Un día de verano

Enviado por JOSEFIN12962

En un dia hermoso de verano fui de paseo , por las sierras de cordoba , el aire puro y calido me hacia sentir tan bien !! .. Llego a un arroyo con mi bolso en el cual tenia mi pequeño almuerzo , porque una no sabe si va a conseguir algo en eso lugares desolados ...
Ay bueno , y entonces cuando me estaba bañando con mi tanga color lila , en el arroyo .... , aperecio el , un chico de lindo , no lo podia creer !! ... Era de 1,80 cabello negro y ojos celestes , tenia una remera azul , pantalon blanco , zapatillas nike .
Se saco la remera y el pantalon , cuando me vio me saludo ; hola como estas linda!! , me dijo - ay no sabia que hacer !! - imaginate - se metio en el agua , estando a mi lado vi que tuvo una ereccion espontanea , me abrazo fuerte , me dijo ; te gusto ?? Encanto ..
Yo lo bese , no puede resistir mi pasion !! Se saco el slip de color rojo y me comenzo a darme caricias por todo mi cuerpo ... - estabamos en el agua - tenia un pene de 25 centimetros , bien duro ... Se lo toque con suavidad , no daba mas .. Y le chupe el pene , el me saco la tanga y me penetro lentamente ....
Y cuando toco mi pequeño pene comenzo a masturbame sin cesar , ay ! Quede extasiada de placer ... Porque la penetracion fue tan linda como prolongada , me hizo sentir mujer de verdad , luego me tomo con sus fuertes brazos y me dijo ; te amo josefin !!

Otros Relatos Eróticos de Chicas Trans

Tarde pero llego
Relato enviado por Tamy
Hola a todos soy Samuel, tengo 23 años, vengo de una familia normal, padre y madre, 2 hermanas y un hermano soy el mayor, siempre viví una buena vida.
Durante la preparatoria y la secundaria me fijaba en las chicas, me gustaba mirar sus pechos y sus traseros, durante esos años estuve con dos chicas de mi edad, aun que nunca llegamos a tener sexo, pero fueron buenas relaciones, aun que siempre me dijeron que era afeminado, ya que me gusta la natación desde pequeño y para eso me depilaba completamente, mis padres me apoyaban en eso y competía cuando podía para el colegio.
Cumplí mis 18 años, con mis padres con 3 hijos en el colegio era muy pesado en lo económico, así que entre a la universidad y busque un trabajo, desde hay todo cambio, tenia como compañero a Joaquin un chico muy lindo, moreno alto y con una gran personalidad, estaba en 3 de mis clases, y durante los descansos lo veía socializar con muchas personas, nos hicimos amigos, y pasaron los meses.
Joaquin me invitaba a estudiar en su depto, el que compartía con toño, un chico simpático, a pesar del trabajo teníamos tiempo de estudiar juntos, un día en su depto mientras estudiábamos me miro fijo unos segundos, me dijo "me gustas mucho" y me beso, me gusto le beso y se lo respondí, fue un cálido beso, me separe de el y me dijo "tu eres gay verdad", no le respondí, tu lo eres", "en realidad me gustas" solo dijo eso, se acerco para besarme de nuevo, solo lo tome de los hombros lo separe y me fui del lugar.
Por semanas pensé en por que le gustaba, no me aleje de el, pero no fui mas a su depto, un día se acerco, me dijo que lo sentía mucho pero de verdad yo le gustaba mucho, me pidió hacer las pases, por mucho tiempo pensé en ese beso, salimos un día a una fiesta de la facultad, salimos y nos fuimos a su depto, toño no estaba fue a visitar a su familia fuera de la ciudad, bebíamos una cerveza, se acerco y me beso, esta vez, me deje besar cada vez me gustaba mas, estaba un poco ebrio y me deje llevar, nos denudamos y el comenzó a mamar mi pene, y meter sus dedos en mi anito, luego fue mi turno, preservativo y tuvimos sexo mutuo, fue muy rico para mi, nos divertimos toda la noche, al otro día mi culito me dolía, pero no podía olvidar esa noche de sexo.
Paso el tiempo y fuimos amigos y amantes, un fin de semana me invito a su casa temprano, me dijo si estaba dispuesto a cambiar un poco por el, me gustaba mucho y le dije cual era la propuesta, no te preocupes me dijo te gustara, llamo por teléfono y llego un chico, peinado a la moda muy sexy, con rasgos de chica muy marcados, el es dijo, si respondió Joaquin, es lindo, los dejo vuelvo en una hora, el chico llamado Jasmin, me pidió desnudarme, "muy lindo dijo, buen trasero", te depilas pregunto, bien dúchate, lo hice volví al salón, corto mi pelo y arreglo mis cejas, me maquillo, me dio una bolsa de papel muy grande y me dijo vístete, lo cual hice en el cuarto muy cuidadosamente, era ropa muy sexy.
Joaquin llego, me veía como una chica, "te gusto el cambio" me pregunto, si respondí, vamos a bailar, fuimos a una disco y me gusto como me veía, bailamos lo pasamos bien y el me llamo Tamy, ese sera tu nombre me dijo, volvimos a su depto y tuvimos un rico sexo toda la noche, después de estar vistiendo de esa forma para el y siendo una chica moderna, salíamos a bailar y disfrutar de cosas juntos como pareja en la calle, nadie notaba nada raro.
Seis meses después Toño dejo el depto, volvería con su familia, una facultad abría sus puertas cerca de su casa, les dije a mis padres que me ira a un depto, para estar mejor, así que me fui a vivir con Joaquin, desde entonces somos pareja estable, y nos divertimos mucho, no he dejado la universidad, y vivimos muy bien juntos, soy una chica muy feliz.
Me tiraron sentada en un taburete
Relato enviado por Elizabeth
Me hicieron sentar en un taburete de su bar privado y me encajo toda su verga a mi culito.
La pasada noche estuve sola en mi departamento, y como siempre vestida de mujer, en eso suena mi puerta y rápidamente me coloco un deportivo y me pongo mis sandalias ya que no me dio tiempo para colocarme mis tenis o zapatos, fui abrir la puerta de mi departamento y me encuentro con el conserje del edificio donde vivo, y me pregunta sobre si era posible poder obsequiarle un poco de azúcar para tomar su cafecito, yo no me hago problema y tomando su azucarera paso a la cocina y la lleno de azúcar y le entrego para luego despedirnos, no sin antes agradecerme por el favor que le hacía, todo paso normal aunque pude observar que me veía con bastante atención al momento de despedirse.
Desde ese día, la forma de tratarme de parte de él era bastante cordial y excesivamente delicada, yo pensaba que era por el favor que le hice, y que no puse mayor atención y desde ese día él siempre deseaba entablar una charla más alargada conmigo, me daba su mano con mucha delicadeza e intentaba acariciarla, otra cosa que me llamó bastante la atención era su mirada, cuando nos encontrábamos me veía todo mi cuerpo y al momento de despedirnos siempre me acompañaba con su mirada hasta que desaparecía en el ascensor, esta situación a un principio me incomodaba bastante, pero con el pasar de los días se fue volviendo normal y me sentía bastante alagada.
En una oportunidad, cuando llegaba al edificio me solicitó que le pudiera apoyar con el movimiento de un mueble de su sala y se trataba de un pequeño bar, el mismo que tenía tres taburetes, todos ellos de madera y muy elegantes, hicimos el trabajo juntos y aprovechó para invitarme un refresco, el compartimos y nos pusimos a conversar de todo un poco, la verdad que íbamos construyendo una bonita amistad, me contó de su trabajo en el edificio y de las características de cada uno de los inquilinos, que había de todo un poco, en ello me insinuó que habían algunos vecinos con ciertas opciones sexuales fuera de lo normal, a lo que yo le respondí que hoy en día existe la plena libertad para realizar la opción que cada uno desea y que además eran personas con todos sus derechos para realizar la opción sexual que deseen, el tema me intrigó bastante ya que yo era una de esas personas que no se sentía satisfecha, de cómo había nacido y que mi inclinación era ser y vivir como una persona de sexo contrario, así conversando, le felicite por el barcito que se había comprado y sin pensarlo, le dije que cuando se va a estrenar el mueble y que era necesario challarlo para que le pueda durar bastante, él me respondió, que un fin de semana iba a invitarme a poner en funcionamiento en bar a lo que yo me comprometí a obsequiarle algunas botellitas de bebidas para llenar el bar.
Era un fin de semana, día viernes, último día de laburo, saliendo del trabajo me fui a un cine porno y disfrute de dos películas bastante atrevidas, que me excito bastante, al llegar a mi edificio encuentro al conserje parado en la puerta del mismo y nos ponemos a conversar, yo le conté que había ido al cine y es por ese motivo que venía un poco tarde, él muy caballero me invitó a pasar a su departamento y pude observar que el bar lo tenía casi lleno y los taburetes se encontraban frente al bar, muy bien arreglados, me propuso tomar una copa de wisky, a lo que yo acepte con mucho gusto, yo me senté en uno de los taburetes y él se fue por dentro del bar haciendo a la vez de garzón, sirvió dos copas de wisky, me lo paso y empezamos a tomar, luego vino otra copa y otra, hasta que estuvimos un poco mareado, pero la conversación era ágil, y entretenida, hasta que llegó el momento que me dijo que desde hace un tiempo atrás me quería hacer algunas preguntas sobre mi vida personal, a lo que yo le dije que rompa su timidez y que se pueda abrir conmigo sin ningún problema, sin saber que me estaba hundiendo en mi propio laberinto, en eso me dijo que el día que me solicitó que le regalara un poco de azúcar él había puesto su mirada en mis pies y pudo ver que llevaba una medias nylón, lo que le había llamado la atención y desde esa vez intentaba tratarme como un mujer, esta declaración me trajo a la memoria el buen trato delicado que me brindaba y era la respuesta a muchas interrogantes mías y empezaba a comprender toda esta nueva situación, tal como me había comprometido él iba a encontrar respuestas a todas las inquietudes que tenía, yo, no sé, tal vez por los tragos que habíamos consumido, o por cierta atracción que sentía hacia el conserje, le declaré que tenía una opción sexual de travesti y que me gustaba mucho vestirme de mujer y sentirme como tal, y que inclusive en ese momento llevaba ropa íntima de mujer y que lo hacía permanentemente, en eso él empieza a acariciar mi mano con mucha delicadeza y sensualidad, yo le pregunte si tenía algún problema con personas como yo, me respondió levantando mi mano y brindándome un beso en la misma, por lo que supuse que se trataba de una insinuación directa a lo que no me hice ningún problema y me propuso que si nos podíamos hacer llevar por nuestros instintos, simplemente le propuse que me permitiera ir a mi departamento y poder tomar algunas prendas mías para poder continuar con nuestro idilio que empezaba, él acepto la propuesta y nos pusimos manos a la obra. Fui a mi departamento tome unas ropitas mías, mi estuche de maquillaje y una peluca larga que llegaba hasta mi cintura, y retorne a su departamento como un rayo, pase a su baño y me quite la ropa de varón que llevaba encima y me quede con mi ropa íntima de mujer que por cierto, no sé por qué, ese día llevaba, un corpiño de seda de color negro, una portaligas y medias nylón negras y un calzoncillo negro, que cubrían mis redondos glúteos, en cima me pude un vestido negro y mías zapatillas con tacos de 7 a 8 centímetros, lo que alzaba mucho más mi rico culo y formaba mis piernas, tengo mis pechos bastante creciditos y el vestido tenía un escote bastante considerable que permitía ver mis senos, luego me pude el respectivo maquillaje, me pinte mis ojos y labios, lo que hacía de mí una verdadera dama, salí a la sala, lo que le provocó una fuerte reacción al verme vestida de mujer, volví a sentarme en el taburete del bar y él continuo detrás del mostrador del mismo y retomo la situación anterior, me tomo nuevamente de la mano y empezó a acariciarla con mucho cariño, lo que me llamó bastante la atención, ya que su comportamiento era de un verdadero caballero, luego empezó a subir sus labios por mi brazo hasta llegar al hombro lo que hizo que yo me acercara más a él y nos propinamos un beso tierno y sensual.
Así estuvimos por un largo rato, besándonos y habíamos declarado nuestra atracción mutua, y nunca descuidábamos seguir tomando nuestras copas, la escena se venía poniendo cada vez más caliente y el vino a mi lado y tomándome de la cintura empezó a acariciar mi cuerpo, especialmente mis caderas y mis glúteos lo que me hacía estremecer todo mi cuerpo, yo le tome del cuello y no quería soltarle para nada, en eso él baja su mano hasta mi rodilla derecha y empieza a subir conjuntamente con el vestido que llevaba, hasta llegar a mis entrepiernas lo que hace que yo abriera más las mismas, eran besos muy sensuales, eróticos y explícitos, nuestras lenguas se cruzaban y compartíamos nuestras salivas, y mi hombre no se cansaba de manosear mi cuerpo con mucha delicadeza y al mismo tiempo cierta fuerza para que yo sintiera sus caricias, una vez su mano entre mi entrepierna el empieza a jalar mi tanguita hasta sacármela por completo, para poder hacerlo, se arrodilla, lo que aprovecha para empezar a besar desde mis rodillas para arriba y me decía que las medias que llevaba le hacían sentir mucho más excitado y arrecho, yo fui abriendo cada vez más y más mis piernas hasta que s boca llegó a mis entrepiernas e hizo a un lado mi miembro para sacar su lengua e intentar llegar a mi culito, cosa que me puso como loca, estaba intentando pararme pero el con un gesto y sus manos me lo impidió, más bien él se paró y se puso detrás de mí, y siguió besándome mi cuello, posesión que le permitió poder acariciar mis tetas con mucha más lujuria yo sentada en el taburete no sabía que es lo que se proponía, en eso siento que con sus manos sube todo mi vestido hasta mi cintura quedando mis caderas y mi culo al aire y a plena disposición de mi macho, sentada en el taburete tenía el culo al aire libre, ya que en ese momento ya no llevaba mi tanga, y el combinaba sus caricias con mis tetas y a momentos acariciaba mis caderas que las tengo bien pronunciadas y mis nalgas, yendo poco a poco a acaricias mi culo con sus dedos, mojando con su saliva mi hoyo, e introduciendo su dedo mayor a mi culito, a objeto de empezar a dilatarlo, así estuvimos por bastante tiempo, yo deseaba cambiar de posesión, pero él no me dejaba, realmente estaba disfrutando de esa posesión él deseaba tenerme con el culo al aire y bastante salido del taburete, lo acariciaba con bastante sensualidad y realmente era lo que le gustaba y me dijo que siempre había fantaseado con esa posesión, por lo que a mí también me empezó a gustar dicha situación, tener su dedo en mi hoyo y sentir sus caricias por todo mi cuerpo, en eso me anime a bajar mi mano derecha hacia su pene y lo sentí que lo tenía bien parado y duro, lo que le excitó mucho más mis caricias y apretó su cuerpo al mío y sentí en mi culo su hermosa verga y la movía con mucha fuerza, lo que me excitaba bastante y me hacía sentir en las nubes, estaba terriblemente excitada y sentía que mi hombre estaba decidido a penetrarme en eso siento que se desabrocha su pantalón y calzoncillo y brota su verga dura, grande y venosa y mi culo la siente con mucho agrado, lo que me hace enloquecer mucho más, como mi culo ya estaba dilatado por el arte de sus dedos el hombre empieza a intentar metérmelo, pero existe un poco de resistencia por el tamaño de la verga para un agujero tan pequeño, pero por la insistencia que realiza logra ingresa su verga a mi culo abriéndose paso por dicho canal, realmente esta situación me hace gritar por el dolor que me causa y le rogué que parara un momento hasta que mi hoyito se pueda acostumbrar a semejante intruso, inclusive el dolor causado me sacaron lágrimas, el dolor era infernal, estuvimos paralizados por un largo momento el mismo que aprovechamos para besarnos nuevamente haciendo un esfuerzo para llevar mis labios hasta los suyos, y nuevamente nuestras lenguas se volvieron a encontrar y poco a poco empieza a mover su verga y empujar para poder penetrarme totalmente, en eso el dolor se fue convirtiendo en placer y realmente sentía lo rico que es tener una verga en mi culo, y él empieza a moverse y a jugar con el saca y mete y me susurra al oído que me había penetrado totalmente yo para comprobar dicha situación palpo con mi mano su verga y realmente estaba totalmente ensartada, tenía mi culo sobre el taburete y por detrás mi hombre parado me venía culiando de lo rico, sentía su respiración agitada y yo gemía como una verdadera hembra, así estuvimos culiando por mucho tiempo, sentía que mi macho me partía en dos, pero al mismo tiempo sentía que la posesión por la que optemos era la mejor, ya que permitía que su verga ingresara hasta mis entrañas, la sentía toda adentro, y con mucha más facilidad, la sentía con una sensación enteramente fenomenal, al poco tiempo mi hombre me pregunto que por dónde la quería en ese momento no deseaba que la sacara por ningún motivo por lo que le roge que terminara en mi ojete y deseaba su leche tenerla en mis entrañas, ya habrá otras oportunidades para recibirla en mi boca, lo que él me complació, y empezó con sus movimientos cada vez más rápidos hasta que tomándome de mis caderas me apretó hacia su cuerpo y sentí su leche caliente que inundaba mis entrañas y supe que había terminado y llegado al éxtasis total, completo y sentía su satisfacción, su verga empezó a dormirse y salió de mi culo, dejándolo totalmente abierto y desvirgado, pero aun así no quería que cambiara de posesión él siempre deseaba que mi culo este colgado del taburete del bar, y me dijo que es lo que más había deseado?
Sueño travesti
Relato enviado por Arcadioamil
Una necesidad sentida en mi ha surgido,
con ímpetu de locura y fantasía, trayendo a mi mente la esperanza, de que pronto llegara aquel macho,
que haga realidad mi sueño, de que con su polla
recorra y penetre a plenitud mi cuerpo,
mas sin embargo,mi mente divaga por momentos, ya que hasta despierto sueño,
viéndome en un tálamo nupcial ornado de luz y de misterio,
envuelto en aromas excitantes, esperando ansiosoquemipiel
ardorosay palpitante, reciba la caricia lujuriosaacrecentada
por miles de sensaciones y que allí hay para miuna divinalencería
ornada de colores, de transparencias, de gasas y de encajes,
como un hermoso corpiño que seajusta realzando mi pequeño busto
que desafiante,buscalacaricia morbosa y deseada, disparando
aun mas mis fantasias, hay también unas medias de seda transparente
delicadas, color piel que se ajustaran a mis piernas además de que
estánprecedidas de un pequeñoliguerodebellos tornasolescon
sinuosas formas que generanasi unasensación de perfeccióna la figura.
Se adicionan unas pantaleticas preciosas delicadasque manejando
pudores no deseadosbuscancubrir sin conseguirlo,esa desnudez del sexo
que esquiva las miradascomo lo hace una virgen perseguida.
En union a esa hermosa y delicada ropa hay una faldita juguetona
que dejaba ver la curva de unas nalgas turgentes,anhelantes,
cubriendo sin cubrirlospensamientos que enaltecen los sentidos,
yhaciendo juego un topcitode brillantes flores y ajuste perfecto,
Al lado unas zapatillas iricentes de tacon muy alto que empinan la colita,
Y que sin dilaciones extenuantes quiere ser mancillada por un falo,
degrandes proporciones,de fuerza de esbeltez cumpliendo fantasias
Todo eso al fin lo hice realidad y con tan divinas prendas ya en mi cuerpo
sentíuna delicia extenuante,como la de un serencelado en el delirio
yen la dulce compañia,que sin duda buscaba se diese totalmente,
Asi vestido y alborotado como personaje fatal que solo anhela la lujuria,
llego el momento tantas veces esperado, de que mancillasencon presteza
mi cuerpo henchido de placer y de esperanza con visiones deslumbrantes.
Toda esta realización de un sueño no era por imitar a la mujer, para
reemplazarla o suplantarla, era tan solo para gozar esas delicias,
esa dulzura,esa suavidad enajenante, que satisface, que da vida,
que llena plenamente la ilusión y la esperanza,era tomar la naturaleza
y gozarla,hasta llegar al delirio de la vida.
No era retomar el celo femenino, sus angustias,sus negaciones limitantes,
Tampoco sus exigencias, obligaciones, y manipuleos anquilosantes.
Era vivir la plenitud del ser, el goce total, la felicidad buscada
En efecto como ya eso no era un sueño,con afán palpitante
busquepresto la cercanía de unotrodeseosoy sin pensarlo
conemoción empecé a recorrerlo con deleite, mis manos temblorosas
llegaron a ese su falo tantas veces soñado, delicioso y suave,
acrecentado y enervado cual dios de guerra dispuesto al combate.
Ávidamentecon un beso, extasiado empecé a chuparlo con deleite,
ytransportándomeal cielo, sentí que me llego a lo profundo de la garganta
para luego inundarme de su naturaleza,llenándome de placer y expectativa.
Con mi mente aun enajenada, llegue al sumun cuando con la lentitud,
que despierta ansiedades, me despoja de mis hermosas pantaletas,
que aferradas se revelan a dejar al descubierto unas nalgas redonditas
pues celosas han guardado una caverna palpitanteque no esperauna visita,
deese extraño que ha llegado reclamando como suyoaquel pequeño espacio.
Estando en esa exitacion total y para que no se perdiese ni un instante,
gireofreciéndolelo que buscaba einvitándole a que asi las invadiese,
y al quedar mi desnudes a su merced,con esa hermosurafuertecomo roca
buscoentrar a mi virgen cuevita, por ello con presteza abrió mis nalgas
dejando a su alcance lo buscadoy sin dilaciones fue entrando
hasta llegar a lo profundollevándomeal climax del dolor y del placer
maximizado, a la locura del deseo,se me escapo un suspiro hondo
y un ahogado gritopor tan inmensa dichajamas antes sentida
pero si buscada y cuando sus huevos rozaron mis desnudas nalgas
senti que al fin lo tenia todo para mi,dándole sin duda la razón a mi deleite,
Espere se eternizase tal momento, pues no quería que se fuese de mi
Mas luego para mi mayor sensaciónempezó un mete y sacaenajenante,
delicioso, alucinante cual droga enviciadora y que me llevo sin duda,
a la esperanza de aquel momento seria solo miopara siempre,
mas sin embargo y como respuesta de mi cuerpo, se me vino un orgasmo
desquiciante, en una plenitud total y un delirio desmedido,
asi pasono se que tiempo, repitiéndosemil veces lo descrito,
Luego cerrando el circulo sagrado le hice lo mismo al visitante
actuando activamentecon quien tanto me había dado cuando estuve
yo ocupando lo pasivo, recibiendo mas que dando.
Al terminar nuestros deliciosos embates, quedamos laxos, satisfechos,
sintiendo una ensoñación hacia el recuerdo y repitiendo,
Gracias a la vida, gracias por poder llevar adentro tanta dicha inusitada,
por haber pasado las barreras sociales que inhibían los sentidos,por esa
felicidad tan grande alcanzada, por simplemente vivir tan plenamente.

Ver todos los relatos eróticos

NO SOMOS UNA AGENCIA DE ACOMPAÑANTES. No tenemos participación, ganancia, regalías, premios o cualquier otra forma de retribución económica por los encuentros que de manera independiente tenga o pudiera tener una acompañante o masajista profesional.
No tenemos ninguna relación económica, contractual o de trabajo con las acompañantes y/o masajistas. Tampoco nos enteramos de los encuentros que las anunciantes realizan o pudieran realizar.
No sabemos, no podemos saber, ni nos interesa saber si alguna acompañante o masajista tiene una cita o deja de tenerla. No es nuestra intención participar de algun modo en sus asuntos.
NO ORGANIZAMOS, NO IMPULSAMOS, ni tampoco hacemos campañas publicitarias para que las acompañantes o masajistas viajen desde o hacia Argentina siguiendo lineas comerciales que pudieran ser más favorables o no.
NO ALENTAMOS, NI ENTUSIASMAMOS a nadie a que se convierta en acompañante o masajista.
Cada anunciante debe ser mayor de edad para que sea recibida su intención de publicar en nuestro sitio.
No organizamos viajes, encuentros o promociones de las acompañantes. Eso sería un delito relacionado con varios artículos de nuestro Código Penal y Leyes Complementarias. Nuestro trabajo es TOTALMENTE LEGAL, TRANSPARENTE y sólo pretende ser un sitio web de AVISOS PUBLICITARIOS que voluntaria y de manera independiente agreguen acompañantes o masajistas mayores de edad.
Nuestra actividad se concentra en mantener online el hosting, el diseño, la exactitud de los datos, las fotos y videos que nos suministra cada anunciante y mantener protegidos todos sus datos personales para que cuando cualquiera de ellas quiera dar de baja su anuncio publicitario, pueda hacerlo de manera inmediata.