una perra vida

enviado por fernanda

hola soy la feñita, una chica de 18 años, 1,60, piel blanca, y muy femenina.
mi vida fuera de ser buena fue muy perra, pero ahora todo a cambiado. a todas les a gustado la ropa de nena desde pequeñas, pero mi historia es otra.
cuando tenia 7 años mi padre falleció y fuimos mi madres y mi hermana mayor, mi madre siempre quiso tener solo mujeres, así que comenzó a vestirme de nena, lejos de gustarme era un sacrificio, incluso varias veces me mando al cole vestida de nena y mis compañeros se reían de mi, el psicólogo del cole la mando a llamar y la hizo tratarse pero lejos de curarse me vestía de nena cuando estaba en casa, fueron años muy malos, pero de apoco fui aceptando mi condición impuesta.
muchas veces nos llevo a mi y a mi hermana 2 años mayor de paseo, a la playa o a un lago cercano, y me vestía con bañador de nena, me daba hormonas femeninas así que mis pechitos crecían de a poco y ocultaba mi pene con cinta, hasta que me fui acostumbrando a esconderlo, cuando tenia 13 años ya era su nenita y no me imponía el vestir, lo asía como algo normal, tenia mi pelo largo y me cuidaba como una nena.
mi madres comenzó a salir con un tipo, y de un día para otro estaba instalado en mi casa, el siempre me molesto y dijo que seria su nena, nunca pudo meterse en mi cama porque dormía con mi hermana en el cuarto, pero un día nos quedamos solos, no recuerdo por que, el entro a mi cuarto mientras me vestía y me ato de manos y puso un pañuelo en mi boca, a la fuerza me violo, dijo que si le contaba a mi mama el negaría todo y que diría que lo seduje, me arriesgue y le conté a mama lo que paso, pensando que le creería a el, pero gracias a dios no lo hizo, lo hecho de la casa y me pidió perdón por el daño que el tipo me causo.
me sentí muy protegida, pero eso despertó mi deseo de sexo, comencé a soñar con chicos que me penetraban, comencé a masturbarme metiendo objetos en mi ano, así paso el tiempo y también los chicos, varios aceptaron tener sexo conmigo y también mucho lo hicieron mas de una vez.
hasta que apareció carlos, un chico mayor de 20 años, yo tenia 15 en ese entonces, era muy lindo y tierno, se consideraba gay y yo le gustaba mucho, siempre me lo dijo, tuvimos sexo varias veces, hasta que un día me pidió una relación formal, acepte y fue mi novio, llegaba a casa mi madre lo acepto también, ahora con carlos vivimos juntos, el trabaja en una fabrica y yo trabajo en un salón de belleza, mi vida a sido muy perra y espero que sigamos con carlos así, ya que por fin me siento bien con mi vida.

Ver más relatos eróticos