Por un regalo muy codiciado.

enviado por Beatriz

Soy Beatriz, me describo y les cuento mi historia, mido 1.65 aprox, blanca y lampiña, solo tengo bello púbico, tengo 18 años actualmente, soy muy delgada, pero tengo un buen trasero 70 y 53 de cintura, tomo hormonas para mis tetitas, siempre he sido muy afeminado, a los 14 les conté a mis padres de mis gustos sexuales, ellos aceptaron después de mucho tiempo, adopte el nombre de Beatriz por mi bisabuela materna.
Los chicos siempre me miran como a una chica, así que no tenia problemas para tener sexo, nunca me falto con quien follar.
Un día salí de compras, vestida de nena, jeans muy ajustados que resaltaban mi culo, polerita de pabilos, sujetador blanco en el tono de la polera, unas pantaletas guinda bajo el jeans y zapatillas de lona rojas, quería verme sexy pero no muy provocativa.
Entre a una tienda de ropa interior femenina y busque un juego para lucir, sin suerte debido a mis medidas, el que me gusto solo estaba en tallas grandes, luego ropa de vestir y así me la pase un buen rato; un hombre de unos 30 años me miraba descaradamente cada vez que me lo topaba, estaba en una tienda de ropa juvenil y me dijo si lo ayudaba, quería comprar ropa para su hija que era de mi contextura, le dije que le gustaba a el y yo le ayudaría con las tallas, busco un par de falditas y unos jeans, yo mientras miraba unas zapatillas muy lindas que me encantaban pero muy fuera de mi presupuesto, le indique la talla y el compro algunas cosas, te gustan esas zapatillas dijo, si respondí pero valen mucho y no las puedo pagar, me mostró un juego de sujetador y tanguita rojo muy sexy, le gustaran mucho a su hija le dije, y esa talla es la que debe comprar, y me despedí, dije que debía irme.
El hombre me alcanzo en el pasillo y me dijo te gustaban mucho esas zapatillas, si pero bueno no todo tenemos lo que queremos, ven te invito a comer algo, bueno acepte, mientras comíamos me propuso que los dos tuviéramos lo que queríamos, a que se refiere le dije, si aceptas yo te tengo a ti y tu tienes tus zapatillas, lo pensé mientras terminábamos de comer y me puse de pie y le dije, bien acepto.
salimos al estacionamiento y subimos a su vehículo, me llevo a un piso cerca de hay, no habían muebles solo algunas telas blancas tapando unas cajas, le pregunte que era y dijo que alquilaba ese piso, pero por ahora no había nadie hay, me dijo toma, me dio una bolsa muy pequeña y traía la ropa interior roja que había elegido, pontela para mi dijo y te la quedas después, fui al baño y así lo hice, volví y el estaba solo en bóxer, a pesar de ser madura estaba muy bueno, cuerpo fornido y atlético, muy peludo eso si, se acerco nos besamos y comencé a mamársela, unos 22 centímetros de verga, aun que no muy gruesa, pero nunca tuve algo tan largo en mis manos, hice mi mejor esfuerzo en cada mamada, luego me puso en 4 sobre el piso, lubrico mi ano con su saliva, metiendo sus dedos, apoyo su verga en mi anito y comenzó a meterla de apoco, me dolió mucho al comienzo, luego se convirtió en placer, aun que aun no llegaba al fondo, de pronto siento como rompen mis entrañas, era que estaba llegando a fondo, cuando estuvo toda dentro se movió un poco y me puso de espaldas en el suelo, me follo así por mucho tiempo hasta que acabo llenando mi culo con su leche, te gusto me pregunto, si respondí, bueno vístete me dijo, lo hice y me quede con el juego de lencería que me regalo, eche el otro en una bolsa y me dio su numero de teléfono, dijo si quieres algo y no te alcanza podemos hacer un trato, me cerro un ojo y me dio una bolsa mas grande que tenia las zapatillas que me gustaban.
me fui a mi casa muy feliz, goce de una buena polla y conseguí las zapatillas que mas me gustaban, se que fui una puta pero valió la pena, desde entonces me comunico con el hombre y aun que tiene familia, me folla y me da dinero para mis gastos, es muy bueno, así todos tenemos lo que queremos.

Ver más relatos eróticos