Sado trasvesti mexico

enviado por frankie

Bueno todo sucedió, al contactar una travesti, con la cual platicaba y compartía experiencias mías del bdsm y ella de sus encuentros con chicos.
Yo le platique que me gustaba ser atado y le compartí una página que se llama tsseduction, la estuvo viendo por varios días y posteriormente quedamos en reunirnos.
Al entrar me empezó a besar y quitarme toda, el clásico cachondeo y me tocaba el pene y las nalgas, y saco de un cajón una venda elástica.
Giro su cara y me dijo quieres que te ate, me hizo estirar las manos y me empujó hacia la cama, se acercó y comenzó a hacerme sexo oral, lo devoraba completo y le daba besitos a la punta y a los testículo en pleno frenesí, que me empuja completito un dedo por el ano, ji solo suspire.
Lo succionaba y al mismo tiempo metía y sacaba el dedo dentro de mí, fue que paro y me dijo que me quería coger.
Se separó de mi para buscar el lubricante y volvió a retomar el sexo oral mientras me llenaba el ano de lubricante, alzo mis piernas y las coloco, sobre sus hombros, restregó su pene en mi culito y sin previo aviso empujo sentí como se abrió mi esfínter y me sobresalte un poco y ella se quedó quieta y me detuvo las piernas con más fuerza
Después empujo más hasta que tomo con mis nalgas, sabia y sentía que estaba toda adentro, lentamente empujaba y se retraía, hasta que casi la sacaba completa para volver a empujar hasta topar, agarro un ritmo fuertísimo y aunque no quería solo m quejaba y gemía y eso la ponía aún más excitada.
Después de canso y s ele bajo la excitación, se separó de mí y bajo mis piernas para quedar acostado boca arriba, me acercaba a ella para poderme besar a su antojo, ya que aún tenía las manos atadas, me coloco de costado de frente hacia ella y entre los besos me metió un dedo que entro sin ningún problema, al mismo tiempo sentía como su verga crecía muy cerca de mi estómago y humedecía casi la altura de mi ombligo.
Sin decir agua va, aprovecho para girarme y dejarme boca abajo , con sus empeines , separo mis piernas a la altura de mis rodillas y acomodo su pene dentro de mí una vez más.
Ya a sus disposición y recargada en mi espalda metió sus manos entre mi pecho y la cama para aparentar ambos pezones mientras me follaba. No dejaba de decirme en el oído que le gustaba mi culo, que gemía como niña y que se quería venir, acelero el ritmo y plash se desplomo sobre mí, se separó y se quitó el condón, le hizo un nudo y lo tiro al piso.
Me siguió besando y me dijo que le encanto hacerlo así, después de un rato se acordó que estaba atado, me desamarro y me dijo papito mastúrbate.

Ver más relatos eróticos