sexo joven

enviado por Laura

Hola soy Laura, me describo primero, 30 años, travestí de closet solo por mi empleo, a pesar de eso soy muy femenina, lindas piernas gracias al ejercicio y buen trasero, he tenido sexo con amigos que saben de mi capricho de ser una nena sexy, y e tenido algunas parejas estables.
un día con permiso por enfermedad en mi trabajo, decidí vestir de nena y hacer aseo en mi casa, seria una buena ama de llaves, me levante temprano me duche y me depile completa, me vestí sexy pero deportiva con una poleria al ombligo, una tanguita negra y un buzo elasticado, que dejaba ver mi hermoso culo, esta afanada cantando mis temas favoritos mientras tendía la cama, suena mi timbre y salgo para ver quien era.
Era mi vecinito de 17 años a quien conozco desde pequeño, quien creo que me a visto mas de una vez de chica, le pregunte que quería desde dentro sin mostrarme, me dijo "que perdió su llave y traía un encargo, que debía mantener congelado y que su madre llegaría como en 2 horas, si lo podía guardar mientras el esperaba fuera."
que hacer pensé y si lo dejo pasar, total soy una chica madura y los rumores no me importaban.
pasa le dije, estoy haciendo aseo si quieres esperas aquí a tu madre, pero guarda el secreto, me quedo mirando como si ya supiera todo; gracias me dijo y puso la bolsa en el congelador, toma asiento le dije mientras si quieres ves televisión, voy a mi cuarto a terminar, se sentó en el sofá y comenzó a mirar, mientras estaba en la habitación me recordé que en el reproductor deje una película porno que vi la noche anterior, donde un negro con una enorme polla se violaba prácticamente a una chica trans muy joven, pero no creo que revise el reproductor pensé.
termine de tender la cama y fui hasta el baño para secar ya que con mu ducha deje todo mojado, cuando salgo de hay voy a mirar a mi vecinito y lo encuentro viendo la película, con la verga fuera de su pantalón entre su mano, era un pene grande y muy venoso, lo mire un momento y le pregunte, quieres ayuda con eso, el escondió rápidamente su pene, solo esta viendo dijo, vamos no te preocupes le respondí.
saque la verga de su pantalos y comencé a mamársela, era grande y venosa, para sus 17 años era muy grande, me quite la polerita y quede en sujetador, a el lo desnude completo, mientras mamaba, quieres probar como el negro del vídeo le dije, bueno respondió, fui por condones y lubricante a la habitación, volví con unas pantys de mallas, zapatos de taco y mi tanguita negra, escondí mi penecito en la parte de adelante de la tanguita y lubrique mi anito, se lo mame un rato mas, como era joven tenia mucho aguante, me puse un preservativo y me tire de espaldas en el sofá, le dije que fuera lento.
comenzó a penetrarme muy despacio, entro su cabeza y lo detuve un poco con la mano, tenia una gran polla que me causo un poco de dolor, le dije que entrara suave y lo hizo de apoco hasta llegar al fondo, sentí sus testículos en mis nalgas y comenzó a moverse largo y profundo, le pedí que fuera un poco mas rápido, luego me puse en 4 y siguió el bombeo, me senté sobre el dándole la espalda y luego de frente, el chico no acababa nunca, su energía joven me llenaban de placer, le quite el condón y se lo mame nuevamente, me tire de espaldas sobre la alfombra puse mis pies en sus hombros, el se cargo para adelante dejando mis rodillas en mi pecho, comenzó con un frenético bombeo largo pero rápido, ya llevaba dos orgasmos y cada vez estaba mas caliente, nos acostamos de lado en el suelo, luego en 4 nuevamente esta vez con mi cabeza en el piso y mi culo a su disposición, ya no quería mas estaba muy caliente y agotada, pero el chico seguía en su tarea, sonó su móvil lo busco rápido para responder, estoy en casa de un amigo congelando el encargo voy luego, aproveche ese momento y le quiete el condón para darle otra mamada, el chico era increíble llevábamos mas de una hora follando y no acababa, me puse en la posición inicial y me penetro otra vez, ahora acariciaba sus testículos y masturbaba lo poco que dejaba fuera de mi ano, me corro dijo, le quite el condón y lo puse en mi boca, me trague toda su leche y limpie su pene con mi lengua.
le dije que se bañara y vistiera para irse, lo hizo y me dijo podíamos repetirlo algún día, no tengas dudas le respondí, me duche y estuve todo el día pensando en el gran polvo con mi vecinito, quede tan caliente que después de terminar el aseo en el depto. me vestí sexy y me masturbe con mi consolador y de noche lo hice nuevamente.
ahora solo espero una oportunidad para invitar al vecinito para jugar otra vez.

Ver más relatos eróticos