la chica.

enviado por Raul

hola soy Raul, tengo 27 años, casado, cuando era joven me encantaba meterme con chicas travas, creo que por mi obsecion por un buen culo, pero cuando conocí a la que es mi mujer deje de tener esa necesidad.
pero tenia que contar esta experiencia, antes visitaba a muchas chicas escort, incluso pertenencia a un foro donde se comentaban las experiencias y nos juntábamos para ir de dos o tres a estar juntos con una chica, y eso me gustaba mucho.
un día en mi trabajo me enviaron a entregar unos documentos a una empresa importante y me atendió un antiguo amigo del foro, me pregunto por que ya no participaba, hablamos sobre eso y me dijo que el sábado irían con otros amigos a un disco de travos, me dio la dirección y que si quería ir nos juntábamos haya, lo pensé y me gustaba la idea de ir a buscar una aventura y no pagar a una escort.
le dije a mi mujer que el sábado habría una junta de ex amigos y que me gustaría ir, me dijo que fuera pero que si manejaría no bebiera, fue un trato.
el sábado me vestí normal y fui a la disco, nos juntamos con los ex amigos, eramos 4.
a dos de ellos no les costo mucho ligar a una chica, dijeron que pronto se escaparían a un motel, nos quedamos con mi otro compañero esperando y cuando fui al baño compartido, una pequeña chica muy linda me pidió fuego, prendió un porro, me ofreció y le dije que no gracias, estas sola pregunte, con unas amigas, pero ligaron con unos tipos creo que me quedare sola dijo ella.
volví a la pista de baile y mi amigo ya estaba ligando a una hembra mayor, bueno dije, mire mi reloj, las 2 de la mañana, buena hora de irse me divertí mucho igual, sin beber nada tome mi auto y
comencé mi viaje, la pequeña chica del baño estaba fuera del estacionamiento, baje mi vidrio, "te llevo algún lado", vas al centro pregunto; no pero te llevo igual, así me despejo un rato respondí.
subió y me contó que sus amigas la dejaron sola y que se fueron con unos chicos, por eso se retiraba luego ya que estaba sola, llegamos a un edificio muy antiguo del centro y dijo aquí me dejas, gracias por el favor, espera quieres subir, estamos solo los dos podríamos ligar así no pierdes tu viaje y nos quedamos solos; era muy linda, debo ir a casa pero fue un placer conocerte, ven solo sera un polvo insistió; frente a su insistencia subí a su piso.
un lugar muy femenino vivía hay sola, me dijo me duchare y cambiare ropa mientras tu te duchas, bueno respondí.
salí solo en toalla a su cuarto, llevaba unas pantys de encaje a los muslos, una tanguita rosada, un babydor rojo transparente, que dejaba ver sus enormes tetas.
comenzamos a besarnos, quite el babydor, chupe sus tetas y se voltio, roso su culo con mi pene y quito mi toalla, se puso en cuclillas, y comenzó a mamar mi polla, una buena mamada de esas que me daban las escort travas con quien estaba, y recordé esos días,
la puse de pie la bese y se puso en 4 sobre la cama, baje su tanga rosa y un pequeño pene, casi inexistente salí de ella, chupe sus nalga y lamí su culo, mientras ella gemía, volvió a mamar y puso un condón, ella de espalda en la cama y yo de rodillas la penetre, ella puso una almohada bajo sus caderas, se movía de una forma espectacular, luego en 4 sobre la cama, de pie al lado de su cama ella con una pierna sobre la cama, y al final me monto, recordé los tiempos en que visitaba muchas chicas, era una verdadera puta sus movimientos me volvieron loco, acabe dentro de ella y saco mi pene de su ano, retiro el condón y limpio el semen con su boca.
mi calentura era máxima y mi pene no se puso flácido, ella aprovecho eso y siguió mamando, la volví a penetrar y me dijo quiero leche asi que cuando te corras me avisas, así lo hice y acabe en su boca, se trago todo mi semen, me duche y me fui a casa, eran como las 4:30 de la madrugada cuando llegue a casa, estaba tan caliente con el recuerdo de la experiencia, que al llegar a casa desperté a mi mujer para tener sexo con ella.
con la chica nos intercambiamos teléfonos, no esta en mi agenda, pero creo que la volveré a llamar un dia.

Ver más relatos eróticos