la cartera, “te gusto mucho la pija, no bebe? Ahi tenes mi numero, llamame si queres mas, soy Paola”, y se fue. Me subi los pantalones y volvi a mi casa sin entender mucho, me habian cogido y la goce. Cuando me saque la ropa mi calzoncillo era un asco, toda la leche de mi acabada y la de ella que habia chorreado de mi culo. Esa noche casi no dormi y al dia siguiente en el cole mi cabeza estaba en la luna, una traviesa de pueblo, ni muy linda ni muy femenina me habia roto el culo y habia sido el mayor placer de mi vida, queria de vuelta una pija en mi cola, queria mucho. Termino el cole, almorce en casa, las empleadas habian hecho milanesas, hice un poco de tiempo, agarre la bici y sali, busque un lugar tranquilo y la llame. Atendio con voz de dormida, “hmmm, queres mas, vas a tener que ser mi putita, dale?”, dije que si que cualquier cosa que ella quisiera, y combinamos que en una hora me esperaba, “prepara la colita”, me dio una direccion en un barrio pobre, no muy lejos del centro. Estaba loco de calentura y de nervios, la hora se me hizo eterna, me lave la cola tres veces, pero al final paso y yo estaba tocando el timbre de una casita en una calle de tierra. Me abrio vestida de mujer y recien bañada, era una mezcla rara de mujer y hombre, lolas y pija. Meti la bici adentro, y ella ya me franeleaba y me besaba, y yo le decia que queria su pija, que me gustaba mucho, me hizo pedir por favor y decir que era su putito, me empujo para abajo y metio en mi boca. Me tuvo un buen rato chupando, me enseñaba como chupar, como tener cuidado con los dientes, y nos quedamos en bolas, la pija se le puso como una piedra. Me llevo al dormitorio, era en el fondo de la casa, “aca vas a poder gritar tranquilo, nadie escucha”, boca abajo en la cama con una almohada para levantar mi colita, empezo un beso negro increible, yo ya estaba queriendo esa pija y ahi me volvi loco, suplicaba desesperado que me cogiera, la necesitaba adentro mio, que hacia todo pero que me diera esa pija, por favor que me la metiera. Gel, puerteo y adentro, y yo senti de nuevo esa sensacion maravillosa para mi, una verga en mi culo, “dale, solta la puta que tenes adentro”, y yo gemia y pedia mas, me sentia muy puta y lo decia a los gritos, ella se reia. Me cogio largo y duro, me mordia el cuello, metia la lengua en mi oreja, pellizcaba los pezones, me arañaba, un placer supremo, me di cuenta de ahi en mas iba a querer pija siempre, puta o puto o las dos cosas, pero siempre iba a querer que me cogieran. Cuando yo goce ella saco de mi culo, se saco el forro y metio en mi boca, senti como la pija se hinchaba y empezo a largar leche, “dale, traga todo”, y trague y estaba muy buena, rica leche de pija. Nos quedamos charlando en la cama, me dijo que me habia echado el ojo hacia tiempo, y cuando tuvo la oportunidad ni penso “estaba segura que te iba a gustar la pija”. Siguio contandome lo que iba a hacer conmigo, hablaba como si fuera mi dueña, y la verdad era asi, yo sentia y sabia que ella podia hacer conmigo todo, no era solo el placer de su pija, me gustaba su poder, me gustaba ser un putito obediente. Le llego un sms, dijo que el hermano estaba en la puerta, venia a buscar algunas cosas, se levanto y fue a abrir. En un par de minutos volvio con el hermano, “mira lo que tengo para vos” le dijo, “un trolito tierno, lo desvirgue anoche”, “jamon del medio y le encanta una poronga”, y a mi “date vuelta y mostrale la colita, bebe”, yo estaba muerto de vergüenza, pero me puse boca abajo y levante las caderas, “mira como se ofrece, esa colita blanca y suavecita, date el gusto, cogelo, quiero verlo gemir como una nena”. El tipo me puso la verga en la boca y yo empece a chupar, no estaba muy limpia, era un macho, pero mi cabeza estaba a mil y queria esa pija, la queria dura y en mi culo. Se puso al palo, me puso en cuatro patas, forro y adentro, yo todavia estaba lubricado, pero dolio, la pija era un poco mas grande que la de Paola y el metio sin ninguna delicadeza, me culeo sin asco, y yo la goce, no entendia nada, pero si tenia una pija adentro era maravilloso. El tipo lleno el forro en mi culo, se subio los pantalones y Pao lo acompaño a la puerta, yo quede tirado con el culo roto, sintiendome un puto entregado, disponible para cualquier pija, y me gustaba sentirme asi. Pao volvio, “hmmm, que lindo que estas asi, con esa carita de placer de recien cogido, queres mas pija?”, se acosto al lado mio y empezo a acariciarme, me pasaba los dedos por el culo, me mordisqueaba los pezones, yo le mande mano a la pija, ya estaba dura y ella me dio un beso de lengua hasta la garganta y despues de la lengua vino la pija. “Te voy a hacer un chupapijas de primera, con esa boca grande y esos labios carnosos”, y estaba bueno sentirla en mi boca. Y de ahi paso a mi culo, y me cogio fuerte, para hacerme gritar, “como sos puto, te estoy violando y vos al repalo”. Fue una tarde muy larga, ella no iba a trabajar esa noche y habia tomado una pastilla para poder cogerme a morir, yo llame a las empleadas en casa para avisar que no iba a cenar y ella fue haciendome mas y mas puto. Vino una traviesa amiga y me cogio, y el hermano volvio y me lo comi de nuevo, y Pao me cogia una y otra vez, y fue divino. Volvi a casa a eso de las 12 de la noche, sintiendo el culo abierto y dolorido, me dolia la mandibula de tanto chupar, pero habia sido mucho placer, y queria mas de ese placer, Pao tenia razon, era muy puto. Empece a ir a la casa de Pao casi todos los dias, ella me cogia, pero no mucho, tenia que guardar energia para el laburo, me conto que casi todos los clientes querian ser pasivos, y aunque ella siempre trataba de no acabar, no era facil mantenerse caliente y al palo para dejar contentos a los tipos. Pao me iba enseñando a ser bien puta, a dejar contento un macho, y a vestirme de mujer, me maquillaba, me vestia, a veces me cogia de pibe, a veces de nena, y cada vez me gustaba mas ser nena. Y siempre habia mas pija para el putito, estaba el hermano, y a veces con un amigo, las amigas y amigos de Pao, traviesas hombres y mujeres, varias minas me cogieron con cinturonga, todo el mundo queria la colita del rubiecito lindo y cheto. Un dia Pao se dio cuenta que habia guita en eso, y empezo a vender turnos conmigo, los amigos segian cogiendome gratis, pero habia muchos que pagaban, y estaba bueno, queria decir que yo les gustaba, que sabia coger y darles placer. Los dia que Pao no trabajaba me guardaba para ella, y era una terrible fiesta, sexo guarro y vicioso. Duro mas o menos un año, y decidi irme a Capital, a esa altura ya era una mina sin tetas, Pao me contacto con unas amigas de ella y fui a trabajar a un privado de traviesas. Era un tipo de sexo no muy bueno, hacer acabar al cliente rapido y liberar el cuarto para otra mina, pero era mucho sexo y eso estaba bueno, a veces me cogian 9 o 10 veces en un dia, muchos viejos, eso si, pero sexo de puta es asi, buenos machos que paguen hay pocos. Igual eran pijas, y yo hacia todo lo que sabia, los dejaba contentos y tenia muchos clientes. Uno de esos clientes tenia una inmobiliaria y me alquilo un depto, monoambiente, pero podia vivir y laburar ahi, era mucho mejor que el privado, a los clientes les gustaba mas y podia ganar mas guita. Cuando junte lo suficiente me hice las lolas (sin tetas no hay paraiso) y algunos retoques en la cara. Ahora estoy establecida, juntando para comprar un depto, tengo un novio pijudo y vicioso, y cuando vuelvo al pueblo me voy a la casa de Pao y gran fiesta gran, me vuelvo a comer todas las pijas que me hicieron puta.

Ver más relatos eróticos