Terminé siendo su putita

Enviado por Sofía

Hubo un hombre que cumplio mi fantasia de manera inigualable, lo conoci por telefono en esas lineas de contactos y pegamos buena onda nos encontramos en una esquina de Bs As y me invito a su depto entre charla y cafe note que tenia revistas de ropa de mujer y me comento que era diseñador de ropa femenina, automaticamente mi cabeza volo pensando como me iba a quedar alguna de esas prendas, siempre tuve la fantasia de vestirme de mujer y comportarme como una nenita obediente para mi hombre, pero nunca habia estado tan cerca de cumplir esa fantasia, me preguntaba si me gustaba la ropa a lo que yo no dude en contestar que si e inmediatamente abrio un cajon y empezo a sacar tanguitas , corpiños , portaligas y medias y me pregunto si me animaba a probarmelas, la respuesta fue mas que obvia y seleccione algunas prendas y fui al baño a cambiarme, me puse una tanguita diminuta de color negro un corpiño de igual color y portaligas me veias hermosa en el espejo del baño pero notaba que faltaba algo, cuando salgo del baño vestida asi me mira y me dice que estoy hermosa y me bautizo con el nombre de Sofia me preparo una mini con una remera haciendo juego y desfile para el, yo estaba que me moria por ser posieda por mi macho y el muy turro dejaba que mi calentura creciera, yo le dije que me sentia hermosa pero que queria tener los labios pintados y asi sentirme mas puta todavia se sorprendio y me dijo que no creia que fuera tan putita y me dio un rouge, delineador y maquillaje con la cual el me pinto y me puso linda, la tarde de sexo que pasamos fue alucinante me empezo a besar, sentia su lengua entrando en mi boca mientras me acariciaba y me rozaba los pezones con los dedos eso me puso a mil y lentamente me fue chupando los pezones y tocandome la cola, yo fui bajando lentamente por su cuerpo hasta desprender y desabrochar su pantalon y encontrarme con una pija no muy grande pero dura caliente y deseosa de ser comida, la sensacion de chupar esa pija con los labios pintados fue espectacular la chupaba con todas las ganas y sentia como latia dentro de mi boca jugaba con mi lengua a lo largo de toda la pija mientras el gemia y me decia que no parara que le encantaba como me la estaba comiendo, despues de estar un rato con la pija dentro de mi boca me dio vuelta y parados me apoyo levanto la mini que tenias y senti ese bulto entre mis nalgas estaba hecha toda una puta y me encantaba mientras con sus manos me acariciaba los pezones llevando mi excitacion a limites jamas pensados me corrio la tanguita a un costado bajo y me empezo a lamer la cola en un momemto me pido si queria que me cogiera y yo entre gemidos y calentura asenti con la cabeza se puso un preservativo me hizo inclinar para adelante y despacito me fue metiendo la pija dentro mio, estaba cumpliendo mi fantasia ser cogida por un hombre y vestida de mujer fue una locura hermosa, me empezo a bombear mientras me decia que era su putita y que le gustaba mi cola y que me iba a coger muy seguido, despues cambiamos de posicion y se acosto boca arriba y yo me sente sobre esa pija que pedia a gritos mi cola, yo he cogido con mujeres y las veia como gozan cuando ellas se sientan sobre la pija pero ahora era yo la que estaba sentandome en una y manejando la situacion y gozando como una perra, me encantaba sentirlo adentro y ver como me tocaba los pezones mientras me la metia fue hermoso cuando estuvo a punto de acabar me pidio que se la chupara a lo cual accedi y empeze a chuparla como si fuera la primera vez y cuando senti que estaba a punto de acabar me la saque de la boca y me lleno de leche los labios y la cara mientras yo me pajeaba y acababa junto con el fue un polvo hermoso me mire en el espejo y no podia creer lo que veia vestida de mujer maquillada , pintada y llena de lechita el se para detras de mi y me dice al oido al final terminaste siendo mi putita, demas esta por decir que fueron muchas veces las que fui a verlo y me pasaba horas vestida de mujer y despues de coger me quedaba vestida y tomaabamos cafe o mate dandonos mimitos y besos y volviamos a tener sexo nuevamente.

Otros Relatos Eróticos de Chicas Trans

De la prepa a la calle 2
Relato enviado por Sussan
Hola soy Sussan, les conté como me inicie en la prepa, como me ligue a Fabian quien corrió la voz de mi sexualidad y de Tomas el chico tímido que termino siendo un bombón y muy dotado.
Le conté a Lorena mi amiga de la prepa lo de Tomas, el comenzó a vestir mas a la moda y logro ligar con muchas chicas, ya que se corrió la voz de su gran tamaño y fue un chico mas normal y me agradeció mucho su cambio.
Fabian corrió la voz de la chica que le gustaba el sexo entre sus amigos, fue así como ligue con muchos chicos, muchos me buscaban para coger y a mi me encantaba, pero solo lo hacia vestido de nenita.
Paso el tiempo y durante la prepa tuve muchos amante, y al terminarla todo cambio, habia conocido a Jose-Luis, un hombre de unos 30 años que quería que fuese su amante, era un hombre muy especial, le gustaba que fuese moderna y a mi no me gustaba mucho, pero accedía, el me compraba muchas cosas, ropa, rellenos de silicona, maquillaje, todo lo que quisiera, fue así como a los 18 años y unos meses le pedí dinero para operar mis tetas, el accedió y después de un tiempo me opere, durante 2 años fui solo su amante, en un piso que era de el nos juntábamos siempre y yo lo habitaba, ya que me fui de casa.
Jose-Luis volvió con su familia y en agradecimiento por los años juntos me regalo legalmente el piso, sin mucho que hacer y al no tener empleo para pagar mis cuentas, comencé a prostituirme, primero me publique en la web, peo muchos llamaban y nunca asistían a las citas, así que busque algo mas directo, las calles y me di cuenta que era mejor así, desde los 20 que solo paseo por las calles o me paro en lugares específicos.
Un día mientras estaba con algunas chicas esperando clientes, llego un vehículo rojo muy sencillo, mire dentro y sorpresa, era un chico al cual me ligue durante la prepa, me acerque lo saludo y sin reconocerme quedamos en la tarifa y fuimos a un motel cercano, follamos durante una hora y le dije, eres Luis verdad, de la prepa ....., si me dijo, soy Sussan la chica a quien todos follaban, verdad dijo, si te reconocí por eso me acerque al verte, espera que le cuente a Fabian, aun son amigos dije, desde que salimos de la prepa nos juntamos a buscar chicas como tu en discotecas, o bares para follar, le gusto la experiencia le dije y reí, tienes móvil me dijo, no dile que me busque en esta esquina cuando quiera respondí, nos vestimos volví a la esquina y el se fue.
Despues comenzaron a aparecer los chicos que me había follado en la prepa, varios de ellos venían por mis servicios, así que me compre un móvil solo para dárselos a ellos, algunos se volvieron clientes frecuentes así que los atendía en mi piso.
Pero hace unas semanas fue grande mi sorpresa, llama un tío y me dice que es Robin, no me acordaba de el, que el móvil se lo dio un tío de la prepa, que quería atenderse y llevaría compañía, acepte su cita, me quede pensando en eso de tener dos chicos a la vez, mas de una vez lo hice en la prepa pero hace tiempo que no lo asía.
Llego el día y Robin llama para confirmar, le digo que estoy lista que solo venga, me vestí muy sexy de sirvienta, para complacer a mis patrones, golpean y miro por en visor, no lo podía creer era Tomas, se veía muy guapo, mucho mas que en la prepa, hola dice este es mi acompañante, pensé en Fabian o alguien mas, era una chica con un chaquetón largo de cuero negro, no la reconocí, era muy hermosa, hola dice ella como estas Sussan, la miro bien y casi me caigo del asombro, era Lorena quien estaba con Tomas.
Los hice pasar, prepare unos tragos para conversar un poco, no importaba el tiempo me dio gusto verlos, charlamos de muchas cosas, y de como se quedaron juntos después de tanto tiempo y como consiguieron mi numero, Lorena se lo pidió a Fabian que es su amigo en facebook, fue así como llegaron ami.
Lorena se puso de pie y dijo, siempre quisimos hacer esto en la prepa, pero pensamos que no querrías, ahora te pagaremos para cumplir nuestra fantasía, se quito el chaquetón y parecía una escort, muy sexy vestida lista para follar, listo Tomas.
Comenzamos a besarnos entre los tres, luego se lo mame a Tomas mientras besaba a Lorena y le lamí la vagina a Lorena, luego ella cambio y nos dio una mamada a los dos, me sentía en las nubes, Tomas comenzó por penetrarme a mi, mientras lamia la vagina de Lorena, su polla era aun mas grande de como la recordaba, me asía sentir mucho placer, Lorena se puso en una posición para que yo la penetrara mientras Tomas me seguía dando, luego ambos penetramos a Lorena, Tomas acabo junto conmigo, Lorena quería mas, así que Tomas la estimulo con su boca largo rato, comencé a mamar la polla de Tomas y esta se erecto nuevamente, después de otra follada bebimos un trago y les dije que si querían se podían quedar, Tomas le dijo algo en el oído a Lorena y me tomaron de la mano y nos fuimos a duchar los tres, se quedaron toda la noche, compartimos mucho entre sexo y conversación, en la madrugada se fueron.
Ellos me visitan aveces al igual que los chicos que saben mi numero, pero aun sigo parada en la calle para tener acción, creo que me encanta follar con desconocidos y eso de las sorpresas me encanta.
espero les guste mi historia, saludos a todas.
Sussan
Connie, mi sobrino trava
Relato enviado por Carla
Hace ya muchos años que ocurrió esto. Hoy lo recuerdo con el terrible dolor del hecho de que ya no pueda ocurrir nada de lo que viví entonces. Fue una experiencia asombrosa para mí y para Connie, mi sobrino de once años que comenzó conmigo su carrera famosa de travesti del espectáculo.

No hay persona del país que no conozca a Connie, la travesti. ¿Pero cómo empezó a modelar su increíble femineidad, a construir esas formas y maneras de ser que han cautivado a tantos espectadores en sus shows y presentaciones?

Todo comenzó cuando la hermana de mi esposa trajo a su hijo Ray de once años de edad a mi finca para que lo hiciera trabajar y tomar contacto con las tareas rurales. Había en ese pedido dos objetivos, sacarse de encima al niño en el verano y poder divertirse tranquila con sus amantes y tratar de que el niño dejara de ser tan delicado y afeminado y se pusiera en contacto con las tareas rudas del campo.

Desde el inicio de nuestro contacto vi que Ray ni siquiera podría levantar una bolsa pequeña cargada de algodón. Era un niño extremadamente delicado, rubio, con unos ojos celestes hermosísimos y una boca pequeña y de labios muy rojos. Fue para mí una especie de carga tener que soportar al muchacho, pero también era un cambio en mi rutina diaria de trabajos con empleados y maquinarias que nada aportaban de belleza a mi vida.

Ray casi no hablaba y cuando lo hacía parecía una niña. Al principio hasta me causaba risa, lo admito. Luego me fui acostumbrando y hasta él mismo se hacía burla de tal situación. Por las mañanas lo debía dejar solo para que yo pudiera trabajar hasta entrada la tarde. Pero un día en el que me sentía realmente mal del estómago, volví a la casa sorpresivamente y vi que Ray, que no me esperaba hasta más tarde, estaba tirado en un sillón jugando con unas muñecas, vestido con una corta falda y con su cabello recogido con unas hebillas que dejaban su largo cuello al descubierto. Cuando me vio se sintió horrorizado. Quedó petrificado mirándome a punto de llorar.

Mi sensación en aquel momento fue primero de sorpresa, pero luego fue de verdadera admiración por su estética. La verdad era que Ray quedaba muy bien con su pelo recogido, su falda cortísima que dejaba ver sus piernas blancas y con una muñeca entre sus brazos. Se trataba de una verdadera niña.

Finalmente Ray se largó a llorar desconsoladamente y comenzó a pedirme por favor que no contara nada a su madre de lo que estaba viendo. Mi actitud en tal situación fue la de consolarlo y escuchar lo que quería decirme. Ray me relató toda su vida, tan corta por cierto, en la cual describía sus tardes solitarias caminando por toda la casa con las ropas de su hermana que había dejado en la casa antes de irse a vivir con su padre.

A mí me había gustado tanto esa imagen de Ray que le dije que en mi casa y durante el verano podría vestirse como quisiera, que a mí no me molestaría en absoluto. Que inclusive le compraría lo que quisiera para que se vistiera como más le gustara. A cambio de ello no debía contarle nada a su madre, la hermana de mi difunta esposa. Ray aceptó instantáneamente y comenzó a pedirme una serie de cosas para que esa misma tarde se las comprara en la ciudad. Hizo su lista con todo lo que quería y recién al otro día, repuesto de mis dolencias estomacales, fui a comprárselas.

Cuando llegué a la casa con todos los artículos que me había pedido, recuerdo que me estaba esperando con la falda cortísima que se había traído y con las mismas hebillas de la mañana anterior. Entonces saltó y se colgó de mi cuello y comenzó a besarme por todo el rostro lleno de emoción y felicidad por lo que le estaba trayendo. En ese mismo momento confeso que tuve una erección tan repentina y pronunciada que hasta el niño la notó.

Luego se encerró en su habitación y comenzó a desenvolver todas las cosas que le había traído. Allí estaban sus zapatos de niña, sus cortas camisetas de colores, sus medias de nylon, sus pinturas para maquillarse y hasta sus perfumes de mujer que tanto le gustaban. Al cabo de unas horas Ray apareció vestida de niña ante mis ojos que quedaron estupefactos. ¡Estaba bellísima! ¿Cómo lo había logrado el maldito muchacho? Era una especie de ángel que descendía la escalera mirándome de manera provocativa.

Cuando la recibí junto al sillón donde la había encontrado el día anterior, lo primero que le dije fue que ya no podría llamarlo Ray, que debería llamarlo y tratarlo como a una niña. Entonces me dijo que ahora lo llamara Connie, tal cual se sigue llamando luego de varios años.

Connie estaba hermosa. Era la niña de ensueños que cualquiera quisiera tener en sus brazos para penetrarla hasta el cansancio y desgarrarla con cada embestida. Era la niña que mi subconsciente estaba buscando para penetrarla por el culo hasta la garganta. Connie, la que sería el amor y maravilla de mi vida estaba ahora parada frente a mí, mostrándome su candor y belleza en su mejor momento de niñez.

Ese primer día y los siguientes Connie se paseaba por toda la casa canturreando y parloteando como una niña traviesa y juguetona. Me mostraba lo bien que le quedaba cada vestimenta que le había comprado y lo bien olía con los perfumes que usaba. Pero un día no aguanté más y la tomé por la cintura. Desaforadamente comencé a besarla metiéndole mi lengua en su boca hasta que casi la dejé sin respiración. No paraba de decirle puta, perversa, diosa y ángel de mi vida. Todo eso era lo que me inspiraba tal criatura travestida. Ella estaba realmente asustada, se trataba de cosas demasiado nuevas las que estaba viviendo en ese verano.

El sabor de su suave saliva y de sus labios pintados eran afrodisíacos para mi vida. Quería comerla literalmente, disfrutarla hasta el final. Connie no sabía qué hacer y tuve que explicarle lo que quería y lo que me gustaba que me hiciera. Recuerdo que le pedí que me llamara mi amor y dejara el formalismo de tío. Escuchar de su boquita que se dirigiera a mí diciéndome mi amor, era suficiente para que mi pija se pusiera dura como una bate de baseball.

Mis manos se metían salvajemente por debajo de sus faldas y la manoseaba durante largo rato mientras me masturbaba. Mis manos se llenaban tocándole su pequeño miembro y sus testículo a los que a veces me metía enteros en mi boca. Pronto comprendí que me estaba volviendo loco por Connie y que Connie no tenía voluntad para oponerse a nada que le pidiera, aceptando mi voluntad sin decir ni una palabra de negación.

La primera vez que la penetré le dije que esa misma tarde la convertirá en una mujer de verdad, pero que debería estar dispuesta a sufrir su primera penetración en su culito. Ella me sonrió y se encogió de hombros, como espectante por lo que ocurriría con ella. Así que decidí en esa primera vez, chuparle su culo durante varios minutos hasta que la niña travesti se puso bien cachonda a la vez que le metía mis dedos en su agujero que ya comenzaba a estar acostumbrado a recibir penetraciones. Cuando terminé de masturbarme y vi que tenía mi miembro gigantemente erecto se lo apoyé en el agujero y comencé a metérselo lentamente. Connie gritó de dolor, se aferraba a las sábanas de la cama y mordía la almohada mientras las dejaba rojas por el lápiz labial que se había puesto. Lloraba desconsoladamente, pero la pija iba entrando y la iba perforando de a poco. Eso era lo que estaba esperando desde que la había visto bajar la escalera, perforarla hasta lastimarla y dejarla dolorida por varios días. Y lo estaba logrando, cada vez la estaba empalando más y más y mi pija se iba perdiendo dentro de su culo. Hasta que mis testículos llegaron al borde de su agujero y vi que lo había logrado. Connie no daba más del dolor y sus lágrimas ya habían humedecido toda la almohada.

Aquella primera vez recuerdo que saqué la pija de su culo y se la pasé por toda su cara, obligándola a que se la tragara hasta que no pudiera más con su respiración, cosa que ocurrió, eyaculándole toda mi leche dentro de su garganta. Connie estaba casi asfixiada por semejante pedazo que le había metido y por tal cantidad de leche, que la había echo atragantar.

Durante varios días caminó con dificultad, le costaba sentarse y me pidió por favor que no lo hiciera más. Pero nada más alejado de su pedido. Unas tardes después de aquella primera vez, volví a penetrarla con más saña y más violencia verbal. Me excitaba terriblemente decirle que era una puta de mierda, puta reventada a los once años, puta yegua y no recuerdo qué cosas más.

La golpeaba con fuertes bofetadas si no hacía lo que yo le pedía y la castigaba amordazándola y atándola de pies y manos, dejándola desnuda en la cama. Ella lloraba dulcemente y a mi me enternecía, la desataba y la llenaba de besos en todo su cuerpo. Pero acto seguido la volvía a penetrar como un salvaje, la violaba hasta que mis más bajos instintos estuvieran satisfechos. La travesti pequeña había entrado en una vida de horror para ella quizá, pero yo estaba en el mejor momento de mi vida y le hacía las barbaridades más bajas que se me ocurrían.

Recuerdo que una vez la llevé al establo vestida como si fuera a ir una misa o un paseo dominguero por el pueblo. Estaba más hermosa que nunca, entonces traje a uno de mis mejores caballos y la obligué a que le chupara la verga al caballo. Al principio se resistió pero la golpeé en su rostro y con sus ojos llenos de lágrimas se arrodilló debajo del caballo comenzó a chuparle la pija con sus pequeña boquita. Yo me senté tranquilamente frente a la escena y comencé a masturbarme lentamente, estaba extasiado, era lo mejor que estaba viendo en mi vida. La muy puta de la travesti de once años se pasaba la pija enorme y erecta del caballo por toda su cara. Con sus manos lo masturbaba frenéticamente mientras yo seguía dándole indicaciones. Le pedí que se levantara su vestido y me dejara ver su ropa interior, cosa que hizo inmediatamente. El caballo le eyaculó en su rostro y en ese momento le pedí que abriera grande la boca para que se tragara la leche del caballo que la inundó literalmente con los largos chorros de esperma que le soltó en la cara. Connie quedó empapada de semen y así la hice caminar hasta la casa sin dejar que se limpiara ni una gota de la leche del caballo.

Fue hermoso aquel verano. Haberla tenido a Connie mi disposición fue la mejor experiencia de mi vida. La golpeaba e insultaba todas las tarde, la penetraba violentamente dejándola lastimada y tirada en la cama. No hubo día en el que le hiciera tragar mi leche o le eyaculara en su comida obligándola a utilizarla como si fuera mayonesa, a que mojara allí su pan o el pedazo de pescado o carne que comiera.

Sí, fue maravilloso. Y lo mejor de todo es que cuando terminó el verano, Connie me agradeció todo lo que había hecho por ella, me pidió que la visitara durante el año y que no dejara de escribirle o llamarla por teléfono, lo que hice hasta el próximo verano donde Connie ya estaba más puta que nunca y ahí comenzó a ser ella la pervertida, haciéndome hacer cosas que jamás había pensado hacer. Pero ella me amenazaba que si no accedía no la vería más.

Connie hoy es famosa y querida en su público, es la más hermosa travesti de la actualidad. Quizá de todo los tiempos y no exagero. Pero ya no me ama ni me desea, he crecido, ya no soy el hombre de hace diez años y ahora necesita más y mejor. Igualmente y sin ella darse cuenta me sigue dando placer cada vez que la veo en sus shows o veo sus películas porno, entonces me masturbo pensando en aquella tarde en que la lastimé penetrándola por primera vez, atragantándose con mi leche hirviente. Podrá ser la más famosa y tener hombres más jóvenes y apuestos que yo, pero esa tarde solamente hubo un hombre del que jamás se olvidará: su tío del campo.
Una traviesa me pone lenceria y me coge muy rico
Relato enviado por Ariel
Habia estado un buen tiempo viajando por el interior, poca y pobre oferta de traviesas, hice abstinencia. Cuando volvi a Capital estaba desesperado por una buena pija, me puse a revisar la web y los foros, viendo conocidas y nuevas. Una nueva me gusto, tenia buenos comentarios, lomo tipo vedette y una pija gorda, venosa y cabezona, decia que era super activa. Pijuda y activa, bien lo que estaba necesitando, la llame. Al tercer o cuarto intento consegui, sonaba piola y educada, pregunto que buscaba, “sexo guarro y vicioso, pija y pija”, se rio y prometio que iba a salir contento y bien dilatado. Dijo que le gustaba ponerle lenceria a los machos, le dije que sin problema, lo que ella quisiera, me pregunto mi tamaño, para tener todo listo. Pregunto si preferia ser putita o putito, la deje elegir. Combinamos y un par de horas despues estaba en su derpa, recien bañado y listo para esa pija. Me recibio con top y micromini de encaje, se veia la pija colgando, hermosa herramienta! Beso de novia, franeleo mutuo, yo a su pija y ella a mi culo, “hermosa cola, parada y durita, me va a gustar mucho cogerla”. Me llevo al dormitorio, “mira lo que tengo para vos!”, arriba de la cama había un corset corto negro y rosa con portaligas, tanguita rosa y negro combinando, medias caladas y un par de zapatos de taco, “vas a quedar una putita linda”, me desnude y empezo a vestirme. Los tacos me daban un poco de miedo, no se usarlos, pero bueno, no iba a caminar mucho. Cuando termino con la ropa yo ya estaba al repalo, mientras me vestia ella me rozaba con la pija y me puso a mil. “Espera que falta un detalle”, me pinto los labios, “me gusta que me dejen marcas de rouge en la pija”. Al lado de la cama tiene un espejo enorme, “mira que putita hermosa quedaste, mira como el corset te resalta la colita”, se puso atras mio, me apoyo la pija y me pellizco los pezones, me retorci de placer y dolor y empuje mi cola contra su pija. “Te moris por una pija, no?”, “pero vas a tener que ganartela, dale, arrodillate y chupame”, me puso para que me viera en el espejo, buenisimo. Empece a chupar, como me gusta! era muy gorda y no era facil hacer garganta profunda, pero ella me agarro de la nuca y forzo hasta que tuve la cara contra su panza, “eso, marcame la panza con rouge putita, que se vea que te la tragaste toda”, una turra divina! Me tuvo un buen rato cogiendome la boca y la garganta, depues me puso en cuatro en el borde de la cama y empezo con un beso negro que me volvio loco. Empece a pedir pija, estaba desesperado por tenerla adentro, y ella me verdugueaba, “dale, suplica putita, me gusta cuando piden pija, decime que sos mi puta, dale”, me encanta ese juego, “por favor cogeme, rompeme el culo culo, soy tu puta, soy lo que vos quieras, haceme todo, todo, por favor”. Paso un poco de gel, apoyo, y empezo a meter, que rico se sentia esa pija gorda dilatandome el orto! no paro hasta que estuvo toda dentro, como extrañaba esa sensacion! Cuando la tuvo toda adentro me empujo para adelante hasta quedar acostados, sentia sus huevos en mi culo y las lolas en la espalda, me empezo a besar y mordisquear el cuello y las orejas. “Que sos?, dale decime, dale”, “soy tu puta, dame toda tu pija, dame por favor”, dio un empujon a fondo con su pija, “putas son las mujeres, vos sos un tipo que le gusta la pija, esos son los putos”. Volvio a empujar bien a fondo, yo solte un gritito de placer y ella insistio, “que sos vos? dale decime”, “soy puto”, “y que mas”, “soy tu puto y quiero tu pija, adoro tu pija”, “hmmm, asi me gusta, bien puto y entregado, me gusta escuchar eso”, y empezo a bombear a full y era una guarrada atras de otra, ella y yo, estaba buenisimo! Siguio dandome sin piedad, me cambiaba de posicion, sacaba todo y volvia a enterrar, yo estaba a mil, mi pija era una piedra, y ella me verdugueaba, “mira como esta tu pija, como te gusta que rompan el orto, puto reventado, dale, pedi mas” y me pellizcaba los pezones, y yo pedia, “si, dame mas, dame todo, violalo a tu puto, reventale el orto, si, por favor”. Me culeo divino, hasta que yo acabe un litro y ella saco la pija y me lleno la cara de leche, empezo a pasar el culo en mi leche y la de ella y me hacia lamer, bien turra viciosa! Quedamos tirados en la cama, “bebe, hace mucho que no comia un trolo tan vicioso y tan rico”. Seguimos charlando un rato, el cliente que tenia turno despues que yo cancelo y ella me ofrecio una segunda vuelta de onda, obvio que acepte! La tengo en mi lista de reincidencias, primera, muchas veces es plan A, y siempre el B o C, es placer garantizado!

Ver todos los relatos eróticos

NO SOMOS UNA AGENCIA DE ACOMPAÑANTES. No tenemos participación, ganancia, regalías, premios o cualquier otra forma de retribución económica por los encuentros que de manera independiente tenga o pudiera tener una acompañante o masajista profesional.
No tenemos ninguna relación económica, contractual o de trabajo con las acompañantes y/o masajistas. Tampoco nos enteramos de los encuentros que las anunciantes realizan o pudieran realizar.
No sabemos, no podemos saber, ni nos interesa saber si alguna acompañante o masajista tiene una cita o deja de tenerla. No es nuestra intención participar de algun modo en sus asuntos.
NO ORGANIZAMOS, NO IMPULSAMOS, ni tampoco hacemos campañas publicitarias para que las acompañantes o masajistas viajen desde o hacia Argentina siguiendo lineas comerciales que pudieran ser más favorables o no.
NO ALENTAMOS, NI ENTUSIASMAMOS a nadie a que se convierta en acompañante o masajista.
Cada anunciante debe ser mayor de edad para que sea recibida su intención de publicar en nuestro sitio.
No organizamos viajes, encuentros o promociones de las acompañantes. Eso sería un delito relacionado con varios artículos de nuestro Código Penal y Leyes Complementarias. Nuestro trabajo es TOTALMENTE LEGAL, TRANSPARENTE y sólo pretende ser un sitio web de AVISOS PUBLICITARIOS que voluntaria y de manera independiente agreguen acompañantes o masajistas mayores de edad.
Nuestra actividad se concentra en mantener online el hosting, el diseño, la exactitud de los datos, las fotos y videos que nos suministra cada anunciante y mantener protegidos todos sus datos personales para que cuando cualquiera de ellas quiera dar de baja su anuncio publicitario, pueda hacerlo de manera inmediata.